LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (26)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


TÚ LA LETRA, YO LA MÚSICA
(Music and lyrics)


Dirección y guión: Marc Lawrence.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 105 min.
Género: Comedia romántica, musical.
Interpretación: Hugh Grant (Alex Fletcher), Drew Barrymore (Sophie Fisher), Brad Garrett (Chris Riley), Kristen Johnston (Rhonda), Campbell Scott (Sloan Cates), Haley Bennett (Cora Corman).
Producción: Martin Shafer y Liz Glotzer.
Música: Adam Schlesinger.
Fotografía:
Xavier Perez Grobet.
Montaje: Susan E. Morse.
Diseño de producción: Jane Musky.
Vestuario: Susan Lyall.
Estreno en USA: 14 Febrero 2007.
Estreno en España: 20 Abril 2007.

CRÍTICA por Leandro Marques

Empalagosa liviandad

  Sea para su favor o perjuicio, la comedia romántica tal vez sea el género que más se permita la condescendencia y el guiño de complicidad del público. Como también sucede en otras expresiones de los medios de comunicación, los trabajos que dedican su atención a los temas del corazón cuentan siempre con un plus de ventaja a su beneficio. Traducido específicamente al universo cinematográfico, esto significa que cualquier matiz poco verosímil del guión, cualquier salto incoherente con la continuidad de la historia, cualquier salida diametralmente opuesta a la estructura de un personaje, o todos estos factores en su conjunto, son plausibles de ser perdonados por el espectador. En particular en películas de este género se desarrolla un vínculo inusual: de la historia con el espectador y del espectador con el orden de su propio deseo. En esta complicidad, el espectador siente una especie de íntima satisfacción porque, a través de su voluntad contemplativa, deja por sentado su aporte a la unión de esos seres que generalmente se aman pero tanto demoran en encontrarse.

 

  Otro punto que juega para el lado de películas de este género, tiene que ver con una certeza: nadie apuesta a que una comedia romántica le haga conmover sus pensamientos, o modificar su manera de entender el mundo. Este género tiene como propósito activar las emociones más que las reflexiones. Por eso, como también sucede en el amor, quien mira una comedia romántica no quiere ver, no le interesa, sólo quiere dejarse llevar, poder soñar, poder apasionarse, o, a lo sumo, poder ser testigo de cómo eso le sucede a otros. Quien asiste a una proyección de una comedia romántica, entonces, probablemente no pretenda mucho más que entretenerse, ilusionarse un poquito, y de paso endulzarse con el refrescante sabor de un amor que se concreta después de algunas cuantas vueltas. Con estos antecedentes y con el aporte significativo de estelares presencias, como las de Hugh Grant y Drew Barrymore en roles protagónicos, a priori podría pensarse “Tú la letra, yo la música” como una garantía de entretenimiento agradable, sensible y efectivo.

  Grant personifica a Alex, un “ex famoso pero feliz” integrante de una banda pop que tuvo su momento de gloria en los 80, cuando miles de chicas adolescentes desfallecían por sus canciones y el look de sus intérpretes. Ahora atraviesa una etapa demasiado tranquila y desapasionada. Continúa cantando, pero en pequeños y bastante patéticos clubes, y para un treintena de seguidoras ex adolescentes, y no puede evitar que su vida profesional detenga su franca decadencia. Tampoco es que haga mucho por cambiar esa situación cuando en su carrera aparece una nueva gran oportunidad y, paralelamente, en su vida surge la figura de una mujer. El guión escrito por Marc Lawrence, quien es también el director del film, decide que la excusa adecuada para justificar la intromisión de esta mujer en la vida de Alex es vestirla de la persona encargada provisoriamente de regar las plantas de su apartamento.

  Ella es torpe, atolondrada, hipocondríaca. No porque se la muestre demasiado siendo así, sino porque ella misma lo dice. En general ésta es una característica negativa de la película: no comunica a través de sus imágenes sino de sus palabras, que se convierten así en herramientas explicativas que en vez de expandir el poder de la imagen, terminan acotándolo. El film se agota en sus diálogos, y encima éstos lucen forzados, muchas veces hasta fuera de lugar; se perciben como un recurso al que se acude por necesidad. Esto se transmite hacia fuera de la pantalla, porque brota la sensación de que el realizador no termina de sentirse del todo cómodo con cómo lleva el relato. Que nunca le pudo encontrar el tono justo.

  Así, entonces, hablando exagerada y desubicadamente, la chica en pocos minutos logra que Alex advierta su presencia. Días después, por otra casualidad que luce bastante más forzada que el promedio de las casualidades, ella se convertirá directamente en la única salvadora posible de la carrera del ex famoso. La trama avanza. Su andar no es espeso ni soporífero. Pero es intrascendente. Podría no avanzar, quedar detenida como en “pausa”, y casi no habría diferencia. La historia prácticamente no recorre emociones diferentes, no transita el dolor ni la alegría, ni siquiera puede decirse que su elección pasa por mantenerse en el territorio del equilibrio. Su liviandad termina empalagando por indiferente. Los gags no funcionan con frecuencia, la estructura narrativa no propone nada innovador ni imprevisible, los personajes son llanos y adivinables. Apenas la belleza de Barrymore, algunos gestos característicos de Grant, algún comentario atinado de Brad Garrett, quien encarna al representante del músico. La cinta evoluciona, sí, pero se diluye en cada pasaje sin producir sensaciones perdurables. Es más, cada secuencia deja percibir la tenue certeza de que rápidamente pasará al olvido.

  Al menos, el final activa algunas emociones. Vuelve a poner en juego las ideas esenciales de una comedia romántica. Intenta transmitir al espectador la ilusión de que el amor es posible y que la vida misma puede ser razón de celebración. Habrá que especular con la buena voluntad de quien mire para poder pensar que va a ser capaz de poner en funcionamiento el perdonar implícito del género, y, a la vez, de dejarse llevar, aunque más no sea por ese ratito final. Como ya se ha dicho, toda película de este tipo cuenta con un margen a su favor que otros filmes no tienen. Tal vez “Tú la letra, yo la música” haya abusado de esa ventaja. Por tratarse de un género que tiene como punto aprovechar el hecho de que no se espera demasiado de él –a nivel técnico, a nivel coherencia narrativa–, la propuesta de Lawrence termina a su vez pidiendo demasiado. A cambio, propone unos minutos de ilusión. Ese tiempo sólo podrá ser suficiente para fanáticos del género, los que acepten esforzarse en esta ocasión más de la cuenta para ver lo que deseaban ver. En todo caso, de ser así, la conexión con sus deseos de ilusión y amor será, más que nada, mérito de ellos.

Calificación:


Imágenes de "Tú la letra, yo la música" - Copyright © 2007 Castle Rock Entertainment, Village Roadshow Pictures y Reserve Room Productions. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Tú la letra, yo la música"
Añade "Tú la letra, yo la música" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Tú la letra, yo la música" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Todas contra él (John Tucker must die)     Manuale d'amore 2 (corregido y aumentado) (Manuale d'amore 2 [capitoli successivi])     American dreamz: Salto a la fama (American dreamz)     Scoop     La casa de tus sueños (La maison du bonheur)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad