LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (17)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


SUNSHINE


Dirección: Danny Boyle.
País:
Reino Unido.
Año: 2007.
Duración: 107 min.
Género: Ciencia-ficción, thriller.
Interpretación: Rose Byrne (Cassie), Cliff Curtis (Searle), Chris Evans (Mace), Troy Garity (Harvey), Cillian Murphy (Capa), Hiroyuki Sanada (Kaneda), Benedict Wong (Trey), Michelle Yeoh (Corazón), Mark Strong (Pinbacker), Paloma Baeza (hermana de Capa).
Guión: Alex Garland.
Producción: Andrew Macdonald.
Música: John Murphy y Underworld.
Fotografía: Alwin Kuchler.
Montaje: Chris Gill.
Diseño de producción: Mark Tildesley.
Vestuario: Suttirat Anne Larlarb.
Estreno en Reino Unido: 5 Abril 2007.
Estreno en España: 20 Abril 2007.

CRÍTICA por Albert Meroño Peñuela

  ¿Qué hace que una historia de ciencia ficción funcione? La respuesta podría reducirse a un solo sustantivo: una ventana. Al abrir la tapa de la encuadernación e iniciarse la primera oración que antaño escribieran Herbert, Clarke o Asimov, uno puede notar como esa ventana se abre de par en par, mostrando el exterior –que resulta ser el interior del narrador– a nuestra mente. La propiedad fundamental de una ventana es la de hacer más cercana esa visión del observador no interactivo, de quien mira y oye el suceso sin que el suceso pueda mirarle o oírle a él. Esta construcción roza la perfección que pregonaba el primer realismo, aunque esta vez la ventana no es a nuestro mundo: es la ventana a la utopía.

 

  Podría pensarse que la fórmula idónea para la ciencia ficción es, pues, el simple intercambio del suceso cotidiano por el ficticio (donde entraría en juego toda la maquinaria de la técnica), pero lo cierto es que en este género las ventanas pueden ser de cualquier tamaño, forma e incluso de contenido vacío, como las que miran al espacio. Por esta razón la abertura del orificio es la tarea que requiere de toda la habilidad del narrador en un punto clave: contextualizar. O quizá debería decir "no contextualizar", puesto que introducir un universo creativo de forma no explícita es el modo en que se nos puede convencer de que seguimos mirando a través de una ventana de forma casual, hacia personajes y eventos que no inician su existencia con el relato, sino que durante el tiempo del relato podemos pensar en su existencia anterior y en la que vendrá después. Porque en las ventanas de verdad, los paisajes que se muestran tras ellas no se preparan en un despliegue teatral planificado: siempre estuvieron ahí.

  Como ven, evitar la descripción explícita del contexto puede resultar tan sencillo como abusar de constantes hipótesis que se den a conocer de forma natural –de la misma forma en que se dan a conocer en nuestra percepción cotidiana las que rigen el funcionamiento de la realidad–. El cine proporciona gran cantidad de herramientas para que esta sutileza al disponer el entorno nos sumerja de lleno en un lugar que no existe (primeros planos de “Blade runner”, Ridley Scott, 1982), sin necesidad de que el relato posea una tediosa introducción pseudorrealista (“Armageddon”, Michael Bay, 1998; "El núcleo", Jon Amiel, 2003) en que el realizador enfatice con diálogos tozudamente manifiestos no sólo la construcción de su mundo, sino también de cómo va a acontecer toda la lucha tecnológica.

  “Sunshine”, la tercera colaboración del director Danny Boyle (“Trainspotting”, 1996) con el guionista Alex Garland tras la paranoica "La playa" (2000) y los zombis de "28 días después"  (2002), es una producción altamente prometedora que en su primera mitad enseña algunas de estas características, aunque después se desvanezcan todas las expectativas con un desenlace muy turbio.

  En un terreno a priori inexplorado por Garland, “Sunshine” arranca con un plano compuesto únicamente por el Sol, el protagonista de fondo, mientras la voz en off nos cuenta que el astro rey muere de forma prematura. Garland omite en este prólogo el sustento físico que alguno podría exigirle, encaminándose así hacia la ciencia ficción mencionada en los primeros párrafos, la que fantasea más allá de la realidad científica sin importar lo que la ciencia diga acerca de su posible veracidad. De igual modo ocurre el descubrimiento por parte del espectador de los detalles de la misión de la Ícaro II, que mediante una bomba protegida con un escudo deberá reencender la actividad energética de la estrella. De nuevo, se eluden los detalles sobre qué materiales aguantarían una aproximación a la fotosfera (hablamos de temperaturas que rodean los 6000 K) o cómo es el proceso que tras el estallido reactivaría las reacciones solares, para resaltar lo realmente peligroso de los viajes especiales: las pequeñeces. El frío, el aire, la luz, los agujeros o los bordes afilados son nimiedades que, en el espacio, se tornan en amenazas mortales.

  Sin embargo, todo este entramado se resquebraja como consecuencia de las migajas sobrantes de los anteriores guiones de Garland: el extraño amasijo entre la falta de cordura de "La playa" y los zombis de "28 días después" genera una especie de "Alien, el octavo pasajero" (Ridley Scott, 1979) que irrumpe con fuerza en la hermosa escena del brote de la vida. El fondo anterior, constituido por el mimo a las pequeñas coacciones del vacío espacial y el amor incondicional por la luz del Sol, ambos sencillos y románticos, quedan contradichos por la reiterada reflexión sobre la locura humana, compleja y fría, de la que uno de los tripulantes de la Ícaro II ya nos advertía desde el principio pero que preferimos obviar: había otras muchas cosas, muy interesantes, sobre las que centrar nuestro interés.

  Aunque en el guión Garland casi lo consigue, Boyle tenía las espaldas cubiertas con producción y postproducción. Con un presupuesto de quince millones de euros, el director no sólo se ha asegurado unos agradables efectos especiales (aunque sea imposible que un reflejo solar encienda fuego alguno en el espacio), sino que ha podido recrearse con las cámaras, como la que tiembla insertada dentro de los cascos; con el montaje, usando fotogramas intercalados al irrumpir en la Ícaro I; o con la puesta en escena, con detalles como las escafandras ignífugas de visibilidad reducida para impedir el deslumbramiento. Y aun sin contar con Vangelis para la banda sonora, las solitarias notas de guitarra eléctrica en la pastilla del puente o las del piano acompañan a la solitud de la nave cuando el ordenador de a bordo, inspirado en el HAL de Clarke ("2001: Una odisea del espacio", Stanley Kubrick, 1968) y en la computadora de la USS Enterprise de “Star Trek”, guarda silencio.

  El sabor agridulce de “Sunshine” puede interpretarse con un árbitro implacable: su estado de ánimo al entrar en la sala. Si es bueno, no les resultará difícil mostrarse esperanzados ante un título de cartelera que parece interesarse por la ciencia ficción de siempre; aunque las cosas terminen por torcerse, siempre podrán pensar que otros aprenderán del error. Si, por el contrario, su mal humor se traduce en exigencia, jamás perdonarán a los artífices de este largometraje haber desaprovechado una oportunidad única para tocar el Sol.

Calificación:


Imágenes de "Sunshine" - Copyright © 2007 Fox Searchlight Pictures, DNA Films y UK Film Council. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Sunshine"
Añade "Sunshine" a tus películas favoritas
Opina sobre "Sunshine" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Sunshine" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

The host (Gue-mool)     Cartas desde Iwo Jima (Letters from Iwo Jima)     El último rey de Escocia (The last king of Scotland)     Déjà vu     A scanner darkly (Una mirada a la oscuridad) (A scanner darkly)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad