LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (28)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EN ALGÚN LUGAR DE LA MEMORIA
(Reign over me)


Dirección y guión: Mike Binder.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 124 min.
Género: Drama.
Interpretación: Adam Sandler (Charlie Fineman), Don Cheadle (Alan Johnson), Jada Pinkett Smith (Janeane Johnson), Liv Tyler (Angela), Saffron Burrows (Donna Remar), Donald Sutherland (juez Raines), Robert Klein (Jonathan Timpleman), Melinda Dillon (Ginger), Mike Binder (Bryan), Jonathan Banks (Stelter), Paula Newsome (Melanie).
Producción: Jack Binder y Michael Rotenberg.
Música: Rolfe Kent.
Fotografía:
Russ Alsobrook.
Montaje: Steve Edwards y Jeremy Roush.
Diseño de producción: Pipo Wintter.
Vestuario: Deborah L. Scott.
Estreno en USA: 23 Marzo 2007.
Estreno en España: 29 Junio 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Corazones rotos

  Desde hace un par de años, hemos visto cómo el cine americano ha abordado los sucesos del 11 de septiembre desde el centro de la tragedia, en un homenaje a los bomberos y voluntarios ("World Trade Center", Oliver Stone) y a los heroicos pasajeros de uno de los aviones secuestrados ("United 93", Paul Greengrass). También son ya numerosas las películas que recogen, sobre todo de un modo sugerido e indirecto, el clima de miedo y neurosis por la seguridad que se ha adueñado de la población y de las autoridades. Ahora, el guionista y director Mike Binder recrea los “restos” de vida de una de esas víctimas que entonces perdió las ganas de vivir a la vez que a toda su familia. Lo hace con un film que navega por territorios de Woody Allen, con Nueva York y “urbanitas” aquejados de inestabilidad emocional que acuden al psiquiatra, matrimonios con problemas de comunicación, y abundantes referencias cinéfilas y musicales.

 

  Es la historia de Charlie, un estomatólogo que sufrió estrés postraumático cuando su mujer y sus tres hijas pequeñas murieron en uno de los aviones estrellados contra las Torres Gemelas. Su excentricismo y vida asocial, sus obsesiones y su miedo a recordar no son sino manifestaciones de un corazón roto y de una mente perturbada por el dolor y la culpa. Aislado en su nuevo mundo y en sus remordimientos, se reencuentra con Johnson, un antiguo compañero de universidad que verá en él un amigo a quien ayudar a la vez que una ocasión para despegarse de su agobiante y posesiva mujer.

  Decíamos que la cinta de Binder respira cierto aire a lo Woody Allen, aunque más bien hay que matizar que se trata de un aire estancado y con frecuentes caídas de ritmo narrativo. Un guión irregular que apunta hacia la comedia en su parte inicial para derivar más tarde hacia el drama intimista, y que al final cede ante demasiadas concesiones complacientes y convencionales –la escena del juicio resulta pobre y patética–, guinda a una trama plagada de situaciones inverosímiles que intentan dibujar el triste retrato de un inadaptado, sumido en el dolor y la soledad, arquetipo a su vez de toda una sociedad que no ha sabido superar el trauma y que ha quedado tan desconcertada como ensimismada. El dibujo del atribulado Charlie queda bien perfilado en sus paseos en patinete por la ciudad o en sus obsesiones con los vinilos, las permanentes obras en la cocina –deseo de su mujer, tardíamente concedido–, o el vídeo-juego de películas de catástrofes. Su mente “ida” y su irascibilidad cuando alguien intenta hacerle volver a la realidad son recogidas con asombrosa credibilidad en la interpretación de Adam Sandler, un niño grande que fabricó su propio refugio o “planeta” para quedarse estancado en los momentos felices del pasado donde todo es tan bello y hermoso como en el musical clásico americano.

  Aunque no se pueda decir que Don Cheadle haga un mal papel interpretativo, tampoco parece que acabe por hacer verosímil a su personaje, ni que sus reacciones resulten convincentes, ni en el mundo laboral (todas las profesiones de los personajes resultan vacuas e irrelevantes) ni en lo relativo a su mujer o a su amigo. Un error de guión, como lo son esas dos mujeres, psiquiatra y paciente a las que dan vida Liv Tyler y Saffron Burrows, tan guapas como artificiosas y cuyas innecesarias subtramas estorban más que ayudan a la historia central, además de fallar en su intento por aportar comicidad o emotividad. Fallidas también resultan las relaciones entre los personajes, sin fuerza dramática capaz de provocar emoción, dolor o compasión en el espectador, algo que de nuevo hay que atribuirle a un guionista perdido en su propio “planeta”.

  Situaciones inverosímiles para entrecruzar a sus personajes, y desenlaces previsibles a la “americana”, rasgos simples en la caracterización de la mayoría de los roles sólo se salva Charlie, y continuos naufragios que intentan vadear la comedia televisiva –bien la frescura de la secretaria de Johnson, que logra los mejores golpes de humor y el drama existencial. Aunque se apuntan algunas críticas a una sociedad superficial que huye del dolor y que se muestra excesivamente preocupada por la imagen, apenas pasa del apunte y carece de fuerza o enganche en la historia. Al final, queda una intención por acercarse a una mente y un corazón quebrados, un mensaje a la amistad y la familia como mejor medicina para estos casos, y también una ambientación conseguida gracias a una sugerente música urbana y moderna.

  Una película más para lo que va camino de convertirse en el subgénero de “cine post 11 de septiembre”, que se encontraría entre el de “catástrofes” y el de “psiquiatras”, con personajes dañados en su mente y en su corazón, desorientados emocional y socialmente, necesitados de afecto y del aire del campo. La cinta entretiene y se ve con gusto, aunque chirríen algunas de sus piezas y otras dejen frío al espectador, que pronto la esconderá “en un lugar perdido de su memoria” para vivir la vida y olvidarse de la ficción.

Calificación:


Imágenes de "En algún lugar de la memoria" - Copyright © 2007 Columbia Pictures, Relativity Media, Madison 23 y Sunlight Productions. Fotos por Tracy Bennett. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "En algún lugar de la memoria"
Añade "En algún lugar de la memoria" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "En algún lugar de la memoria" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Memorias de Queens (A guide to recognizing your saints)     Entre mujeres (In the land of women)     Half Nelson     Delirious     Retrato de una obsesión (Fur: An imaginary portrait of Diane Arbus)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad