LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EL FINAL DEL ESPÍRITU
(End of the spear)


Dirección: Jim Hanon.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 108 min.
Género: Drama.
Interpretación: Louie Leonardo (Mincayani), Chad Allen (Nate Saint/ Steve Saint), Jack Guzman (Kimo), Christina Souza (Dayumae), Chase Ellison (Steve Saint de joven), Sean McGowan (Jim Elliot), Sara Kathryn Bakker (Raquel), Cara Stoner (Marj Saint), Beth Bailey (Elisabeth Elliot).
Guión: Bill Ewing, Bart Gavigan y Jim Hanon; basado en el libro de Steve Saint.
Producción: Bill Ewing, Mart Green, Tom Newman y Bart Gavigan.
Música: Ronald Owen.
Fotografía:
Robert Driskell Jr.
Montaje: Miles Hanon.
Diseño de producción: Clarence L. Major.
Vestuario: Mari-An Ceo.
Estreno en USA: 20 Enero 2006.
Estreno en España: 6 Julio 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Levantando puentes

  En la última temporada han llegando a nuestra cartelera películas que ponen en contacto a pueblos desarrollados e indígenas, con el consiguiente choque de civilizaciones. Cintas como "Apocalypto" o "River queen" cuestionaban la teoría indigenista que busca equiparar todas las culturas en un intento de preservar las prácticas ancestrales de los nativos, aunque su primitivismo supusiera animismo o antropofagia. Ahora, en "El final del espíritu", Jim Hanon dirige su mirada sobre uno de los pueblos del Amazonas, en el territorio de Ecuador, para poner en imágenes el libro de Steve Saint, quien siendo niño vio cómo los waodani mataban a su padre y a otros misioneros que se les acercaban pacíficamente. El valor de esta propuesta radica en su veracidad histórica y en su carácter de testimonio, el mismo que recientemente alentaba a películas como "Disparando a perros" en torno a la tragedia ruandesa, o "Sophie Scholl: Los últimos días" y "El noveno día" sobre la resistencia ante el nazismo. En todas ellas se respira un hondo sentido de homenaje hacia unas vidas ejemplares en las que la conciencia y el sentido religioso de sus protagonistas explicaban el heroísmo de su comportamiento.

 

  En la película de Hanon se insiste en dicha historicidad de los hechos, hasta convertirla en una auténtica "Crónica de Indias" de lo que bien podría haber sucedido en el siglo XVI, y que queda refrendado en un epílogo con imágenes documentales de los personajes reales en la actualidad. Estructura clásica para narrar con voz en off los recuerdos de cómo unas familias de misioneros ingleses procuraron humanizar a un pueblo atrapado en un ciclo de violencia y venganza, y de cómo unas pérdidas se convirtieron en experiencias que daban sentido a la vida y también a la muerte. La fuerza de la historia es innegable y sobrecogedora, aunque su desarrollo se haga previsible y la puesta en escena sea en muchos momentos inverosímil –sobre todo en las escenas de lucha, salvadas con un montaje rápido–. Un comienzo trepidante con persecuciones y actos salvajes en plena selva amazónica deja paso a una historia más intimista y personal, en que la cámara intenta adentrarse en la psicología de unos guerreros que desconfían y se desconciertan ante lo forastero, y de unos occidentales tan generosos y audaces como ingenuos en su actuar.

  Es la lucha permanente entre el miedo y la fe, entre la violencia y la solidaridad, entre el remordimiento y el perdón, expuestos aquí con un marcado carácter ejemplarizante y religioso que tiene su máximo exponente al convertir al padre asesinado de una lanzada en imagen de la muerte de Cristo, que “entregó su vida y a quien nadie se la arrebató”, comentario explícito del hijo que evidencia su mentalidad cristiana pero que suena un tanto forzado. Esa falta de sutileza para trasmitir un mensaje queda sacrificada ante el deseo de dar claridad y trasparencia a la historia, y encuentra especial resonancia en la relación entre Steve y el guerrero Mincayani, ya desde su primer encuentro cuando el niño recuerda que "noté que mi presencia le irritaba" hasta que la fotografía descubierta al final dé luz a todo el pasado.

  Épica y heroísmo que quedan extraordinariamente enmarcados en unos parajes de enorme belleza, con unas localizaciones en Panamá que la fotografía se encarga de mostrar con toda la variedad de su colorido natural, y donde la cámara captura tanto su grandiosidad con elegantes panorámicas o como la asfixia que se respira entre su inexplorada y tupida selva. La historia está correctamente rodada y narrada, aunque con recursos fáciles –pero eficaces– que potencian la violencia de unos o el sentido conciliador de otros, así como el cambio gradual de un corazón que se abre a la convivencia pacífica. Todo es evidente y palmario, sin sorpresas ni alardes o virtuosismos cinematográficos: el poder de la imagen se reduce a mostrar el entorno natural y narrar los hechos, los personajes están retratados sin recovecos psicológicos y con cierta simplicidad, las interpretaciones cumplen en su papel de "vehículo" para contar una historia, y la música subraya en demasía lo vertiginoso o paradisíaco de cada escena.

  Sin embargo, la cinta se ve con gusto, entretiene e ilustra, aunque sin duda el cinéfilo le exigirá más y no le llegará a satisfacer. No es una gran película, pero tiene el mérito de acercar al espectador a unas realidades desconocidas, tanto en lo que se refiere a esas "culturas de la Edad de Piedra" como a las creencias que a algunos les impulsan a levantar puentes y unir civilizaciones: en esa tarea de inculturación respetuosa y amistosa, resulta ejemplar la escena del intercambio de objetos desde la avioneta, por la delicadeza que entraña hacia ambos modos de vida y por lo que sugiere acerca de la diversidad de sus esquemas mentales. Sin duda, el espectador del siglo XXI podrá contemplar a unos y otros como extraños, ajeno a esos miedos de ultratumba que empujaban a unos a matar o a los deseos de otros de saltar la Gran Boa (la muerte, según la creencia waodani) para reunirse con Waengongi (Dios), pero entonces el cine se habrá convertido también en un nuevo puente a través del cual se puedan descubrir nuevas realidades.

Calificación:


Imágenes de "El final del espíritu" - Copyright © 2005 Every Tribe Entertainment. Distribuida en España por Karma Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El final del espíritu"
Añade "El final del espíritu" a tus películas favoritas
Opina sobre "El final del espíritu" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El final del espíritu" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Man to man     Adiós bafana (Goodbye bafana)     River queen     Apocalypto     Disparando a perros (Shooting dogs)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad