LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


ODETTE, UNA COMEDIA SOBRE LA FELICIDAD
(Odette Toulemonde)


Dirección y guión: Eric-Emmanuel Schmitt.
Países:
Francia y Bélgica.
Año: 2007.
Duración: 100 min.
Género: Comedia.
Interpretación: Catherine Frot (Odette Toulemonde), Albert Dupontel (Balthazar Balsan), Jacques Weber (Olaf Pims), Fabrice Murgia (Rudy), Nina Drecq (Sue Helen), Camille Japy (Nadine), Alain Doutey (editor), Julien Frison (François), Laurence D'Amelio (Isabelle), Aïssatou Diop (Florence).
Producción: Gaspard de Chavagnac.
Música: Nicola Piovani.
Fotografía:
Carlo Varini.
Montaje: Philippe Bourgueil.
Dirección artística: Bruno Metzger.
Vestuario: Corrine Jorry.
Estreno en Francia: 7 Febrero 2007.
Estreno en España: 6 Julio 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

 Amélie se hace mayor

  Desde que Jean-Pierre Jeunet convirtiese a la joven Amélie en princesa del pueblo, la comedia romántica francesa parece mirar siempre de refilón a aquella ingenua, sencilla y bondadosa francesita que siempre buscaba hacer felices a los demás. Su personaje se erigió en icono de una juventud solidaria y tolerante, la misma que se hace llamar “auténtica”, y también de una estética posmoderna un tanto kitsch en la que prevalece la imagen y el sentimiento sobre la ideología y la definición. En ese mismo universo naïf y amable pretende instalarse la propuesta de Eric-Emmanuel Schmitt, con su Odette como trasunto maduro de aquella adolescente que encandiló a París y al mundo entero. Otra cosa bien distinta es que lo consiga, y que no llegue a empalagar o distanciar al sufrido espectador.

 

  Su Odette se califica a sí misma como “comedia sobre la felicidad”, y ciertamente lo es desde el momento en que su protagonista vive en una nube de algodón de azúcar construida sobre una literatura rosa que la hace levitar, oculta entre las plumas que ella misma confecciona, y escondida tras los cosméticos que vende como dependienta de unos grandes almacenes. Sin embargo, también podría hablarse de un cuento mágico (“realismo mágico” sería su género específico) con mensaje incluido y aliñado con unas cuantas canciones que expresan “a la francesa” la alegría de vivir. Y es que nuestra Odette encontró refugio y consuelo, a la muerte de su marido, en la novela romántica de Balthazar Balsan, y desde entonces parece alimentarse del optimismo y dulzura de sus personajes. Es la misma alegría de vivir que le falta a su idolatrado escritor, tan superficial como donjuán, cuando descubre la infidelidad de su mujer y sufre un humillante varapalo de la crítica que le empujan a buscar acogida en la “casa” de su incondicional fan.

  Historia tan previsible como falsa y artificiosa, tan hueca como complaciente, envuelta entre los oropeles y las gasas de la comedia dulce y amable, que avanza con aparente desenfado y sin fuerza para evadirse por mundos imaginativos donde las puestas de sol de postal pintada son siempre hermosas o donde la luz de la luna crea un romanticismo que sólo se sostiene en la fotonovela. Así es la subliteratura de Balsan que tan buena acogida encuentra entre “las peluqueras, vendedoras y vecinas” –según la propia película–, que responde a los parámetros de la propia vida insustancial de quien lo escribe, y que también queda refrendada por la factura de la cinta de Schmitt. El director se permite fabular y evadirse con la imaginación de la buena de Odette y presentar un mundo evanescente y en rosa –parece que últimamente el cine se ha puesto de acuerdo en esto– donde los milagros de plástico siempre suceden y donde todos los estereotipos tienen cabida, desde su hijo gay o su hija malencarada hasta sus excéntricos vecinos, o ese “Jesús” un tanto abstracto y simbólico que no pega ni con cola. Mezcla explosiva de elementos surrealistas y cómicos o con otros de carácter melodramático y de un tono didáctico que adquiere el súmmum de lo postizo en la confesión final del desdichado escritor a su editor.

  Personajes esquemáticos y simples como el género impone, pero excesivamente maquillados y cargados de tópicos que muchas veces parecen una mala imitación de "Amélie", también en las situaciones y en la planificación: planos cenitales o frontales de la protagonista frente al espejo y a la cámara, primeros planos para recoger una mirada llena de candor e inocencia, un estribillo melódico que la flauta o el piano repiten hasta la saciedad para que se haga pegadizo, una fotografía de colores vivos y saturados con los tonos pastel de una paleta adolescente... Lo que pasa es que Amélie se ha cambiado de nombre: ya no es una joven adolescente que descubre la vida y el amor, sino una mujer madura y con familia, y no es lo mismo cuando lo que se pretende es enganchar al espectador con una trama que quiere ser divertida y evasiva. Su protagonista Catherine Frot realiza una buena interpretación y hace que por momentos el espectador se introduzca en su mundo de ilusiones y fantasías. Vive en una burbuja de subjetividad y dentro de ella todo resulta coherente aunque también asombroso en su irrealidad. El resto de personajes resultan bastante patéticos en su caracterización, y sus interpretaciones no escapan a la caricatura forzada e insulsa. Ninguna escena impresiona ni se queda grabada en la retina del espectador, y algunas salidas como el recibimiento ruidoso a Odette en el comedor de los almacenes o ese doble final impostado y falso... son momentos para olvidar.

  Intento fallido de reverdecer el modelo de mujercita francesa que encontró el equilibrio vital, aunque en este caso fuese entre las nubes almidonadas de un guión desequilibrado y clonado. El director ha declarado que fundamentalmente es una película “para mujeres”, y quizá sea así, pero sorprende el éxito que ha tenido en el país vecino: probablemente sea cosa de mentalidades y de apelar al sentimiento fácil, de no exigir al público que se esfuerce ni piense... La historia se ve con despego y se olvida con rapidez, porque no hay que ser experto para distinguir entre la copia y el original, y puestos a escoger siempre nos quedaremos con la frescura de lo natural frente al engaño de la cosmética.

Calificación:


Imágenes de "Odette, una comedia sobre la felicidad" - Copyright © 2007 Bel Ombre Films, Antigone Cinéma, Pathé Renn Production, TF1 Films Production, Les Films de l'Etang y Télévision Belge. Distribuida en España por Notro Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Odette, una comedia sobre la felicidad"
Añade esta película a tus favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Un engaño de lujo (Hors de prix)     Tenemos un problema gordo (Boudu)     Enemigos íntimos (Il mio miglior nemico)     Manuale d'amore 2 (corregido y aumentado) (Manuale d'amore 2 [capitoli successivi])     Confianza ciega (La confiance règne)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad