LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Banda sonora de "Transformers" (varios autores)
BSO

Videojuego de "Transformers" para PS2
VIDEOJUEGO

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (14)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


TRANSFORMERS


Dirección: Michael Bay.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 142 min.
Género: Acción, ciencia-ficción.
Interpretación: Shia LaBeouf (Sam Witwicky), Tyrese Gibson (sargento Epps), Josh Duhamel (capitán Lennox), Anthony Anderson (Glen Whitmann), Rachael Taylor (Maggie Madsen), Megan Fox (Mikaela Banes), John Turturro (agente Simmons), Jon Voight (John Keller), Kevin Dunn (Ron Witwicky), Michael O'Neill (Tom Banacheck), Julie White (Judy Witwicky).
Guión: Roberto Orci y Alex Kurtzman; a partir de una historia de Roberto Orci, Alex Kurtzman y John Rogers; basada en los muñecos Transformers de Hasbro.
Producción: Don Murphy, Tom DeSanto, Lorenzo di Bonaventura e Ian Bryce.
Producción ejecutiva: Steven Spielberg, Michael Bay, Brian Goldner y Mark Vahradian.
Música: Steve Jablonsky.
Fotografía:
Mitchell Amundsen.
Montaje: Glen Scantlebury y Paul Rubell.
Diseño de producción: Jeff Mann.
Vestuario: Deborah L. Scott.
Estreno en USA: 3 Julio 2007.
Estreno en España: 4 Julio 2007.

CRÍTICA por Albert Meroño Peñuela

  La última de las tres leyes de Arthur C. Clarke dice: “Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Creo que es precisamente esta premisa, axioma de la ciencia-ficción si se quiere, la que me hace discrepar ampliamente del persistente enfoque de Michael Bay con respecto a la ficción tecnológica. Como ocurre en, pongamos, el vuelo imposible de los transbordadores de la NASA a la cola del cometa en “Armageddon” (1998), Bay intenta deshacer a Clarke: la tecnología "actual" ya es indistinguible de la magia. Esto no significa en sí ficción especulativa, sino tomar un concepto existente y alterar sus atributos para hacerlo más atractivo, falsamente verosímil, con la única intención de hacer colisionar el futuro con el presente y que los pedazos salten en todas direcciones. En términos formales, estamos hablando no sólo de mentir en pantalla, sino de que al hacerlo el pestazo a azufre llega hasta la última butaca de la última fila.

 

  Isaac Asimov, por ejemplo, no creía que el vínculo tecnológico presente-futuro fuera tan trivial como pregonaba su contemporáneo Clarke, y por ello intentaba justificar sus pasos con la máxima formalidad posible, de modo que la especulación se fundamentara sobre tierra firme. Al equivocarse en algún punto reconocía, más tarde, que sus hipótesis no encajaban con el mundo real. Sin embargo, Bay, como Steven Spielberg en otras ocasiones, lanza la pierda y esconde la mano, convirtiendo aquello que es imposible per se en posible, con tono trascendente e irremediablemente falaz.

  Aun con la ilusión de haber visto de niño por televisión la infinita guerra entre Autobots y Decepticons, y ansioso de verlos cobrar vida, no pude evitar entrar en la sala con cierta resignación ante la diligencia de Bay y el desagradable reencuentro con Alex Kurtzman ("Misión: Imposible III", "La isla") al guión. Y es que no era difícil predecir que la historia de los artificios iba a repetirse: en “Transformers”, todo es importante excepto los robots alienígenas que se transforman en vehículos de combate.

  Citando al joven protagonista de este film, un adolescente (Shia LaBeouf) armado con una camiseta de The Strokes, se resume perfectamente la filosofía del cine familiar bayliano: “Compré un coche, y era un robot alienígena”. El mejor de los chistes sobre Transformers de una interminable y agotadora lista; suerte de la escena en que los Autobots intentan esconderse de las miradas que provienen del interior de una casa adosándose a los muros exteriores de esta, que aunque será odiada por los fanboys porque ridiculiza a sus héroes, es el único aporte auténticamente cómico de toda la puesta en escena.

  “Transformers” no empieza hasta transcurrida prácticamente una hora de metraje, con el duelo entre Bumblebee y Barricade; hasta ese momento hemos tenido que soportar un buen número de hilarantes tonterías informáticas sin sentido, a un gobierno de EEUU planificando en la sombra por enésima vez (¿será Bay el amigo secreto de Michael Moore?) y las pertinentes presentaciones de personajes huecos, incluido el tonto de clase enamorado de la calenturienta experta en coches. Ateniéndonos a la audiencia familiar, este último punto sería perdonable si no llevara implícitas oscuras intenciones, muy alejadas del interés puramente cinematográfico, como el de lograr un argumento que relegue a un segundo plano las digitalizaciones robóticas en pos de unos actores humanos que den paso a un incesante desfile de marcas de teléfonos móviles, ordenadores personales y portales de compraventa en Internet. En resumidas cuentas, toda la preproducción no contaba con otro objetivo que hacer del script un barco de marketing en vez de una película, lo que al paso de los minutos se hace realmente agotador.

  Tampoco se ha respetado la escenografía con la que los míticos robots habrían dejado con la boca abierta al público, haciéndoles desear esa ansiada primera aparición de un Decepticon (inyectada a toda velocidad ya en la primera escena) o un Autobot (esta vez acertando con la proyección del holograma bajo las nubes nocturnas); aunque cabe resaltar el agradable recuerdo de los gusanos de “Dune” (David Lynch, 1984) en la entrada de Scorponok o la cámara que se desliza en tirabuzones imposibles a través de los miles de piezas y engranajes durante la primera transformación de Optimus Prime.

  Entre tanto estropicio se preguntarán si hay en “Transformers” algo que merezca la pena, y lo cierto es que sí; destilado todo lo demás, el celuloide alberga en sus elitistas efectos especiales la magia de Clarke tan ansiada por Bay, que dan vida –vida real, más allá de la animación de la serie de los 80– a toda la horda de robots que alegraron nuestra infancia. Sin embargo, a ustedes les tocará valorar si la proeza técnica merece más de dos horas de pura insulsez, que no habrían sido tales con el enfoque infantil que caracteriza a esta línea de juguetes; algo así como un capítulo especial que ilustrara la bondadosa y casi paternal actitud de Optimus Prime, en vez de sustituirla por contadas frases grandilocuentes, y dejar que, sencillamente, la guerra fluyera –como finalmente ocurre casi a regañadientes–. Si acaso la única aportación de esta adaptación a un fondo coherente es el ligero esbozo sobre la empatía entre hombre y máquina, aunque quede a años luz de todo lo demás. Valgan este detalle y el combate entre Prime y Megatron, antaño tantas veces soñado, para salvarla del más profundo olvido.

Calificación:


Imágenes de "Transformers" - Copyright © 2007 DreamWorks Pictures, Paramount Pictures, Di Bonaventura Pictures y Hasbro. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Transformers"
Añade "Transformers" a tus películas favoritas
Opina sobre "Transformers" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Transformers" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Spider-Man 3     Ghost Rider: El Motorista Fantasma (Ghost Rider)     Ocean's thirteen     Eragon     Superman returns: El regreso (Superman returns)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad