LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Libro "Zodiac. El asesino del zodiaco" (Robert Graysmith)
LIBRO

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (30)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


ZODIAC


Dirección: David Fincher.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 158 min.
Género: Thriller.
Interpretación: Jake Gyllenhaal (Robert Graysmith), Robert Downey Jr. (Paul Avery), Mark Ruffalo (detective Dave Toschi), Anthony Edwards (detective William Armstrong), Brian Cox (Melvin Belli), Elias Koteas (sargento Jack Mulanax), Donal Logue (Ken Narlow), John Carroll Lynch (Arthur Leigh Allen), Chloë Sevigny (Melanie), Dermot Mulroney (capitán Marty Lee).
Guión: James Vanderbilt; basado en el libro de Robert Graysmith.
Producción: Mike Medavoy, Arnold W. Messer, Bradley J. Fischer, James Vanderbilt y Ceán Chaffin.
Música: David Shire.
Fotografía:
Harris Savides.
Montaje: Angus Wall.
Diseño de producción: Donald Graham Burt.
Vestuario: Casey Storm.
Estreno en USA: 2 Marzo 2007.
Estreno en España: 18 Mayo 2007.

CRÍTICA por Miguel Laviña Guallart

Rigor y desmesura

  Desde hace algo más de 10 años David Fincher es "el director de Seven", y el nombre del propio autor puede ser uno de los principales obstáculos de "Zodiac". Aquel film permanece como el referente del thriller de finales de los 90, renovación estilística y narración envolvente que más tarde llevó a sus extremos con la controvertida "El club de la lucha", obra de culto esta última que no sólo resiste, sino que aumenta en audacia con cada visionado. Su nuevo proyecto tenía sobre el papel los elementos para causar similar impacto –la investigación de uno de los asesinos en serie más buscados de la Historia reciente de EEUU, aficionado también a retar y enviar acertijos a sus perseguidores–, pero el realizador, provocando cierto desconcierto ante lo que podría esperarse, vuelve a desmarcarse de las reglas.

 

  La cinta arranca con el segundo de los asesinatos del autodenominado Zodiac, y sus primeras cartas a varios periódicos anunciando futuros planes, y se desarrolla de forma lineal ateniéndose escrupulosamente a la cronología de los hechos. Puede entenderse estructurado en tres grandes partes en torno a tres personajes reales que, de un modo u otro, estuvieron implicados en la investigación –Paul Avery, periodista del San Francisco Chronicle, el detective de policía Dave Toschi y Robert Graysmith, ilustrador del mismo periódico–, que comparten la obsesión por descubrir al asesino. El mal siempre parece tender su mano, los psicópatas necesitan verse reflejados en un espejo donde observar el efecto cambiante de sus argucias, y en el transcurso de los más de 20 años que abarca el caso, se sucede este extraño vínculo de atracción entre los tres coprotagonistas, llevado a sus límites por Graysmith, autor del libro en el que se basa el guión de James Vanderbilt.

  Es de suponer que Fincher ha contado con una considerable libertad gracias a sus éxitos precedentes a la hora de acometer este proyecto, que presenta desde el absoluto rigor, pero también desde la desmesura. Emprende una minuciosa reconstrucción de lo sucedido sobre la base de la extensa documentación, testimonios y sus propios recuerdos de niñez del estado de alarma que desencadenaron los crímenes en California. La decisión de ceñirse en la medida de lo posible a los hechos le lleva a dejar a un lado algunos recursos del cine de intriga que tan audazmente ha manejado, e incluso dictado, prescindiendo de pistas falsas, golpes de efecto o atmósferas malsanas.

  La cuestión es cómo conjugar esta escrupulosa fidelidad con la forma fílmica, una acumulación de información que exige una considerable atención, y que le conduce a emplear un metraje que resulta excesivo. Este rigor actúa en detrimento de una narración que en algunos tramos inevitablemente decae; explica con todo detalle aspectos que sin duda se ciñen a la investigación, pero de interés relativo, como los interminables problemas administrativos entre distintas jurisdicciones, o las reiteradas pruebas periciales. Y al contrario, pese a esta exactitud, hay cuestiones que quedan en el aire, como la escasa presencia de los testigos que quedaron con vida de los ataques de Zodiac. Con todo, en su respeto por lo narrado no logra mantener el difícil equilibro entre la precisión y la necesaria emoción.

  Dejando al lado estos excesos, Fincher realiza un portentoso trabajo a la hora de plasmar la transformación de la investigación en una obsesión, consigue secuencias magníficas cargadas de tensión, brillantes elipsis y un inquietante clima sin perder la verosimilitud; es loable también su manera de mostrarse correctamente pudoroso a la hora de abordar los crímenes. Otra de sus virtudes es la excelente ambientación de un amplio marco temporal, en especial la evocación del San Francisco de finales de los 60, principios de los 70, y el partido que saca al innegable atractivo que tienen las redacciones de los periódicos como espacio cinematográfico. Recurre a otro elemento que suele funcionar muy bien, la nostalgia del Cine dentro del Cine, con referencias directas a “Harry el sucio” y “Bullitt”, largometrajes que en mayor o menor medida se acercaban al caso Zodiac.

  El empeño de los protagonistas por encontrar al asesino sirve para realizar un complejo estudio sobre la obsesión, una búsqueda de la verdad que se desliza por la pendiente de los intereses personales, la ambición, el amor propio y el fracaso. Un tríptico que encabeza un estupendo Robert Downey Jr. en la piel del periodista Paul Avery, un personaje al límite de caer en tópicos y amaneramientos, mientras que Mark Ruffalo como el detective Toschi compone con elegancia todo un estilo, similar al de Steve McQueen en la citada "Bullitt", ambos inspirados en la misma persona. Y como hilo conductor Jake Gyllenhaal en el papel de Graysmith, quien experimenta la mayor transformación a lo largo de la obstinada averiguación, una estimable interpretación que recuerda en su ensimismamiento, ligera torpeza y aire vacilante a su encarnación de "Donnie Darko".

  Fincher logra una obra de madurez, consecuente con la evolución de su trayectoria y la decisión de liberarse de un género que en su día recompuso. Aun así, su metraje, cierta frialdad y las pocas concesiones al espectador empujan a echar de menos la contundencia de las indiscutibles "Seven" y "El club de la lucha", e incluso sus trabajos considerados menores –algo del divertimento muy negro que era "The game", cinta que habría hecho las delicias del propio Hitchcock, o el ejercicio claustrofóbico de "La habitación del pánico", propuestas que en mayor o menor medida aunaban la intriga con la calidad.

Calificación:


Imágenes de "Zodiac" - Copyright © 2007 Paramount Pictures, Warner Bros. Pictures y Phoenix Pictures. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Zodiac"
Añade "Zodiac" a tus películas favoritas
Opina sobre "Zodiac" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Zodiac" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Harst times: Vidas al límite (Harsh times)     Hannibal: El origen del mal (Hannibal: Rising)     Captivity (Cautivos) (Captivity)     El buen alemán (The good german)     Diamante de sangre (Blood diamond)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad