LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Novela "El ultimátum de Bourne" (Robert Ludlum)
NOVELA

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (21)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9



Suscripción a LaButaca.net vía feed

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Actualidad | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


EL ULTIMÁTUM DE BOURNE
(The Bourne ultimatum)


Dirección: Paul Greengrass.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 111 min.
Género: Acción, drama, thriller.
Interpretación: Matt Damon (Jason Bourne), Julia Stiles (Nicky Parsons), Joan Allen (Pamela Landy), David Strathairn (Noah Vosen), Paddy Considine (Simon Ross), Scott Glenn (Ezra Kramer), Edgar Ramírez (Paz), Albert Finney (Dr. Albert Hirsch).
Guión: Tony Gilroy, Scott Z. Burns y George Nolfi; basado en un argumento de Tony Gilroy; sobre la novela de Robert Ludlum.
Producción: Frank Marshall, Patrick Crowley y Paul L. Sandberg.
Música: John Powell.
Fotografía:
Oliver Wood.
Montaje: Christopher Rouse.
Diseño de producción: Peter Wenham.
Vestuario: Shay Cunliffe.
Estreno en USA: 3 Agosto 2007.
Estreno en España: 14 Agosto 2007.

CRÍTICA por José Arce

  El glamour que rodea a la profesión de agente secreto siempre ha sido uno de los elementos ineludibles a la hora de vender las películas de espías, entre las que la saga de James Bond supone el ejemplo más famoso. Sin embargo, el nuevo 007 encarnado por Daniel Craig en "Casino Royale" (Martin Campbell, 2006) ha dejado claro que tener buena percha y coquetear con mujeres hermosas es tan sólo la parte superficial del personaje. Si rascamos un poco, encontramos la verdad: Bond, por muy al servicio de Su Majestad que se encuentre, no es otra cosa sino un asesino disfrazado de gentleman. Y el público lo ha reconocido, y le ha gustado, respondiendo en taquilla, que al fin y al cabo es lo que importa en el cine comercial. Pero, ¿cuál es la ventaja con la que cuenta Jason Bourne? Su sinceridad. No necesita coches espectaculares ni mujeres despampanantes. Él es una máquina de matar, y lo sabe, por lo que su arrepentimiento y su rebelión contra los que le crearon le convierten en una figura más sincera, más cercana, por extraño que pueda resultar. Quizá de ahí deriva la aceptación que la trilogía que ahora se cierra ha tenido entre los espectadores de todo el mundo, una creciente legión de seguidores que a lo largo de los últimos cinco años le ha acompañado en su aventura para descubrir su verdadera identidad. Y el momento ha llegado.

 

  No se puede encarar “El ultimátum de Bourne” como una película alejada de sus dos predecesoras. Tras la primera entrega, se comprobó que la fórmula había funcionado, por lo que la franquicia ha evolucionado siguiendo los parámetros de la obra inicial, firmada por Doug Liman en 2002. Si bien ya sabemos que el frío asesino interpretado por Matt Damon ha renegado de sus orígenes y trata de descubrir quién es realmente y quién eliminó a su novia, los responsables del filme son conscientes de que no pueden decepcionar a los incondicionales de las andanzas del amnésico verdugo del Gobierno. Y la mejor manera de lograrlo ha sido orquestando un espectáculo de relevancia internacional, que nos lleva de Londres a París, Madrid, Tánger, Moscú o Nueva York, un torbellino de ritmo endiablado que no renuncia a una meticulosa atención a los detalles.

  Damon está comodísimo en un papel hecho a su medida, que le encaja como un guante, y que logra sin esfuerzo las simpatías de la platea por su aspecto corriente, de persona normal, ese vecino que cualquiera podríamos tener pero que se encuentra atrapado en una situación que escapa a la comprensión del común de los mortales. Porque Jason Bourne no es el malo, el sistema que le ha creado lo es, y ante eso todos estamos de acuerdo. No tiene amigos ni apoyo, más allá del evolucionado personaje de Pamela Landy (Joan Allen), otro títere del implacable aparato burocrático estadounidense, que se encuentra igualmente apabullada por la situación. Su dilema, menos agresivo físicamente pero más comprometido a otros niveles, es igualmente descomunal, porque desde el interior de la máquina se da cuenta de que los que hacen funcionar el mundo no son sino una pandilla de déspotas con ansias de dominar el planeta. Albert Finney, de hecho, se convierte en un auténtico mad doctor desde su papel de Albert Hirsch, creador de monstruos en un lúgubre laboratorio; y a su servicio, un genialmente dictatorial David Strathairn mimetiza el rol de Noah Vosen, lacayo sin escrúpulos que supone el penúltimo paso para descubrir la verdad. Papeles intensos, duros, asignados a actores de solvencia más que probada, que contribuyen a que el final de esta trepidante aventura quede grabado a fuego en la retina del aficionado.

  El apartado técnico es superior. La limpieza de la producción es de nota, logrando que la acción, el drama y el suspense se compensen durante casi dos horas de metraje que transcurren en un abrir y cerrar de ojos. A lo largo y ancho del planeta, Bourne destroza, vapulea, machaca y humilla con contundencia y frialdad a cualquiera que se cruce en su camino. Exprime al máximo las posibilidades de vehículos y aparatos que otros que creen jugar en su nivel ni siquiera se atreverían a tocar, y no le importan las consecuencias. Al ritmo de una banda sonora tan estruendosa como minimalista, vivimos explosiones, persecuciones dignas de saltimbanquis circenses y peleas imposibles que se desarrollan en apenas un metro cuadrado –el enfrentamiento de Tánger es inolvidable–, todo ello más disfrutable si nos acomodamos en asientos de la parte posterior de la sala, allí donde podamos deleitarnos del apabullante espectáculo sin perder detalle. Greengrass, curtido en el campo del documental, consigue algo tan complicado como que un armazón pirotécnico como éste no pierda realismo, gracias a una puesta en escena que no renuncia a la sobriedad en ningún momento, otorgando humanidad a quienes aparecen en pantalla, estén en un bando u otro. El más que competente guión permite al realizador recrearse en escenas en las que puede regodearse tanto de largos planos como de nerviosas secuencias rodadas cámara en mano, pero en ningún momento la trama sucumbe a la acción, sabiendo hacer de ésta una herramienta al servicio de lo que nos están contando.

  La venganza es sucia, y por definición implacable; pero a medida que se acerca el final, ésta se diluye en pos del comportamiento heroico de nuestro protagonista. El que fuera brazo ejecutor ha de batallar contra esa moralidad que le hizo abandonar su profesión, por mucho que a nosotros, meros observadores, nos gustara que su poder letal se explayara en toda su magnitud. La decisión no es nuestra, sino suya, y no podemos reprochárselo, pero la mitificación del personaje, elevado a una categoría cuasi súper heroica en el clímax de la película, empaña un tanto el resultado. Con todo, un film fabuloso, cine de muchísimos quilates dentro de su género, que ha modernizado con acierto las aventuras del Bourne creado por el novelista Robert Ludlum, trasladando sus andanzas en la Guerra Fría hasta los días que vivimos, en los que el terror se refleja en los insensibles ojos mecánicos del Gran Hermano que nos vigila sin descanso.

Calificación:


Imágenes de "El ultimátum de Bourne" - Copyright © 2007 Universal Pictures, MP Beta Productions, Kennedy/Marshall Company y Ludlum Entertainment. Fotos por Jasin Boland. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El ultimátum de Bourne"
Añade "El ultimátum de Bourne" a tus películas favoritas
Opina sobre "El ultimátum de Bourne" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El ultimátum de Bourne" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

28 semanas después (28 weeks later)     Flyboys: Héroes del aire (Flyboys)     Corazones solitarios (Lonely hearts)     Spider-Man 3     Shooter: El tirador (Shooter)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad