LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (23)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9



Suscripción a LaButaca.net vía feed

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Actualidad | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


HASTA QUE EL CURA NOS SEPARE
(License to wed)


Dirección: Ken Kwapis.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 90 min.
Género: Comedia romántica.
Interpretación: Robin Williams (reverendo Frank), Mandy Moore (Sadie Jones), John Krasinski (Ben Murphy), Eric Christian Olsen (Carlisle), Christine Taylor (Lindsey Jones), Josh Flitter (chico del coro), DeRay Davis (Joel), Peter Strauss (Sr. Jones), Roxanne Hart (Sra. Jones), Angela Kinsey (Judith).
Guión: Kim Barker, Tim Rasmussen y Vince Di Meglio; basado en un argumento de Kim Barker y Wayne Lloyd.
Producción: Mike Medavoy, Arnold Messer, Nick Osborne y Robert Simonds.
Música: Christophe Beck.
Fotografía:
John Bailey.
Montaje: Kathryn Himoff.
Diseño de producción: Gae Buckley.
Vestuario: Deena Appel.
Estreno en USA: 3 Julio 2007.
Estreno en España:
10 Agosto 2007.

CRÍTICA por Pablo del Moral

  Un frecuente error de los productores y ejecutivos de Hollywood es suponer que un comediante que ha sido gracioso en el pasado será gracioso siempre, en cualquier circunstancia. Robin Williams y su larga filmografía de bodrios y flojas "comedias" es el mejor ejemplo de esa ignorante actitud. En realidad, la aparente espontaneidad de casi cualquier comediante es el resultado de incontables horas de minucioso trabajo desarrollando el material, el estilo, y cuidando cada detalle que afecte a su posible recepción. Williams es indudablemente un hábil comediante y excelente actor, pero su talento no le exime del básico principio que rige cualquier obra cinematográfica: sin un buen libreto como base, no puede esperarse una buena película. En otras palabras, por mucho que le paguen para participar en comedias familiares, de nada servirá si no le respalda un guión sólido que pueda servir como base para los desvaríos de su personalidad. Supongo que "Good morning, Vietnam" (1987) es el ejemplo perfecto: un brillante guión y un buen director que supo moldear el material para adaptarse al frenético estilo de Williams (y viceversa). Pero eso fue hace veinte años, y a lo largo de esas dos décadas hemos visto una y otra vez a este talentoso actor en filmes que parecen decir: no importa si el guión es malo... ¡tenemos a Robin Williams!

 

  "Hasta que el cura nos separe" es el más reciente eslabón en esa cadena de mediocridad, y aunque no es activamente repulsiva (como, por ejemplo "My first wedding"), tampoco merece recomendación, especialmente por el modo como desperdicia su competente elenco. La trama, perfectamente resumida por el póster mismo, se centra en una pareja perfecta: Ben Murphy (John Krasinski) y Sadie Jones (Mandy Moore) han decidido casarse luego de un feliz noviazgo, pero la tradicional familia de la muchacha exige que el matrimonio sea efectuado por el padre Frank (Robin Williams), quien tiene un importante requisito para llevar a cabo la ceremonia: que la pareja pase exitosamente su curso premarital. El curso, desde luego, implica que el irritante sacerdote haga preguntas incómodas, se meta en la vida privada de la pareja y los espíe constantemente (incluso por medios electrónicos) para verificar que se respete su orden de abstinencia sexual. Pero, ante tal presión, Ben y Sadie empiezan a cuestionar su relación y a preguntarse si realmente están destinados a casarse o si será mejor romper el compromiso...

  El director Ken Kwapis y su equipo de marketing le hicieron un gran favor al público poniendo las "mejores" escenas de la película en los anuncios, de modo que quien desee verla puede ahorrarse hora y media simplemente buscando el tráiler en YouTube, evitando de paso el tedio que produce la cinta completa. Pero quienes no acepten esa atractiva oferta tendrán que aguantar noventa minutos de chistes sin gracia y escenas que tratan de ser emotivas sin lograrlo. Cualquiera que haya visto comedias televisivas donde se haya tocado el tema de las bodas (por ejemplo, "Friends"... ¿cuántas bodas hubo en ese programa?) reconocerá fácilmente los mismos rancios chistes, los mismos clichés sentimentales y las mismas forzadas soluciones de última hora que resuelven de forma satisfactoria los conflictos artificialmente generados.

  Hablando de comedias televisivas, vale la pena mencionar que "Hasta que el cura nos separe" tiene entre su personal creativo (incluyendo al director) algunos veteranos de la serie "The office" (imagino que por sugerencia de Krasinski). Irónicamente, el sutil y sofisticado humor de tal serie es totalmente lo opuesto de los burdos y cansados chistes de la película, lo cual es una lástima, pues los pocos momentos que encontré graciosos vienen de esos actores secundarios (¡regla de los tres segundos!) y no de la irritante "estrella".

  Pero no quiero que parezca que estoy atacando injustamente a Robin Williams. Como dije, tiene bastante talento (en su faceta dramática hemos visto muy buenas interpretaciones en las recientes cintas "La memoria de los muertos" y "Voces en la noche"), y no puedo culparle por aceptar papeles estúpidos cuando seguramente cobra muy bien por ellos. La culpa es de los productores que le consideran una solución mágica para añadir humor a guiones flojos que no hacen nada para merecerlo. El resto del elenco pasa sin pena ni gloria. John Krasinski es agradable en su debut cinematográfico como actor principal y, aunque resulta simpático, no sé si tiene el peso y presencia para convertirse en el siguiente Luke Wilson o Ben Stiller (mitad insulto y mitad halago). Por su parte, Mandy Moore es vivaz y atractiva, y afortunadamente ha aprendido mucho como actriz; no es Meryl Streep, pero se nota su mejoría desde sus primeras incursiones en el cine.

  Con su cansino estilo y sus predecibles chistes, este largometraje no ofrece nada interesante o recomendable (con la posible excepción de los outtakes durante los créditos finales), aunque admito que quien esté en el caso de los protagonistas (próximos a casarse o con buenos recuerdos de su boda) podría encontrarla más graciosa... o al menos identificarse con la locura que anticipa una boda. Para el resto de la gente sólo será un foco rojo de advertencia contra las futuras comedias de Robin Williams... o contra el matrimonio. Procedan con precaución.

Calificación:


Imágenes de "Hasta que el cura nos separe" - Copyright © 2007 Warner Bros. Pictures, Village Roadshow Pictures, Robert Simonds Productions y Phoenix Pictures. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Hasta que el cura nos separe"
Añade esta película a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Hasta que el cura nos separe" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Patinazo a la gloria (Blades of glory)     Norbit     Un engaño de lujo (Hors de prix)     Tú la letra, yo la música (Music and lyrics)     ¡Porque lo digo yo! (Because I said so)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad