LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Banda sonora de "Los Simpson: La película"
BSO

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (20)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9



Suscripción a LaButaca.net vía feed

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Actualidad | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


LOS SIMPSON: LA PELÍCULA
(The Simpsons movie)


Dirección: David Silverman.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 87 min.
Género: Animación, comedia.
Doblaje original: Dan Castellaneta (Homer Simpson), Julie Kavner (Marge Simpson), Nancy Cartwright (Bart Simpson), Yeardley Smith (Lisa Simpson), Harry Shearer (Sr. Burns), Hank Azaria (Moe), Marcia Wallace (Edna).
Guión: James L. Brooks, Matt Groening, Mike Reiss, George Meyer, Ian Maxtone-Graham, John Swartzwelder, Matt Selman, David Mirkin, Al Jean, Mike Scully y Jon Vitti; basado en los personajes creados por Matt Groening.
Producción: James L. Brooks, Matt Groening, Al Jean, Richard Sakai y Mike Scully.
Música: Hans Zimmer.
Dirección artística:
Dima Malanitchev.
Estreno en USA: 27 Julio 2007.
Estreno en España: 26 Julio 2007.

CRÍTICA por Albert Meroño Peñuela

  Tras casi veinte años de laboriosa realización, puede uno asegurar, sin temor a equivocarse, que “Los Simpson” han trascendido mucho más allá de lo cabría esperar en 1989 de una serie de dibujos animados. A día de hoy, su sátira mordaz sigue sin traicionar a su aparente inocencia cuando es invocada en cualquier conversación casual a la voz de “¿recordáis aquel capítulo de Los Simpson en que...?”. Dejando de lado el contenido, que ya de por sí puede vanagloriarse de llevar el estandarte occidental de la animación no necesariamente infantil y de haber creado una creciente escuela, con series como “Padre de familia” (1999) o “American Dad!” (2005), cabe resaltar la atípica trayectoria en cuanto al medio audiovisual. El Springfield de Matt Groening se curtió en el formato serie para la pequeña pantalla, respetándolo hasta el momento del estreno de esta “Los Simpson: La película” a excepción de eventuales excursiones al mundo de los videojuegos. El delicado salto a las salas de cine, que debía satisfacer a una audiencia terriblemente exigente –¿cuántas generaciones han sido expuestas con éxito a la continua repetición de capítulos en las cadenas televisivas?– ha configurado un equipo conservador, liderado por David Silverman (director de una veintena de capítulos) y el propio Groening, sin olvidar el staff habitual a cargo de los guiones.

 

  Dado un equipo así, no era realista esperar grandes cambios y sí un capítulo de longitud moderadamente estirada, que es lo que la cinta ha resultado ser. Este hecho exigía un argumento que pudiera mantener la cohesión más allá de los típicos veintidós minutos –sesenta y cinco más, de hecho– sin que se hiciera extraño que el idilio que pasaran Bart, Homer, Moe o cualquier otro durara inusualmente demasiado. Así, se ha apostado por el protagonismo de Homer, indiscutible insignia de esta franquicia, que esta vez pone en peligro a todo Springfield tras hacerse con una mascota un tanto extraña. Este acontecimiento evoluciona en una catástrofe de enormes proporciones, de la que toman protagonismo todos los habitantes del pueblo, haciendo el homenaje justamente equitativo, aunque escueto si tenemos a alguien –a parte de Homer– como claro favorito, pues no se le puede conceder a cada uno más que medio minuto de protagonismo.

  Esta primera parte es, sin duda, la de mayor éxito de la realización de Silverman y Groening. Abierta con el violento show de "Rasca y pica" –esta vez elevado a la enésima potencia– y la crítica de Homer a todo el público y, por ende, a sí mismo (recuerden cómo gusta Groening del humilde uso de este recurso), todos los elementos tradicionales –retorcimientos de pescuezo, banda de rock invitada, estrellas de cine en el punto de mira de la crítica salvaje– se mezclan con algunos nuevos –pantallazos en negro con texto desconcertante, dardos envenenados a la Fox a modo de subtítulo, aparente censura a la carrera de monopatín al natural de Bart– para crear ese capítulo de ensueño que, aunque en sus primeros compases le cuesta arrancar, termina floreciendo entre excrementos de cerdo y sublevaciones populares. La absurdidad que desemboca en crisis es quizá el paradigma más representativo de la familia Simpson y, en esta adaptación, se ha respetado con creces.

  De hecho, el devenir se hace tan indistinguible de un capítulo al uso que cualquiera olvidaría que se encuentra en el cine. Sin embargo, las consecuencias de la transformación peliculera se hacen notar muchísimo más en su segundo tramo, donde se evapora la sensación de cotidianidad y es sustituida por la trascendencia, algo que nunca antes se había pretendido. Hasta la conclusión, las actuaciones de la familia Simpson se hacen inusualmente dramáticas e incluso heroicas, al más puro estilo hollywoodiense. A pesar de esto, poco o nada puede fiarse uno de las verdaderas intenciones de Groening con su creación más preciada: su crítica pura, que dispara a tajo y destajo en todas direcciones y no suele dejar títere con cabeza –tampoco en esta obra, que salpica incluso al presidente–, no deja distinguir a este segmento entre una historieta fácil de digerir para casi todos los públicos, o un nuevo disparo hacia la industria cinematográfica, lo que volvería a posicionar a Groening en el papel de humilde víctima que clava sonoros puñales por la espalda.

  Con todo, el salto al celuloide se ha hecho con todas las implicaciones de producción, lo que ha dotado al equipo de animación de mayores recursos para hacer un Springfield más sofisticado gracias a la animación por ordenador. Pero, ante todo, no se ha permitido a ningún tecnicismo ocupar lugares prohibidos: cualquiera que se haya hecho un par de sesiones simpsonianas sabe que lo importante son esos picantes gags, rápidos y directos, bien esparcidos durante casi todo el metraje aunque a veces eclipsados por aquellos dedicados a los niños, que obviamente no podían desaparecer por tratarse de algo igualmente esencial. Todo este combinado, a veces reciclado, de personajes, circunstancias y estupideces sólo al alcance de Homer Simpson resulta en un corto –y algo más corto no le hubiera hecho ningún mal largometraje más que satisfactorio, capaz de saciar la sed de tinta amarilla de casi todos los espectadores simpatizantes, y darle un merecido homenaje al fenómeno. Acérrimos, fanboys, puristas y demás preferirán, obviamente y como casi siempre ocurre, un buen par de aquellos viejos capítulos, que no por haberse visto siete u ocho veces van a ser privados de una más... o las que se tercien.

Calificación:


Imágenes de "Los Simpson: La película" - Copyright © 2007 20th Century Fox y Gracie Films. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Los Simpson: La película"
Añade "Los Simpson: La película" a tus películas favoritas
Opina sobre "Los Simpson: La película" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Los Simpson: La película" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Descubriendo a los Robinsons (Meet the Robinsons)     Ratónpolis (Flushed away)     Colegas en el bosque (Open season)     El corral: Una fiesta muy bestia (Barnyard: The original party animals)     Shrek Tercero (Shrek the Third)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad