LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 


Compras de cine  

Novela "No es país para viejos" (Cormac McCarthy)

NOVELA

 
 
 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (14)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


NO ES PAÍS PARA VIEJOS
(No country for old men)


Dirección: Ethan Coen y Joel Coen.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 122 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Tommy Lee Jones (sheriff Bell), Javier Bardem (Anton Chigurh), Josh Brolin (Llewelyn Moss), Woody Harrelson (Carson Wells), Garrett Dillahunt (agente Wendell), Kelly Macdonald (Carla Jean Moss), Tess Harper (Loretta Bell).
Guión: Joel Coen y Ethan Coen; basado en la novela homónima de Cormac McCarthy.
Producción: Joel Coen, Ethan Coen y Scott Rudin.
Música: Carter Burwell.
Fotografía:
Roger Deakins.
Montaje: Roderick Jaynes.
Diseño de producción: Jess Gonchor.
Vestuario: Mary Zophres.
Estreno en USA: 21 Noviembre 2007.
Estreno en España:
8 Febrero 2008.

CRÍTICA por Miguel A. Delgado

  Esta película, sin lugar a dudas, es la más revolucionaria de toda la filmografía de los Coen, desde que en aquel ya lejano 1984 irrumpieran con la mítica “Sangre fácil”. Y lo es porque, por primera vez, no hay revisión, no hay ironía, no hay juego con las reglas de los géneros. Si “Fargo” no dejaba de ser una genial y estupenda impostación (empezando por la falsa declaración de estar basada en hechos reales), en la que los dos hermanos no terminaban de tomarse en serio el cine negro, en “No es país para viejos” ha desaparecido cualquier visión más o menos alternativa: todo está contado en serio, y bien en serio, hasta el punto de que la cinta se convierte en la menos reconocible estilísticamente de los autores de “Muerte entre las flores”.

 

  Lo cierto es que, en cierto modo, la novela es la antítesis del universo coeniano: en el libro, Cormac McCarthy traza un paisaje a medio camino del western y la novela negra, donde la muerte acecha sin adorno a cada personaje, y donde la prosa fluye desnuda, sin un gramo de grasa, sin vericuetos estilísticos ni excesos. Y con una estructura, además, frustrante, que niega al lector escenas que en otras obras serían claves pero que al autor no le importan, porque él lo que capta es un mundo que se viene abajo, sin principios, ahogado en una violencia sin sentido ante la que los tres personajes principales (el sheriff Bell, Llewelyn Moss y el asesino profesional Anton Chigurh) se revelan anacrónicos, porque los tres, a su modo, tienen principios y se rigen por ellos.

  Y lo sorprendente es que, en su traslación fílmica, los Coen han respetado punto por punto el universo de McCarthy, levantando una cinta desoladora, donde las imágenes parecen haber sido tejidas por la prosa del autor de “La carretera”, y que para muchos espectadores resultará demasiado árida, porque no hay grandes agarraderas: no hay un verdadero héroe, no hay acción al estilo palomitero, y el ritmo es el de una cadencia que termina asfixiando a los mismos personajes, arrastrados por una narración que desemboca en una confusión que es la misma en la que viven, en medio de un mundo que resulta difícil de entender. No deja de resultar paradójico que el abrigo de los Oscar®, en realidad, pueda ser un arma de doble filo contra esta película, cuando muchos espectadores se acerquen a las salas buscando algo muy diferente de lo que ésta da: una vez más, los Coen no hacen ninguna concesión a la comercialidad, y por eso les ha salido la que, desde luego, es una de sus cintas más desoladoras y, a la vez, hermosas.

  Escribir algo sobre la interpretación de Javier Bardem como Anton Chigurh sería ya casi reiterativo, porque logra dar humanidad (una humanidad terrible, es cierto, pero humanidad al fin y al cabo) a un personaje que corre el peligro de deslizarse al estereotipo. Pero sería igualmente injusto no hablar del resto del reparto, con un Josh Brolin (Moss) que está definiendo su propia imagen para teñir, incluso, de una apenas insinuada y ruda ternura a su personaje; y de un Tommy Lee Jones (el sheriff Bell) que se ha ganado a pulso el derecho a ser considerado como uno de los grandes, la encarnación del mundo ordenado que definitivamente se va al garete y que asiste, entre desbordado e impotente, a su desaparición. Los tres miran y no entienden, y entre tanto se matan, mueren o desaparecen, porque en realidad es lo único que cabe hacer, aunque en realidad ninguno de los tres pueda explicar por qué tiene que ser así. Pero lo es, y pensarlo poco importa; lo dijo McCarthy, lo subrayan los Coen.

Calificación:


Imágenes de "No es país para viejos" - Copyright © 2007 Paramount Vantage, Miramax Films y Scott Rudin Productions. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Página principal de "No es país para viejos"
Añade "No es país para viejos" a tus películas favoritas
Opina sobre "No es país para viejos" en nuestro blog
Recomienda "No es país para viejos" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

En el valle de Elah (In the valley of Elah)     Los crímenes de Oxford     American gangster     El espía (Breach)     La sombra del reino (The kingdom)

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad