LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 


Compras de cine  

Novela "No es país para viejos" (Cormac McCarthy)

NOVELA

 
 
 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (14)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


NO ES PAÍS PARA VIEJOS
(No country for old men)


Dirección: Ethan Coen y Joel Coen.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 122 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Tommy Lee Jones (sheriff Bell), Javier Bardem (Anton Chigurh), Josh Brolin (Llewelyn Moss), Woody Harrelson (Carson Wells), Garrett Dillahunt (agente Wendell), Kelly Macdonald (Carla Jean Moss), Tess Harper (Loretta Bell).
Guión: Joel Coen y Ethan Coen; basado en la novela homónima de Cormac McCarthy.
Producción: Joel Coen, Ethan Coen y Scott Rudin.
Música: Carter Burwell.
Fotografía:
Roger Deakins.
Montaje: Roderick Jaynes.
Diseño de producción: Jess Gonchor.
Vestuario: Mary Zophres.
Estreno en USA: 21 Noviembre 2007.
Estreno en España:
8 Febrero 2008.

CRÍTICA por Miguel Laviña Guallart

Otro ilustre malvado

  Desde su aplaudido paso por el pasado Festival de Cannes hasta su estreno en nuestras salas, han pasado los suficientes meses —demasiados— como para que se haya inflado la expectación por ver “No es país para viejos”, atención creciente que ha ido de la mano al repertorio de premios que este último trabajo de los hermanos Coen ha recibido, al igual que, por la parte que nos toca, Javier Bardem. Una hábil estrategia de la distribución que decide estrenar ahora que las candidaturas a los Oscars® están conseguidas, y antes de que el globo, tal vez, pueda deshincharse. De cualquier forma, pese a las arbitrarias decisiones que a menudo sufre el espectador, la espera ha valido la pena. Y no sólo por la llegada de este potente film, sino porque trae consigo la vuelta de los directores en su mejor forma, su propuesta más interesante de los últimos años, tal vez desde la celebrada “Fargo”.

 

  A lo largo de algo más de dos décadas, desde que se dieron a conocer a mediados de los 80, Joel y Ethan Coen han mostrado cierta dispersión en la concepción de sus proyectos, una tendencia a aunar, reinterpretar e incluso homenajear géneros; capaces de estimables obras —la divertida “Arizona baby” o “Muerte entre las flores”— y de otras cintas sobre las que flota cierta vacuidad, que hace que se olviden con la misma facilidad que se consumen —la banalidad arrastra a títulos como “El gran salto” u "O brother!". Hay quienes incluso podemos pensar que cruzarse por el camino con el seductor George Clooney, siempre dispuesto a aliarse con directores de talento, no le ha sentado demasiado bien a sus carreras —aunque ellos, al parecer, no deben pensar lo mismo: ya hay próxima comedia con el avispado actor-director-productor—.

  Vuelven con “No es país para viejos” a un terreno ya pulsado en anteriores aproximaciones, el Medio Oeste americano, adaptando una novela de Cormac McCarthy del mismo nombre, autor considerado como una de las principales voces de estas tierras fronterizas, unos inmensos parajes de la llamada América profunda reflejados durante años en miles y miles de metros de celuloide. Los realizadores recogen la resonancia de este desierto inclemente, el viento constante, un paisaje baldío de carreteras polvorientas pero dotado de una extraña belleza. Este espacio se erige en un elemento fundamental del relato, visto a través de la nostalgia por un mundo cambiante que representa un sheriff en el ocaso de su carrera, al que da vida el excelente Tommy Lee Jones. Y se sitúa, además, en un momento que tal vez no sea fortuito, 1980, fecha en la que el western crepuscular “La puerta del cielo” de Michael Cimino se hundía, indicando que estas tierras ya no estaban hechas para héroes; la épica ha terminado para dejar paso a tragedias tan prosaicas como en la que se ven envueltos estos personajes en torno a un botín del narcotráfico —propio de “delincuentes y drogas”, tal y como dice un cansado policía de la frontera—.

  El paisaje tejano se convierte en el elemento integrador de una narración eminentemente visual, sofocantemente física, en la que a diferencia de otros largometrajes “contados”, el diálogo —se mantiene el justo— es reemplazado en este estilizado film por un extraordinario ejercicio de reconstrucción que encaja las persecuciones paralelas de los tres protagonistas, donde cada plano es elocuente y el montaje logra un verdadero diálogo de las imágenes. Hay quienes señalan que el cine actual sigue de forma constante e infatigable a los personajes, que la cámara no descansa en este acoso, y que se ha perdido el gusto —y la pericia— por las elipsis. Aquí están los Coen para hacer uso de este recurso de manera formidable, para hacer avanzar lo narrado y dejar fuera algunos fragmentos que habrían sido difícilmente soportables.

  De esta forma consiguen un relato estructurado, vigoroso, capaz de una tensión creciente abocada a la tragedia, en el que la huida de estos personajes adquiere el sentido de lo inevitable, donde la violencia se convierte en una ceremonia. Y este uso primario del lenguaje fílmico, la simple imagen en la pantalla, se apoya en buena medida en la labor de los intérpretes, unos rostros capaces de sustituir líneas y líneas de diálogo. Tommy Lee Jones encarna el temperamento circunspecto de esas tierras en un papel que se añade a la galería de sus memorables trabajos, al igual que un muy ajustado Josh Brolin. Y por supuesto, poco hay que añadir sobre la intervención de altura de Javier Bardem que no se haya escrito reiteradamente este tiempo, un personaje que superará al actor y se convertirá en un referente del género. Es necesario señalar también un sólido plantel de secundarios —muchas veces, éstos son la verdadera grandeza de un film— que tienen la virtud de parecer salidos de lo más recóndito de Texas que seamos capaces de imaginar.

  Si algo se le puede objetar a “No es país para viejos” es que, al igual que en otros de sus largometrajes, los Coen dejan la sensación de no haber cerrado del todo el relato, de haber podido ir más allá, de quedarse casi al final del camino; situación que, es curioso, puede reflejar su propia realidad personal a mitad de trayecto, su prolongado vaivén entre el cine independiente y el comercial. De cualquier forma, la inquietante atmósfera de ese universo tejano que se acaba, el poderío visual, el sentido fatalista y el trabajo de los intérpretes, sitúan de nuevo el nivel a la altura de sus primeros obras, y supone un más que alentador reencuentro.

Calificación:


Imágenes de "No es país para viejos" - Copyright © 2007 Paramount Vantage, Miramax Films y Scott Rudin Productions. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Página principal de "No es país para viejos"
Añade "No es país para viejos" a tus películas favoritas
Opina sobre "No es país para viejos" en nuestro blog
Recomienda "No es país para viejos" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

En el valle de Elah (In the valley of Elah)     Los crímenes de Oxford     American gangster     El espía (Breach)     La sombra del reino (The kingdom)

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad