LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Banda sonora de "Sin reservas"
BSO

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (25)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9



Suscripción a LaButaca.net vía feed

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Actualidad | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


SIN RESERVAS
(No reservations)


Dirección: Scott Hicks.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 105 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Catherine Zeta-Jones (Kate Armstrong), Aaron Eckhart (Nick Palmer), Abigail Breslin (Zoe), Patricia Clarkson (Paula), Jenny Wade (Leah), Bob Balaban (terapeuta), Brian F. O'Byrne (Sean), Lily Rabe (Bernadette), Eric Silver (John), Arija Bareikis (Christine), John McMartin (Sr. Peterson).
Guión: Carol Fuchs; basado en el guión de la película "Deliciosa Martha" (2001) de Sandra Nettelbeck.
Producción: Kerry Heysen y Sergio Agüero.
Música: Philip Glass.
Fotografía:
Stuart Dryburgh.
Montaje: Pip Karmel.
Diseño de producción: Barbara Ling.
Vestuario: Melissa Toth.
Estreno en USA: 27 Julio 2007.
Estreno en España: 21 Septiembre 2007.

CRÍTICA por Leandro Marques

Una comida no tiene el mismo sabor sin condimentos

  La combinación exacta de sofisticación y simpleza suele conducir, según los entendidos en cocina, a los resultados más deliciosos, a los platos más exquisitos. En la búsqueda de éxtasis para el paladar, y más allá de la cuota de talento e instinto propios de quien cocina, el camino no tiene secretos ocultos: debe incluir las cantidades precisas de sabores y aromas, y debe lograr su complemento en perfecta armonía. Sin abarrotar la esencia genuina del sabor pretendido pero tratando de impedir que las comidas luzcan desabridas e insulsas. En el cine sucede algo parecido: requiere que cada uno de sus componentes –técnicos, estéticos, narrativos– se entrelace armónicamente para dejar que la obra se desarrolle con fluidez y naturalidad, sin excesivas pretensiones pero con la sustancia necesaria.

 

  Si hay algo que funciona en orden en Nueva York, seguramente sea la cocina del importante restaurante que maneja Kate, la obstinada y talentosa chef interpretada por Catherine Zeta-Jones en “Sin reservas”, la presente cinta de Scott Hicks. Ella, Kate, es rígida, extremadamente seria y antipática, pero sin duda sabe cocinar y, sobre todo, cómo organizar la dinámica de trabajo en una cocina solicitada. Sin embargo, en una prueba más que da el cine acerca del carácter ilusorio y precario de toda idea de control, un hecho inesperado producirá en la vida de la protagonista el desmoronamiento en cadena de muchas de las certezas a las que se aferraba para no sufrir sobresaltos ni demasiadas emociones tampoco.

  La narración se desarrolla en un tono parsimonioso. Avanza lentamente situándose como testigo en primera fila de la nueva escenografía en la vida del personaje central, que de un día para otro se ha tenido que convertir, por el fallecimiento de su hermana, en una especie de madre de su pequeña sobrina. Frente a esta situación trágica, el guión pareciera paralizarse. Tal vez por tratarse de un panorama ya muchas veces observado en el cine, da la impresión de que la historia, en lugar de avanzar, se sucede queriendo evitar todos los estereotipos y lugares comunes posibles. Así, como evita profundizar en la tristeza de la niña o en el desconcierto de la tía, tampoco ofrece la alternativa de una mirada posicionada desde el humor, ni desde la tensión dramática.

  Casi inevitablemente, el relato incorpora a un personaje masculino (Aaron Eckhart). Es un nuevo asistente de la chef que en un principio amenazará el lugar de poder y pertenencia con que la protagonista se vinculaba a su trabajo. Pero que no mucho tiempo después, por su simpatía, filosofía y encantos, la hará sucumbir en las mágicas redes del amor. A medida que los sucesos de la trama se desarrollan, que lo previsible anula lo sorpresivo, ese tono parsimonioso y paciente deja de parecer una propuesta narrativa del relato: más que eso, se lo percibe como el agónico recurso utilizado para disimular la escasez de ideas y la falta de elementos fuertes y profundos necesarios para sostener todo argumento cinematográfico. “Sin reservas”, en definitiva, pareciera casi un film impersonal y por lo tanto intrascendente, que no se arriesga a comunicar una idea con firmeza, que carece de audacia para ofrecer una mirada del mundo, y que tampoco propone demasiadas alternativas estéticas ni recursos técnicos para aprovechar las infinitas posibilidades del cine como lenguaje artístico.

  A favor del film puede decirse que construye con corrección su estructura de verosimilitud. Los sucesos de la trama se presentan de forma creíble, a pesar de algunos detalles que lucen algo forzados. Incluso es posible afirmar que se trata de una cinta medianamente entretenida, con un buen potencial que no se logró materializar. Además, vuelve a destacarse Abigail Breslin, la chiquita que se había lucido en "Pequeña Miss Sunshine". Y como suele ocurrir con toda película que aborda la temática del arte culinario, es recomendable verla con la panza llena para no sufrir con la numerosa serie de manjares que desfilan en pantalla.

  Las posibilidades son infinitas. Los caminos a elegir también. Hay muchos ejemplos de cintas conmovedoras e inolvidables en las que a simple vista no sucede nada. Hay muchos otros ejemplos de largometrajes bochornosos, a pesar de contar con tramas complejas y recargadas de giros. Las principales falencias de “Sin reservas” no tienen que ver con la forma que adopta la trama. Sí es posible de cuestionar por su falta de mayores riesgos narrativos, la indecisión para explotar y explorar sus potencialidades (la construcción del vínculo tía-sobrina, la historia de amor, la soledad, la conflictiva relación entre la protagonista y su trabajo), la inseguridad por apostar a un tono específico para narrar la historia. La cinta se puede percibir como atada a sus propias dudas, como si el director –tal vez por lo dicho: su intención de esquivar estereotipos y lugares comunes– no hubiera encontrado nunca la manera de hacer fluir el guión con naturalidad, de darle otro vuelo a la historia. Como conclusión final, el resultado es insípido, tanto como el que podría obtenerse de una comida con muchos ingredientes y pocos condimentos: llena la panza pero no deleita.

Calificación:


Imágenes de "Sin reservas" - Copyright © 2007 Castle Rock Entertainment y Village Roadshow Pictures. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Sin reservas"
Añade "Sin reservas" a tus películas favoritas
Opina sobre "Sin reservas" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Sin reservas" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Os declaro marido y marido (I now pronounce you Chuck & Larry)     Amor y otros desastres (Love and other disasters)     Lucky you     Ellas & ellos (Trust the man)     Entre mujeres (In the land of women)

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad