LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 


Compras de cine  

Libro "La escafandra y la mariposa" (Jean-Domninique Bauby)

LIBRO

 
 
 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (19)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


LA ESCAFANDRA Y LA MARIPOSA
(Le scaphandre et le papillon)


Dirección: Julian Schnabel.
País:
Francia.
Año: 2007.
Duración: 112 min.
Género: Biopic, drama.
Interpretación: Mathieu Amalric (Jean-Dominique Bauby), Emmanuelle Seigner (Céline Desmoulin), Marie-Josée Croze (Henriette Durand), Anne Consigny (Claude), Patrick Chesnais (doctor Lepage), Niels Arestrup (Roussin), Olatz Lopez Garmendia (Marie Lopez), Jean-Pierre Cassel (Lucien), Marina Hands (Joséphine), Max Von Sydow (Papinou), Isaach de Bankolé (Laurent), Emma de Caunes (Eugenia).
Guión: Ronald Harwood; basado en el libro "La escafandra y la mariposa" de Jean-Dominique Bauby.
Producción: Kathleen Kennedy y Jon Kilik.
Música: Paul Cantelon.
Fotografía:
Janusz Kaminski.
Montaje: Juliette Welfing.
Diseño de producción: Michel Eric y Laurent Ott.
Vestuario: Olivier Beriot.
Estreno en Francia: 23 Mayo 2007.
Estreno en España: 1 Febrero 2008.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Alas para volar

  Hay vidas que merecen ser llevadas a la pantalla porque, entre otras cosas, encierran un material cinematográfico de primer orden. Es el caso de Jean-Dominique Bauby, redactor jefe de la revista Elle, que en 1985 sufrió una parada cardiovascular que le dejaba totalmente inmovilizado, a excepción de un ojo y de una mente lúcida y fuerte. Sin capacidad de hablar, sólo podía comunicarse con el parpadeo y siguiendo un alfabeto que su cuidadora le iba deletreando y él asintiendo a cada letra. Ardua tarea que no le impidió escribir su autobiografía, “La escafandra y la mariposa”, éxito literario rebosante de sensibilidad y humanidad que recogía esos dos años de “encarcelamiento” en su cuerpo, de lucha por vivir y por sentir emociones reales o imaginadas, rodeado del cariño y atenciones de médicos y enfermeras, de familia y amigos.

 

  El neoyorquino Julian Schnabel leyó el libro y no dudó en convertir esas emociones y experiencias en imágenes impactantes. No cabe duda de que lo ha conseguido. Basta con los primeros minutos de la cinta para percibir que el director ha dotado de una fuerza visual inusual a la tremenda historia real, que maneja con maestría todos los resortes cinematográficos, que ha logrado una obra maestra. Se trata de un trabajo muy personal de quien ha sabido dirigir a un equipo espléndido: el guión de Ronald Harwood (“La lista de Schindler” y "Salvar al soldado Ryan") es preciso y equilibrado al no abusar del sentimentalismo dramático ni de los excesos a los que invitaba la obligada subjetividad del protagonista; el montaje de Juliette Welfing permite al espectador viajar de la cruda realidad presente a los dulces recuerdos del pasado, evadirse a un mundo de imaginación en el que sentir la libertad, o vivir la ficción de la novela sobre la venganza de una condesa de Montecristo que inicialmente se proponía escribir; y la fotografía del polaco Janusz Kaminski ("El pianista") sabe dar a cada una de esas realidades un tratamiento diferente y suscitar emociones en unos ambientes tan fríos como dolorosos.

  Con esta tarjeta de presentación —el reparto no desmerece en absoluto, con magníficas interpretaciones de todas las actrices, un esforzado trabajo del francés Mathieu Amalric, o el gran Max Von Sydow dando peso humano a su personaje—, no es casualidad que los Oscar® les esperen en las candidaturas de mejor director (Schnabel ya se llevó la Palma del pasado Cannes, y los Globos de Oro a mejor director y mejor película de habla no inglesa), guión adaptado, montaje y fotografía. Y aunque no esté nominada, es justo también destacar la música de Paul Cantelon, que trae aires de libertad cuando suena su banda sonora en esa playa desierta o mientras el inválido pasea en su imaginación por las calles de Lourdes al anochecer.

  El director de "Antes que anochezca" asume el riesgo de adoptar el punto de vista de Jean-Dominique para narrar su propia historia, en su intento de dar a la cinta la mayor fuerza dramática posible y también de apropiarse de su propia sensibilidad. Busca la empatía con ese “cautivo” que aprende a ver y oír en su interior, y por eso se sirve de la cámara subjetiva y de los primerísimos planos que entran en su reducido campo de visión: una planificación cerrada que, unida a un desenfoque fotográfico y a un excelente empleo del sonido, generan una inquietud y sentimiento que contagian al espectador. Especialmente los primeros momentos, tras despertar del coma y ser atendido por el médico, la fisioterapeuta o la logopeda, son de una intensidad y angustia increíbles, entre el desconcierto y el aturdimiento emocional, al comprobar que su pensamiento no se traduce en palabras y que todo se reduce a un monólogo interior que le aísla del entorno (pero que el público escucha sobrecogido).

  Escena impactante e inolvidable, pero que no será la única, que Schnabel sabe oxigenar adecuadamente con algunos momentos de fina comicidad —con sarcásticos pensamientos replicando los comentarios de médicos y durante la visita de su amigo negro, o ante los técnicos de telefonía— y con otros de indudable ternura y emoción incómoda —con su “traductora literaria” o con su ex-mujer durante la conversación telefónica de la amante de Jean-Dominique que ella debe interpretarle—. Cine de primer orden que sabe ser sutil y no subrayar las poéticas metáforas que hablan del sentido de superación personal en la adversidad o de esa libertad interior que encuentra en la parálisis y el aislamiento: afectividad, memoria e imaginación que dan humanidad a un cuerpo en estado vegetal y sentido al dolor y al sacrificio, que son a la vez escafandra y mariposa para hundirse y volar juntos, como dice una de las mujeres que le atienden (verdaderos “ángeles de compasión”, como ha declarado Schnabel); o esos glaciares que se han derrumbado como su vida, para en los planos finales reconstruirse en un “efecto moviola” mientras pasan los títulos de crédito; o esas imágenes del mar y de la playa solitaria, o del buzo hundiéndose con su pesado traje submarino...

  El polifacético artista Schnabel consigue una obra maestra gracias a la perfecta y original integración de los distintos elementos cinematográficos, con enorme libertad creativa y una mirada llena de humanismo y vitalidad que dan profundidad a una dura pero entrañable y conmovedora historia de amor y dolor. Entre lo realista y lo onírico, entre lo lírico y lo trágico, nos deja una obra más profunda y equilibrada que las firmadas por Dalton Trumbo en “Johnny cogió su fusil” o Alejandro Amenábar en "Mar adentro" al tratar similares circunstancias. La suya es una valiente apuesta por la vida disminuida y los cuidados paliativos a partir del calvario del periodista francés, que se adentra con intimismo poético y sin tremendismo morboso en la enfermedad, y que sabe tratarlo con eficacia narrativa y visual.

Calificación:


Imágenes de "La escafandra y la mariposa" - Copyright © 2007 Pathé Renn Production, France 3 Cinéma y CRRAV Nord-Pas de Calais. Fotos por Etienne George. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La escafandra y la mariposa"
Añade "La escafandra y la mariposa" a tus películas favoritas
Opina sobre "La escafandra y la mariposa" en nuestro blog
Recomienda "La escafandra y la mariposa" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Sehnsucht (Nostalgia) (Sehnsucht)     El Prado de las Estrellas     XXY     This is England     Interview

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad