LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Actualidad | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


VITUS


Dirección: Fredi M. Murer.
País:
Suiza.
Año: 2006.
Duración: 120 min.
Género: Drama.
Interpretación: Fabrizio Borsani (Vitus con 6 años), Teo Gheorghiu (Vitus con 12 años), Bruno Ganz (abuelo), Julika Jenkins (Helen Von Holzen), Urs Jucker (Leo Von Holzen), Eleni Haupt (Luisa), Kristina Lykowa (Isabel con 12 años), Tamara Scarpellini (Isabel con 19 años), Daniel Rohr (Hoffman Jr.), Norbert Schwientek (Sr. Hoffman), Heidy Forster (Gina Fois).
Guión: Peter Luisi, Fredi M. Murer y Lukas B. Suter.
Producción: Christian Davi, Christof Neracher y Fredi M. Murer.
Música: Mario Beretta.
Fotografía:
Pio Corradi.
Montaje: Myriam Flury.
Dirección artística: Susanne Jauch.
Vestuario: Sabine Murer.
Estreno en Suiza: 2 Febrero 2006.
Estreno en España: 5 Octubre 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Alas para volar

  No hay nada como ser normal. Si no, que se lo pregunten a Vitus, un niño prodigio que a los seis años es ya un virtuoso del piano y que tiene un coeficiente intelectual muy superior a la media, lo que le augura un insospechado futuro. Su padre, un ingeniero-inventor, y sobre todo su madre son conscientes de ello y se esfuerzan por proteger y encauzar tan sorprendente talento, sin pararse a considerar los sueños que el niño tiene o la soledad en que vive. Será su abuelo, un anciano cariñoso que siempre quiso ser piloto, quien sea realmente su amigo y confidente, quien le fabrique las alas para volar y quien le enseñe que hay que desprenderse de algo para llegar a ser libre.

 

  No es la primera vez que el cine se acerca a la problemática del niño superdotado y su falta de adaptación social, ya presente en cintas como “En busca de Bobby Fischer” o “El pequeño Tate”. De fondo, se advierte una cultura enfermiza que busca ciegamente el éxito y el triunfo, la fama y el progreso socio-económico, cuando no el poder a cualquier precio. En tal espiral de posibilidades y reconocimientos, incluso unos buenos y sacrificados padres pierden el norte para conducir al hijo hacia caminos de felicidad, y acaban siendo quienes le presionan y empujan hacia un “parque zoológico” de curiosos especimenes (padres nunca retratados de manera maniquea ni despiadada, y de interpretación notable y contenida). Afortunadamente, nuestro Vitus tiene a su lado a un entrañable abuelo con quien se entiende a las mil maravillas, siempre con tiempo para charlar y nunca con agobios ni sermones para hacer tal o cual cosa. Él le enseña a disfrutar de las cosas sencillas de la vida, a encontrar su estrella y seguirla, a despegar del suelo y ser libre aunque ello entrañe riesgos o suponga lanzar al viento su sombrero.

  Las relaciones entre ambos, llenas de afecto y complicidad, arman una cinta que camina por terrenos del melodrama y apunta hacia la tragedia, con momentos de intensa pero contenida emotividad. El veterano Bruno Ganz –magistral en un papel en las antípodas de "El hundimiento", lo que habla de su versatilidad– hace que los dos jóvenes actores que encarnan a Vitus se sientan a gusto en su compañía, y obtiene de ellos las escenas de mayor calado humano y de una sorprendente naturalidad. El carácter despierto del pequeño Fabrizio Borsani y sus grandes ojos dan vida al Vitus de seis años, unas veces locuaz e interesado por todo, otras silencioso y enigmático como si su cerebro funcionase a mil revoluciones por senderos desconocidos. Por su parte, el virtuosismo al piano de Teo Gheorghiu –de doce años y con importantes premios internacionales en la vida real–, y su sorprendente desparpajo para moverse ante la cámara arrancan momentos de lograda empatía con el espectador.

  Sin entrar al desarrollo de una historia salpicada de giros inesperados, cada uno de los niños viene a dividir el film en dos partes diferenciadas: la primera, más dramática e intimista, en un clima de admiración y dilema educativo por parte paterna; la segunda, más narrativa, donde Vitus coge todo el protagonismo y también las riendas de la vida. Entre ellas, el deseo de un niño que quiere seguir siendo niño y poder andar en bici con su amigo, que desea tocar el piano por amor a la música y no "por mamá", que quiere volar como Ícaro o construir una maqueta de avión con su abuelo. La puesta en escena de Fredi M. Murer es clásica y convencional, sólo con algunas imágenes de vídeo doméstico que nos llevan a un pasado familiar, con una narrativa que comienza invitando al espectador a adoptar una postura más contemplativa-reflexiva y con algún apunte de cómico, y que en su parte final se precipita hacia un desenlace que cierre la historia y la redondee. Quizá la subtrama romántica y la financiera-fantasmagórica del Dr. Wolf en la segunda mitad desvirtúen en su complacencia una historia que hasta entonces se encaminaba por terrenos realistas, y que desde el accidente se decanta por el cuento moral o fantástico-infantil. Pierde verosimilitud pero gana eficacia en su propósito de convertirse en un canto al respeto de la infancia y de la libertad, razón por la que también echa mano de abundantes elementos metafóricos, como el propio murciélago o los aparatos auditivos que el padre de Vitus inventa.

  Por eso, habrá quien piense que le sobra metraje y alguna que otra salida rocambolesca e increíble como esos juegos bursátiles, y quizá no le falte razón; pero parece que el director ha querido apuntalar así su película con una crítica velada a ese "juego de los mayores", cegados por el afán de dinero y olvidados del placer de la familia. En cualquier caso, el espectador disfrutará con un genio encantador que, a pesar de su excentricidad y aspecto "trajeado", no pierde su alma infantil; y especialmente gustará esta película a los amantes de la música clásica –auténtica exhibición de Gheorghiu, con una asombrosa agilidad de manos– y también a quienes estén interesados en un cine centrado en los aspectos educativos.

Calificación:


Imágenes de "Vitus" - Copyright © 2006 FMM, Hugofilm y Vitusfilm. Distribuida en España por Sherlock Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Vitus"
Añade "Vitus" a tus películas favoritas
Opina sobre "Vitus" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Vitus" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

¿Y tú quién eres?     Qué tan lejos     La influencia     Half Nelson     El fin de la inocencia (Twelve and holding)

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad