LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (15)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


CARAMEL


Dirección: Nadine Labaki.
Países:
Francia y Líbano.
Año: 2007.
Duración: 96 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Nadine Labaki (Layale), Yasmine Al Masri (Nisrine), Joanna Moukarzel (Rima), Gisèle Aouad (Jamale), Adel Karam (Youssef), Siham Haddad (Rose), Aziza Semaan (Lili), Fatme Safa (Siham), Dimitri Stancofski (Charles), Fadia Stella (Christine), Ismail Antar (Bassam).
Guión: Nadine Labaki, Jihad Hojeily y Rodney Al Haddad.
Producción: Anne-Dominique Toussaint.
Música: Khaled Mouzanar.
Fotografía:
Yves Sehnaoui.
Montaje: Laure Gardette.
Diseño de producción: Cynthia Zahar.
Vestuario: Caroline Labaki.
Estreno en Francia: 15 Agosto 2007.
Estreno en España: 18 Enero 2008.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Mujeres al borde de un ataque de (des)amor

  Estuvo en Cannes y en San Sebastián, y dejó buen sabor de boca entre el público. Al menos, dejó un sabor dulce y fresco, esperanzado acerca del cine que se puede esperar de esta joven realizadora libanesa, que aquí se acerca al universo femenino a través de un retrato coral. Nadine Labaki es todo en la película, y por eso podríamos decir que la cinta es la mirada personal de su directora-guionista-actriz, que quiere mostrar la otra cara de su país, la que se distancia del rigorismo de una tradición multicultural para abrirse con unas nuevas generaciones que se asemejan a las de cualquier otro lugar. Tras esa mirada localista libanesa emerge y triunfa la propia de una mujer, que siente y padece la necesidad de querer y ser querida, con independencia de su cultura, religión o nivel económico. El enfoque social queda eclipsado por el personal e intimista, y el film se convierte en una galería de situaciones melodramáticas de lo más variopinta y dibujada sobre el guión.

 

  Todo sucede en el microcosmos de un salón de belleza de Beirut. Allí están mujeres que cortan y peinan el pelo a sus clientas, les hacen la manicura o les ayudan en la depilación siguiendo el método del caramelo —de ahí el nombre del film—, y con las que charlan en un clima de intimidad sus cuitas y desencantos amorosos. Con sus comentarios y derroteros sentimentales, seguimos a las tres desorientadas peluqueras, a una cliente que se niega a envejecer y a una vecina costurera que cuida abnegadamente de su hermana mayor. La peluquería sirve únicamente de marco local para engarzar las distintas subtramas según una estructura clásica y un final abierto en alguna de ellas. Se aprecia el toque sutil y femenino que su directora da a muchas escenas, lleno de sensibilidad y capacidad para interiorizar los sentimientos, y también su voluntad de dejar espacio al espectador y no remarcarle un desarrollo concreto.

  Vemos cómo Layale sufre la decepción de un amante que no se atreve a romper con su mujer, sus celos al conocer a una esposa que le quiere tanto como ella, y también atisbamos una nueva primavera que se le abre ante sí. Más dura es la historia de Jamale, esa mujer madura y divorciada que se empeña en demostrarse a sí misma y a todos que aún sigue siendo joven, sentimiento que le llevan a situaciones patéticas pero muy dolorosas en el fondo. Nisrine es una joven musulmana que va a casarse, pero que ha ocultado a su novio que está embarazada, con lo que el aborto se ofrece como opción para la boda. La joven de tendencias lésbicas es Rima, que encontrará respuesta en una clienta que echa en falta el afecto del marido. Y la tía Rose será esa señora mayor que ha gastado su vida cuidando a su hermana ahora senil, y a quien se le presenta la ocasión de amar y mirar por su propia felicidad.

  Con esta breve síntesis, el lector apreciará ya la intención y voluntad de Labaki de plasmar una gran variedad de situaciones afectivas en torno a la mujer, tan tópicas como bien retratadas e interpretadas. Pretende sacar a escena temas tan peliagudos como el adulterio, el aborto o la homosexualidad, pero también la necesidad de amar y de afirmarse en la propia identidad, de recomenzar la vida o de permanecer fiel a un camino iniciado, de comprender y de aceptar la vida como viene y también el tiempo que pasa irremediablemente. En ese esquematismo y en esa pretenciosidad, queriendo tocar tantos palos, está su talón de Aquiles, su punto de artificio y de concesión ante un público al que quiere endulzar hasta ganárselo para la causa. ¿Qué causa? La del derecho de la mujer —libanesa en particular— a disponer de su vida, y a la vez la de mostrar cómo su existencia gira, en realidad, siempre «alrededor de los hombres» (según sus propias declaraciones). Pese a esa sensación de “tesis”, las buenas interpretaciones dan frescura a tal artificio de guión y hacen que la película se vea con facilidad y agrado, pues el espectador comprende lo que buscan o desean sus protagonistas, y también sus miedos e incertidumbres.

  Cada uno tendrá su historia preferida: la de Layale tiene mayor desarrollo y resulta más redonda y sentimental, mientras que la de Jamale deja el corazón helado al descubrir una vida destrozada por dentro —la escena en que acude a un casting de interpretación es demoledora, con la cámara que penetra como un bisturí en su interior hasta dejar a la luz su fragilidad—; la de Nisrine es quizá la menos conseguida y la más deshilvanada, y la de Rima la más sugerida y sensual. Puestos a elegir, sin duda el personaje de Rose acaba resultando el más logrado por su contención y expresividad interior, por decir mucho con pocas palabras —espléndida es la secuencia en la que se quita la pintura del rostro, entre lágrimas y resignación ante una cita imposible—; y también es excepcional su contrapunto, la anciana y divertida Lili, un personaje auténtico y único en sus excentricidades y en su sentida reacción de acogida.

  Viendo la película, uno no puede evitar acordarse de Almodóvar y de su cine de mujeres, de sus historias castizas y de su acercamiento a las clases populares, a las vecinas de barrio, a las relaciones nada sofisticadas. Y un poco de todo eso pone Labaki, con su estética de colores vivos y ambientes desenfadados, con sus personajes entrañables de horizontes y conversación limitados, de diálogos sencillos. A la vez, también se trasluce el gusto por los climas de ensoñación romántica y de exotismo cultural, con lo que se evocan películas como la griega "Un toque de canela", en gran parte por sus acordes musicales y su fotografía de tonos cálidos. En definitiva, una película que la directora ha calificado como “de mujeres y para mujeres”, que gustará al espectador goloso y que busque historias íntimas de amor y desamor, con ingredientes un poco dulces y placenteros..., pero ¡ojo!, porque tras el envoltorio acaramelado se encierra un sabor amargo y toda la crudeza de unas mujeres que están al borde de un ataque de (des)amor.

Calificación:


Imágenes de "Caramel" - Copyright © 2007 Les Films des Tournelles, Les Films de Beyrouth, Roissy Films, Sunnyland y Arte France Cinéma. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Caramel"
Añade "Caramel" a tus películas favoritas
Opina sobre "Caramel" en nuestro blog
Recomienda "Caramel" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

La vida interior de Martin Frost (The inner life of Martin Frost)     Mi hermano es hijo único (Mio fratello è figlio unico)     La Luna en botella     Las aventuras amorosas del joven Molière (Molière)     Quiéreme

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad