LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (29)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


BEOWULF


Dirección: Robert Zemeckis.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 113 min.
Género: Animación, drama, fantasía.
Interpretación: Ray Winstone (Beowulf), Anthony Hopkins (rey Hrothgar), John Malkovich (Unferth), Robin Wright Penn (Wealthow), Brendan Gleeson (Wiglaf), Crispin Hellion Glover (Grendel), Alison Lohman (Ursula), Angelina Jolie (madre de Grendel).
Guión: Neil Gaiman y Roger Avary.
Producción: Steve Starkey, Robert Zemeckis y Jack Rapke.
Música: Alan Silvestri.
Fotografía:
Robert Presley.
Montaje: Jeremiah O'Driscoll.
Diseño de producción: Doug Chiang.
Vestuario: Gabriella Pescucci.
Estreno en USA: 16 Noviembre 2007.
Estreno en España:
23 Noviembre 2007.

CRÍTICA por Leandro Marques

Animados por fantasmas sin alma

  Si uno entrara a una sala en la que están proyectando “Beowulf” sin saber de antemano nada sobre ella, podría realizar un recorrido de casi dos horas atravesado por la confusión. Sin duda, detectará desde un principio, este ingenuo espectador, que se trata de una película de animación, con una atmósfera y construcción de los espacios que, a primera vista, le hará pensar si no se trata de una versión completamente computarizada de "El señor de los anillos". Esta hipótesis no se sostendrá demasiado tiempo, dado que son únicamente esos “aires”, y no otra cosa, los que permiten establecer esa leve analogía. Luego, seguramente, encontrará algo familiar en esos rostros animados que protagonizan la historia. Se preguntará si ese rey algo regordete no se parece a Anthony Hopkins, o si ese monstruoso demonio instalado en el cuerpo de una bellísima mujer no luce demasiado similar a Angelina Jolie. La trama seguirá avanzando, aunque inconsistente. En la mente de este espectador, además de la autorrecriminación por no procurarse obtener alguna información sobre la cinta antes de entrar al cine, probablemente le hipnotice otra pregunta: ¿esto, para qué?

 

  “Beowulf” está dirigida por Robert Zemeckis —realizador de la notable saga de “Regreso al futuro”— y se plantea como una obra de animación para adultos. Los recursos utilizados en dicha dirección tienen que ver, aunque no parecen del todo precisados, con la abundancia de violencia, con el uso casi constante de los tonos oscuros en las imágenes para construir (escasas veces con eficacia) una atmósfera tensa e intrigante, y porque apela a una historia sangrienta de mitos, leyendas y demonios. Sin embargo, en estos tiempos en que los límites entre niños y adultos son cada vez más débiles, tal vez sea el casi permanente y tedioso abuso del lenguaje la herramienta con la que el film busca descubrirse definitivamente en su intención de un espectador mayor. Porque si algo sobra en “Beowulf” son los chistes alusivos al miembro genital masculino, así como también cierto juego casi permanente con los cuerpos y la interacción sexual entre hombres y mujeres. Sin duda, algo que no existe en "Shrek", "Monstruos, S.A." ni en ninguna otra cinta de animación destinada a la familia.

  La narración transcurre en algún muy lejano momento del pasado, en Dinamarca. Allí, un maldito monstruo, llamado Grendel, no permite la celebración de la vida de sus habitantes, ni mucho menos de su rey, que no puede hallar la paz para su pueblo. Cada anochecer, el monstruo ataca a los habitantes, literalmente puede llegar a devorarlos, en el hall que la Realeza tiene destinado a la lujuria de la bebida, la alegría y el sexo. Sus ataques son voraces y violentos en extremo. En este sentido, la técnica escogida por el realizador, la animación, pareciera encontrar su dudoso sentido: dotar de figuras expresivas inéditas y exacerbadas a cada muerte que se cobra el horroroso asesino con sus propias manos. La historia, frente al desánimo y terror que domina al pueblo, continúa con la llegada de un héroe, Beowulf, que se presenta con soberbia y con la extrema seguridad de que cumplirá con la misión de acabar con Grendel. Si algo caracteriza a Beowulf desde su primera aparición es que no se trata de un héroe que derroche simpatía ni mucho menos nobleza.

  El panorama narrativo, a partir de la llegada de Beowulf, lo muestra como personaje central del film, secundado por los roles del rey y de la reina. Sin detenerse ni profundizar demasiado, se deja traslucir cierta atracción entre la reina y el héroe recién llegado. Como también cierta complicidad entre el rey y el héroe. El guión no se toma tiempo para profundizar en los personajes, porque la acción es el objetivo principal de la película. Y la acción sobra. El héroe mata al demonio. Luego persigue a la madre del demonio, aún más atroz. Luego es rey. Un rey que la evolución de la trama lo desafiará a afrontar las debilidades de su carácter y la fragilidad de su alma, cosa que intentó ocultar por siempre. Los sucesos del film no ofrecen puntos intermedios, fases de transición. El alimento de la historia es la acción, las peleas, la muerte y la sangre. Allí reside su vitalidad y su propósito. Y todos esos elementos, tal cual su objetivo, abundan, salpican de violencia a la pantalla. Más allá de eso, la pregunta esencial que deja transmitir lo que se ve, no se modifica: ¿esto, para qué?

  Hopkins, Jolie, John Malkovich y varios otros actores prestigiosos y reconocidos, prestan su voz, su nombre y su imagen para la construcción de personajes animados similares a ellos. Pero la animación les exhibe despojados de sus expresiones vitales, de su gestualidad, del brillo de sus ojos. Lo que muestran las imágenes son los cuerpos inhabitados, los fantasmas sin vida y sin encanto, de los actores que protagonizan el largometraje. Más que una elección estética, que no pareciera tener mucho sentido de acuerdo a lo que deja ver la historia que narra el film, la utilización de estos intérpretes pareciera más un recurso de marketing acotado económicamente que otra cosa, ya que el presupuesto se incrementaría bastante más si los actores nombrados aparecieran en escena de carne y hueso y no como caricaturas virtuales.

  En lo referido específicamente a la película en sí, la propuesta que lleva a cabo no regala casi sorpresas. Ni tampoco deslumbra visualmente. Acaso sí pueden llegar a impresionar algunos momentos de acción. Y la parte final ofrece una tensión constante, aunque previsible, durante un buen rato, el mejor de la cinta. En síntesis, “Beowulf” es un entretenimiento más. Algo chato y desencantador. Claro está que el realizador no tiene por qué justificar los recursos estéticos que utiliza ni las elecciones que decide tomar. Pero, en este sentido, tal vez hubiera generado menos desazón de haber usado actores desconocidos para ponerle la voz y la imagen a sus personajes animados. Porque el uso de los fantasmas virtuales sin alma de Hopkins, Jolie, Malkovich y compañía parecieran restar en lugar de potenciar la propuesta. Por otra parte, tal vez alcance con observar con atención al maestro Hayao Miyazaki para comprender que un film que use cualquier técnica de animación no necesita recaer en las vulgaridades del lenguaje, sino todo lo contrario, para dejar en claro su intención de apuntar a un público adulto y no a uno infantil.

  Así, probablemente todavía confundido, sin demasiadas explicaciones para lo que acaba de ver,  y sin demasiadas ganas de buscar argumentos que le ayuden a entender lo que vio, el espectador sin nombre se retirará de la sala. No será la primera ni la última vez que le pase, pero no por eso habrá nunca que dejar de hacerse uno de los interrogantes que permiten conservar el espíritu crítico latente en el hombre. Una vez más, entonces, habrá que preguntarse... ¿esto, para qué? Bienvenido sea.

Calificación:


Imágenes de "Beowulf" - Copyright © 2007 Warner Bros. Pictures, Shangri-La Entertainment e ImageMovers. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Beowulf"
Añade "Beowulf" a tus películas favoritas
Opina sobre "Beowulf" en nuestro blog
Recomienda "Beowulf" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

La última legión (The last legion)          La promesa: La leyenda de los Caballeros del Viento (Wuji)     El guía del desfiladero (Pathfinder)     300

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad