LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (17)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


LUZ DE DOMINGO


Dirección: José Luis Garci.
País:
España.
Año: 2007.
Duración: 110 min.
Género: Drama.
Interpretación: Alfredo Landa (Joaco), Paula Echevarría (Estrella), Álex González (Urbano), Kiti Manver (doña Paredes), Manuel Galiana (Alpaca), Toni Acosta (Cova), Carlos Larrañaga (Atila), Andrea Tenuta (Parrula), Enrique Villén (Longinos), Francisco Algora (Chanfaina), Mapi Sagaseta (Regina), Fernando Guillén Cuervo (Ramón).
Guión: J.L. Garci y Horacio Valcárcel; inspirado en un relato de Ramón Pérez de Ayala.
Producción: José Luis Garci.
Música: Pablo Cervantes.
Fotografía:
Félix Monti.
Montaje: José Luis Garci.
Dirección artística: Gil Parrondo.
Vestuario: Lourdes de Orduña.
Estreno en España: 16 Noviembre 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Entre amores, sacrificios y rencores

  El cine de José Luis Garci no engaña a nadie: da lo que promete, y, película tras película, permanece fiel a su estilo y sus amores. Cine tranquilo y entrañable que busca las emociones contenidas, con una espléndida factura artística y una ambientación de época para su “paraíso natural”. Una mirada nostálgica e interior al alma de sus buenos personajes, bien arraigados en el entorno y con la vista puesta en un futuro que tiene un poco de sueño americano y otro poco de retrato pintoresco decimonónico. Señas de identidad con las que el director de "You're the one (Una historia de entonces)" permanece en Asturias para terminar su trilogía y preparar el terreno a Lydia Bosch en su llegada a Cerralbos del Sella, algo que apunta en el último plano. Y también intento de hacer su particular revisión histórica con un retrato —de intento maniqueo— que pueda explicar el posterior enfrentamiento fratricida.

 

  En esta ocasión, el asturiano pueblo de Cenciella es el escenario de la lucha enconada de dos bandos políticos, y también de un amor tan puro e ingenuo como amenazado por rencores y venganzas ancestrales. Caciquismo y liberalismo en guerra abierta a comienzos de siglo, con individuos que atraviesan el charco en una y otra dirección, buscando la luz de domingo o huyendo de la oscuridad de la tragedia. Garci mueve a sus personajes entre luces y sombras, entre sentimientos de perdón y venganza, entre idealismos heroicos y mezquindades egoístas. La inspiración en un cuento de Ramón Pérez de Ayala aporta toda la ambientación de unos momentos de importantes cambios sociales y de una política corrupta, clima propicio para enfrentar a opuestos y extraer lo mejor y lo peor de cada individuo. El sentimiento y la poesía lo pondrá Garci, con su sensibilidad, luz y planificación habituales.

  Su estructura es sencilla y sin artificiosidad, construida a modo de diario o crónica por un testigo que rememora lo ocurrido en un largo flashback. Sus diálogos están muy cuidados y no ocultan su carácter literario, aunque no resultan rebuscados ni solemnes, sobre todo por estar bien insertados en una magnífica puesta en escena y encarnados por unos actores con oficio. Todo ello hace que situaciones que rozan lo cursi o dulzón no despeñen la película y se mantenga en el terreno de lo conmovedor y complaciente. Y esa misma labor artística e interpretativa es la que permite alguna sorpresa y giro dramático en el desarrollo de la historia, hasta que se vislumbre la negrura de una España de odios que trasformará el colorido de unas bellas estampas naturales en el blanco y negro que anuncia los enfrentamientos de la Guerra Civil. En este proceso de trasformación exterior e interior, la fotografía de Félix Monti tiene un valor decisivo, y viene a reforzar esa bipolaridad de planteamientos ideológicos, de concepciones que entienden el honor como algo que reside en uno mismo o en la opinión de los demás, de comportamientos que responden a la afrenta o se saben sacrificar para salvar lo que más aman.

  Por eso, en el fondo, el retrato que Garci hace en esta ocasión de España dista del pastel acaramelado o de la acuarela sin fuerza. El suyo es un juego entre la cruda realidad del terruño profundo con sus rencillas y venganzas, y “la luz de domingo con que el Sol mira a la Tierra” y que permite albergar esperanzas de paz en la montaña o frente a la Estatua de la Libertad. En este punto, de nuevo el amor nada disimulado del director hacia dos tierras de promisión —Asturias y Estados Unidos— están a punto de hacerle perder la cabeza y convertir algunos momentos en postales complacientes y pintorescas. En esa tarea, las interpretaciones acaban siendo decisivas, como hemos dicho, para crear ese microcosmos costumbrista auténtico: Alfredo Landa —su último papel en el cine— da cuerpo a una manera de entender el honor y también toda una época, mientras que Francisco Algora, Carlos Larrañaga, Andrea Tenuta o Kiti Manver forman un grupo de secundarios de lujo —bien perfilados en el guión— que arropan a una pareja de jóvenes enamorados venidos de otro mundo; por su parte, Paula Echevarría sabe imprimir a su personaje la frescura y naturalidad de la savia nueva, mientras que Álex González —en el papel de mayor complejidad— intenta dar empaque y consistencia a su personaje, aunque se nota el sobreesfuerzo que precisa para que su mirada gane madurez y bondad a la vez, por lo que se antoja como un error de casting.

  Retrato dulce y conmovedor con su punto de negrura, parsimonioso y contemplativo con la cámara, con una esmerada planificación y una música llena de calidez que incorpora la gaita de José Ángel Hevia, y con una galería de tipos humanos populares que dejan ver su alma con sencillez y simplicidad. En este sentido, el director ha hablado de “western asturiano” por esa manera tan llana de recorrer la vida y abrirse paso en el devenir de los acontecimientos. Quizá sea excesiva la comparación, pero Garci es un amante del cine clásico americano, y hasta con esta lectura quiere rendirle tributo. La película logra un equilibrio narrativo y dramático mayor del acostumbrado, y gustará a sus incondicionales porque mantiene el pulso pictórico de la imagen, el tono literario de sus diálogos, el carácter amable y entrañable de sus personajes, y el cine “de entonces” construido sobre nostalgias y emociones.

Calificación:


Imágenes de "Luz de domingo" - Copyright © 2007 Nikel Odeon Dos. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Luz de domingo"
Añade "Luz de domingo" a tus películas favoritas
Opina sobre "Luz de domingo" en nuestro blog
Recomienda "Luz de domingo" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Las 13 rosas     La señal     Siete mesas (de billar francés)     53 días de invierno     Voces inocentes

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad