LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 


Compras de cine  

Novela "Los crímenes de Oxford" (Guillermo Martínez)
NOVELA

 
 
 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (23)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


LOS CRÍMENES DE OXFORD


Dirección: Álex de la Iglesia.
Países:
España, Reino Unido y Francia.
Año: 2008.
Duración: 110 min.
Género: Thriller.
Interpretación: Elijah Wood (Martin), John Hurt (Arthur Seldom), Leonor Watling (Lorna), Julie Cox (Beth), Anna Massey (Sra. Eagleton), Alex Cox (Kalman), Dominique Pinon (Frank), Jim Carter (inspector Petersen).
Guión: Álex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría; basado en la novela de Guillermo Martínez.
Producción: Gerardo Herrero, Mariela Besuievsky, Álvaro Augustin, Kevin Loader, Frank Ribiere y Verane Frediani.
Música: Roque Baños.
Fotografía:
Kiko de la Rica.
Montaje: Alejandro Lázaro.
Diseño de producción: Cristina Casali.
Vestuario: Francisco Delgado.
Estreno en España: 18 Enero 2008.

CRÍTICA por Miguel A. Delgado

  Álex de la Iglesia es un cineasta con una capacidad visual brillante que, en demasiadas ocasiones, acaba derivando a un exceso que lastra los resultados. Por eso, sorprende que haya sido el elegido para dirigir una intriga tan cerebral como la que relata “Los crímenes de Oxford”, en la que un maestro matemático, Arthur Seldom (John Hurt) y su discípulo Martin (Elijah Wood) tendrán que enfrentarse, matemáticas y lógica en mano, a la resolución de una serie de asesinatos que se suceden en la famosa ciudad universitaria.

 

  Y sorprende, ante todo, porque si algún exceso amenaza en el guión de la cinta es la necesidad de recurrir a un diálogo casi constante que exponga, primero, los principios matemáticos en los que se basarán las deducciones de los protagonistas; y segundo, las relaciones entre ellos y, también, con la tercera en discordia (bastante metida con calzador, todo hay que decirlo), la enfermera interpretada por Leonor Watling, marcadas desde el principio por falsas apariencias que irán desvelándose (o no) a lo largo del metraje.

  Sin embargo, a pesar de tanta explicación, la película adolece de un engarzado que permita contemplarla como un todo coherente y accesible. Es evidente que De la Iglesia se esfuerza en poner su talento, a la hora de rodar, en conseguir que las secuencias dialogadas sean atractivas y mantengan el interés del espectador, pero lo que no se puede negar es que la ligazón entre ellas, y especialmente en el tramo final, termina siendo más una cuestión de fe que otra cosa, porque todo acaba siendo bastante inexplicable. Desde este punto de vista, poco importa lo inverosímil del personaje de Martin, con esa entrada en la casa en la que ha alquilado una habitación, y que en cinco minutos ya haya enamorado a dos de las bellezas de la zona (cuando no es que Elijah Wood, francamente, parezca despedir tal potente sex appeal). O que todo sea demasiado artificial, incluso con una exhibición de potencia de producción que no parezca justificada (¿de verdad era necesario alquilar un helicóptero para lo que lo usan?).

  A pesar de ello, sería injusto no reconocer que la cinta viene firmada por alguien que conoce y ama el cine, y que es capaz de planificar secuencias como la del concierto, de evidente sabor clásico, o el (falso) plano sostenido que relaciona a todos los personajes. Pero no se puede negar que “Los crímenes de Oxford” es una película hueca, subida a la última moda de los thrillers matemáticos, y que incluso traerá recuerdos a los más conspicuos lectores de best sellers (nunca se imaginó Fibonacci que su serie numérica iba a dar tanto juego). Lo que no quiere decir que “Los crímenes de Oxford”, con todos sus defectos, no esté muy por encima de inanidades como "El código Da Vinci"; pero eso, dado el ínfimo nivel del film de Ron Howard, me temo que tampoco es un elogio desaforado.

  Ahora bien los admiradores de John Hurt tendrán una ración suficiente de la interpretación de quien es uno de los mayores actores británicos que ha dado el cine en las últimas décadas. El rostro permanentemente sorprendido de Elijah Wood, evidentemente, le sirve muy bien para construir su personaje, mientras que Leonor Watling se resiente de que el suyo esté mal construido y que, en realidad, pudiera ser suprimido sin problema. Y así, no es de extrañar que Julie Cox, que al menos tiene más a qué agarrarse, componga mejor sus escenas. En suma, una cinta que se puede ver con agrado si uno acude bien despejado y así evita la sombra del tedio que en algún momento se insinúa; pero, en ningún caso, una película memorable.

Calificación:


Imágenes de "Los crímenes de Oxford" - Copyright © 2008 Tornasol Films, Telecinco Cinema, Oxford Crimes y La Fabrique 2. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Los crímenes de Oxford"
Añade "Los crímenes de Oxford" a tus películas favoritas
Opina sobre "Los crímenes de Oxford" en nuestro blog
Recomienda "Los crímenes de Oxford" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

La habitación de Fermat     Adiós pequeña adiós (Gone baby gone) (Gone baby gone)     El caso Wells (The flock)     El hijo del mal (Joshua)     Fracture

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad