LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 

Más fotos (24)

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


LAS CRÓNICAS DE NARNIA: EL PRÍNCIPE CASPIAN
(The chronicles of Narnia: Prince Caspian)


cartel
Dirección: Andrew Adamson.
País:
USA.
Año: 2008.
Duración: 147 min.
Género: Fantástico, aventuras.
Interpretación: Ben Barnes (el príncipe Caspian), Georgie Henley (Lucy), Skandar Keynes (Edmund), William Moseley (Peter), Anna Popplewell (Susan), Peter Dinklage (Trumpkin), Pierfrancesco Favino (lord Glozelle), Sergio Castellitto (rey Miraz), Warwick Davis (Nikabrik), Damián Alcázar (lord Sopespian), Vincent Grass (Dr. Cornelius), Alicia Borrachero (reina Prunaprismia), Shane Rangi (Asterius).
Guión: Andrew Adamson, Christopher Markus y Stephen McFeely; basado en el libro de C.S. Lewis.
Producción: Mark Johnson, Andrew Adamson y Philip Steuer.
Música: Harry Gregson-Williams.
Fotografía:
Karl Walter Lindenlaub.
Montaje: Sim Evan-Jones.
Diseño de producción: Roger Ford.
Vestuario: Isis Mussenden.
Estreno en USA: 16 Mayo 2008.
Estreno en España: 2 Julio 2008.

CÓMO SE HIZO "LAS CRÓNICAS DE NARNIA: EL PRÍNCIPE CASPIAN" © 2008 Walt Disney Pictures

2. Los personajes

  “Es una historia muy nostálgica”, añade Adamson. “Los niños vuelven a un lugar que anhelaban, el lugar que habían gobernado durante 15 años. Pero todo ha cambiado. Cair Paravel está en ruinas. La gente que conocen ha sido expulsada al bosque. Aslan lleva más de mil años desaparecido. Deben enfrentarse a ello e intentar restablecer la antigua Narnia, la que ellos conocían”. Ese tema también intrigaba mucho a los guionistas. “Es algo que Lewis apenas tocó”, comenta el guionista Markus. “Lewis examinó cómo sería convertirse en Rey de Narnia para un niño de la década de los 40. Sin embargo, no pensó demasiado en cómo sería pasar de ser Rey de Narnia a ser un chico normal de la década de los 40”. “El año que pasan en Londres entre una historia y otra debe ser bastante extraño”, añade McFeely, uno de los guionistas. “Teniendo en cuenta sus diferentes personalidades, cada Pevensie lleva la situación de forma diferente. También se toman su repentino regreso a Narnia de maneras muy distintas”. Y ¿pueden compararse las experiencias de los cuatro jóvenes actores británicos con las vividas por sus personajes en la nueva historia? El mayor de los cuatro, William Moseley (21 años), dice que su ansiedad y sus ganas por volver a ponerse frente a las cámaras de la película reflejaban el estado de Peter en el tiempo que pasó entre su reinado de quince años en Narnia y su regreso al reino en la nueva historia. Igual que su personaje, este atractivo chico inglés tuvo que volver al instituto. “Rodar la primera película fue una experiencia increíble”, comenta. “Pero de repente se acabó. Aunque no reaccioné exactamente igual que Peter, entiendo perfectamente cómo se siente”. Una vez que el hermano mayor regresa a Narnia, “se vuelve un poco arrogante”, comenta el actor sobre su personaje. “Hay peleas dentro del grupo. Peter no acepta a Caspian. Sus planes no los rige su corazón, sino su ego. Incluso cuando duda de sí mismo, sigue siendo demasiado cabezota como para aceptar que puede estar equivocado. Y al final, paga un precio muy alto. Moseley comenta que en ese lapso de tiempo su personaje se convierte en un hombre. “Cuando regresa a Narnia, han pasado 1.300 años y la gente no sabe que es un gran rey. Sólo ven en él a un joven. Peter tiene que demostrar a los Narnianos quién es realmente”.

 

  “Cuando escogimos a William para el papel de Peter, sólo tenía 15 años y nunca había hecho nada igual”, señala Adamson. “La transformación de William no fue muy diferente a la que sufre Peter en la historia, en la que pasa de ser un chico de 17 años a convertirse en un hombre. Creo que ni siquiera había estado nunca en un plató de una película. Era un chico muy agradable, el hermano mayor ideal de cualquier niño. Pero ahora, resulta que William se ha convertido en un hombre atractivo y decidido”.

  La coprotagonista Anna Popplewell añade: “Aunque William tiene 21 años, interpreta a un chico de 16 o 17. Sin embargo, ahora ya es adulto. Cuando tuve mi primera audición con él, yo tenía 13 años. La verdad es que hemos crecido juntos. Todos hemos crecido un poco, y todos hemos cambiado un poco”, observa.

  Sin embargo, Popplewell notó lo mucho que había cambiado el personaje de Susan cuando leyó el guión. “Esta vez Susan su implica un poco más en los momentos de acción”, cuenta la actriz entusiasmada. “Me encantó rodar las escenas de lucha. Me encantó estar en el asalto y en la batalla y morder a algunos de los especialistas. En la primera película no tuve ocasión de hacer estas cosas”.

  La película marca el fin del camino de Narnia para los hermanos mayores Pevensie, Susan y Peter. Popplewell admite: “Me siento muy afortunada por haber podido vivir esta experiencia, ha sido fantástico. Estoy muy contenta de haber podido disfrutar de todo esto. Pero al mismo tiempo, es muy triste saber que no voy a volver”.

  Tras finalizar “The Lion, the Witch and the Wardrobe” (El león, la bruja y el armario), Popplewell se centró en sus estudios en el instituto y consiguió una codiciada plaza en el Magdalen College de Oxford, la misma Universidad en la que C.S. Lewis trabajó durante tres décadas, entre 1925-54, aunque ella no supo de la larga relación de Lewis con la universidad hasta que leyó una biografía del conocido escritor.

  La coprotagonista Georgie Henley se ha convertido en una brillante y estudiosa jovencita de 12 años que ha escrito dos historias propias, The Snow Stag y A Pillar of Secrets.

  Sobre el mundo imaginario de Lewis, sobre su historia y sobre sus personajes, Henley comenta: “Son magníficos por la forma en la que C.S. Lewis los ha escrito. No se ha pasado con las descripciones, dejando así que seamos nosotros quienes nos imaginemos Narnia. Podemos imaginárnosla como nosotros queramos. Creo que la mayoría de la gente tiene su propia idea sobre estos libros y estos personajes”.

  Henley reconoce dos cambios en su personaje en la segunda película. “En la primera película yo era la dulce y pequeña Lucy, pero en esta entrega me implico un poco más en la acción, y ha sido muy divertido”, comenta la joven, añadiendo que tuvo que aprender a montar a caballo y a blandir una daga para su papel. “Además, Lucy se muestra más firme con las cosas en las que cree que en la primera película—como por ejemplo su fe en Aslan. Es más valiente y tiene su propio punto de vista sobre lo que ella cree que es lo correcto. Ve a Aslan antes que sus hermanos, lo que creo que demuestra que Lucy confía más en Aslan que los demás”.

  El productor Mark Johnson describe el dilema de Lucy Pevensie como una cuestión de fe. “Se pregunta: ‘¿Quién soy? ¿Qué es lo correcto?’. Su conciencia se reflejaba en mucho de lo que hacía en la primera película. Y en esta entrega, su conciencia la pondrá a prueba”.

  Skandar Keynes, que interpreta a Edmund, tenía 12 años cuando comenzó el rodaje de la primera película. Cuando finalizó el rodaje de PRINCE CASPIAN (EL PRÍNCIPE CASPIAN), ya había cumplido los 16. A pesar de ser cinco años más joven que su compañero de reparto Moseley, Keynes opina que su personaje asume el papel de su hermano mayor, ahora que Peter se queda fuera.

  “Edmund siempre está buscando a Peter”, cuenta el joven actor. “Siempre le ayuda, pero nunca le reconocen sus méritos y eso le molesta. Ese es uno de los temas recurrentes: cómo Edmund siempre está ayudando a Peter. Incluso había un día en el que el título del guión programado era ‘Edmund soluciona el día’. No permití que nadie se lo pasase por alto. Estuve todo el día paseándome con el guión en la mano y diciendo: ‘Edmund soluciona el día’. Fue genial”.

  Moseley cree que los espectadores verán de forma diferente a los Pevensie en PRINCE CASPIAN (EL PRÍNCIPE CASPIAN). “Sobre todo a Peter y a Susan. Los dos tuvieron que enfrentarse a diferentes retos en la primera película, pero no era nada comparado con lo que tendrán que enfrentarse en esta. Creo que al público le sorprenderán las batallas físicas y emocionales en las que se ven inmersos nuestros personajes”.

  "Todos han crecido mucho”, afirma orgulloso el director Adamson sobre los jóvenes actores que interpretan al clan Pevensie. “Una de las principales razones por las que quería volver a hacer esto, era la de trabajar con los mismos niños. Existe una fantástica relación entre ellos; se han convertido en una familia y nos han permitido formar parte de esa familia. Hay cambios muy positivos en ellos, pero la película no les ha cambiado en absoluto, y me alegro mucho por ello”.

  Los personajes que luchan por el control de esta Narnia tan diferente están interpretados por dos nuevas caras del escenario cinematográfico de Hollywood: el joven y carismático actor de teatro británico Ben Barnes, en el papel protagonista, y la veterana estrella de cine italiana Sergio Castellitto, que interpreta al malvado Rey Miraz.

  Barnes conocía muy bien la serie literaria de C.S. Lewis. “Era un gran fan de Narnia cuando era pequeño”, comenta Barnes con la alegría de un niño de ocho años que lee por primera vez las novelas. “Recuerdo que los libros formaron parte de mi infancia. Cuando me dijeron que había conseguido el papel, fui a mi estantería y encontré el ejemplar de Prince Caspian (El Príncipe Caspian) con un copyright de 1989, fecha en la que yo tenía ocho años”.

  “Nos llevó bastante tiempo encontrar a Ben. Tuvimos que ver a muchos actores antes de dar con él”, cuenta Johnson. “Necesitábamos un hombre joven que pudiese ser un héroe, pero que también tuviese algo en su personalidad que reflejase qué es lo que aprende el personaje a través de este viaje”.

  La veterana directora inglesa de casting Gail Stevens tenía un ayudante que había visto a Barnes en la última representación del West End de la galardonada obra “The History Boys”. Cuando se puso en contacto con su agente, el actor grabó una audición de lectura para Adamson.

  Esa presentación en vídeo le llevó a una audición personal en la que el director le escogió para protagonizar su nueva película. “Cuando por fin conocimos a Ben, nos pareció encantador, divertido y tranquilo. Se ganó a todo el equipo”, recuerda Adamson. “Se podían ver las ganas que tenía de conseguir el papel gracias a su esfuerzo y su entusiasmo. Admiro mucho su ética de trabajo”.

  La gran aventura de Barnes comenzó prácticamente de inmediato. Pruebas de vestuario, clases para aprender a montar a caballo, clases de dialecto y ensayos de las escenas de lucha con los especialistas ocuparon sus primeros días en Nueva Zelanda.

  Además de sumergirse en el papel, también tuvo que hacerse un hueco en una familia cinematográfica muy unida. Los cuatro Pevensie estaban deseando conocer a Barnes y ver cómo encajaba en la película antes de que llegase a Nueva Zelanda.

  “Se convirtió en un miembro honorífico de la familia Pevensie”, bromea Keynes. “Y el hecho de que tuviese 25 años cuando rodamos la película hacía que todos los demás actuásemos de forma un poco más madura”.

  “Ben tenía muchas expectativas, antes incluso de que nosotros le conociésemos”, comenta Popplewell. “Sobre todo sobre William y yo, porque sabíamos que no íbamos a estar en la siguiente historia. En cierto modo, le estábamos pasando las películas a alguien que nos gustaba mucho. Tenía algo que hacía que conectásemos muy bien con él”.

  Antes de encontrarse con los Pevensie en Narnia, Caspian intenta conseguir apoyo entre los narnianos para luchar contra su propia gente, los Telmarinos. “Están intentando matarle”, explica Barnes. “Entonces es cuando toco el cuerno mágico y llamo a los Pevensie a Narnia. Peter, como Gran Rey, asume que debe ponerse al mando. Los dos tenemos ideas diferentes sobre cómo derrotar a mi malvado tío, lo que nos lleva a algunos conflictos entre nosotros.

  “Aunque la historia tiene lugar en un mundo de fantasía, tienes que interpretar cada momento como si fuese el mundo real”, afirma Barnes. “Espero que el público pueda implicarse mucho en esos momentos. Si es así, conocerán realmente a Caspian y le acompañarán en su viaje de principio a fin”.

  “En esta película, los personajes adultos dan mucho más miedo”, comenta Moseley. “La Bruja Blanca daba miedo, pero eso no es nada comparado con Miraz. He tenido que luchar contra ambos por separado y Miraz me aterrorizó. Era muy interesante ver a Sergio transformarse en Miraz. ¡Se convierte en una persona completamente diferente!”

  Durante el casting para el malvado Miraz, los realizadores se quedaron inmediatamente fascinados con Castellitto. “Sergio es uno de los actores europeos más veteranos y reconocidos de hoy en día”, afirma el productor Johnson sobre su villano. “En cuanto vimos su cinta, pensamos: ‘Vamos a conocerle un poco mejor’”.

  Entre el largo currículum interpretativo de Castellitto se incluyen algunas de las películas italianas más conocidas de los últimos veinticinco años. Es muy conocido por su papel en la película de Luc Besson “The Big Blue” (Azul profundo), así como su interpretación en las películas italianas nominadas a los Oscar® en la categoría de Mejor Película Extranjera “La Familia” y “L’Uomo delle stele” (Fabricante de estrellas).

  “Siento una gran admiración por Andrew Adamson porque presta atención al aspecto psicológico de la interpretación y del personaje”, comenta Castellitto. “Hablábamos sobre el personaje como ser humano. Hablamos sobre la lucha entre juventud y vejez. La dicotomía entre el bueno y el malo queda muy clara en los personajes de Miraz y Caspian”.

  Una vez que el actor y el director habían dejado claro el perfil psicológico de Miraz, pasaron a tratar su físico. El físico de los personajes humanos de la película quedó en manos de un equipo de magos del maquillaje dirigido por el dos veces nominado a los Oscar® Paul Engelen (“Greystoke: The Legend of Tarzan, Lord of the Apes” (Greystoke. La leyenda de Tarzán, el Rey de los Monos), “Casino Royale”) y por el director de peluquería Kevin Alexander (“Casino Royale”).

  Engelen, un veterano que lleva 40 años en la industria y que tiene uno de los mejores currículums profesionales del sector, creó junto con Adamson un look mediterráneo para los personajes Telmarinos. El experto en maquillaje supo inmediatamente que Miraz debía llevar barba. “El personaje de Miraz debía ser muy enérgico e intimidante para que el papel tuviera éxito, y no me costó mucho llegar al diseño triangular que decidimos utilizar”, cuenta Engelen. “Amplié la zona de la barbilla con una prótesis. Agrandando las cejas y oscureciendo la parte de alrededor de los ojos, así como con el pendiente característico del personaje, conseguimos un buen look para Sergio”.

  Si a esto le añadimos unas prendas que el jefe de vestuario describe como “un poco pirata, de un carácter muy bárbaro, pero con un estilo sofisticado inspirado en imágenes de solados españoles del siglo XV”, además de las magníficas armas diseñadas por Weta, Miraz cobró vida y resultaba realmente aterrador.

  Berger y sus galardonados magos del maquillaje llevaban dos años esperando regresar a Narnia. “Nos devoraba la impaciencia de hacer la siguiente película y tener la oportunidad de volver a visitar a todos los habitantes de Narnia que nos ayudaron a crear la primera entrega", afirma Berger.

  Berger estaba ansioso por crear las nuevas criaturas de Narnia, dotadas e un aspecto más salvaje, que llevaban cientos de años escondidas cuando empieza la película. “En EL PRÍNCIPE CASPIAN, tuvimos grandes grupos de faunos, faunos de edad avanzada, enanas, centauros africo-narnianos y sus familias. Ahora, los minotauros están en el lado de los buenos. Tenemos una nueva bruja, un hombre lobo y también han vuelto los Sátiros, pero todos se han vuelto a diseñar para que tenga una apariencia más animal”.

  Esta tarea exigió un extenso grupo de expertos que iban de artistas conceptuales a inventores de los trajes de las criaturas, y de diseñadores de pelo a fabricantes de piezas de látex. “Calculamos unos 3.000 maquillajes para la película. Eso significaba que el departamento de espuma estaría ocupado casi nueve meses durante las 24 horas de los siete días de la semana. Al final aplicamos 4.600 maquillajes al término del rodaje. Creo que se trata de un record mundial", confirma Berger.

  Howard Berger y un equipo de más de 40 especialistas de maquillaje gestaron las criaturas más fantásticas de la película. “Mis narnianos favoritos son los enanos", afirma Berger. “Teníamos dos maravillosos personajes de enanos: Trumpkin, interpretado por Peter Dinklage, y Nikabrik, interpretado por Warwick Davis. Diseñamos algunos maquillajes extremadamente complicados para transformarlos en Narnianos”.

  Cuando se concibió el papel de Trumkin, el director Adamson sabía que Dinklage era su actor favorito para interpretar el papel. “Cuando vi The Station Agent (Vías cruzadas) supe que quería contar con el", declara el realizador. “Es el primer actor que contratamos para esta película", exclama Johnson sobre Dinklage. “Es fantástico”. Una vez contratado, Dinklage se dirigió a los libros para investigar e inspirarse ya que no los había leído de joven. Según el actor, su personaje es un “cascarrabias” pero añade que “no hay que decirlo mucho porque sino la gente no va a querer embarcarse con él en el viaje. Digamos que los Pevensie le fastidian. Preferiría tomarse tranquilamente un vaso de vino en su árbol”.

  Antes de aceptar el papel, Dinklage se hizo una idea del aspecto que tendría Trumpkin cuando se reunió por primera vez con Adamson en Los Ángeles. El realizador mostró a Dinklage algunos materiales de la previsualización, “animaciones por ordenador de lo que aparecía en esas grandes secuencias de batallas", recuerda el actor.

  “Me senté en una sala repleta de ordenadores, y observé como mi personaje aparecía en esas imágenes de ordenador", continúa diciendo el actor. “Nunca había visto nada parecido. Era realmente extraño, pero me di cuenta de que ya era tarde para decir no”.

  A pesar de esa inesperada visión de Trumpkin, Dinklage no tenía la más remota idea de cómo Berger y su equipo iban a transformar al actor de ojos azules en una auténtica criatura narniana. Berger y Tami Lane, ganadores de sendos Oscar® por la primera película, lograron que resultara irreconocible, pero salvaron sus penetrantes ojos.

  Basándose en un dibujo conceptual que reflejaba la visión que tenía Berger del personaje, Lane inició la transformación de dos horas y media afeitando al cero la cabeza de Dinklage y pintándola. Le tiñó las cejas antes de pegarle trozos de látex en la cara. Por último, el maquillador realizó un complicado trabajo de peluquería que convirtió a Dinklage en una criatura extraterrestre y fantástica.

  “Lo último fue una larga barba roja y una peluca con pelo de yak”, dice Dinklage “Así que en algún lugar del mundo, en lo alto de una montaña hay un yak que está pasando mucho frío. Lo siento por él. Pero nosotros rodamos en verano, en Praga, y el maquillaje no era nada fresquito.

  “Con tanto maquillaje, el actor que hay debajo acaba desapareciendo", añade el actor. “Howard y Tami se las arreglaron para que pareciera totalmente diferente pero aún así podía expresarme y transmitir mis sentimientos”.

  “Peter aportó mucha vida al personaje", dice Berger. “Siempre digo que en un maquillaje la mitad del éxito está en hacer bien nuestro trabajo. Eso, más la interpretación, convirtieron a Trumpkin en un ser vivo y creíble. Nosotros aportamos el aspecto de Trumpkin. Peter le aportó su alma”.

  Mientras Lane se centraba diariamente en el actor Dinklage, su compañera, la maquilladora Sarah Rubano, se encargó de realizar la metamorfosis de Warwick Davis para convertirlo en un personaje al que el actor tacha de “agriado por dentro”.

  “El maquillaje de Howard me ayudó muchísimo a comprender al personaje”, dice Davis. “Después está la voz del personaje. Luego el traje de Isis, una pieza de factura inmaculada… y aunque puede que el público no capte todos los detalles, todo está ahí, subliminalmente. Como actor, te hace sentirte tan a gusto con el personaje. Yo viví, trabajé y luché vestido con esos ropajes. Después, te llevan a los platós, a las localizaciones, y de repente, por arte de magia estás en Narnia”.

  “Warwick es un actor que ha sido capaz de imbuir a todos sus personajes con algo diferente", comenta el productor Johnson. “Es lo que más valoro en un actor, las sorpresas. Creo que su personaje de Nikabrik es realmente sorprendente porque es irascible, pero se expresa con una lógica asombrosa. Nikabrik ha pagado muy caro que Narnia estuviera bajo el yugo de los Telmarinos. Así que como personaje tiene muchos ases en la manga”.

  A Davis le intrigaba una ingeniosa ilustración del personaje que realizó John Wheaton, uno de los socios de Berger en KNB. “Era genial porque era yo, pero en anciano. Había pintado el concepto del personaje sobre mi fotografía. Captó perfectamente a Nikabrik”.

  Cuando Davis se miraba en el espejo después de la sesión maratoniana, “lo que veía era el personaje en tres dimensiones que el artista de Howard había retratado en dos dimensiones”, afirma el actor. “Era asombroso”.

  Otro visitante habitual de la caravana de Berger era la estrella del teatro musical inglés Cornell S. John, que interpreta a Glenstorm, e centauro afronarniano que ayuda al Príncipe Caspian y a los Pevensie en su lucha contra Miraz.

  “En el caso de Glenstorm, Andrew quería un actor grande e imponente de ascendencia africana”, recuerda Stevens, el director de casting. “Glenstorm es un personaje sabio y espiritual y también un gran guerrero, así que necesitaba a alguien que se moviese con gracia y dignidad. Buscamos por todo el mundo incluso en África y encontramos a Cornell en Londres. Conocíamos y admirábamos sus papeles en el teatro musical y en la ópera, desde ‘El Rey León’ a ‘Porgy and Bess’”.

  John soportaba un larguísimo proceso de maquillaje que transformaba al actor en un de las criaturas mitológicas por excelencia, el centauro—mitad hombre y mitad caballo. Las prótesis faciales de látex se combinaban con una pantalla verde sobre la que los magos de los efectos visuales superponían el cuerpo y las patas de un caballo. De esta forma, el actor de voz suave pasaba a ser una de las creaciones más imponentes de la película.

  “Soy en un 160% Mike Fields, el encargado de realizar mi maquillaje”, afirma John. “Al principio, no tenía ni idea del aspecto que iba a tener. Esperaba transmitir los conceptos de honor, orgullo y tradición. Los centauros viven cientos de años así que no hay límite de edad. Yo tengo 170 años terráqueos. El rostro de Glenstorm es el rostro del tiempo”.

  Y, al igual que hicieron en la primera película, KNB creó enormes marionetas animatrónicas y trajes para el personaje de Aslan creado por ordenador para utilizarlo en el plató durante el rodaje.

  “Andrew quería que fuera 15 por ciento mayor", afirma Berger. “Pudimos utilizar la información escaneada digital de su primera película y Cyber FX construyó una nueva escultura un 15% mayor que la primera. Al final teníamos un león enorme en el taller”.

  La cara de Reepicheep, el ratón espadachín, no surgió del pincel de uno de los fantásticos artistas de Berger. Por el contrario, el roedor surgió de pulsar el ratón del ordenador, a través del programa informático controlado por Wendy Rogers, co-supervisora de efectos visuales especiales.

  “Crecí con los libros de Narnia y Reepicheep era uno de mis personajes favoritos", dice el director Adamson al hablar del noble, digno y galante ratón que blande "un diminuto estoque" en la descripción que hace Lewis del personaje. “Estaba anclado en mi imaginación. Lo difícil era encontrar la voz adecuada. Era una tarea muy difícil, pero al final dimos con Eddie Izzard”.

  Los realizadores escucharon más de 100 voces para encontrar al actor que diera vida al personaje", afirma el productor Mark Johnson. “La voz de Eddie Izzard es la que más se acercaba a la gravedad del personaje pero en ningún momento nos resulta repelente ni nos impide encariñarnos inmediatamente con Reepicheep”.

  Una vez que los realizadores eligieron a Izzard, Rogers pudo centrarse en la fisiología del personaje. “Reepicheep es ratón muy grande; mide unos 56 centímetros” explica Rogers. “No suena creíble. A pesar del tamaño, tiene que sentir que es un ratón. Hay que encontrar el equilibrio entre el antropomorfismo de Reepicheep y su condición de animal, es decir un ratón. “Por esa razón, la voz del actor es desempeña un papel muy importante a la hora de definir el personaje”.

  De entre todos los personajes narnianos que la compañía inglesa de efectos visuales The Moving Picture Company (MPC) tuvo que crear para EL PRÍNCIPE CASPIAN, Reepicheep fue el que exigió más trabajo a la dirección artística, afirma Greg Butler, de MPC. “Uno de los primeros retos fue conservar el aspecto 'ratonil' en un ratón tan grande. No queríamos que Reepicheep acabase pareciéndose a una rata. También tuvimos que elaborar una anatomía basada en un ratón, pero que podía luchar con una espada, llevar una armadura y andar sobre dos patas además de hacerlo con cuatro”.

  “Esta historia es la presentación de Reepicheep”, dice Adamson. “Dawn Treader sería su historia. Lo que hemos hecho es darlo a conocer para la siguiente aventura de Narnia. No llegué a explotarlo tanto como el resto de los personajes. Pero es muy valioso y realmente interesante”.

3. La producción >>


Imágenes y notas de cómo se hizo "Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian" - Copyright © 2008 Walt Disney Pictures y Walden Media. Fotos por Murray Close y Phil Bray. Distribuida en España por Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Página principal de la película
Añade esta película a tus películas favoritas
Recomienda esta película a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Speed Racer     The horror bus (De griezelbus)     Los seis signos de la luz (The Seeker: The dark is rising)     Harry Potter y la orden del Fénix (Harry Potter and the order of the Phoenix)     Un puente hacia Terabithia (Bridge to Terabithia)

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad