Estrenos en la cartelera de cine

 

LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 


Fotos ampliables

Más fotos (23)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


REBOBINE, POR FAVOR
(Be kind rewind)


Dirección y guión: Michel Gondry.
País:
USA.
Año: 2008.
Duración: 101 min.
Género: Comedia.
Interpretación: Jack Black (Jerry), Mos Def (Mike), Danny Glover (Sr. Fletcher), Mia Farrow (Srta. Falewicz), Melonie Diaz (Alma), Sigourney Weaver (Sra. Lawson).
Producción: Georges Bermann y Julie Fong.
Música: Jean-Michel Bernard.
Fotografía:
Ellen Kuras.
Montaje: Jeff Buchanan.
Diseño de producción: Dan Leigh.
Vestuario: Rahel Afiley-Salmon y Kishu Chand.
Estreno en USA: 22 Febrero 2008.
Estreno en España: 11 Abril 2008.

CRÍTICA por Almudena Muñoz Pérez

  En los tiempos del retoque digital, Michel Gondry recupera la textura del cartón y el trapo, y a esa primera afrenta al supuesto buen gusto se suma una mirada cómplice, que no nostálgica, al ya cromagnon VHS, demostrando la futilidad del soporte —vídeo de cabezales, DVD, YouTube— frente a la riqueza de las ideas y el papel vital que el cine puede ocupar en la vida de uno.

 

  Mike (Mos Def) se queda a cargo del videoclub del señor Fletcher (Danny Glover), bajo la firme promesa de impedir la entrada a Jerry (Jack Black), un tipo estrafalario y tierno que vive en un desguace y está obsesionado con las teorías conspiratorias. Cuando sus planes por derrotar a los "poderes públicos" asaltando la central eléctrica le produzcan una descarga voltaica casi mortal, Jerry habrá adquirido su propio poder: la magnetización que borra todas las cintas de las estanterías de Mike. A partir de ese momento, Gondry aprovecha el vacío argumental de los vídeos para dar rienda suelta a su vena creativa, a una reescritura que se aleja de la profundidad sentimental de "¡Olvídate de mí!" (2004) o "La ciencia del sueño" (2006), y apuesta por una fórmula más pandillera y familiar. Lo cual no significa un aparcamiento indefinido de lo reflexivo: pocas películas recientes han ofrecido una definición más precisa de lo que es el cine sin perder el humor o abandonarse a teorías canónicas despersonalizadas.

  La traducción española pierde de nuevo los juegos de palabras que otorgan sentido a la película: rewind —rebobinar— con un giro de letra se transforma en remind —recordar—, de tal modo que el acto físico de rebobinar una cinta remite a la necesidad de recordar, tanto viejos filmes como el pasado de los personajes, el cual reescriben en el rodaje final sobre el ficticio músico de jazz Fats Waler. El derecho que los protagonistas alegan frente a una estricta abogada defensora del copyright de los estudios, es el mismo que el que disfruta el propio espectador: el derecho a ver, interpretar y vivir las películas de la manera en que se antoje. Una suerte de apología de la cultura des-comercializada, táctil y maleable, libre de las imposiciones elitistas. Pero, ante todo, el cine como medio de expresión individual que aúna colectivos, que devuelve esperanzas en momentos de crisis y aísla del mundo por unos preciosos instantes. Por eso, en el estreno casero de la cinta sobre el jazzman "local", ficción sobre ficción, la realidad ya no importa, el conflicto se olvida frente a las emociones, y la cámara se centra en los rostros de los asistentes —sin rozar la gazmoñería de un “Cinema Paradiso” (1988)— en un cierre-homenaje certero y, vale, un poco capriano, pero eficaz al fin y al cabo.

  Que no se confunda el clímax con el tono: Jack Black y Mos Def hacen de las suyas y lideran un ritmo algo flojo en un principio, hasta que la comedia de perdedores da paso al exploitation que devuelve el guante a los potajes genre-movie"Scary movie", "Date movie"… —. Sus versiones alternativas de los películas, bautizadas como sweding —traducible por "asuecadas"—, se diferencian del fenómeno imperecedero de la parodia en que no existe tal actitud, sino un cariño infinito y un respeto reverencial por el enorme esfuerzo que supone ingeniar una producción cinematográfica. Algunos trucos que emplean para la configuración de los planos y los efectos especiales, aunque chistosos en sí mismos, poseen una inspiración visual refrescante, en la línea estética del director; un apoyo al self-made aniquilado por los manuales de soluciones típicas en las producciones comerciales más anodinas y en el cine independiente intelectualoide, etiqueta que a veces se ha asociado sin sentido a Gondry —no faltan las bromas dirigidas al sector, como la comparativa entre "El rey león" y Shakespeare—.

  Mike y Jerry, a quienes después se acopla una joven que trabaja en la tintorería, Alma (Melonie Diaz) —con un par de apuntes amorosos que no interesan para la trama—, filman con la seriedad y pasión del aficionado que, al mismo tiempo, sabe que su producto se dirige a un cliente que no aceptará gato por liebre. Esta declaración de intenciones se agradece en un panorama tendente a obviar la inteligencia y los gustos del espectador, aunque quizá para disfrutar plenamente de “Rebobine, por favor” sea imprescindible conocer las películas que se aluden en pantalla. El primer rodaje, sobre "Los Cazafantasmas" (1984), se muestra al completo sin escatimar en hilaridad, para así ahorrar tiempo con los restantes sweding, abreviados —"Hora punta 2" (2001)— o recogidos en una misma secuencia, donde molesta un tanto la lista de títulos que van enumerándose en un lateral —"Cuando éramos reyes" (1996), "2001: Una odisea del espacio" (1968) o "King Kong" (1933), aunque no se aproveche para ningún gag la circunstancia de que Jack Black participase en su remake de 2005–. El cumplido va más lejos en cuanto al reparto de actores secundarios, viejas glorias con las que Gondry juega, sentando a Mia Farrow y a Danny Glover como los protagonistas de “Paseando a Miss Daisy” (1989) o a Sigourney Weaver como la abogada que corta el rollo —nunca mejor dicho, además de por aparecer en la saga de "Los Cazafantasmas", la primera cinta del delito—.

  El equilibrio logrado entre el tono y el propósito fundamenta una película que está hablando de sí misma y de todas las demás sin enredar los pies en la complejidad alegórica. Con la mayor sencillez estilística —a pesar de la apertura abismal de ventanas de representación, desde la sábana blanca a modo de pantalla gigante hasta la minúscula cuadratura de Internet—, Gondry ha construido su propuesta más cinematográfica, un coherente cambio de registro que no ha perdido el interés por lo pintoresco y el detalle. Pues, aunque las bufonadas que aglutina pasen de moda, no se desvanecerá la ilusión, por fuerza de notas infantiles, de participar en una historia, desde dentro o fuera, con herramientas artesanas o desde un pequeño ordenador.

Calificación:


Imágenes de "Rebobine, por favor" - Copyright © 2008 Focus Features y Partizan Films. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Rebobine, por favor"
Añade "Rebobine, por favor" a tus películas favoritas
Opina sobre "Rebobine, por favor" en nuestro blog
Recomienda "Rebobine, por favor" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Ahora o nunca (The bucket list)     Viaje a Darjeeling (The Darjeeling Limited)     OSS 117: El Cairo, nido de espías (OSS 117: Le Caire, nid d'espions)     La guerra de Charlie Wilson (Charlie Wilson's war)     Juno

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad