LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
   INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

 

MONSTRUOS, S.A.
(Monsters, Inc.)


cartel
Ampliar cartel

Comprar esta película en DVD

Dirección: Peter Docter.
Codirección:
David Silverman y Lee Unkrich.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 92 min.
Género: Animación.
Voces originales: John Goodman (Sullivan), Billy Crystal (Mike), Mary Gibbs (Boo), Steve Buscemi (Randall), James Coburn (Waternoose), Jennifer Tilly (Celia), Bob Peterson (Roz), John Ratzenberger (Yeti), Frank Oz (Fungus).
Guión: Andrew Stanton y Daniel Gerson; basado en una historia original de Jill Culton, Peter Docter, Ralph Eggleston y Jeff Pidgeon.
Producción: Darla K. Anderson.
Producción ejecutiva: John Lasseter y Andrew Stanton.
Música: Randy Newman.
Montaje:
Jim Stewart.
Diseño de producción: Harley Jessup y Bob Pauley.
Dirección artística: Tia W. Kratter y Dominique Louis.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà

El ogro verde gana la batalla

Los esfuerzos llevados a cabo por la Disney para estar a la altura de sus principales competidoras son, innegablemente, meritorios. También lo son sus intentos -gracias a su asociación con la Pixar- de desvincularse de esa imagen que había empezado a quedar anticuada en el campo de la animación en los tiempos que corren. Aunque debería señalar, de paso, que nunca he desmerecido los resultados de una animación tradicional de calidad, siempre que estén respaldados por una historia entretenida y sugerente, y que sea capaz de confeccionar unos personajes con agarre (en el extremo contrario se hallarían casos como el de Final Fantasy, que demuestra una extraordinaria pericia tecnológica pero totalmente vacía de contenido e interés). Así pues, técnicamente hablando, Monstruos S.A. se halla al nivel, cuando no por encima -y aquí entraríamos en detallismos sobre texturas y movimientos-, de la reciente Shrek, obra de Dreamworks. Sin embargo, a nivel argumental, el último producto de la Disney no puede renegar de su pasado tradicional y acaramelado, y su enquilosada prudencia le impide dar ese salto adelante que sí realizó Shrek, y que lo convirtió en un excelente trabajo de animación por ordenador que arropaba un relato no menos memorable, revolucionando la parcela de terreno en la que se veía enmarcado.

La comparación entre ambas películas es inevitable, no sólo por su consecución temporal, o por la similitud de sus planteamientos (protagonistas destinados a generar miedo, mundos imaginarios fruto de la fabulación...), sino porque además se trata de dos producciones parejas en cuanto a género y a herramientas empleadas. A pesar de ello, las diferencias son también evidentes y decantan la balanza en favor de Shrek. Si en la cinta del ogro verde se proponía una perversión de los tópicos, una inversión de papeles en todos los sentidos, que aportaba un aire fresco y gamberro al relato, en Monstruos S.A., esta alteración de lo convencional es sólo superficial. Cruzamos la puerta y se nos muestra qué hay al otro lado del armario, eso que tanto aterroriza a los niños en su soledad nocturna. En cierta forma igual que en Harry Potter, se nos ofrece la trastienda de un universo ficticio y enigmático, y vemos los entresijos de Monstruópolis, una ciudad con estética retro, pero que, salvo por algunas ocurrencias en su funcionamiento, no esconde mayor sorpresa, como tampoco la esconde la trama a través de la que sus personajes ven engarzadas una peripecia con otra.

Por otra parte, Monstruos S.A. dispone de un guión correcto, en reducidas ocasiones simpático, pero sin la efervescencia, el ingenio y la "incorrección política" del de Shrek. Monstruos S.A. es puro Disney, maquillado de innovación digital, pero que en definitiva sigue la línea clásica de la factoría, es decir, se trata de una película destinada mayoritariamente a un público infantil, en la que encontraremos todos los ingredientes habituales sin ninguna intención de salirse del camino marcado; mientras que Shrek es un film que propone una doble lectura, a un nivel inferior para los niños y a un nivel superior para los adultos, que, a fin de cuentas, son quienes van a captar la totalidad de gags y guiños humorísticos, tanto los basados en la acción como aquéllos que tienen un soporte verbal.

En cuanto a la reacción del espectador, poco menospreciable por su elocuencia, cabe decir que cuando Shrek despertaba risas en la sala prácticamente a lo largo de su proyección, Monstruos S.A. no consigue arrancar más que alguna sonrisa condescendiente. Si el ritmo frenético que imponían los diálogos y aventuras de Shrek apenas otorgaban tregua a la diversión y la complicidad, Monstruos S.A. no invita a mantener la atención y, con excepción de algunos episodios anecdóticos, puede incluso llegar a aburrir.

De esta forma, y sin ningún género de dudas, el ogro verde gana la anunciada batalla frente al corpulento monstruo de pelaje azul, y Monstruos S.A. queda convertido en un nuevo intento más, por parte de Disney, de volver a recuperar su trono.


CANAL #CINE - Revista de Cine colaboradora


Imágenes de Monstruos, S.A. - Copyright © 2001 Disney / Pixar. Todos los derechos reservados.

estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras
especiales | reportajes | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | contacto

La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600