LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

 

RATAS A LA CARRERA
(Rat race)


cartel
Ampliar cartel
Título en México y Venezuela: El mundo está loco, loco.
Dirección:
Jerry Zucker.
Países:
USA, Canadá.
Año: 2001.
Duración: 112 min.
Interpretación: Rowan Atkinson (Enrico Pollini); John Cleese (Donald Sinclair), Whoopi Goldberg (Vera Baker), Cuba Gooding, Jr. (Owen Templeton), Seth Green (Duane Cody), Jon Lovitz (Randy Pear), Breckin Meyer (Nick Schaffer), Amy Smart (Tracy Faucet), Kathy Najimy (Bev Pear), Dean Cain (Shawn).
Guión: Andrew Breckman.
Producción: Jerry Zucker, Janet Zucker y Sean Daniel.
Música: John Powell.
Fotografía:
Thomas Ackerman.
Montaje: Tom Lewis.
Diseño de producción: Gary Frutkoff.
Dirección artística: Doug Byggdin y Seth Reed.
Vestuario: Ellen Mirojnick.
Decorados: Renee Baril, Larry Dias y Carol Lavallee.

 

CRÍTICA

Joaquín R. Fernández

Puntuación: 3
Banda Sonora Original:
*****

Jerry Zucker, auténtico impulsor de Ratas a la Carrera, es un experto en esto de filmar comedias absurdas y presuntamente graciosas. Halló un filón de oro con la acertada Aterriza como Puedas, pero luego se desmadró sin pudor y acabó abandonando parte del humor inteligente que encontrábamos en su cinta más exitosa. Ahora, vuelve a la carga con una producción que recoge todos los defectos de sus "obras" anteriores, demostrando con ello que la comedia americana actual atraviesa uno de sus peores momentos (si Frank Capra levantara la cabeza...).

En fin, como es sabido, el argumento se centra en seis grupos de desesperados dispuestos a todo con tal de conseguir los dos millones de dólares que el propietario de un hotel de Las Vegas entregará al que primero los alcance. A tenor de este argumento, el lector sería poco avispado si no se diera cuenta de que lo primero que nos ofrece Ratas a la Carrera es una tópica presentación de personajes, tan intrascendente como inevitable. El plato fuerte llega cuando Donald Sinclair da el pistoletazo de salida, momento en el cual la locura se adueña de la pantalla y ya nada parece imposible. ¿Creen que una vaca no puede conducir? ¿Piensan que un par de mujeres cualquiera no son capaces de batir récords de velocidad con bólidos preparados para ello? ¿Acaso dudan de que, tras un aparatoso accidente de coche, uno puede transformarse en un Hitler de tres al cuarto? Bien, todo este galimatías tiene respuesta en Ratas a la Carrera, aunque me temo que únicamente convencerá a aquellos espectadores que tengan la risa fácil.

El filme es, pues, una sucesión de delirantes gags que se mueven entre lo espectacular (todas las escenas en las que intervienen los hermanos Duane, en especial el momento en el que dichos sujetos huyen, a cámara lenta, de su coche, a punto de ser aplastado por una de esas enormes máquinas de cuatro ruedas que tanto proliferan por determinados espectáctulos automovilísticos americanos) y lo grotesco (todo lo relativo al corazón destinado a un transplante). Te ríes de vez en cuando, e incluso se agradece que el asunto dure poco y todo se suceda con vertiginosidad, pero la sensación final es de una absoluta decepción, sobre todo viendo cómo el realizador alarga la duración de la cinta (ya de por sí corta) con la visión de todos los protagonistas bailando al ritmo de una pegadiza canción. ¿Acaso se pensaba que era el máximo responsable de un show de televisión? En fin, hay que ir muy predispuesto para disfrutar de Ratas a la Carrera; los amantes de American Pie y sucedáneos se lo pasarán en grande.

El reparto, variado a más no poder (Rowan Atkinson, John Cleese, Whoopi Goldberg, Cuba Gooding Jr., Kathy Bates,...), no es que se esfuerce demasiado en sus actuaciones, aunque se nota que se lo han pasado muy bien rodando la película. Y en cuanto a la banda sonora, resulta inconcebible que se haya prescindido de la partitura de Elmer Bernstein, rechazada, con gran sorpresa para todos, por los responsables de este engendro. Y es que hay que tener en cuenta que la importancia de la música incidental es puntual (el filme está repleto de canciones y temas no originales), por lo que aún se comprende menos tamaña decisión. En todo caso, John Powell resulta eficaz en su cometido, mezclando músicas de dibujo animado con piezas serias que sirven, a su vez, para burlarse de las imágenes que vemos (el encuentro entre Vera y su hija, por ejemplo). Me quedo con la parte final, aquélla que se escucha cuando los protagonistas se acercan a la estación de tren donde se encuentra el dinero.


Imágenes de Ratas a la carrera - Copyright © 2001 Fireworks Pictures, Paramount Pictures y Alphaville/Zucker. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Ratas a la carrera"
Añadir "Ratas a la carrera" a tus películas favoritas

estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos | video | de compras
especiales | reportajes | carteles | buscar | afiliación | listas de correo | contacto

La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Video
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas correo
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600