LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 
Ampliar foto
 

Más fotos (22)

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


DUEÑOS DE LA CALLE
(Street kings)


cartel
Dirección: David Ayer.
País:
USA.
Año: 2008.
Duración: 107 min.
Género: Thriller.
Interpretación: Keanu Reeves (Tom Ludlow), Forest Whitaker (capitán Jack Wander), Hugh Laurie (capitán James Biggs), Chris Evans (Paul Diskant), Common (Coates), The Game (Grill), Martha Higareda (Grace Garcia), Naomie Harris (Linda Washington), Jay Mohr (Mike Clady), John Corbett (Dante Demille), Amaury Nolasco (Cosmo Santos), Terry Crews (Terrence).
Guión: James Ellroy, Kurt Wimmer y Jamie Moss; basado en un relato original de James Ellroy.
Producción: Lucas Foster, Alexandra Milchan y Erwin Stoff.
Música: Graeme Revell.
Fotografía:
Gabriel Beristain.
Montaje: Jeffrey Ford.
Diseño de producción: Alec Hammond.
Vestuario: Michele Michel.
Estreno en USA: 11 Abril 2008.
Estreno en España: 25 Abril 2008.

CÓMO SE HIZO "DUEÑOS DE LA CALLE"
Notas de producción © 2008 Hispano Foxfilm

1. El proyecto

  Gran admirador del galardonado autor de literatura policiaca James Ellroy, el productor Erwin Stoff encontró en el guión de DUEÑOS DE LA CALLE un posible proyecto para Keanu Reeves. Stoff reconoció la importancia moral que tiene el relato en el mundo actual y empezó a buscar maneras de realizar la película. “Siempre he sido un admirador de la obra de James Ellroy y el guión acabó sorbiéndome el seso”, recuerda Stoff. “Era la clase de película que me gusta y me pareció que quedaría fenomenal en la pantalla”. Para ayudar a promover el desarrollo del proyecto, Stoff se hizo con los servicios del productor Lucas Foster, sabiendo que su experiencia en numerosas películas de acción de gran presupuesto, y su interés personal por la cultura policial redundarían en ventajas para el proyecto. La película era originariamente un relato de época ambientado en Los Ángeles después del incidente de Rodney King, pero el equipo de producción comenzó a revisar el concepto dotándolo de una ambientación contemporánea a la vez que conservaban la temática general del relato, respetando la idea original de Ellroy. “Erwin y yo decidimos no realizar una película de época, lo que fue una decisión importante que tuvo diversas consecuencias, buenas y malas”, explica Lucas Foster. “Nos mantuvimos en nuestros trece y quisimos realizar una película para adultos de forma que tuviéramos libertad para poner los nervios de punta y contar la verdad acerca de lo que es ser un policía en Los Ángeles, o al menos nuestra percepción de esa verdad”. El equipo de producción se dirigió al consumado guionista y director David Ayer para que se hiciera cargo del proyecto, pero éste tuvo que declinar el ofrecimiento debido a anteriores compromisos. Al final, el proyecto de Ayer quedó en nada y el realizador no dejó escapar la oportunidad de trabajar en la película, que parecía hecha a la medida de su sensibilidad. Le atraía trabajar con Keanu Reeves tanto como el material, que englobaba su interés y su conocimiento interno del Cuerpo de Policía de Los Ángeles y de la misma ciudad. Tal y como se aprecia en su anterior trabajo en películas como TRAINING DAY, HARSH TIMES y S.W.A.T. LOS HOMBRE DE HARRELSON, Ayer se inclina hacia el material que trate las complejidades del trabajo policial, el poder y la corrupción, y DUEÑOS DE LA CALLE era una gran oportunidad de ahondar en esa investigación. “Me fascina la corrupción policial y lo que puede sucederle psicológicamente a alguien a quien se ha confiado el ejercicio de la fuerza letal en nuestro nombre”, explica Ayer. “Dar a alguien la posibilidad de arrancarle a alguien la vida supone entregarle un poder increíble y quiero examinar el cambio que sufren psicológicamente los que perpetran violencia, aunque sea en nuestro nombre”.

 

  Aunque Ayer y Ellroy pertenecen a épocas diferentes y sus puntos de vista artísticos son distintos, ambos comparten un gran amor por la ciudad de Los Ángeles con toda su belleza y su fealdad. El productor Erwin Stoff intuyó que emparejar a Ellroy con Ayer dotaría de un efecto singular al drama policiaco angelino. “Por muchos conceptos pensé que formaban una pareja ideal, porque David siente una fascinación tan intensa como la de Ellroy por Los Ángeles y la cultura tribal de la policía”, comenta Stoff. “David es un producto de la ciudad, se crió en sus calles y puede preservar los personajes increíblemente complejos que creó Ellroy y encajarlos en el Los Ángeles actual, tan diverso étnicamente. Ambos encarnan sensibilidades muy semejantes separadas por distintas épocas”.

  Ayer añade que “James Ellroy comprende de maravilla la psicología de la policía y la cultura de los cuerpos encargados de hacer cumplir la ley, y lo que yo pongo encima de la mesa es mi comprensión de cómo se desarrolla actualmente tan importante actividad. Combinando el increíble relato novelístico y el cuadro compuesto por Ellroy con mi comprensión orgánica de lo que sucede en las calles de Los Ángeles un día cualquiera, conseguimos un tapiz increíblemente rico en un entorno muy realista”.

  Los realizadores emprendieron la tarea de dotar de su propia y singular interpretación al género policiaco y de misterio, que se ha convertido en una fuerza autónoma dentro de la literatura de ficción y el cine norteamericanos. A diferencia de la mayoría de las películas de tensión de ambiente urbano, DUEÑOS DE LA CALLE se empaparía de realismo y de política contemporánea. “Desde el principio procuramos realizar una película que trascendiera del género y que no se limitase a seguir la ronda habitual del relato policiaco tradicional”, explica Stoff. “Insistimos en hacer que el mundo interior de esta película estuviera habitado por personajes reales puestos en dilemas auténticos sin embellecimientos”.

  Abundando, Ayer afirma: “Para mí, esta película es distinta a las demás del género por la meticulosa atención a los detalles, por la intensidad de la realidad y la artesanía puestas en cada aspecto del mundo físico y el diseño de los personajes. Mantiene una conciencia del tiempo en el momento actual y a la vez posee una intemporalidad asociada con el género, cuya consecución ha supuesto todo un reto”.

  “A Ludlow le confían la responsabilidad de eliminar a las personas que los poderes fácticos consideran inconvenientes”, explica David Ayer. “Ludlow es alguien que al principio tenía intenciones rectas y quería salvar al mundo pero que se encontró circulando en dirección contraria”.

  El personaje de Tom Ludlow representa esencialmente todos los ideales complejos y contradictorios que encierra el título de la película: DUEÑOS DE LA CALLE; él es el dueño de la calle y el protector de la sociedad dispuesto a enfrentarse a los aspectos más repugnantes de la comunidad. Imparte una justicia rápida y sin compromiso, libre de las limitaciones de la burocracia y los protocolos habituales. Mientras que los Estados Unidos se enorgullecen de las garantías procesales y de los derechos personales consagrados en la constitución, los miembros de “Ad Vice”, una unidad especializada de la policía de Los Ángeles, son un mal necesario que concede a los civiles y a la gente corriente las libertades y la seguridad de las que disfrutan diariamente.

  “Ludlow representa a los hombres que hacen guardia por la noche; ve todo lo que nosotros no queremos ver y nos protege de los males que acechan en la oscuridad”, explica Erwin Stoff. “Hace aquello de lo que nosotros somos incapaces y que puede que repudiemos, pero de lo que nos beneficiamos cuando gozamos de la seguridad que proporciona “Ad Vice””.

  “Los de “Ad Vice” son los que sufren para que nosotros no tengamos que hacerlo”, dice Lucas Foster mostrándose de acuerdo. “Yo valoro la nobleza de la idea de que haya personas cuyas vidas estén dedicadas a enfrentarse a determinadas cosas para permitir que el resto vivamos nuestras vidas y disfrutemos de nuestras libertades personales”.

  Cuando por primera vez nos lo presentan, el detective Tom Ludlow no se ha recuperado todavía de la muerte de su esposa y encuentra consuelo en la bebida. Vive en las sombras de las calles y, aunque trabaja solo, actúa bajo la protección de la hermandad de “Ad Vice” y de su jefe, el enigmático capitán Jack Wander.

  “Ludlow empezó su carrera lleno de virtuosas intenciones, deseoso de salvar al mundo pero, no se sabe cómo, termina tomando un camino muy equivocado”, comenta Ayer. “Es un hombre que tiene una brújula moral, que es el motivo por el que está tan atribulado, dándose cuenta de alguna forma de que su vida no discurre por donde debería”.

  DUEÑOS DE LA CALLE plantea algunas preguntas provocadoras. ¿Qué precio debería pagarse por el bien superior y a expensas de quién? ¿Dónde reside la responsabilidad de un sistema roto y cómo podemos acusar a aquéllos que afrontan el peligro? ¿Quién protege a los que nos protegen? Esencialmente es un relato de hermandad, lealtad y supervivencia y de todas las zonas de claroscuro que hay entre ellas.

  “Lo que, para mí, hace interesante este relato es la existencia de matices en los personajes; todos tienen un tono de gris”, explica David Ayer. “Es una película de tensión y misterio urbanos, por lo que todos son un poco corruptos, pero es que creo que lo mismo sucede en la vida real. Nadie se despierta y piensa que es uno de los malos. A sus ojos, se han encontrado en situaciones que han escapado a su control y ellos están tratando de sobrevivir”.

  David Ayer prosigue diciendo que aunque la película trata los aspectos más tenebrosos de quiénes somos nosotros como personas, pone de manifiesto que siempre existe la oportunidad de redimirse: “La película está estructurada como una tragedia y transmite la misma sensación que un accidente ferroviario, pero también contiene una increíble redención: un mensaje que afirma que por muy lejos que uno haya llegado, siempre hay forma de volver atrás”.

  “Siempre que se intente contar una historia en la que haya gente de verdad, habrá heroísmo, tinieblas, idealismo, corrupción, traición y amor”, dice Stoff. “Todas ésas son facetas de la vida presentes en todas las ciudades y a nosotros no nos interesaba que la narración sólo fuera tenebrosa y nihilista, que dejara al espectador sin que nadie hallara un motivo más elevado. Si bien la historia da, sin duda, un giro muy siniestro e inquietante, en realidad es la historia de un héroe”.

2. El reparto >>


Imágenes y notas de cómo se hizo "Dueños de la calle" - Copyright © 2008 Fox Searchlight Pictures, Regency Enterprises y 3 Arts Entertainment. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Dueños de la calle"
Añade "Dueños de la calle" a tus películas favoritas
Recomienda "Dueños de la calle" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Despierto (Awake)     No es país para viejos (No country for old men)     Los crímenes de Oxford     La noche es nuestra (We own the night)     En el punto de mira (Vantage point)

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad