Estrenos en la cartelera de cine

 

LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (30)

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


LA LISTA
(Deception)


cartel
Dirección: Marcel Langenegger.
País:
USA.
Año: 2008.
Duración: 107 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Hugh Jackman (Wyatt Bose), Ewan McGregor (Jonathan McQuarry), Michelle Williams ("S"), Maggie Q (Tina), Natasha Henstridge (Simone Wilkinson), Charlotte Rampling, Lisa Gay Hamilton (detective Russo).
Guión: Mark Bomback.
Producción: Hugh Jackman, Arnold Rifkin, John Palermo, Robbie Brenner, David Bushell y Christopher Eberts.
Música: Ramin Djawadi.
Fotografía:
Dante Spinotti.
Montaje: Christian Wagner y Douglas Crise.
Diseño de producción: Patrizia Von Brandenstein.
Vestuario: Sue Gandy.
Estreno en USA: 25 Abril 2008.
Estreno en España: 3 Abril 2009.

CÓMO SE HIZO "LA LISTA"
Notas de producción © 2008 TriPictures

  El director Marcel Langenegger llegó su primer día de trabajo y se encontró con que tenía la oficina decorada con pósters de películas, algo que le condujo a una labor algo inusual para un Director: la de diseño de interior. “Yo les dije: quítenlos todos,” recuerda Langenegger entre risas. La única obra que quería en los muros de mi oficina era una pintura de Edward Hopper. Es la figura de un hombre sentado en una habitación mirando por la ventana. Es una persona muy solitaria, y recuerdo muy bien que la primera vez que vi la pintura, pensé: Ese es Jonathan.“La primera vez que leí el guión”, Langenegger explica, “me sentí muy atraído por los elementos de suspense. Era un guión tan inteligente e interesante que me recordó los juegos mentales de Hitchcock. Y creo que Jonathan es muy susceptible a estas cosas, porque está muy solo. Es como si estuviera encerrado en una habitación. Todo está en silencio; la soledad. Realmente lo puedes sentir”. Hugh Jackman, cuya empresa Seed Productions escogió La Lista para su primer largometraje, compartió la visión de Langenegger. (Jackman, uno de los productores de la película también interpreta a Wyatt, quien se hace amigo de Jonathan y lo saca de su confinamiento psicológico). “Me pareció que había algo muy fresco en el guión”, dijo Jackman. “Algo muy nuevo. Era inteligente y sexy y te transporta a un mundo que nunca podrás conocer. Muchas películas de suspense, con todo lo entretenidas que puedan resultar, pueden parecer algo ridículas. Es como para decirles: ‘¡Vaya, basta ya! ¡Eso nunca podría ocurrir!’ Pero en La Lista — lo que ocurre es algo que podría ocurrir. Ese mundo podría existir. Porque incluso con todos nuestros móviles y nuestras Blackberrys la gente se siente desconectada, y sola, igual que Jonathan. Él es alguien con quien la gente se puede identificar, y su viaje en la película es tan excitante. Realmente vuelve a la vida”. Ewan McGregor, quien interpreta a Jonathan, conviene: “muchas veces los guiones de las películas de suspense son bastante estándar,” comenta, “pero La Lista tenía algo extra. Es un guión muy bien trabajado, por un lado, y yo realmente me quedé sorprendido con Jonathan y con la manera en que está totalmente apartado de la vida: ese no es el tipo de personaje normal que te encuentras en una película de suspense”.

 

  Fue este mismo aspecto inusual de la historia: la de un protagonista que se ve cortado del mundo, la que el productor Arnold Rifkin encontró tan interesante. “La inocencia de la historia realmente me cautivó,” dice Rifkin. "Este joven que lleva una vida totalmente anónima. Existen miles y miles de personas como Jonathan, gente que sufre porque están solos.” El guionista Mark Bomback le presentó la idea de La Lista por primera vez a Rifkin con un café. “Le compré la idea antes de acabar mi taza,” dice Rifkin. Más tarde, Bomback y Patrick Marber escribieron los borradores del guión.

  Al igual que Langenegger, el productor John Palermo también percibió elementos de Hitchcock en La Lista. “Creo que durante los últimos años, los cineastas han hecho películas de suspense casi exclusivamente de terror,” dice Palermo. Pero tanto él, como la productora Robbie Brenner (quien dice que La Lista le recuerda “las películas de la vieja escuela como Marathon Man y Klute”) consideran a La Lista como una vuelta a una era anterior en la producción cinematográfica. “Para mí La Lista demuestra que las películas de suspense pueden realmente contener historias de personajes,” comenta Palmero, “con temas relevantes y personajes que te importan”.

  “Jonathan no es el protagonista normal”, explica McGregor. “Por un lado, la gente habla en su espacio, como si él no estuviera allí. Él es alguien que está tan separado del mundo, que no se había permitido sentirse unido a la gente, y que cuando se enamora de ‘S.,’ creo que lo hace de verdad. Es una historia de amor bastante profunda. En muchos aspectos, el interpretar a Jonathan fue como quitarme una coraza. Fue como interpretar a una flor que iba abriéndose, mostrando diferentes niveles de él mismo llenándose de vida en el mundo”.

  “Yo creo que la gente puede entender realmente y relacionarse con Jonathan,” agrega Langenegger. “Todos hemos vivido episodios de soledad, de sentirnos desconectados del mundo. Pero en el caso de Jonathan, el aislamiento se ha apoderado de su propia vida. Está atrapado en un cubículo, en su apartamento, en la ciudad, en su mente. Es un turista en su propio mundo”.

  El interés de Langenegger en Jonathan fue mucho más allá de la soledad del personaje; lo que realmente le impactó fue el viaje que Jonathan emprende. “Marcel habló mucho acerca de esta idea del nacimiento de Jonathan,” explica McGregor. “Es como si volviera a vivir. Y La Lista trata realmente de las etapas de este renacimiento. A veces, las experiencias terribles te hacen crecer, y yo creo que la pesadilla de lo que le ocurre a Jonathan en esta película es lo que le permite salir transformado al final. Es como si estuviera liberado. En realidad, es sobre cómo vuelve a la vida”.

  “Lo que sucede con Ewan,” dice Langenegger , “es que su sentido de la medida es perfecto. La mayoría de las veces, Jonathan no tiene que hacer nada. Sólo se sienta en una silla a esperar una llamada, o trabaja en su portátil. Me sentí algo preocupado al tener que buscar a un actor que pudiese transmitir algo con estas escenas, ya sabes, sin decir una sola palabra. Pero todo lo que me había imaginado en mis sueños más fantásticos con Jonathan, Ewan los trajo a la palestra el primer día. Todo lo que hace es tan sutil, es realmente increíble”.

  Jackman describe a McGregor como “extremadamente valioso para la película desde todo punto de vista,” y añade que “la sutileza y la finura” que le aporta al papel de Jonathan han sido “realmente una gran parte de lo que lo ha ayudado a elevar a esta película a algo muy especial.” Pero para Jackman, quien nunca mira los partes del día como actor, la interpretación de Mc Gregor incluso ha provocado algo así como un cambio de hábitos. “Como productor, ahora veo los partes diarios, por supuesto” comenta Jackman, “pero con Ewan, yo veo cada toma. Realmente actúa, desde lo más profundo. Cada toma tiene sus propios matices. Siempre está trabajando, siempre está haciendo algo para que una escena cobre vida.

  “En las escenas de Ewan con Michelle hay tanta chispa, tanta química,” comenta Jackman, “que el efecto es contagioso. Realmente los ves como una pareja de verdad.” De sus escenas con McGregor, Michelle Williams explica: “lo mejor que te puede pasar con un actor es que realmente te conectes con él delante de la cámara”.

  El productor Palermo conviene en que, desde la primera lectura de La Lista, se dió cuenta que el interpretar a Jonathan era un reto que le venía a la perfección a McGregor. Y el productor Brenner, quien dice que McGregor “es brillante e incitante,” dice que pensó que sería fantástico ver como un tío introvertido se transforma en un hábil manipulador que controla su propio destino”.

  No que el darle forma a su propio destino le resulte tan natural a Jonathan como lo es para su nuevo amigo Wyatt Bose. Jackman, quien interpreta a Wyatt, lo describe como “un personaje bastante Maquiavélico. Es manipulador e inteligente, encantador, enigmático y misterioso. Wyatt siente que el mundo le pertenece. Es el tipo de persona con la que quieres estar”. “Hugh tiene un encanto tan contagioso,” dice el productor Brenner, “que pensé que sería fantástico verlo interpretar el papel de un seductor”.

  Langenegger no podría estar más de acuerdo. “Todos sabemos que Hugh es un actor increíble,” explica el director. “Es un actor muy físico, con un gran sentido de masculinidad sana. Y además, tiene una capacidad increíble. Puede hacer casi cualquier cosa. Cuando entró el primer día, él era Wyatt.” En una escena, Langenegger recuerda que decidió darle a Jackman algo de “dirección indirecta,” y le sugirió a Wyatt que pensara en Jonathan como en una cucaracha. “Hugh tomó esa pequeña e insignificante idea, y la utilizó para transformar la escena,” dice Langenegger. “Fue una experiencia tan fantástica trabajar con él. Es como si no hubiese nada que Hugh Jackman no pueda hacer”.

  “A todos los actores les encanta interpretar a personajes siniestros,” dice Jackman. “Y estas son partes donde no tengo mucha interpretación. Con Wyatt, nunca estás realmente seguro de cuáles son sus motivaciones en un momento en particular. Sólo tienes el sentimiento que siendo tan atractivo y enigmático como es, probablemente sería mejor que no te quedaras sola con él. Podría causarte problemas".

  Y así es. Problemas podría perfectamente ser el segundo nombre de “S.”, el personaje de Williams. “Ella toma malas decisiones, está con las personas equivocadas,” explica Williams. “Es algo así como una chica nómada que viaja de noche. Nunca había interpretado a alguien como ella anteriormente, por lo que ‘S.’ representó un reto totalmente nuevo para mí”.

  Incluso así, Langenegger sabía que Williams era “S.” la primera vez que se conocieron. “Ella se sentó frente a mí y vi que tenía la materia prima. Percibí su vulnerabilidad. Estaba tan expuesta y frágil, y sin embargo tenía mucha fuerza. El personaje de ‘S.’ es un papel muy complejo. Superficialmente, parece algo así como la femme fatale estándar en una película de suspense: la hermosa mujer que se ve envuelta en algún tipo de trama. Pero yo quería proporcionarle a ‘S.’ mayor profundidad, añadirle algo que no se espera de un papel como este. Y la vulnerabilidad de Michelle es perfecta para ‘S.,’ porque le permite ser manipulada y herida. Hace falta contar con una actriz muy especial para comunicar todo esto en solo unas pocas escenas”.

  “Marcel quería contratar a Michelle,” explica el productor Rifkin. “Algunas veces es algo tan sencillo como esto.” Pero conseguir que interpretara el papel no fue sencillo, y al final, tuvo que ser el propio Langenegger quien llamara a Williams y le cantara al teléfono.

  “Era una canción del grupo Jane’s Addiction, llamada ‘Jane Dice,’ que me recordaba al papel de ‘S.,’” explica Langenegger, [citando la letra: ‘Jane dice que nunca se ha enamorado. Ella sólo sabe cuando alguien la desea.’]. “Le canté esta canción a Michelle, y luego le dije: ‘este es tu papel. Te encuentras con Jonathan por primera vez, y eres como la adolescente que acaba de descubrir que existe algo llamado amor. Esta es la razón por la que tu personaje es tan difícil y a la vez tan maravilloso y tan hermoso.’ Y entonces respondió: ‘vale, lo cojo’”.

  “‘S. es aggresiva, con una gran confianza en sí misma, muy capaz y con gran sexualidad. Estos son temas que yo realmente no había explorado antes,” explica Williams. “Y al final se vuelve una. Ella tiene una personalidad y la promesa de un amor”.

  “Su belleza viene a ser como un shock,” dice Jackman de Williams. “Y lo misteriosa y seductora que es. Te cautiva y no hay nada que puedas hacer. Sólo te enamoras de ‘S.’y Jonathan lo hace totalmente. La química entre Michelle y Ewan es tan increíble, que los convierte en una de esas parejas de las películas que te cautivan. Quieres que estén juntos”.

  “Nos lanzamos al papel, sin intentar trabajarlo mucho con antelación,” explica McGregor de sus escenas con Williams. “Por lo que cuando la cámara estaba filmando, nosotros estábamos creando y trabajando juntos. Existe realmente un sentido del juego, ¿sabes?, donde estamos realmente intentando descifrar las escenas juntos, y son realmente deliciosas, creo, las escenas con Michelle”.

  Un papel del que Langenegger no se tuvo que preocupar fue el “personaje” de la ciudad Nueva York. En palabras del productor David Bushnell: “la ciudad de Nueva York interpreta a un personaje central en La Lista, y el equipo sabía que la teníamos que filmar aquí.” Y aunque algunas partes de la película están filmadas en Madrid, en los alrededores de La Plaza Mayor y el Paseo del Prado, no podemos negar que la ciudad de Nueva York en sí misma interpreta una parte esencial al proporcionarle a la película La Lista su energía y mística.

  “El filmar en Nueva York no es nada sencillo,” dice Langenegger . “Se te presentan infinidad de obstáculos. Pero ninguna ciudad puede reemplazar a Nueva York. Por eso es que cuando estábamos buscando localidades, en oficinas y habitaciones de hotel, por ejemplo, traté de buscar lugares que ofrecieran una vista de la ciudad, algo así como en las obras de Hopper, donde un personaje solitario está encerrado dentro, y fuera se encuentra algo esplendoroso que no es parte de su mundo. Y por eso intenté encontrar locaciones donde pudiéramos ver a Jonathan en su caja de cristal, y afuera está Manhattan, un mundo bellísimo del que no forma parte”.

  Al igual que Langenegger, Williams se dejó cautivar por los encantos de filmar en Nueva York. “Gran parte de la película está filmada de noche," comenta, “que para mí siempre ha tenido un encanto extraño, y es un momento especial para estar despierto en la ciudad. Estás abajo en el metro, trabajando, mientras que el resto de la ciudad está durmiendo. Hay algo increíblemente romántico en esto”.

  Para Ewan McGregor, sin embargo, aunque admite “haberse enamorado de nuevo de Nueva York con esta película”, lo más emocionante de hacer la película La Lista ha sido trabajar con Langenegger. “Para mí, cuando trabajas con un director primerizo, estás trabajando con alguien muy apasionado,” explica McGregor. “Aportan el 110%. Realmente me sentí cautivado por Marcel, con su gran entusiasmo. Tenía realmente unas ideas muy interesantes para llevar esta película a otro nivel, de lo que mostraban las escenas en el papel. Él te da una pequeña nota, y es justo lo necesario en ese momento para logra desbloquear una escena.

  “Yo creo que se ha rodeado de un equipo realmente bueno. Alrededor de la cámara, con todo el equipo, el sentimiento es realmente de creatividad. Duane Manwiller, el operador de la cámara “A”, es realmente extraordinario; es increíble lo que hace con la cámara de mano, y muchas veces sentí como si estuviésemos bailando cuando estábamos interpretando esas escenas”.

  “Llegué a esta película pensando que iba a crearme un espacio muy cómodo alrededor de la cámara,” dice Langenegger. “Pensé que eso ayudaría a liberar a los actores, y que eso me ayudaría también, porque si eran capaces de sentir eso, entonces yo lo sentiría también. Yo quería crear una atmósfera muy cómoda alrededor de la cámara, para que de alguna forma la cámara se volviera invisible, como si no estuviera ni siquiera allí. Por eso utilizamos la nueva cámara Genesis”.

  Con todas sus virtudes, la decisión de utilizar la cámara digital Genesis de Panavision no fue tomada a la ligera. “La decisión entre Genesis y la película normal, fue motivo de todo un debate filosófico entre Dante Spinotti, nuestro cineasta, y yo,” dice Langenegger, agregando que ahora si se puede reír de eso. “Yo quería utilizar película y el quería filmar en versión digital, entonces nos encontramos ante un conflicto de intereses real.

  Hubo días en que vine al set y dije, ´Estoy perdiendo horas de sueño porque estamos filmando con Genesis,´ y otros días era él el que decía lo mismo: ´Marcel, no puedo dormir’”.

  No se trata solo de las pasiones individuales de Langenegger y de Spinotti, las que les provocaban el insomnio. Los dos son buenos amigos, crecieron juntos en la misma “colina” en los Alpes (como lo explica Langenegger), sólo con una generación de diferencia y en lados distintos: Spinotti en Italia y Langenegger en Suiza. “De alguna forma compartimos algo,” explica Langenegger. “La comida, la forma en que percibimos el mundo. Nos entendemos perfectamente.” El afamado cineasta Spinotti y Langenegger forjaron su amistad a lo largo de los años mientras trabajaban juntos haciendo comerciales, y Spinotti fue uno de los primeros que recomendó a Langenegger a Hugh Jackman cuando Seed Productions estaba comenzando con La Lista. (“Te tengo que contar acerca de este chico, Langenegger,” recuerda Jackman, imitando a Spinotti. “De verdad te digo: es nuestro hombre. Es el hombre.”) Sin embargo, esta confianza tiene un precio: “ambos somos algo cabezotas,” dice Langenegger. “Me imagino que tiene algo que ver con lo de crecer en las montañas. Ya sabes, como tener delante a unas paredes de roca sólida”.

  “Resultó bastante interesante,” dice el productor Bushell, “tener a este joven cineasta de la nueva escuela que quería utilizar película, la vieja tecnología, y a este viejo gigante de la profesión que quería a toda costa utilizar las nuevas tecnologías.” Langenegger agrega: “Yo recuerdo a Dante diciéndome: ‘¡tú eres joven, debería interesante lo nuevo! ¡Deberías estar a favor de la cámara Genesis! ¡Te debería interesar la tecnología y el progreso! La historia del ser humano se basa en el espíritu moviéndose hacia el progreso y no quedándose paralizado en temas obsoletos.’” Finalmente, los dos cedieron, “como siempre hacemos cuando Dante y yo discutimos.” Langenegger y Spinotti decidieron dividir la película entre las escenas de día y las de la noche. Para el día, utilizarían película, y para la noche, filmarían utilizando la cámara Genesis (aunque al final, filmaron algunas escenas de día también con la cámara Genesis).

  Spinotti explica su punto de vista en este debate de la siguiente forma: “cuando estás trabajando en el aspecto de una película, no sólo estás trabajando en el aspecto de la película. En realidad, estás buscando un lenguaje. Imagina que cada película fuera hablada o filmada en otro idioma. Es como si una película fuera filmada en alemán, o en español, o en italiano, o en inglés. Cada película tiene su propio lenguaje y la cámara lo utiliza para escribir de manera distinta.

  “Con Genesis, nos enfrentamos a una transformación que yo creo es solo comparable a la de la llegada del sonido. Lo que captura la cámara Genesis es el mundo de la oscuridad, el mundo de la noche, para que realmente puedas explorar el mundo visual que va desde el atardecer hasta el amanecer del día siguiente. Es el mundo de la oscuridad”.

  Normalmente, cuando se filma una escena de noche, el set se llena de luz, tanto que para los actores y para el equipo es como si fuera de día, incluso si se ve como si fuera de noche en la película terminada. La cámara Genesis, sin embargo, puede filmar utilizando exclusivamente la luz disponible. “La cámara Genesis tiene una sensibilidad mucho mayor,” explica Spinotti, “por lo que puede leer las sombras con mucho mayor facilidad que la película. Por esta razón, puedes darle un enfoque distinto a las imágenes. Puedes capturar la fascinación de lo que ya existe, sin tener que modificarlo. Hace que la película sea mucho más creíble”.

  Otro compromiso al que llegaron Spinotti y Langenegger fue que, cuando filmaran con la cámara Genesis, utilizarían una vieja lente Ziess, pero que cuando utilizaran película, utilizarían las novedosas lentes Prima. “De alguna forma le quitamos lo moderno a la imagen digital utilizando lentes antiguas, e intentamos tener una imagen tan clara como fuera posible para tener la mejor imagen digital,” agrega Langenegger. “Nuestra idea en general fue acercarnos lo más posible a como se vería una película en 70-mm.

  “Nuestra discusión comenzó con una botella de vino,” agrega, “y Dante y yo seguimos discutiendo y bebiendo más vino, y esta fue la solución que se nos ocurrió. Una vez que terminemos la filmación, nos volveremos a sentar con otra botella de vino, y me imagino que resolveremos el debate”.

  A la aclamada diseñadora de producción Patrizia von Brandenstein y a la diseñadora de vestuario Sue Gandy se les confió la responsabilidad de intentar crear las escenas e imágenes reales que Spinotti y Langenegger estaban intentando decidir cómo filmar. “Jonathan va a diferentes empresas cada tres o cuatro días,” dice Von Brandenstein, “pero él nunca pertenece a la vida de la empresa que visita. Por lo que, de alguna forma, estas oficinas son todas iguales. Hay diferencias sutiles en términos del nivel de prosperidad, supongo, pero en esencia se trata sólo del “mundo empresarial”. Pero cuando descubre el lado más salvaje de la ciudad de Nueva York, a través de Wyatt, yo quise mostrar lo atractivo que le resultaba, al tiempo de ser peligroso. Ese mundo, entonces, está lleno de superficies de colores brillantes y reflectivas, pero también hay una oscuridad subyacente”.

  Gandy, también intentó mostrar las diferencias entre los dos mundos de Jonathan. “No va a ser una película grande, llena de color,” explica, “pero hay alguna nota de rojo por aquí, y otras de azul y de dorado. La inspiración para mi diseño de ropa viene de las películas de Hitchock que son de cine negro. Se produce una abstención de color, y sólo se utiliza si aporta algo. Marcel me mostró fotografías de la ciudad y de cómo quería que se viera. Mucho acero, los taxis de color de la ciudad de Nueva York. El color de la sangre. Azules vibrantes”.

  El resultado película de suspense que te hace pensar y que re-imagina el mismo género al que está intentando rendir tributo. “Lo que tanto Marcel, como Dante, y el equipo completo han logrado,” dice Jackman, “es proporcionarle a La Lista una atmósfera cambiante e intimista. Es algo ensoñadora, de alguna forma. Es increíblemente sexy, algo negra, si acaso, y la película te seduce. No te fuerza, no sigue la fórmula normal de este tipo de película de suspense. Es sólo como si te llevara.

  “Al mismo tiempo, es realmente como una montaña rusa. Es inteligente, tiene muchos giros y cambios, y te lleva en un viaje muy sexy. Es el tipo de paseo que no consigues en Disneyland”.


Imágenes y notas de cómo se hizo "La Lista" - Copyright © 2008 Rifkin-Eberts Productions y Seed Productions. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La Lista"
Añade "La Lista" a tus películas favoritas
Recomienda "La Lista" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Valkiria (Valkyrie)     Resistencia     Cuestión de honor     No es país para viejos (No country for old men)     RocknRolla

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad