Estrenos en la cartelera de cine

 

LA BUTACA
Revista de Cine
 

 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (20)

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


RETORNO A BRIDESHEAD
(Brideshead revisited)


cartel
Dirección: Julian Jarrold.
País:
Reino Unido.
Año: 2008.
Duración: 132 min.
Género: Drama.
Interpretación: Emma Thompson (Lady Marchmain), Ben Whishaw (Sebastian Flyte), Matthew Goode (Charles Ryder), Hayley Atwell (Julia Flyte), Michael Gambon (lord Marchmain), Ed Stoppard (Bridey Flyte), Felicity Jones (Cordelia Flyte), Greta Scacchi (Cara), James Bradshaw (Sr. Samgrass), Jonathan Cake (Rex Mottram).
Guión: Andrew Davies y Jeremy Brock; basado en la novela de Evelyn Waugh.
Producción: Robert Bernstein, Douglas Rae y Kevin Loader.
Música: Adrian Johnston.
Fotografía:
Jess Hall.
Montaje: Chris Gill.
Diseño de producción: Alice Normington.
Vestuario: Eimer Ní Mhaoldomhnaigh.
Estreno en Reino Unido: 3 Oct. 2008.
Estreno en España: 31 Octubre 2008.

CÓMO SE HIZO "RETORNO A BRIDESHEAD"
Notas de producción © 2008 Notro Films

  Evelyn Waugh escribió Retorno a Brideshead en sólo cuatro meses durante una baja del ejército a finales de la II Guerra Mundial en 1944. El libro, terminado justo cuando los Aliados desembarcaron en Normandía en 1945, obtuvo un reconocimiento generalizado y no estuvo exento de polémica. Waugh la consideró su obra magna, sobre el declive de la aristocracia católica inglesa. Creía que la guerra, un periodo de incertidumbre pero también de cambio, facilitaría la ascensión del hombre corriente y el fin de la aristocracia, y con ello, una era rica y gloriosa. Retorno a Brideshead es una novela épica ambientada en varios continentes a lo largo de tres décadas, entre los años 20 y 40. Su temática, en palabras del autor, es “la influencia de la gracia divina en un grupo de personajes diversos pero íntimamente relacionados”. La novela incluye algunos detalles autobiográficos: Waugh se convirtió al catolicismo en 1930 y también animó a un amigo a que se convirtiera en su lecho de muerte. Disfrutó de la vida de estudiante en Oxford, bebiendo demasiado y relacionándose con gente de colegios universitarios más prestigiosos que el suyo (Hertford), al tiempo que mantuvo al menos una relación homosexual. Entre sus coetáneos de Oxford se encontraban Graham Greene, Anthony Powell y John Betjeman. Waugh escribió Retorno a Brideshead durante un celebrado periodo de la literatura inglesa en el que se publicaron New Bats in the Old Belfries, de Betjeman, Rebelión en la granja de George Orwell y Muerte y entradas, de Dylan Thomas. Retorno a Brideshead es posiblemente la novela más conocida de las 13 que escribió y está considerada un clásico de la literatura del siglo XX. Figura en la lista de la revista Times de las 100 mejores novelas. Cuando los productores de Ecosse Films consideraron hacer un guión sobre la novela, se sorprendieron al comprobar que nunca había sido adaptada al cine “Habíamos hecho una lista de novelas clásicas que nunca se habían adaptado y entre ellas estaba Retorno a Brideshead,” dice Robert Bernstein, productor de Ecosse Films. “Me sorprendió enterarme de que los derechos estaba disponibles y enseguida nos pusimos a trabajar”.

 

  La MGM había ofrecido al propio Waugh adaptarla en la década de los 50, pero no le había gustado el guión. El productor Kevin Loader comenta, “Creo que pretendían eliminar las referencias religiosas, y todo el asunto de que Julia tuviera una aventura era muy peliagudo para Hollywood en esa época.” Desde entonces, los herederos de Waugh recibieron varias ofertas para comprar los derechos cinematográficos, pero las rechazaron. “Sus herederos fueron muy proteccionistas,” afirma Kevin. “Vieron una primera versión del guión y dijeron que no querían que los pasajes religiosos de la novela se pasaran por alto, pero por lo demás nos apoyaron mucho”.

  Robert Bernstein y Douglas Rae, de Ecosse Films, encargaron el guión al premiado guionista de televisión Andrew Davies (“Orgullo y prejuicio”), para luego recurrir al aclamado Jeremy Brock (“El último rey de Escocia”; “Su majestad, Mrs. Brown”) para tomar el relevo. “Cada guionista aporta algo al proyecto y me pareció que Jeremy, con el que ya había trabajado en otras dos películas (“Charlotte Gray” y “Su majestad, Mrs Brown”) era la persona adecuada para llevarlo al siguiente nivel,” dice Bernstein.

  Al principio Jeremy Brock tenía dudas sobre lo que podía aportar al guión y quería volver al material original. Después de releer el libro, estaba entusiasmado. “Pensé que era uno de los mejores libros de la literatura inglesa y uno de los grandes retos a los que me enfrentaba como guionista no es sólo condensar la historia en el tiempo que dura una película, sino encontrar un equivalente a la prosa poética que abunda en este libro. Es una prosa hermosísima y es lo que le da al libro su personalidad, así que necesitábamos encontrar un equivalente en la película”.

  La complejidad y el alcance de la historia también atrajeron a Jeremy Brock, pero para poder condensar una historia tan extensa en una película, necesitaba encontrar un hilo conductor. “Es una historia de amor, pero una historia de amor compleja, madura y sutil sobre la búsqueda de la belleza y sobre la fe, la pasión y el sentimiento de culpa. Su esencia es la singular historia de amor entre Charles, el extraño, y dos jóvenes llenos de vida – guapos y maravillosos, pero también torturados, Julia y Sebastian – de los que se enamora. Es lo original de la historia. Lo difícil es hacer que el resto de la narrativa gire en torno a esa historia de amor”, añade Jeremy.

  Jeremy considera que la historia de amor todavía hoy sigue de actualidad. “El triángulo amoroso entre Charles, Sebastian y Julia parecía contra una historia sobre castas, lo cual me pareció muy fresco y actual. Pensé que se podía contar la historia de un extraño que entra en una familia de un ambiente totalmente distinto al suyo de una forma que fuera fiel al libro pero que también le hablara a un público moderno sobre fundamentalismo y sobre lo difícil que es crecer más allá de tus raíces”.

  Aunque la novela nunca había sido llevada al cine, en los años 80 se hizo una serie de televisión muy popular. Producida por Granada Television para ITV en 1981, la serie de 11 episodios gozó de gran popularidad en el Reino Unido y gran parte de Europa, creando un referente dentro de las series dramáticas de calidad. Han pasado 25 años desde que su estreno, pero su recuerdo permanece. El guionista Jeremy Brook comenta: “Al pensar en escribir el guión, pensé en el libro. Es cierto que volví a ver la serie, pero luego me la quité de la cabeza. Aunque el libro está ambientado en el mundo enrarecido de la aristocracia en el periodo de entreguerras, habla de muchos temas que se consideran de ‘actualidad’: fundamentalismo religioso, clases, tolerancia sexual, la búsqueda del individualismo. Por esta razón, no sentí que tuviera que preocuparme por la serie, y ese sentimiento creció a medida que escribía”.

  Los paralelismos modernos y la universalidad de la historia fascinaron al productor Kevin Loader cuando Ecosse Films le presentó el proyecto en 2006. “Jeremy reescribió el guión y lo transformó. Es una novela clásica de una madurez impresionante y un libro de su tiempo, pero creo que, consciente o inconscientemente, hemos intentado hacer algo que resultase actual. Esta adaptación se centra en las dos historias de amor – la de Sebastian por Charles y la de Charles por Julia. La forma en la que las dos interactúan, se entrelazan y forman un círculo es atemporal. Creo que la historia también hace un retrato muy interesante sobre la influencia paterna sobre los hijos, la educación religiosa y la aristocracia católica inglesa en el periodo de entreguerras, pero sobre todo, es la relación de un hombre con dos miembros de una misma familia, de los que se enamora”.

  Durante la fase de producción de RETORNO A BRIDESHEAD, Ecosse Films produjo “La joven Jane Austen”, protagonizada por Anne Hathaway y James McAvoy y dirigida por Julian Jarrold y decidieron que Julian también fuera el director de RETORNO A BRIDESHEAD. “Robert Bernstein me llamó durante la fase de montaje de “La joven Jane Austen” y mi primera reacción fue: “¿Eso no se hecho ya antes?’ Tardé un poco en hacerme a la idea”.

  Julian recuerda la serie de televisión y comenta: “No quise ver la serie, ya que pensé que acabaría copiándola o haciendo algo totalmente opuesto y prefería partir del guión y leer el libro e identificar las cosas que me parecían cruciales.” Al igual que Jeremy Brock, Julian volvió al material original y los entresijos de la novela le cautivaron. “Creo que el objetivo de Waugh era escribir una novela muy católica sobre cómo un grupo de personajes se acerca a Dios, pero no se limita únicamente a eso. Los mejores pasajes del libro son los que reflejan la vida interior de los personajes, que reaccionan de maneras muy contradictorias. Muchas veces se les muestra de manera poco halagadora, especialmente a Sebastian y Lady Marchmain”.

  La novela de Retorno a Brideshead tiene una estructura en tres partes, cada una de las cuales trata una parte diferente de la vida de Charles Ryder. Para que el guión fuera fluido y más espectacular se tomaron algunas licencias. Julian explica: “En el libro, Waugh se centra en Sebastian y luego en Julia – casi no se solapan. Para la película, es mucho más interesante que las dos historias coincidan.” El guionista Jeremy Brook también introdujo algunos cambios con respecto a la novela. Kevin Loader explica: “Nos tomamos algunas libertades con la trama en beneficio de la historia, y Jeremy puso a Julia en la secuencia de Venecia, así que cuando Charles y Sebastian van a visitar a Lord Marchmain y a su amante Cara a Venecia, Julia va con ellos, lo que no sucede en el libro. Para nosotros se convirtió en el eje de la historia.” Julian añade: “Al salir de Brideshead, Julia puede sentirse un poco más libre, soltarse la melena. En el carnaval, ve a la gente tonteando y eso hace que se abra, sexual y emocionalmente, al igual que Charles. Los dos empiezan un romance que trastoca la relación de Charles con Sebastian”.

  Sobre la elección de Matthew Goode para encarnar a Charles Ryder, Julian Jarrold comenta: “El papel de Charles es muy difícil por que es el observador dentro de la película, y gran parte del tiempo está reaccionando a lo que hacen los demás. Como está rodeado de gente extraordinaria como Sebastian, Lady Marchmain y Julia, necesitábamos a alguien que pudiera guiar al público en ese viaje, y Matthew Goode era la persona indicada. En la segunda mitad de la película se empieza a ver con compasión el lado ambicioso de Charles. Creo que cualquiera que conociera ese mundo no querría irse de allí, y eso mismo le ocurre a Charles”.

  “Creo que para el papel de Charles, necesitábamos a un actor muy versátil y Matthew lo es,” afirma el productor Kevin Loader. “Es apasionado cuando es necesario, pícaro cuando tiene que ser pícaro y ligeramente misterioso cuando tiene que ser más opaco, y es difícil poder hacer eso. En la película usamos muy poca voz en off, así que Matthew tenía que ser capaz de trasmitir en esos momentos como observador, en vez de hacer que el peso recayese sobre la voz en off. Era un trabajo muy difícil y no puedo imaginarme a nadie mejor para el papel”.

  Ya que la acción gira en torno a Charles Ryder, Matthew Goode aparece en prácticamente todas las escenas de la película, un reto para cualquier actor, aunque para Matthew lo más difícil fue superar la sensación de que no le gustaba demasiado Charles Ryder. “La primera vez que leí el guión, me pareció bastante difícil querer a Charles” dice Matthew. “Creo que a veces es egoísta y débil, pero entonces pienso en la educación que tuvo. Cuando piensas en que su padre no le dio amor y que no tuvo ninguna influencia materna, le entiendes mejor. Está hecho un lío. No conoce lo que es el amor y sabes que está condenado a pasar el resto de su vida solo, así que al final le acabas compadeciendo”.

  Julian Jarrold conocía el trabajo de Ben Whishaw y estuvo encantado de que aceptara el papel de Sebastian. “Cuando le vi en “El Perfume” supe que era un actor excepcional. El papel de Sebastian es muy complicado porque resulta muy fácil exagerar los elementos femeninos de su personaje, y hacerle demasiado amanerado, pero Ben es un actor excepcional y tiene una cualidad muy discreta y cautivadora que enseguida salió a relucir.” Cuando Julian le hizo una prueba junto a Ben supo de inmediato que eran la combinación perfecta. “Se podía notar la química que tenían, así que no fue una decisión muy difícil”.

  Al productor Kevin Loader le emocionaron las interpretaciones de los tres actores jóvenes, pero le impresionó especialmente el retrato que Ben Whishaw hace de Sebastian. “Ben es muy intenso y su interpretación es totalmente diferente del Sebastián que creo que la gente estará esperando. Lo que me impresiona especialmente es que tiene toques de tragedia y humildad al tiempo que resulta muy seductor. Refleja la intensidad que aporta Ben a todo lo que hace”.

  Ben estuvo encantado de conseguir el papel. “Fue muy emocionante participar en la película. Creo que es una historia preciosa y que se beneficiará al condensarla en una película de dos horas. También ha sido maravilloso tener la oportunidad de trabajar con toda esta gente maravillosa, especialmente con Emma Thompson y Michael Gambon”.

  El último papel que se repartió fue el de Julia Flyte, la hermosa y enigmática hermana mayor de Sebastian. Una vez más, los productores se maravillaron del talento de los actores ingleses y escogieron a la prometedora actriz Hayley Atwell. “Es asombrosa” afirma el productor Kevin Loader. “Tiene que interpretar los dos extremos del personaje: la joven Julia, un poco caprichosa y desconcertante, pero también fascinante, y la Julia ligeramente mayor, cansada de luchar contra sus raíces religiosas y su sentimiento de culpa”.

  Julian sintió que en Hayley había encontrado a una Julia Flyte única. “La había visto en la serie de televisión ‘The Line of Beauty’ y pensé que tenía mucho talento, pero no me parecía una elección obvia para Julia. El libro la describe como una chica frágil de clase alta y creo que Hayley la presenta como un personaje mucho más fuerte, pero aún así es capaz de revelar su conflicto interno. Al principio parece que Julia es más libre de lo que realmente es, pero más adelante nos muestra su alma en conflicto”.

  Ben Whishaw era uno de los mayores admiradores de Hayley. “Me enamoré completamente de Hayley. Tiene un estilo y una elegancia increíbles y una sensibilidad y un corazón enormes, lo cual me parece algo maravilloso. También es muy sexy, como persona y en el papel de Julia. Creo que la parte de la historia con Hayley y Matthew será muy emotiva”.

  Hayley Atwell conocía la novela Retorno a Brideshead y le encantó el guión de Jeremy Brock. “Funciona a muchos niveles. Es una historia que te hace pensar, pero que también puede ser muy sexy en algunos momentos. Los temas son universales, son temas (guerra, pérdida y religión) que se encuentran en muchas historias y eso hace que sea atemporal”.

  Cuando Hayley le habló a su familia del papel que le acababan de dar, le sorprendió descubrir el legado de la serie de televisión. “Cuando se lo comenté, todos conocían la serie y hablaban de su increíble éxito y de lo maravillosa que era. Me pareció que esto se convertía en un reto fantástico para nosotros: hacer una adaptación actual, 20 años después de la serie. Es lo mismo que hacer una obra de Shakespeare que ya se ha hecho una y otra vez pero que en cada montaje tiene un enfoque diferente, para encontrar una nueva voz para una nueva generación”.

  Con los tres papeles protagonistas adjudicados, Julian Jarrold y los productores completaron el reparto con conocidas estrellas, entre las que se encuentran Emma Thompson como Lady Marchmain, Michael Gambon como Lord Marchmain y Greta Scacchi en el papel de Cara, la amante italiana de Lord Marchmain.

  El productor Kevin Loader estuvo encantado de que Michael Gambon aceptara el papel que había interpretado Lawrence Olivier en la adaptación televisiva. “Michael Gambon aporta un toque de malicia y un carisma especial. Es la combinación del carácter desenfadado de Lord Marchmain y su autoridad como padre de la familia lo que resulta tan interesante y Michael logra ese equilibrio”.

  Matthew Goode es otro admirador del trabajo de Gambon. “Precisamente Michael fue uno de los motivos por los que decidí ser actor. Cuando tenía 17 años le vi interpretar a Tío Vania. Me impresionó y pensé que me encantaría poder hacer algo así.” A Matthew no le decepcionó conocer a su héroe en el rodaje: “Es muy simpático. Cuenta los chistes más verdes y se ríe altísimo. ¡Es un tipo divertidísimo!”

  Un personaje esencial en Brideshead es Lady Marchmain. Católica romana acérrima, es el centro religioso de la novela y la película y la que une a todos los personajes y, en el caso de sus hijos, la que les informa de quiénes son y dirige sus decisiones, inconscientemente cuando están creciendo y conscientemente cuando son adultos. Sobre el personaje de Lady Marchmain, el guionista Jeremy Brock comenta: “Lleva el peso de los temas religiosos. Es la principal defensora del catolicismo en la película y por eso destaca. Esto significa, inevitablemente, que es una de las principales adversarias de Charles.” Jeremy Brock utiliza a Lady Marchmain para explorar sutilmente las complejidades de la religión, la influencia que tiene la fe católica en los hijos de la familia y las dificultades a las que se enfrenta Charles como ateo que intenta comprender el poder de esa fe. “Como la religión es uno de los temas centrales que giran en torno a la historia de amor, la película explora la influencia de la religión en la vida de la gente, cómo les informa de quienes son y cómo ellos intentan escapar de ella o reescribirla para poder ser ellos mismos”, dice Jeremy.

  La elección de Emma Thompson como férrea matriarca puede parecer extraña, pero los productores están encantados con su interpretación de Lady Marchmain. “Emma es uno de los puntos fuertes de la película” comenta Kevin Loader “Creo que a la gente le sorprenderá el reparto, ya que no están acostumbrados a verla interpretar a severas matriarcas. El público la asocia con personajes amables, pero eso es precisamente lo interesante de la Lady Marchmain de Emma: los sutiles atisbos de calidez y encanto que aporta a su personaje para mostrarla como una mujer con considerables dotes de persuasión. Emma aportó mucha naturalidad al personaje”.

  Para Julian Jarrold fue una grata sorpresa que Emma Thompson estuviera interesada en el papel. “Es joven, moderna, liberal y divertida y yo me preguntaba cómo podría meterse en la piel del personaje, pero ella es muy inteligente y enseguida entendió el guión y se entregó por completo. Creo que su transformación en Lady Marchmain es increíble”.

  Emma Thompson conocía el libro, pero no había visto la adaptación televisiva. “En esa época estaba en Australia con la Cambridge Footlights Revue y me la perdí. Decidí no verla para que no me condicionase.” El guión le atrajo enseguida. “Partí del maravilloso guión escrito por Andrew Davies y Jeremy Brock. Lady Marchmain me pareció muy interesante, diferente y bastante peculiar, oscura y controladora, pero también controlada. También tuve la impresión de que era un mundo que conocía, al haber sido educada en Gran Bretaña. Ese tipo de educación es parte de nuestra herencia cultural, aunque no conozcas ese mundo personalmente”.

  A medida que Emma se documentaba para el papel de Lady Marchmain se iba apasionando con las complejidades de su personaje y con cómo la educación que recibió, así como las convenciones y la forma de pensar de ese periodo, dieron forma a una persona poderosa pero no exenta de defectos. “Es un personaje increíblemente complejo. Creo que la educó gente que le inculcó el amor a Dios en vez de darle afecto, lo que le dejó secuelas emocionales que después repercutieron en cómo crió ella a sus hijos. También perdió a todos sus hermanos en la I Guerra Mundial – hombres que fueron muy importantes en su vida - y la primera vez que conocemos a Lady Marchmain es antes de que las mujeres pudieran votar en este país, así que invierte toda su energía en sus hijos y en su forma de vivir, que incluye su casa, su ropa y sus modales”.

  Para documentarse, Emma Thompson incluso observó el Vaticano, donde se encontró con una actitud más distendida hacia los estilos de vida paganos que en la época en la que Waugh escribió la novela: “Pensé mucho en el tipo de relación que tendría Lady Marchmain con su dios, en lo formal que debía de ser y en cómo se refugiaría en él, pero desde los años 20 la Iglesia ha cambiado mucho. ¡Ahora incluso puedes mandar un e-mail al Vaticano!”

  A Julian Jarrold le impresionó lo mucho que Emma se preparó para el papel, así como sus consejos a los actores más jóvenes. “En el rodaje era una presencia muy poderosa. Sólo tenía cinco escenas, pero todas con mucha fuerza. Ella quería que hasta el más mínimo detalle estuviera correcto, desde el color de pelo, al vestido y los aspectos religiosos. Creo que es muy diferente de cualquier cosa que haya hecho hasta ahora”.

  Emma trabajó codo con codo con el director así como con la diseñadora de vestuario Eimer Ni Mhaoldomhnaigh y la Diseñadora de Maquillaje y Peluquería Rosann Samuels para crear una Lady Marchmain que irradiase poder, misterio y seducción, pero que no fuera demasiado grandilocuente u orgullosa. Emma comenta: “Si solo fuera elegante, cruel y fría, el público la rechazaría, pero también tiene un cierto dinamismo muy seductor, lo que hace que no sea tan fácil. Trabajamos mucho para conseguirlo.” El vestuario de Lady Marchmain acentúa esto, con ropa magnífica y a la moda de la época, pero que también es elegante y ponible. Su vestimenta enfatiza su riqueza y su estatus, pero también está diseñada para intimidar. “Hay papeles en los que los accesorios y el contexto en el que trabajas marcan muchísimo la diferencia. Para mí, ponerme el traje y, sobre todo la peluca y las uñas, de Lady Marchmain era un antes y un después. Las uñas dicen mucho, ‘¡Esta mujer nunca ha movido un dedo!’”, dice Emma Thompson.

  Brideshead es la casa solariega de la familia Marchmain. Es una parte integral de la película, un personaje poderoso y una presencia en sí misma, que afecta a Charles Ryder casi tanto como sus carismáticos moradores. Ya que gran parte de la historia gira en torno a Brideshead, era de vital importancia encontrar un entorno espectacular y adecuado para esta casa de época, aristocrática y exquisita.

  “Brideshead es un personaje más del libro,” dice el productor Kevin Loader. “Tenía que provocar una sensación de opresión y al mismo tiempo ser el lugar que a Charles Ryder le parece fantástico, hermoso, soleado y lleno de luz.” Julian Jarrold añade: “Al principio debía ser hermosa y fascinante y hacia el final, debía volverse siniestra, oscura y oprimente. Buscamos por todas partes, pero lo que se describe en el libro ya no existe”.

  El equipo de producción buscó casas por toda Inglaterra hasta que encontraron una que tenía el estilo arquitectónico de la época, un ambiente católico con una exquisita capilla, elementos barrocos, una iconografía religiosa y que dejaría al público con la boca abierta: el castillo de Howard, en Yorkshire.

  “Éramos muy conscientes de que el público la asociaba con Retorno a Brideshead, ya que fue donde se rodó la adaptación televisiva,” dice Kevin Loader. “De hecho, hay gente que piensa que es realmente Brideshead. Es un lugar increíble con una gran presencia en la pantalla”.

  Entre las muchas maravillas del castillo de Howard está el espectacular vestíbulo (the Great Hall), de 25 metros de altura, con techos abovedados y magníficos jardines con una fuente central. “La fuente fue uno de los motivos por los que elegimos este lugar” dice Kevin. “Una parte importante del guión gira en torno a una fuente bastante dominante, y la de el castillo de Howard se parece a la del libro. Tiene un motivo de Atlas maravilloso que encaja perfectamente con la casa. ¡Qué fuente tan increíble!”

  La fuente estuvo expuesta en la Exposición Universal de 1851 antes de que el paisajista William Nesfield la trajera al castillo de Howard, donde los cuatro tritones estaban listos para escupir agua a la figura central de Atlas. Julian Jarrold comenta, sobre la versatilidad del castillo: “La fuente era un elemento visual clave, pero el vestíbulo también es grande y espectacular, lo que encaja con Lord Marchmain. Tiene una magnífica capilla, una hermosa casa de verano (el Templo de los Cuatro Vientos) en la que Charles, Sebastian y Julia beben en una cálida noche de verano e interminables pasillos. Era justo lo que buscábamos”.

  El castillo de Howard es propiedad de la familia Howard y además de ser una localización magnífica es uno de los atractivos turísticos más importantes de Reino Unido. “Nos preocupaba que las visitas guiadas pudieran interferir con un rodaje de seis semanas a principios del verano de 2007. Rodamos en un ala de la casa, mientras que los turistas recorrían la otra ala. Pensé que iba a resultar problemático, pero funcionó muy bien”, dice Julian Jarrold.

  “Éramos un grupo bastante invasivo (equipo técnico, actores, vestuario, attrezzo) y queríamos vivir en el castillo de Howard durante seis semanas, nuestros diseñadores incluso más” dice Kevin Loader. “Estar en una casa en la que vive su propietario y que este tenga autoridad absoluta para decidir qué hacer resultó de gran ayuda y Simon Howard nos apoyó en todo. No tuvimos ninguna restricción para rodar y el Castillo de Howard está lleno hasta los topes de tesoros”.

  El castillo de Howard ha pertenecido a la familia Howard desde sus orígenes. La casa fue construida a lo largo de un periodo de cien años, con secciones que se fueron añadiendo en años sucesivos. Simon Howard, que vive con su familia en el Ala Este explica parte de su historia: “El tercer Conde de Carlisle, junto a Sir John Vanbrugh y Nicholas Hawksmoor, diseñó la casa. Comenzaron en 1699 y dos tercios se completaron en 1714. El tercer conde decidió entonces empezar a construir otros edificios en el resto del terreno. Estaba más interesado por las estatuas y los jardines, así que el ala oeste no se completó hasta 1750, bastante después de su muerte. Lo que vemos hoy es una amalgama de arquitectura barroca y paladina, que resulta ligeramente incongruente pero que funciona”.

  Simon Howard recuerda el rodaje de la serie de Brideshead en el Castillo de Howard y la prosperidad que trajo a la propiedad, que aumentó el interés del público, pero tenía dudas sobre autorizar otro rodaje en su casa solariega. Al final pensó: “¿¡Realmente creo que debería haber otra casa llamada Brideshead en este país!?” Simon añade: “Desde el primer día participé en la producción, tomando decisiones sobre si se podían mover o retirar muebles o cuadros y sobre qué se podía hacer y qué no. Como administrador del castillo tengo esas responsabilidades, pero el rodaje resultó mucho menos complicado de lo que me temía y eso es mérito del equipo técnico y de nuestro personal. Disfruté mucho. Fue muy divertido”.

  Durante el rodaje, los Howards extendieron su hospitalidad a los actores para combatir el aburrimiento en los descansos de rodaje. Simon comenta: “A muchos de los actores y a gran parte de los técnicos les encantaba Wimbledon, como a mi mujer, así que les invitamos a ver los partidos entre toma y toma. De vez en cuando entrábamos en nuestro salón y nos los encontrábamos ahí sentados viendo la televisión.” Para la película se usaron seis localizaciones de la casa, incluyendo una sección llamada the High South. The High South es el piso superior del ala sur y ha permanecido cerrado desde que un devastador incendio destruyó parte de la casa, incluyendo la cúpula, en noviembre de 1940. Simon Howard explica: “Para nosotros es muy emocionante, ya que para la película se utilizaron zonas que habían sido destruidas por el incendio y se reconstruyó una de las habitaciones, lo que significa que tenemos más salas que mostrar al público”.

  La habitación reconstruida tiene vistas a la fuente y es adyacente al balcón que da al vestíbulo. Se utilizó como comedor principal y luego como la habitación que Lord Marchmain usa como dormitorio cuando vuelve a Brideshead a morir. El director Julian Jarrold comenta: “El High South fue todo un trabajo de diseño. Trajimos mucha iconografía clásica, murales religiosos que rodean a los personajes mientras cenan. Queríamos crear un entorno único para el mundo de Lady Marchmain y la gran cena familiar con Charles y, más tarde, para la habitación donde muere Lord Marchmain”, dice Kevin Loader.

  Rodar en este enorme edificio también supuso enfrentarse a dificultades técnicas, como iluminar el castillo de Howard. “Iluminar el Great Hall fue como iluminar una catedral. Es un espacio muy grande y fue muy complicado.”, dice Kevin Loader.

  El director de fotografía Jess Hall y Julian Jarrold estudiaron los distintos aspectos que querían para las distintas partes de la película y esto suponía utilizar dos paletas de colores para Brideshead que reflejasen las primeras visitas de Charles a Sebastian y Julia en 1925 y cuando visita a Julia en 1935. “Queríamos que el look evolucionara con la historia. Cuando Charles visita Brideshead por primera vez hay un ambiente optimista y se enamora del lugar. Queríamos crear una calidez romántica y que le diera de lleno el sol cuando la ve por primera vez. Esto contrasta con el ultimo periodo de Brideshead, que es bastante frío, de colores grises y con una iluminación bastante diferente, mucho más suave y fría”, explica Jess.

  El reparto no pasó por alto que estaban rodando en una de las casas de campo más espectaculares de Inglaterra. Caminar por las losas de piedra de los pasillos del castillo de Howard, llenas de siglos de historia, les ayudaron a entender el contexto y la historia de sus personajes. “Estar en el Castillo de Howard me ayudó mucho como actor. Nada más pisarlo te imaginas que vives allí y eso resulta de gran ayuda. Te nutre como actor”, comenta Ben Whishaw. Hayley Atwell añade: “Al pasarte todo el día allí, interiorizas el espacio y su arquitectura y te adaptas a ellos. Empiezas a caminar y sentarte de una forma diferente y te imaginas que esta es la casa en la que ha crecido tu personaje. Recorría las habitaciones pensando: Esta es mi habitación, aquí es donde jugaría de niña con Sebastian y aquí es donde haría el amor con Charles. Todas estas cosas hacen que sea más fácil darle vida a tu personaje”.


Imágenes y notas de cómo se hizo "Retorno a Brideshead" - Copyright © 2008 UK Film Council, BBC Films, HanWay Films, 2 Entertain, Screen Yorkshire y Ecosse Films. Fotos por Nicola Dove. Distribuida en España por Notro Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Retorno a Brideshead"
Añade "Retorno a Brideshead" a tus películas favoritas
Recomienda "Retorno a Brideshead" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Oh, Jerusalén (Ô Jérusalem)     Aritmética emocional (Emotional arithmetic)     Expiación: Más allá de la pasión (Atonement)     El amor en los tiempos del cólera (Love in the time of cholera)     Cerrando el círculo (Closing the ring)


::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2008 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad