Estrenos en la cartelera de cine

 

LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (27)

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


UNA FAMILIA CON CLASE
(Easy virtue)


cartel
Dirección: Stephan Elliott.
País:
Reino Unido.
Año: 2008.
Duración: 97 min.
Género: Comedia romántica.
Interpretación: Jessica Biel (Larita), Colin Firth (Sr. Whittaker), Kristin Scott Thomas (Sra. Whittaker), Ben Barnes (John Whittaker), Kris Marshall (Furber), Kimberley Nixon (Hilda Whittaker), Katherine Parkinson (Marion), Pip Torrens (lord Hurst), Christian Brassington (Philip), Charlotte Riley (Sarah).
Guión: Stephan Elliott y Sheridan Jobbins; basado en la obra de Noel Coward.
Producción: Barnaby Thompson, Joe Abrams y James D. Stern.
Música: Marius De Vries.
Fotografía:
Martin Kenzie.
Montaje: Sue Blainey.
Diseño de producción: John Beard.
Vestuario: Charlotte Walter.
Estreno en Reino Unido: 7 Nov. 2008.
Estreno en España: 1 Enero 2009.

CÓMO SE HIZO "UNA FAMILIA CON CLASE"
Notas de producción © 2008 DeAPlaneta

2. El reparto

  Al hablar del proceso de casting, el productor Barnaby Thompson comenta: “Nos reunimos con Jessica en Los Ángeles antes de que viniera a Inglaterra, donde nunca había estado antes. Llegó sola, en pleno diciembre, hacía frío, llovía y todo estaba gris, típico día de invierno inglés; ella es de Colorado así que creo que entendió perfectamente el choque cultural al que se enfrenta Larita. Jessica es una persona fantástica, y hemos vivido momentos geniales con ella, como el día en que ella y Ben se conocieron, ¡cuando él llegó con un gigantesco ramo de rosas para su mujer! Ese tipo de cosas son las que demuestran que un proyecto va a salir bien”. “Creo que Larita representa todo lo moderno y vanguardista, sobre todo porque es americana y en esa época Estados Unidos se estaba posicionado como la fuerza motriz que trazaba los caminos por los se movería el viejo mundo”, añade el director Stephan Elliott. “La familia Whittaker, y sobre todo la Sra. Whittaker, se agarra desesperadamente a un mundo que ya no existe. Viven en un casa que se está cayendo a pedazos porque les falta liquidez para arreglarla o contratar al personal que haría falta para llevarla. El Sr. Whittaker no es el mismo desde que volvió de la guerra, siempre ausente y abstraído, y la Sra. Whittaker tiene todas sus esperanzas puestas en la vuelta de su hijo, esperando que se ponga al cargo de la finca y la devuelva a su gloria pasada. Cuando llega esta preciosa jovencita estadounidense, la Sra. Whittaker ve inmediatamente ante sus ojos a una enemiga que quiere a robarle a su hijo, lo único bueno que le queda en esta vida”. La actriz estadounidense Jessica Biel habla de cómo fue trabajar en su primera película británica: “Cuando leí el guión, lo que más me gustó fue el tono de Noel Coward. El diálogo era muy sarcástico, burlón e inteligente, saltando de un personaje a otro con conversaciones en las que lo importante es lo que no se dice, en las que todo está a punto de estallar, debajo de un manto de estrictas normas sociales. Se portan con extremada cordialidad, cuando realmente quieren arrancarse la cabeza”, se ríe. “Como actriz me pareció muy interesante porque entendía perfectamente a Larita y me convertí en esa mujer apasionada. Yo no soy así: soy más tranquila, así que me tomé el personaje como todo un reto. También encantó la idea de retratar a una americana en medio de este mundo que no entendía, lleno de costumbres y tradiciones inglesas; intentaba hacerme con la manera de hablar de los británicos; de hacer ciertas cosas a ciertas horas y en ciertos lugares. Todo tenía que ser correcto, no podía salirme de la norma. Es muy gracioso y me ayudó a transmitir esa sensación de alienación”.

 

  Stephan añade, “Lo mejor de Jessica, en cuanto al personaje se refiere, es que estaba como gallina en corral ajeno. Nunca había trabajado en nada parecido, así que debió de ser bastante intimidante entrar en una sala y encontrarse con Colin Firth y Kristin Scott Thomas y todo el resto del equipo, porque ella es una chica muy tímida… Al principio estaba tan callada que tuve mis dudas, pero Colin me llevó a un lado y me dijo ‘¡Ya verás, esta chica va a ser la estrella del filme!’

  “Jessica es súper natural, es como un lienzo en blanco, y nunca había tenido la suerte de trabajar con una actriz que me dijera ‘No tengo ni una pizca de amargura ni de cinismo en mi interior, así que vas a tener que enseñarme cómo hacerlo’. De verdad, es incapaz de decirle nada malo a nadie, ¡y eso que ha trabajado con muchos intérpretes a los que se les da de maravilla!

  Jessica describe a su personaje: “No tiene nada que ver con nadie que haya conocido antes la familia, yo creo que ni siquiera se imaginan que pueda existir alguien como ella, y encima se ha casado con su niño mimado. Al principio se muestran fascinados, pero luego no la entienden y les cae un poco mal. La Sra. Whittaker se muestra muy fría hacia ella cuando se conocen y creo que probablemente se siente algo intimidada. La tensión entre ambas mujeres es evidente desde el principio. Larita se esfuerza por ignorar la tensión y entablar amistad con su suegra, pero a ésta no le interesa para nada”.

  Según va avanzando la historia, Larita encuentra un inesperado aliado en el Sr. Whittaker: un hombre que ha sufrido mucho y que le ha dado la espalda a su familia e incluso a la vida misma. Colin Firth interpreta a Whittaker. “Lo mejor de Colin es que transmite mucho realismo a sus personajes”, dice el productor Thompson. “Sea cual sea el papel que interpreta, siempre lo borda, contribuye con mucha credibilidad y en este filme crea el eje de la historia, porque es un hombre que vive torturado desde que luchó en la Primera Guerra Mundial. De igual manera, es muy agudo, y a veces dice cosas muy ingeniosas con un pícaro brillo en los ojos. Tampoco se guarda sus sentimientos, y eso hace que sea tan atractivo, y le da mucha fuerza a la obra”.

  “Si tuviera que describir a la familia”, comenta Firth, “tendría que decir que son una familia disfuncional aristocrática, en una época en la que la sociedad estaba viviendo los efectos de la Primera Guerra Mundial. Aunque no le hayan herido físicamente, Whittaker desde luego sufre las heridas directas de ese enfrentamiento, dado que está psicológicamente enfermo después de haber luchado en el frente. Pero los demás también han sufrido, la guerra casi acabó con una generación entera, y creo que eso se deja notar especialmente en la comunidad rural. Como dice Whittaker en cierto momento de la película, ‘Soy el único hombre de mi edad del pueblo’. Se ha aislado dentro de su propia familia, está un poco asilvestrado; no se afeita, no hace lo que le dicen y no sigue el estricto protocolo británico. Todo esto me viene fenomenal, porque no tengo que preocuparme por el aspecto que tengo por la mañana, simplemente llegó con ojeras de la noche anterior, y todos encantados”, se ríe.

  “Whittaker y Larita se sienten marginados por la familia”, prosigue Firth. “Tras casarse, ella forma parte de algo que no entiende, y se sorprende al ver que no tiene cabida en el régimen dictatorial de la Sra. Whittaker. Mi personaje ha decidido pasar de todo, y en ese sentido no encaja en la sociedad. Ambos guardan secretos bien distintos, que les pesan como una carga enorme sobre sus hombros”.

  Colin Firth lo admite: “No es la primera vez que interpreto a este tipo de personaje, pero tampoco es que esté encasillado. Aunque tuve mis dudas iniciales, cuando Stephan dijo que no podría comer ni dormir hasta que le dijera que sí, me sentí muy halagado y accedí. He de decir, no obstante, que cuando leí el guión, todos los pequeños matices comenzaron a intrigarme, y me dejé llevar totalmente. Es mucho más interesante y tiene mucha más chicha de lo que parece en un principio, y encima cuando ya fuimos sabiendo quién trabajaría en el reparto –actores de tanta talla– sabía que había hecho bien. Me gusta estar rodeada de buenas compañías y, de hecho, con los años le voy dando cada vez más importancia a ese aspecto”, dice entre risas.

  “El Whittaker de Coward siempre está con un whisky en la mano y un cigarro en la boca, y no hace nada ni va a ninguna parte”, explica Stephan Elliott. “Cuando empezamos a modelar los personajes y a darles forma, nos dimos cuenta de que éste era un hombre que había vivido la primera guerra mundial y se comportaba como si estuviera siempre en un cóctel. La idea subyacente era que nadie había vuelto entero de la guerra, así que empezamos a llevar esa idea al personaje, y creamos un hombre roto, una sensación que se transmite a través de su silencio. Para Colin ha sido bastante duro trabajar con esa frialdad porque es un hombre muy enérgico, y por primera vez en mucho tiempo, Colin tuvo que quedarse mudo. Juega con la inmovilidad, y cuando abre la boca, cada una de sus palabras tiene muchísimo peso. Por primera vez, se encuentra perdido ante la cámara, y según va avanzando la historia, el personaje de Jessica le devuelve a la vida. Ésa es la clave de la película, es la historia de un muerto que conoce a una chica que poco a poco le va devolviendo a la vida”.

  Thompson debate su elección de la actriz que daría vida a la Sra. Whittaker, una mujer que lucha desesperadamente por no perder a su familia y mantener sus valores tradicionales. “Llevo unos veinte años ‘enamorado’ de Kristin Scott Thomas, así que cualquier excusa para estar en la misma habitación que ella me parecía suficiente. Quería poder contar con Kristin desde que leí la obra”, desvela Thompson. “Queríamos crear la sensación de que si las cosas hubieran ido de otra manera, si su esposo hubiera vuelto sano de la guerra, ella podría haber sido Larita. Así que cuando llega Larita, la Sra. Whittaker la ve como más que una mera adversaria que le va a robar a su hijo, es la mujer que le ha robado la vida que ella podría haber tenido. Kristin es bella y glamurosa, pero estaba dispuesta a afearse para este papel, y es mucho más que la suegra”.

  “La Sra. Whittaker es una mujer muy anticuada”, comenta la actriz británica Kristin Scott Thomas, “pero también es muy valiente y está decidida a seguir viviendo como siempre ha vivido a pesar de que su mansión se está cayendo a pedazos. Le horroriza que su hijo haya vuelto casado con una mujer mayor que él y tan poco apropiada, que encima amenaza con llevárselo a Londres, haciendo así que ignore sus responsabilidades de heredar la casa familiar. Siente que esta joven le ha usurpado la vida que podría haber tenido y reacciona violentamente hacia ella. Pobre Sra. Whittaker, siento empatía hacia ella, pero no sé si los espectadores sentirán lo mismo. ¡Es muy dura y a veces se porta fatal!”

  “En un principio Kristin se mostró un poco reacia, porque decía que había interpretado ya a personaje similares, pero yo contraataqué diciendo que nunca había dado vida a una mujer así, y también le dije que iba a hacer lo mismo que con Colin, ‘Te voy a afear”, añade Elliott. “A veces a uno se le olvida lo impresionante que es Kristin, tiene una belleza sorprendente, pero cuando salía del trailer de maquillaje y peluquería, con su peluca gris y una ropa feísima, tenía un aspecto horrible. La primera semana lo pasó mal, pero luego me dijo ‘¿Sabes qué? Me encanta esto, voy a darlo todo’. Y de ahí en adelante, empezó a pasárselo fenomenal. Creo que mi momento favorito como director fue cuando le grité ‘quiero más maldad tipo bruja de Disney’ ¡y se partió de risa! ‘¿De verdad acabas de decirme eso?’“

  “Ben Barnes acababa de interpretar al Príncipe Caspian cuando llegó a la audición. Yo conocía su trabajo porque me había dejado bastante impresionado con Stardust el año anterior, me parecía que tenía un brillo especial, que es algo característico de las grandes estrellas de cine”, dice el productor Barnaby Thomson. “Todavía es muy joven y está encontrando su lugar en el firmamento de las estrellas, pero creo que tiene algo que le hará triunfar. Durante la prueba irradiaba encanto y juventud, y parecía entender muy bien de dónde venía su personaje”.

  “Cuando leí el guión”, dice Ben, “me encantó la farsa y la comedia, pero la obra va mucho más allá de esa primera capa. Pronto aparece un trasfondo mucho más oscuro, con unos tonos mucho más sutiles. La combinación de esos elementos me parecía perfecta y sabía que tener a este loco australiano como director le añadiría un toque emocionante al proyecto”, dice riéndose.

  “Me encanta que Ben en el fondo sea un chaval”, añade Stephan. “Es un niño en realidad, así que es muy sencillo y natural, pero también es capaz de dejar ese aspecto infantil a un lado y ser un joven encantador. Con Jessica interpretando a un personaje de treinta años, sus escenas están cargadas de sensualidad”.

  Jessica describe cómo fue trabajar con Ben: “Ha sido genial y nos hemos hecho muy amigos. Creo que de cierta manera nos parecemos mucho en que para ambos era la primera vez que trabajábamos en una película de este tipo, así que siempre hemos estado buscando el equilibrio perfecto en cuanto al tono que queríamos transmitir. Tuvimos algunas escenas difíciles y conmovedoras, pero también hemos tenido muchos momentos cómicos alocados y Ben se ha convertido en un aliado genial con el que he podido probar nuevas ideas”.

  Aunque la casa esté cayéndose a pedazos, la familia sigue manteniendo los servicios de un turbio mayordomo llamado Furber, interpretado por Kris Marshall. Conocido por sus habilidades cómicas, Marshall accedió encantado a dar vida al personaje. “Furber es un personaje bastante raro. Es un poco misterioso a pesar de su aparente sumisión ciega. Como jefe del personal del hogar, probablemente sea el que más sepa de los problemas económicos por los que están pasando… cosa que en realidad le da igual. Cuando todo se vaya a pique va a ser el primero en subirse al primer tren y salir de allí escopetado”, dice riéndose.

  Mientras que Larita debe luchar contra la frialdad de la Sra. Whittaker, su cuñada le acoge inicialmente con los brazos abiertos. Kimberley Nixon interpreta a Hilda, “Creo que es la hermana pequeña más pesada del mundo”, dice Kimberley. “Es muy infantil y está absolutamente obsesionada con los recortes de periódico, así que sabe perfectamente quién es Larita porque ha visto fotos suyas de cuando ganó el Grand Prix de Mónaco, ¡así que se emociona muchísimo al encontrársela en su casa! Para Hilda, Larita es la personificación del glamour y la belleza, es todo lo contrario a las mujeres de las que suele estar rodeada, su madre y su hermana mayor. Larita es como una bocanada de aire fresco, pero luego toda esa admiración y encaprichamiento se pervierten un poco según va avanzando la historia”, se ríe.

  El único otro familiar que parece aceptar la llegada de Larita es la hermana mayor de John, Marion, interpretada por Katherine Parkinson. “Doy vida a la hija mayor”, dice Katherine, “y cuando leí el guión la descripción del personaje decía ‘fornida, con una pequeña medalla con un crucifijo’. Quiero pensar que hemos eliminado lo de fornida, aunque sí hemos mantenido el crucifijo”, dice riéndose. “La verdad es que es un personaje muy interesante porque es ‘religiosa’ pero a la vez es súper hipócrita. Larita es una mujer maravillosa, libre, emancipada, que lee mucha literatura picante, como El amante de Lady Chatterley, que Marion desconocía hasta entonces, pero que empieza a devorar en cuanto puede. Esa hipocresía es genial porque vive intentando decidirse entre esos dos caminos tan contradictorios, aunque creo que ella no se para ni por un segundo a pensar que esté siendo hipócrita, ¡todo va bien siempre y cuando rece un poco después de cerrar el libro!”

3. La producción >>


Imágenes y notas de cómo se hizo "Una familia con clase" - Copyright © 2008 Ealing Studios, Joe Abrams Productions, Odyssey Entertainment, Endgame Entertainment, BBC Films, Prescience Production Partnerships y Fragile Films. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Una familia con clase"
Añade "Una familia con clase" a tus películas favoritas
Recomienda "Una familia con clase" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Un gran día para ellas     El último voto     Una novia para dos     The women     El juego del matrimonio (Married life)


::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2009 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad