Estrenos en la cartelera de cine

 

LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (36)

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


ÁNGELES Y DEMONIOS
(Angels & demons)


cartel
Dirección: Ron Howard.
País:
USA.
Año: 2009.
Duración: 138 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Tom Hanks (Robert Langdon), Ewan McGregor (Camarlengo), Ayelet Zurer (Dra. Vittoria Vetra), Stellan Skarsgård (comandante Richter), Pierfrancesco Favino (inspector Ernesto Olivetti), Nikolaj Lie Kaas (asesino), Armin Mueller-Stahl (cardenal Strauss), Thure Lindhardt (Chartrand), David Pasquesi (Claudio Vincenzi), Cosimo Fusco (padre Simeón), Victor Alfieri (teniente Valenti).
Guión: David Koepp y Akiva Goldsman; basado en la novela de Dan Brown.
Producción: Brian Grazer, Ron Howard y John Calley.
Música: Hans Zimmer.
Fotografía:
Salvatore Totino.
Montaje: Daniel P. Hanley y Mike Hill.
Diseño de producción: Allan Cameron.
Vestuario: Daniel Orlandi.
Estreno en USA: 15 Mayo 2009.
Estreno en España: 15 Mayo 2009.

CÓMO SE HIZO "ÁNGELES Y DEMONIOS"
Notas de producción © 2008 Sony Pictures Spain

2. El diseño

  La producción comenzó en Roma, y durante un mes, ÁNGELES Y DEMONIOS se rodó en lugares tan famosos como la Piazza del Popolo, Piazza Navona, Castillo de Sant Ángelo, en los exteriores de la hermosa iglesia barroca Santa Susana y en las calles de la ciudad de Roma. En todos los sitios en donde la producción estuvo rodando, siempre estaban rodeados por cientos de admiradores entusiastas, curiosos, turistas y locales. Desde los trabajos de Rafael, Miguel Ángel, Bernini, a los obeliscos que se recortaban en el cielo de las numerosas piazzas y las estatuas que señalan lugares secretos, las pistas del libro de Dan Brown estaban por todas partes. Era imposible ignorarlas así como a la multitud de turistas que había en Roma disfrutando del famoso arte de la ciudad, que inmediatamente agregaron a su agenda turística el rodaje de ÁNGELES Y DEMONIOS. Así como El Código Da Vinci (The Da Vinci Code) creó un turismo de casas de campo relacionada con las localizaciones del libro en Francia, ÁNGELES Y DEMONIOS ha hecho lo mismo con Roma, con multitudes de turistas siguiendo un tour guiado por el “Camino de la Iluminación”. Poder hacer una foto de Tom Hanks y Ayelet Zurer cruzando la Piazza della Rotonda frente al Panteón atrajo a cientos de espectadores que con frecuencia daban la espalda al antiguo templo romano y desde el pórtico, hombro con hombro observaban y fotografiaban el rodaje. La atmósfera era festiva y se trabajaba a toda velocidad, en una ocasión, una boda entró en la plaza mientras el equipo se estaba preparando para otra toma. Se trataba de una pareja que tenía cita para contraer matrimonio cerca de la localización del Panteón donde ÁNGELES Y DEMONIOS tenía que rodar. Con mucha caballerosidad, Tom Hanks ayudó a la novia y a su padre a llegar hasta el Panteón a través del equipo, los cables, los focos y las cámaras.

 

  Finalmente, el rodaje ciertamente frenético y el ambiente multitudinario resultaron apropiados para lo que tenía en mente el director de fotografía, Salvatore Totino. “Todos esos turistas en Roma le aportaron un toque de locura y diversión que encajó perfectamente con nuestro objetivo. Ron y yo habíamos hablado de que el filme tuviera una cierta urgencia: hay una bomba que va a explotar si no son capaces de evitarlo. El objetivo entonces era poder expresar todo lo que está en juego de forma cinematográfica, capturando las consecuencias de lo que significarían las pérdidas históricas y humanas. Queríamos que la cámara siempre tuviera un movimiento, por lo que utilizamos teleobjetivos de más alcance, y le pusimos énfasis al uso del steadicam, el slider y los dolly”, explica Totino.

  Uno de los mayores retos a los que se enfrentaron en Roma Totino y el técnico de iluminación Rafael Sánchez fue en el Castillo de Sant Ángelo. El Castillo, construido por Adriano en el 128 d.C. para albergar su propia tumba, ha sido utilizado como prisión, como fortaleza y como residencia papal. El puente que lleva hasta el castillo tiene, como es típico en Roma, una hilera de numerosas estatuas de ángeles, pero para las secuencias nocturnas de ÁNGELES Y DEMONIOS, cada una de estas esculturas fue iluminada individualmente. Sánchez y su equipo crearon un diseño de iluminación para el castillo que resultó espectacular. Totino asegura que la sugerencia de Sánchez de iluminar el castillo ayudó mucho a la producción que tenía que rodar una gran cantidad de planos en sólo dos noches.

  “El Castillo de Sant Ángelo nos llevó mucho trabajo y fue una especie de rompecabezas por las limitaciones que teníamos en cuanto a lo que podíamos hacer o no y el escaso tiempo con el que contábamos para instalar el equipo. La primera vez que vimos la localización, Rafi sugirió una iluminación arquitectónica, que fue una gran idea. En otras palabras, hicimos que la iluminación aquí fuera general, más consciente en oposición a iluminar pieza por pieza. Hacerlo de esta forma nos ayudó a estar más contenidos. Las noches eran cortas y teníamos una noche para el puente y la entrada y una noche en el interior. Teníamos que entrar y salir, así que ese tipo de iluminación nos ayudó a resolver la situación”, explica Totino.

  El rodaje en los exteriores del Castillo de San Ángelo incluía helicópteros con reflectores y un cuadro de policías con una gran cantidad de vehículos con luces y sirenas sonando. Y aunque esto puede haber sido muy entretenido para las hordas de turistas, al Vaticano que linda con el castillo y está conectado por un pasadizo, no creo que les hiciera mucha gracia el jaleo.

  La producción continuó en Los Ángeles, donde Roma fue reproducida en los plató del estudio y localizaciones cercanas.

  “Entre todas las localizaciones a construir, necesitábamos una versión a gran escala de la Plaza de San Pedro y Piazza Navona”, cuenta el productor ejecutivo, Todd Hallowell, “Le pedí al encargado de las localizaciones que utilizara el Google Earth para encontrar un lugar adecuado cerca de Sony. Comenzamos a dibujar pequeños círculos concéntricos con el estudio en el centro y la primera pieza de terreno vacía con el tamaño suficiente para lo que necesitábamos era la pista de carreras Hollywood Park. Entonces dije, ‘ve hasta allí y habla con esa gente. Mira a ver si puedes llegar a algún tipo de acuerdo. Vamos a necesitar unas ocho hectáreas de aparcamiento llano y vacío’. Así lo hizo y tuvimos la suerte de que la gente de allí nos trató muy pero muy bien. Estaba a unos 13 kilómetros del estudio y era la localización ideal”.

  Adecuadamente, las réplicas de la Plaza de San Pedro y Piazza Navona se levantaron directamente al otro lado del probablemente, único edificio romano falso construido en Los Ángeles, el LA Forum, que imita, por supuesto, al original foro italiano. La producción, además, tuvo el placer de recrear la Capilla Sixtina, el Panteón, el Castillo de San Ángelo así como también los frescos, fuentes y estatuas de Miguel Ángel y Bernini.

  El departamento artístico llevó a cabo la investigación para los decorados de la misma manera que cualquier turista o estudiante lo haría, a través de libros, Internet y fotografía digital. La mayor parte de la zona del Vaticano y Roma permite a los turistas entrar con todo tipo de cámaras, por lo que grupos de varios departamentos se convirtieron en parte de la muchedumbre diaria que, cargando mochilas y guías, visitaban los sitios de interés.

  Para las escenas de investigación, el departamento de arte de Allan Cameron diseñó y construyó decorados con paredes que se pudieran quitar y poner, y con flexibilidad para la colocación de las luces y el equipo. El departamento artístico trabajó en colaboración con el supervisor de efectos visuales, Angus Bickerton, para que los decorados se pudieran fundir sin problema con lo que se había rodado en las localizaciones reales y que serían ensambladas digitalmente en la postproducción. “Cuando diseño un decorado, obviamente, tengo que tener en mente los movimientos de la cámara y la coreografía de la acción que el director quiere, por eso intento diseñar en torno al guión y sus requerimientos más que ajustarme a la realidad del lugar”, explica Cameron. “Por ejemplo, la iglesia real de Santa María de la Victoria en Roma es bastante pequeña y la acción que se desarrolla en el filme es especialmente compleja. Sal, nuestro director de fotografía, y Ron querían utilizar cámara con grúa allí, por lo que tuvimos que agrandar los pasillos y las naves un poco más de lo que en realidad son para ajustarnos a la acción”.

  Las secuencias allí también necesitaban de un fuego intenso y humo espeso, para que la iglesia barroca apareciera con franjas de pantalla azul para que el equipo de efectos visuales pudiera aumentar el fuego en la postproducción.

  La impresionante encarnación de la parte oeste de la Plaza de San Pedro que se alzaba entre contenedores de carga en el aparcamiento de Hollywood Park, era más pequeña que la real, con una pantalla verde como marco y realizada en su mayor parte en contrachapado y poliestireno. La reducción de la escala era de esperar, en la Plaza de San Pedro, diseñada por Bernini, pueden caber cómodamente 300.000 personas. La plaza está parcialmente rodeada por un anillo de 284 columnas dóricas y 140 estatuas de santos y mártires que se alzan regiamente en la parte superior.

  “Nuestra versión era la 2/3 parte de las dimensiones reales, pero se verá como si fuera la verdadera por la combinación del decorado físico, la angulación de la cámara, la localización real y los efectos visuales”, aclara Cameron. “Pasé mucho tiempo con el departamento de efectos visuales y Angus, construyendo maquetas, repasando dibujos, discutiendo la logística de lo que debería ser real y de lo que luego tendría que ser agregado en el ordenador. Finalmente, pudimos dar con una forma eficiente de lograrlo”.

  Uno de los métodos que los realizadores utilizaron a lo largo de la película fue combinar “alta” y “baja” tecnología. De esta manera, el obelisco egipcio del Papa Sixto V de 350 toneladas, tiene la misma medida que el que se halla en la Plaza de San Pedro (y que sirve como elemento central de la trama del filme), sin embargo, la columnata era ligeramente más pequeña. Esto se hizo de esta manera porque la mayor parte de la acción con los actores transcurría cerca del obelisco pero la columnata era más bien parte del telón de fondo y con una adecuada utilización de la perspectiva en la cámara aparecía con las medidas adecuadas. Los efectos visuales podrían recrear cualquier plano amplio en el que apareciera la columnata con toda su majestuosidad. Para lograrlo Bickerton, colocó las cámaras de manera estratégica alrededor del set para asegurarse de captar todos los detalles y el trabajo de Totino en la cámara, especialmente para que Angus pudiera hacerlo coincidir en el ordenador. Numerosas cámaras “testigo” fueron colocadas a través de la recreación de la Plaza de San Pedro y pequeñas cámaras HD grabaron en la parte superior de las Arriflexes de Totino para documentar el ángulo de cada cámara y así más tarde poder encajarlo por el equipo de efectos visuales en postproducción.

  Para recrear los famosos suelos de mármol de Roma, el equipo de Cameron utilizó ordenadores e impresoras de gran definición para diseñar e imprimir el mármol en papel adhesivo. Era lo suficientemente duro para soportar la mayor parte de lo que demanda un rodaje, pero aún así necesitaba una cierta protección. Así que la producción estableció una norma: no se permitía calzado de calle en el decorado, todo el mundo tenía que ponerse unos patucos protectores azules, como esos que se utilizan en los hospitales, antes de poder entrar y caminar por el decorado.

  La producción también utilizó ocho de los platós de Sony Pictures que a su vez fueron reutilizados cuando se terminaba con la escena. Por ejemplo, el plató 30 comenzó siendo el interior de la iglesia de Santa María del Popolo y luego se convirtió en el de Santa Maria de la Victoria. Lo mismo ocurrió con el aparcamiento de Hollywood Park, que después de finalizar con las escenas en la Plaza de San Pedro la transformaron en la Piazza Navona. A pesar de que parte del rodaje se realizó en la verdadera localización, otra se tuvo que hacer en Los Ángeles, en parte por la restauración interminable de la Fuente de los Cuatro Ríos de Bernini. Como la fuente real estaba completamente cubierta de andamios, los realizadores pidieron al equipo de Cameron que hicieran magia, la magia del cine.

  La recreación de Los Cuatro Ríos fue una verdadera maravilla. La estructura refleja la dramática personificación de Bernini del Danubio, el Ganges, el Río de la Plata y el Nilo (símbolo de los cuatro continentes que se conocían en la época) y varios animales incluyendo los fantásticos leones. La réplica de Cameron no dejó de lado ningún detalle, la fuente y el depósito circular son exactamente iguales al original, aún en estireno pudo aguantar más de una semana de rodaje nocturno en el que se rescataba a uno de los cardenales secuestrados.

  Además de los Cuatro Ríos, el equipo de Cameron reprodujo otras estatuas de Bernini, como Habacuc y el ángel y el Éxtasis de Santa Teresa, que sirve como una de las pistas que encuentra Langdon en el Camino de la Iluminación. El escultor Martin Smeaton y su equipo fotografiaron las estatuas desde todos los ángulos posibles e hicieron pequeñas réplicas de arcilla para asegurarse de que la proporción era la correcta antes de tallarla en las reproducciones a tamaño real en estireno.

  Entre los maravillosos, enormes e intrincados decorados que construyó el equipo de Cameron, una de las más destacadas fue la Capilla Sixtina, que fue construida a escala real en el plató 27 en los estudios de Sony en Culver City. Irónicamente, la única pieza que no se copió fue su famosa cúpula, de allí era de donde colgaban todos los aparejos de iluminación para que el decorado estuviera completamente libre de focos. A pesar de que Cameron fue bastante fiel a la obra maestra de Miguel Ángel, tuvo que alterar ligeramente la gama de colores por propósitos cinematográficos.

  “Si contamos todo, creo que reprodujimos unas 20 pinturas, incluyendo el Juicio Final de Miguel Ángel”, explica Cameron. “Deliberadamente dejé los colores de la Capilla Sixtina un poco más oscuros para que el vestuario de Daniel pudiera tener su movimiento y recortarse sobre ellos”.

  El Daniel al que Cameron se refiere es Daniel Orlandi, el diseñador de vestuario de la película y el movimiento proviene de las sotanas rojas del Colegio Cardenalicio, que se reúne en la Capilla Sixtina después de la muerte del Papa para su cónclave, donde eligen al siguiente Vicario de Cristo. Orlandi trabajó previamente con Howard en El Código Da Vinci (The Da Vinci Code) y, por eso, ya tenía algún conocimiento del Vaticano, pero, explica el diseñador, la investigación necesaria para ÁNGELES Y DEMONIOS era mucho más específica.

  “Esencialmente, realizamos todo el guardarropa del Vaticano, 200 trajes de cardenales, las sotanas y el vestuario de los obispos, los curas, las monjas, toda la Guardia Suiza, los laicos que trabajan en el Vaticano, que llevan unos uniformes cruzados con un cuello burdeos y botones dorados. Todos esos trajes se hicieron a mano, no se pueden comprar”, explica Orlandi.

  Orlandi se convirtió en un experto en detalles del guardarropa del Vaticano, y explica que a pesar de que el traje de un cardenal puede parecer de una pieza, cada traje tiene un significado religioso y no están exentos de variaciones personales. Esto también se aplica y tal vez llega a su cúspide con el Papa.

  “Fue muy interesante hablar con los sastres eclesiásticos que confeccionan la ropa del Papa, sobre lo que los cardenales llevan puesto para el cónclave”, cuenta Orlandi. “Algunos de ellos jamás habían estado en Roma. Los que se ocupan de hacer la ropa sienten que están haciendo el trabajo de Dios. Es bastante inspirador”.

  Su vestuario es bastante complejo. Cada vez que Armin Mueller-Stahl se ponía el vestuario, experimentaba un poco de esos antiguos rituales de la iglesia. “Daniel investigó mucho y fue muy claro en cuanto a qué tenía que ponerme y cuándo. Fue muy específico en cuanto a los diferentes tipos de zapatos, de sombreros, de camisa, qué iba primero…” recuerda el actor.

  Orlandi también creo el vestuario del “nuevo” Papa en el filme. Orlandi decidió basarse en al figura del Papa Benedicto. “El vestuario del Papa es muy elaborado y está realizado de forma exquisita”, explica Orlandi. “Lo hicimos en Roma, es bastante asombroso. Le pusimos una estola que se ve exactamente igual que la que llevó el Papa Benedicto. Tiene un aspecto arcaico y ritual. Hubo un gran debate acerca de si el nuevo Papa tenía que seguir con el estilo romano, opuesto al gótico que es lo que usaba el Papa Juan Pablo. Él usaba una capa de terciopelo y armiño y era impactante porque nadie lo había usado desde el medioevo. Cada Papa marca su propio estilo. En nuestra película, diseñamos un estilo romano de mitra sobre patrones que encontramos en Italia y está bordado a mano con cristales Swarovski”.

  En un mar de sotanas rojas de los cardenales y magentas de los obispos, una figura vestida de negro destaca, es Ewan McGregor como el Camarlengo, en una severa y elegante sotana. Entallada a la cintura, con piezas laterales que le dan vuelo a la caída y 33 botones en la parte delantera que simbolizan cada uno de los años de la vida de Jesucristo, su traje siempre fue de una gran sobriedad hipnótica por el contraste. También funcionó a la perfección en los términos de movimiento que Totino y Howard querían darle a la película.

  “La sotana de Ewan fue hecha a mano en Roma, con una bellísima tela de lana que tenía un ligero acabado en brillo. Y a él le queda estupenda. Con un ajuste perfecto tal y como son. Ya había trabajado anteriormente con Ewan y me encantaba lo que iba a hacer en esta película. Hicimos juntos Abajo el amor (Down With Love) y nos lo pasamos muy bien. No nos tomamos ninguna licencia con su sotana, es exactamente como se vestiría un cura con mucho gusto en el Vaticano. Hablamos de lo bien que quedaría cuando corriese con la sotana flotando tras de si y así fue, funcionó a la perfección”, concluye Orlandi.

  Orlandi también tuvo que recrear los llamativos uniformes de la Guardia Suiza, rojos, amarillos y azules, los colores de los Médicis. Uno de los favoritos de los turistas, y en la película la Guardia Suiza no era diferente, de hecho en algún momento, Tom Hanks sorprendió al equipo llegando al rodaje con el colorido uniforme.

  Para ÁNGELES Y DEMONIOS el director Ron Howard volvió a formar equipo con el compositor Hans Zimmer. A pesar de que ÁNGELES Y DEMONIOS cuenta las aventuras de Robert Langdon, quien ya había aparecido en el año 2006 en El Código Da Vinci (The Da Vinci Code), la banda sonora de ÁNGELES Y DEMONIOS requirió de un acercamiento completamente diferente.

  La naturaleza de la historia necesitaba algo diferente. La aventura de ÁNGELES Y DEMONIOS se refleja en cada aspecto de la colaboración entre Ron Howard, el productor Brian Grazer, los montadores, el equipo de sonido y por supuesto en la música compuesta por Zimmer. Zimmer se centró en hallar la manera de que la música tuviera el ritmo y la agilidad cinética del destello sináptico de Robert Langdon, utilizando un conjunto de cámara en lugar de la tradicional orquesta para poder crear esa sensación de acción.

  Al mismo tiempo, como ÁNGELES Y DEMONIOS es igualmente ciencia y religión, Zimmer utilizó una combinación de orquesta y coro para representar a la religión, y la electrónica para denotar la ciencia. Como la intención de Zimmer cuando reunió la orquesta era buscar a intérpretes que destacaran como solistas, trajo al mejor, al violinista Joshua Bell. El resultado fue una colisión que Zimmer describe como, “la belleza del violín de Joshua enmarcado por la electrónica desnuda”.

  Howard cuenta, “No hay nada que se pueda describir con una fórmula en la manera en que Hans piensa en la música”, y agrega que la música de Zimmer siempre “encaja el sonido que la película pide”. En este caso, fue el sentimiento de experimentación y diversión de la aventura, lo que Zimmer captura interpretando un juego musical. Como un guiño al personaje experto en simbología, Zimmer escondió un ambigrama musical de cinco notas en la banda sonora. Si alguien se da cuenta o no eso se verá, pero hay una cosa que es cierta, como dice Howard, Zimmer es “un fantástico contador de historias”.


Imágenes y notas de cómo se hizo "Ángeles y demonios" - Copyright © 2009 Columbia Pictures e Imagine Entertainment. Fotos por Zade Rosenthal. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Ángeles y demonios"
Añade "Ángeles y demonios" a tus películas favoritas
Recomienda "Ángeles y demonios" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Ultimátum a la Tierra (The day the Earth stood still)     Quantum of solace     Red de mentiras (Body of lies)     Bangkok dangerous     The Spirit


::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2009 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad