Estrenos en la cartelera de cine

 

LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

 


Fotos ampliables

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más fotos (29)

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


QUÉ LES PASA A LOS HOMBRES
(He's just not that into you)


cartel
Dirección: Ken Kwapis.
País:
USA.
Año: 2009.
Duración: 129 min.
Género: Comedia romántica.
Interpretación: Ben Affleck (Neil), Jennifer Aniston (Beth), Drew Barrymore (Mary), Jennifer Connelly (Janine), Kevin Connolly (Conor), Bradley Cooper (Ben), Ginnifer Goodwin (Gigi), Scarlett Johansson (Anna), Kris Kristofferson (Ken Murphy), Justin Long (Alex).
Guión: Abby Kohn y Marc Silverstein; basado en el libro de Greg Behrendt y Liz Tuccillo.
Producción: Nancy Juvonen.
Música: Cliff Eidelman.
Fotografía:
John Bailey.
Montaje: Cara Silverman.
Diseño de producción: Gae Buckley.
Vestuario: Shay Cunliffe.
Estreno en USA: 6 Febrero 2009.
Estreno en España: 4 Septiembre 2009.

CÓMO SE HIZO "QUÉ LES PASA A LOS HOMBRES"
Notas de producción © 2009 TriPictures

  Si te has quedado alguna vez esperando junto al teléfono, preguntándote por qué te dijo que te iba a llamar y no lo hizo, o si no puedes entender por qué ya no quiere acostarse contigo, o por qué tu relación no avanza hasta el próximo nivel.... es porque en realidad a él (o a ella) no le gustas tanto. “Quizás este es el primer largometraje inspirado por una línea de diálogo tomado de un programa de televisión," comenta el Director Ken Kwapis. En realidad, la frase inspiró a los guionistas de “Sexo en Nueva York”, Greg Behrendt y Liz Tuccillo para escribir lo que luego se convertiría en una exitosa novela: Qué les pasa a los hombres. “No vine a este mundo pensando en escribir un libro sobre las relaciones,” explica Behrendt, quien no solo convirtió la frase en un éxito de ventas, sino que también fue anfitriona de un programa serio para aquellos que tienen problemas con sus relaciones amorosas. “Todo surgió a partir de un comentario inesperado que le hice a alguien mientras comíamos. El decirle a una mujer que si un tío que no la llama, es porque no le gusta, pareciera ser una cosa de sentido común”. “Realmente me encantó ese episodio de ‘Sexo en Nueva York,’” comenta la Productora Nancy Juvonen. “Luego, encontré la vía para el libro y me compenetré totalmente con la idea de ser muy práctica acerca de las citas y de las relaciones, y acerca de todos los mitos que nos inventamos para nosotros mismos y para los demás. Todas esas cosas que inventamos cuando la llamada o la invitación finalmente no llega.” Sus ideas se convirtieron inmediatamente en película. “Tenía todas estas ideas acerca de cómo convertir esta noción de ‘Qué les pasa a los hombres’ en película, sin siquiera decir la frase, y yo sabía que tenía que hacer esta película”. En ese momento, ella nunca imaginó que el producto final contaría con un reparto de ensueño que incluiría a Ben Affleck, Jennifer Aniston, Drew Barrymore, Jennifer Connelly, Kevin Connolly, Bradley Cooper, Ginnifer Goodwin, Scarlett Johansson, Kris Kristofferson y Justin Long. Pero primero que nada, necesitaban un guión.

 

  Para Juvonen, mucho del material utilizado es anecdótico. “Buena parte del libro se basa en: ‘entiendo lo que me estás diciendo Greg, pero realmente creo que este tío perdió mi número porque sé que le gusté cuando nos vimos en el bar.’ Y la respuesta de Greg sería algo así como: ‘cariño, en realidad no le gustas. Busca a alguien a quien sí le gustes.’ Pero no existía una historia real detrás de todo esto. Ella intentó solucionar este problema con la ayuda del equipo de escritores formado por Abby Kohn y Marc Silverstein, con quien había trabajado años atrás en la exitosa comedia: “Never Been Kissed”.

  “Ya era hora de volver a juntar al equipo. Habían transcurrido unos diez años y éramos mucho más dinámicos, algo más sensatos y teníamos bastante más experiencia con las relaciones para poder realmente dejar parte de nosotros mismos en la historia. Comenzamos con nuestras propias historias, y la de nuestros amigos, y las mejoramos. Para mí, son los mejores escritores de la ciudad y realmente todo resultó muy divertido”.

  Kohn prosigue. “Miramos con detenimiento los títulos de los capítulos: Qué les pasa a los hombres Si no te llama, …si está acostándose con alguien más, …si no se casa contigo, y los demás, y eso fue la mayor fuente de inspiración que tomamos del libro, ya que el libro no tenía en realidad ningún personaje, ni argumento. Para nosotros, esos títulos nos servieron de inspiración para las historias individuales. Y eso fue lo que nos ayudó a crear las distintas historias de nuestra película”.

  Kohn y Silverstein dejaron que el título los guiara a través del proceso de escritura. “Si un tío se comporta como si no le interesas, es que en realidad no está interesado en tí,” afirma Silverstein. “Sólo se trata de la cristalización de algo que resulta tremendamente obvio. El consejo de Greg que podemos encontrar en el libro es que nunca importa el por qué. Simplemente es así”.

  Kohn agrega: “tendemos a analizar en exceso todo lo que ocurre en una relación. Y por eso, aún si la conversación que tuviste con ese tío duró unos 45 segundos, el análisis que hacemos posteriormente, puede durar unas cuatro o cinco horas. Por eso pensamos que era importante la idea de Gigi, Janine y Beth, que trabajan en una oficina juntas y se supone que tienen obligaciones, pero que en vez de cumplirlas, se dedican a diseccionar un mensaje en el contestador o a pensar en el mensaje que van a dejar, o en alguna cosa por el estilo. Eso parece tremendamente real”.

  Para dirigir, Juvonen seleccionó a Ken Kwapis, quien está acostumbrado a trabajar con historias de mujeres y con historias sobre relaciones, como se evidencia de películas como: “Uno para todas,” y quien ha obtenido mucho reconocimiento por su trabajo en la serie de TV: “The Office.” Cuando vio el material, Kwapis no lo dudó ni por un minuto.

  “Lo que hace que el libro sea tan popular por supuesto es que nos podemos identificar al 100 por ciento con el mismo,” añade Kwapis. “Y lo mismo pasaba con el guión. Tan sólo leerlo, me encantó. Inmediatamente me impresionó el hecho de que de esos nueve personajes, yo me identificaba con cada uno de ellos: y de la misma forma con las cinco mujeres y con los cuatro hombres. Y aunque la historia era muy graciosa, todo lo cómico provino de conductas que eran reales, que eran así en realidad, y claro, muchas veces embarazosas.... Cosas que yo misma había hecho y que pensé que harían que el público dijera: “sí, ¡esa soy yo!”

  “Investigué durante mucho tiempo para prepararme para esta película, mucho antes de imaginarme siquiera que la iba a dirigir,” explica Kwapis. “Tuve mi primera cita a los 16 años de edad, y me casé cerca de los 30. Entre el momento de mi primera cita y el día en que me casé, incluso después de haberme casado, cometí todos los errores posibles que un ser humano puede cometer intentando conocer gente y enamorarse”.

  “La primera cosa que Ken dijo fue: ‘Yo no soy uno de estos personajes, yo soy todos los personajes. Me identifico con todos ellos,’” recuerda Juvonen de su primera conversación con el Director. “Hablamos durante dos horas y media y fue una conversación tan estimulante, tan perfecta, tan fabulosa. Fue como hablar con un viejo amigo”.

  “Cuando conocí a Nancy, todo comenzó con buen pie,” concuerda Kwapis. “Nos dimos cuenta los dos de que queríamos hacer una película en la que no existieran buenos y malos, sino personas que tomaban decisiones. Para los dos, esta película debía inspirar conversaciones acerca de las decisiones que toman los personajes, y que el público podía no estar de acuerdo con la decisión tomada por un personaje, y al mismo tiempo entender perfectamente la razón por la que había tomado esa decisión. Nuestra misión era presentar a los personajes de formal tal que el público no pudiera juzgarlos".

  “La película trata sobre personas que malinterpretan las señales que transmiten,” comenta Kwapis. “Existe el mismo número de hombres que persigue y es rechazado por las mujeres, como mujeres que lo son por los hombres. En esta película, los hombres están tan confundidos como las mujeres; los hombres cometen los mismos errores que las mujeres. Así todo queda muy parejo”.

  Uno de los grandes retos para los escritores fue crear personajes que pudieran ilustrar los distinto capítulos del libro y poder hilvanar juntas esas historias.

  “El personaje A está saliendo con el personaje B, al personaje B le gusta mucho el personaje A, pero al personaje A le gusta mucho el personaje C. El personaje C está saliendo con el personaje D. El personaje D está casado con el personaje E. El personaje E trabaja con el personaje F. Y así sucesivamente. De esto trata la historia,” explica el Director Ken Kwapis. “Elaboramos un diagrama,” comenta Marc Silverstein, “comenzando con Gigi y Conor”.

  “Todo empieza con su primera cita,” agrega Abby Kohn. Luego, esa primera pareja se convierte en nueve historias entrelazadas. El mantener las relaciones de tantos personajes claras parecía en un comienzo una tarea ardua; el trabajo de seleccionar al actor idóneo para cada papel también podría haber sido una hazaña.

  “En cualquier tipo de situación de comedia romántica, lo más importante es escoger a una pareja que tenga mucha química,” explica Kwapis. “En este caso tuvimos que seleccionar a distintas personas que tuvieran buena química con los demás. Fue una magnífica prueba de habilidad. En efecto, es un tipo de variación. Quieres mucha variedad, y al mismo tiempo tiene que haber cierta consistencia entre los participantes y sus historias".

  A la Productora Nancy Juvonen le encantó el reparto. “Cuando comenzamos a trabajar con estos actores y actrices realmente sorprendentes, nos dimos cuenta de que existía algo con lo que cada uno de ellos se identificaba de la historia que estaban contando de alguna u otra manera. Cada uno se adueñó de su personaje de una manera muy natural”.

  Ginnifer Goodwin fue seleccionada para interpretar el papel de Gigi, el personaje que funciona como elemento catalizador de la historia. “Me encantó el concepto,” explica Goodwin. “Sentí que era algo que si quedaba incorporado en tu vida, te llevaría a tener relaciones más satisfactorias y mayor confianza en ti mismo, porque sabrías que estás tratando con los sentimientos honestos que se producen entre las personas”.

  La productora Juvonen sabía que el papel de Gigi era particularmente importante. “Gigi es el centro emocional y también representa a la persona que alguna vez fuimos, si no lo somos hoy en día,” explica Juvonen. “Algunas personas tienen más suerte, otras resultan más atractivas, y algunos de nosotros corren incluso con peor suerte. Pero, finalmente, lo que ella quiere es tener pareja. Para ella, vale la pena llamar una vez y volver a llamar, si no la llaman, y pasar por la casa del chico, deseando encontrarse accidentalmente con el objeto de sus deseos. Puede que con esto, algunas personas se sientan incómodas, pero ella es muy honesta y muy clara en su objetivo, y no se le puede culpar por ello. Ginnifer era perfecta para este papel. Ella es muy inteligente, pero también tiene esa fantástica cualidad de niña buena e inocente. Ella lo deja todo salir y adoptó el papel de Gigi, de la misma manera plena en que vive”.

  Goodwin comenta que se sintió inmediatamente identificada con la honestidad del papel. “Me enamoré locamente de Gigi y me resultó totalmente cautivadora,” comenta emocionadamente la actriz. “El mayor deseo de Gigi es encontrar a su alma gemela, casarse y vivir juntos para siempre, pero la educación que ha recibido ha resultado totalmente nefasta para entender la realidad de las relaciones. A ella le han enseñado todas las señales equivocadas, que además analiza en exceso y por las cuales se obsesiona. Ella es capaz de asumir los mayores compromisos y de llevar ese barco lo más lejos posible, con o sin razón. Es una persona muy sólida”.

  “En la película se producen varios momentos embarazosos,” afirma Kwapis, “y probablemente sea Gigi la que se lleve la mayor parte de esos episodios incómodos. Porque siempre va a abrir demasiado su corazón y va a ser demasiado vulnerable. Para ella es mejor ser así y fracasar en esa carrera de locos, que no conectar con nadie.”
Kevin Connolly también se unió al reparto de estrellas, en el papel de Conor quien, junto con Gigi, son los que inician los eventos con esa primera cita. “Él es un joven y exitoso agente inmobiliario. Tiene un buen negocio, pero aún está buscando su área de especialización,” afirma el actor.

  Aunque Gigi no lo sabe, Conor tiene a alguien más en mente. “Conor está totalmente enamorado de Anna. Ella lo tiene atrapado en su anzuelo, lanzándole sólo la cuerda suficiente para que siga allí. La visión de Conor está limitada y se obsesiona un poco,” comenta Connolly riendo. Juvonen agrega: “no queríamos que Conor fuera el perrito faldero de Anna, sino más bien que fuese un tío con un plan”.

  Interpretando el papel de Anna, Scarlett Johansson añade: “ella es profesora de yoga, artista, cantante, algo así como un espíritu libre que va caminando por la vida con el corazón en la mano. Conor es algo así como su novio. Ella disfruta de su compañía, pero no le interesa comprometerse con él. A ella le gusta que él esté allí, que la mime, por lo que le lanza señales variadas, lo que lo le produce gran frustración a Conor”.

  Con frecuencia Anna le pide ayuda a su amiga Mary, aunque los consejos que le da no son necesariamente los mejores. Drew Barrymore, quien es también uno de los productores ejecutivos de la película, aceptó el papel de la representantes de ventas de espacios publicitarios de un periódico local. “Me identifiqué con Mary y sus intentos y dudas acerca de encontrar al tío perfecto,” comenta Barrymore. “Y me encantó que sus amigas estén todas juntas tratando de encontrar respuestas en este enfoque novedoso, moderno, algunas veces poco romántico, confuso y tecnológico del romance. No hace mucho, la gente esperaba meses para recibir una sola carta, y ahora vivimos en una era donde todo tiene que girar alrededor de la gratificación inmediata”.

  Kwapis comenta: “Mary, el personaje de Drew Barrymore, está realmente desesperada por conseguir pareja, pero parece estar en manos de la tecnología. Es una víctima del correo electrónico, de Internet y de los mensajes de voz. Es una víctima de todo, como bien lo dice ella. A ella la han rechazado utilizando cualquiera de los portales tecnológicos”.

  “Drew realmente se identificó con Mary,” recuerda Juvonen. “Creo que en realidad Drew se siente un poco sobrepasada por la tecnología, y sin lugar a dudas es una romántica de corazón. Mary busca tener una relación, y se conecta en MySpace y en Facebook, y así es como termina teniendo estas relaciones potenciales que no la llevan a ningún sitio. El personaje es realmente un vehículo para representar cómo influye la tecnología en las citas hoy en día, con todos estos métodos que parecen ser matemáticos y electrónicos, en lugar de sólo conocer a la gente en persona. Yo pienso que el teléfono ya es por sí difícil, al no estar en contacto o mirando al otro. Pero ahora, el leer lo que alguien comenta, en unas dos líneas de texto y preguntarle a las amigas: “¿qué piensas que quiso decir? y ¿eso significa que lo debo llamar?”. No era así hace 10 años. Aterra pensar en la facilidad con la que podemos enviar un mensajito sexy. Y a veces divertido. Esta es una nueva era. Estamos rompiendo esquemas”.

  Si Mary y Anna representan a aquellos que aún buscan el amor, Beth y Neil representan a aquellos que lo han encontrado... pero que no están seguros de que sea suficiente. Ben Affleck interpreta a Neil, un fotógrafo que ha estado relacionado con Beth, el personaje de Jennifer Aniston, durante varios años.

  “Neil es un personaje realmente interesante,” comenta Juvonen, “porque asumes algo sobre él, y resulta que la realidad es totalmente diferente. Neil no cree en el matrimonio. Es fotógrafo; ha estado con su novia durante más de siete años y realmente la quiere, pero piensa que las cosas cambian después del matrimonio. Ben es tan encantador, divertido y alegre; es un tío simpático y eso es todo lo que Beth quiere que sea. Neil, además de artista y pensador, es un tío muy inteligente, realmente muy inteligente”.

  “Beth y Neil han estado juntos durante siete años,” comenta Aniston acerca de la pareja, “y él está muy contento de no estar casado, y no cree en el matrimonio, ni entiende por qué tiene que ocurrir. Pero ella quiere casarse y comienza a sentir como si estuviera intentando engañarla.

  “Beth ha estado escondiendo este sentimiento y tragando su frustración durante mucho tiempo, porque su relación es fabulosa,” explica Juvonen. “Pero quiere más, y resulta que su hermanita ha decidido casarse y lo están haciendo muy rápido, lo que ejerce aún más presión sobre Beth”.

  En el aspecto profesional, Beth y Gigi trabajan en el área de marketing en una empresa de especias que pertenece a Janine, quien está casada con Ben, está reformando su casa y espera comenzar una familia.

  “Janine está reformando la casa,” puntualiza Kwapis, “pero yo creo que en algún nivel, lo que ella realmente desea hacer es reformar su relación”.

  “En algunos sentidos, Janine es un poco anticuada,” comenta la actriz Jennifer Connelly, quien la interpreta. “Ella detesta mentir, por eso para ella es realmente importante estar con una persona directa y honesta, y poder confiar en la persona con la que está. A ella le gusta la idea del matrimonio. Ella y Ben se conocen desde hace algún tiempo. Ellos eran los mejores amigos y decidieron casarse. Después de un tiempo, mucho de la relación se convierte en hábito. Todo aquello a lo que te has acostumbrado durante mucho tiempo. Ahora están estancados en la rutina".

  Su marido, Ben, lo interpreta Bradley Cooper. “Cuando entró Bradley Cooper, sabíamos que estábamos listos” comenta Juvonen. “Inmediatamente pensamos: ‘Este es Ben, sin lugar a dudas.’ Bradley fue tan sincero que no se produjo nada equívoco acerca del personaje. Es como si llevara el corazón en la mano”.

  “En realidad quise interpretar a Ben porque tiene muchos conflictos internos y se encuentra paralizado por sus miedos,” explica Cooper. “Él es abogado y está casado con Janine, su novia del instituto. Está llevando bastante bien su vida, siguiendo el rumbo sin ser realmente capaz de hacer realmente algo por su matrimonio. Luego, conoce a esta chica y no puede dejar de pensar en ella. Me gustó que fuera un retrato honesto de las relaciones amorosas, de lo que la gente realmente quiere y de lo que hacen, sin intentar verlo todo de color de rosa”.

  Cuando se trata de mujeres, Alex, interpretado por Justin Long, no hace nada por suavizar las cosas. “Alex es, de hecho, el narrador de la historia,” afirma el Director Kwapis.

  “Mi personaje es el que aconseja,” agrega Long. “Es el tipo de tío que es muy honesto, muy asertivo y que dice lo que piensa. Él está muy claro. Él las entiende porque ha tenido su buena cuota de mujeres,” comenta el actor con una sonrisa, “pero nunca le ha entregado a nadie su corazón. Por eso es que cuando conoce a Gigi y ella necesita sus consejos, o por lo menos, así lo interpreta él, se embarcan en un tipo de relación al estilo de ‘My Fair Lady’ en la que Alex is Henry Higgins y Gigi es Eliza Doolittle. Él intenta hacerle entender que los tíos no son tan complicados. Que si un tío no te llama, no significa que no le gustes, o que no le resultes atractiva. Es sólo que no le gustas tanto. Seguramente está llamando a alguien más”.

  “Alex es el tío que le habla claro a sus amigas,” comenta el Director. “Es gerente de un restaurante, por lo que constantemente observa a las parejas en acción: a la gente haciendo el baile del apareamiento, conociéndose, saludándose, intentando conectar con el otro, y ya lo ha entendido todo. Cuando conoce a Gigi, decide tomarla bajo su ala al estilo de Pygmalion; su objetivo es meterle en la cabeza la verdad central de todo que no es sino: `No malinterpretes las señales’”.

  Juvonen agrega aún más: “Alex quiere observar. Él quiere ser el tío que sabe mucho acerca de las relaciones, pero que nunca se lanza al agua. En realidad, lo que hace es más bien probar el agua con el pie, al tiempo que juzga a todos los que están nadando activamente como idiotas”.

  Un personaje, y quizás el único de la película, que lo ha entendido todo es Ken, el padre de Beth, interpretado por el veterano actor y músico: Kris Kristofferson.

  “Es un personaje divertido, porque comenta lo que siente. Él está retirado, dice lo que le apetece, y puedo realmente identificarme con eso," explica Kristofferson con una sonrisa, quien realmente disfrutó formando parte del reparto. “Es un gran guión y un gran reparto. Lo mejor fue descubrir lo bueno que resultó el equipo. No podía haber pedido estar con un grupo de personas más simpáticas”.

  Para Kwapis la colaboración fue perfecta. “Con todos los personajes distintos, yo quería que el público pudiera tener el placer de verse reflejados de distintas maneras, y yo creo que lo logramos con este reparto”.

  “Todos hicieron un buen trabajo al evitar exagerar, y al mismo tiempo interpretando lo que dijimos en el libro,” comenta el autor Greg Behrendt.

  Con todas las relaciones interconectadas, los cineastas se tuvieron que enfrentar a una comedia romántica poco tradicional. “Una importante distinción entre: ‘Qué les pasa a los hombres’ y la mayoría de las comedias románticas es que en la mayoría de las comedias románticas, hay un hombre y una mujer y la pregunta no es si van a quedar juntos, sino cómo,” explica Kwapis. “En nuestra película son 9 los personajes y la pregunta es: ‘¿Alguno de ellos encontrará pareja?’”

  Para responder a esto, resulta fundamental entender uno de los aspectos más sutiles del tema central del libro y de la película: la regla “que no admite excepciones”.

  “Si un tío no te llama, no te llama, y sigue sin llamarte, la regla dice que es que no quiere llamarte,” explica Kwapis. “La excepción sería que ha cogido una fiebre repentina, está moribundo en la cama y no puede ni siquiera moverse para alcanzar su móvil. Esas son las raras excepciones. La regla dice que si un tío se comporta como si no le importaras, es porque en realidad no le importas. Gigi se aferra desesperadamente a la idea de que ella pueda ser una excepción”.

  Juvonen prosigue: “uno de los puntos principales que queríamos plasmar es que toda mujer, cree, por derecho propio, que ella es la excepción a la regla. Siempre piensa: ‘yo soy algo diferente.’ Por supuesto que esto no es cierto en la mayoría de los casos”.

  La productora sonríe. “Siempre hay alguien para quien somos la excepción, pero no para todo el mundo. Gigi busca el amor, como si se concentrara en este aspecto intentando conocer al tío perfecto y convertirse así en la excepción. Básicamente, te convertirás en la excepción, en algún momento, si encuentras a la persona perfecta, la persona para quien tú eres la excepción y ella lo es para ti. Pero esto sólo ocurrirá si respetas la regla en primer lugar”.

  Pero esto no es fácil. “Una de las cosas más difíciles de lograr cuando te interesa alguien es descubrir qué tan interesados lo están de ti, y luego intentar decidir si están lo suficiente atraídos por ti y dar el primer paso,” afirma Kwapis. “Muchos de los actos de los personajes inspiraron debates dentro del equipo, incluso cuando estábamos filmando. Nunca había escuchado hablar a tíos acerca de las relaciones, como lo hicieron sobre las relaciones de los personajes de esta película. Los hombres en general no lo hacen, pero los tíos de nuestro equipo, sí”.

  El Director disfrutó realmente el diálogo. “Todos conocemos películas donde los personajes están muy claramente definidos en blanco y negro, y nos encantan. Nos encanta odiar al malo y ponernos de parte del bueno. Este no es ese tipo de película. Esta es una película que te sumerge en muchas de las áreas grises de las emociones”.

  Para el escenario de “Qué les pasa a los hombres,” los cineastas consideraron las ciudades de Nueva York y de Los Ángeles, pero querían una ciudad más pequeña y más intima, y se decidieron por Baltimore.

  “Baltimore es una ciudad fantástica. Tiene una gran personalidad e incluso genera su propia cultura,” comenta Kwapis con admiración. “Es una ciudad muy única, y al mismo tiempo tiene ese lado industrial que resulta tan familiar. Me encantó la arquitectura, con todos esos ladrillos rojos”.

  “Ken había trabajado antes en Baltimore y le encantaba su textura y su color,” comenta el Diseñador de producción Gae Buckley. “También queríamos que la historia transcurriera a comienzos del otoño y utilizar una paleta de colores otoñales; ante esto, Baltimore parecía una buena elección”.

  No todo pudo ser filmado en exteriores, sin embargo, por lo que el reto de Buckley fue convertir algunos lugares de Los Ángeles en la ciudad asiática, con edificios que datan del siglo dieciocho.

  “Hay mucha gente en esta película; todos viven en algún lugar, trabajan en alguna empresa y salen a algún sitio,” expone. “Encontramos algunos lugares y determinamos lo que podíamos hacer para que se parecieran más a Baltimore, que es mayormente una ciudad de ladrillos rojos. Y tienes que evitar ver palmeras”.

  Uno de los lugares favoritos de la diseñadora se convirtió en la oficina del Diario Baltimore Blade. “Es un precioso lugar, con grandes hileras de ventanas y bellos ladrillos pulidos. Mary es un personaje curioso y simpático, así que resultó muy divertido colocarla en ese lugar”.

  Otros escenarios fueron también diseñados para reflejar las personalidades de los personajes que los habitaban. “Beth y Neil viven en un loft; él se ha establecido como artista, y utilizamos el estudio real de un fotógrafo para representar su casa,” comenta Buckley. “Pero había otro estudio detrás de ese, por lo que construimos una ventana y filmamos una vista panorámica de Baltimore, con el cartel de Domino Sugar, y lo pusimos fuera.” Buckley comenta que el cartel fue una decisión totalmente deliberada.

  “Estaba paseando con Debbie Dorsey de la Comisión de Cine de Baltimore, y ella me hizo notar que se puede ver el cartel de Domino Sugar desde cualquier lugar de la ciudad, por lo que pensé: ‘eso tiene que estar en la película’”.

  Esa no sería la única imagen icónica que pondríamos en la película. “También está Natty Boh, el logo de la National Bohemian Brewery, una caricatura de un tío con un bigote negro gigantesco; su cara está por toda la ciudad y la incorporamos en la historia también. Y por supuesto el Monumento a Washington en Mount Vernon”.

  “Es una bellísima ciudad,” Juvonen comenta. “Hay restaurantes fabulosos, el puerto. Es mucho lo que puedes hacer en esta ciudad, aunque sea pequeña; sientes que la gente realmente vive en Baltimore y pueden tener sus casas o sus apartamentos, sin tener que robar un banco o ser millonarios. Hay unos adosados fantásticos que están siendo restaurados y es realmente una ciudad americana. Parecía ser la ciudad perfecta para representar nuestras historias realistas”.

  “No existen respuestas fáciles, ni obvias cuando se trata de hombres y de mujeres,” comenta el Director Kwapis. “Lo que realmente me gustaría es que la gente salga de la película con preguntas acerca de los decisiones que tomaron los personajes. Nada me gustaría más que sentir que la gente salió y se fueron a tomar un café para discutir el por qué cierto personaje hizo algo en particular”.

  La Productora Juvonen concuerda plenamente. “Existe una noción que todos compartimos: ‘necesito a alguien ahora, entonces, voy a coger mi cuadrado, meterlo en el hueco redondo y esperar a que todo encaje.’ Pero eso no funciona. En la película quisimos mostrar todo eso para hombres y mujeres, porque cuando en realidad quieres algo, no te importa hacer malabares y pretender que ese eres quien eres. Pero cuando finalmente dejas de fingir, todo sale a flote, todo tu cuerpo se relaja después de estar en una situación que no era natural y que no era buena para ti. Y eso es mucho mejor".

  Kwapis prosigue: “hay mucho desorden en la vida. La gente toma decisiones y luego se arrepiente de las decisiones que tomó. Tratamos de mostrar todo esto. Esperamos que sean muchas las opiniones, tantas como espectadores en el cine”.

  “Por supuesto, queríamos asegurarnos de que siempre prevaleciera la esperanza, porque ese es el mensaje real de Liz y Greg,” comenta Juvonen. “Algunas veces, es mejor seguir nuestros caminos y terminar una relación, eso es realmente lo que dice el libro. La pregunta ‘Qué les pasa a los hombres’ se supone que debe ayudar a la gente. No queremos estar con alguien que no esté realmente interesado en nosotros y que no piense que eres fabuloso. Y existe alguien allí afuera que así lo piensa”.


Imágenes y notas de cómo se hizo "Qué les pasa a los hombres" - Copyright © 2009 New Line Cinema y Flower Films. Fotos por Darren Michaels. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Qué les pasa a los hombres"
Añade esta película a tus películas favoritas
Recomienda "Qué les pasa a los hombres" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Mi vida en ruinas     Ex     Nueva York para principiantes     La proposición     Ejecutiva en apuros


::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2009 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD | carteles
de compras |
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | enlaces | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad