Estrenos en la cartelera de cine

 

LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Noticias | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


SCHOOL ROCK BAND
(Bandslam)


cartel
Dirección: Todd Graff.
País:
USA.
Año: 2009.
Duración: 111 min.
Género: Comedia dramática, musical.
Interpretación: Vanessa Hudgens (Sa5m), Aly Michalka (Charlotte Banks), Gaelan Connell (Will Burton), Scott Porter (Ben), Lisa Kudrow (Karen Burton), David Bowie (él mismo), Charlie Saxton (Bug), Tim Jo (Omar), Elvy Yost (Irene), Ryan Donowho (Basher).
Guión: Josh A. Cagan y Todd Graff; basado en un argumento de Todd Graff.
Producción: Elaine Goldsmith-Thomas.
Música: Junkie XL.
Fotografía: Eric Steelberg.
Montaje: John Gilbert.
Diseño de producción: Jeff Knipp.
Vestuario: Ernesto Martinez.
Estreno en USA: 14 Agosto 2009.
Estreno en España: 11 Septiembre 2009.

CÓMO SE HIZO "SCHOOL ROCK BAND"
Notas de producción © 2009 Aurum

  Cuando llegó el momento de elegir a los tres protagonistas principales de School Rockband, los cineastas sabían que necesitarían actores que poseyeran una extraordinaria habilidad tanto interpretativa como musical. Para el personaje de Sa5m (“el 5 es mudo”), una chica extravagante y marginada que acaba por encontrar su papel en esta historia de madurez, los cineastas necesitaban a una actriz con la capacidad para hacer agradable a este personaje algo extraño e introvertido, además de la aptitud musical para hacer enloquecer al público en la escena culminante de la película. No era precisamente una labor fácil y sin embargo era perfecta para la actriz y cantante Vanessa Hudgens, conocida por millones de fans que la adoran por su papel de Gabriella Montez en la franquicia de enorme éxito High School Musical. Además de su experiencia como actriz en el escenario y en el cine, Hudgens ha grabado dos álbumes de éxito. “Conocí a Vanessa nada más empezar el proceso de selección, mientras estaba en Nueva York con la promoción de High School Musical, y me gustó mucho”, recuerda Goldsmith-Thomas. “Es una persona muy sincera, sencilla y encantadora”. Tras obtener reconocimiento mundial por interpretar a la inteligente y popular Gabriella en la trilogía de éxito descomunal High School Musical, Hudgens se mostró encantada ante la oportunidad de ampliar sus dotes interpretativas. “Sa5m es muy temperamental y distante; está marginada de la gente”, comenta. “Llevo cierto tiempo interpretando a chicas dulces y agradables. No me malinterpretes, es un personaje estupendo, pero es muy similar a mí; me interesaba mucho probar un tipo de personaje diferente. Me resultó emocionante como actriz salirme de mis papeles habituales para interpretar algo opuesto a mí. Tuve ocasión de divertirme mucho haciéndolo”.

 

  Hudgens disfrutó trabajando con el director Todd Graff, que es, al fin y al cabo, un antiguo actor. “Todd nos daba indicaciones que se podían realmente entender”, se ríe Hudgens. “Nos decía las cosas como las veía y exploraba todas las opciones que teníamos en una escena. Todd también tiene una voz asombrosa, es un gran cantante. Sus conocimientos de música hacen que esta película destaque sin duda. Todas las referencias de la película, como escribir cartas a David Bowie, son fantásticas porque se tratan de un tema que conoce muy bien”.

  A la actriz también le entusiasmaba rodar en una nueva ciudad, Austin, Texas, con sus jóvenes compañeros de reparto. “Aly y yo nos conocíamos de antes, pero aquí fue donde realmente tuvimos ocasión de conocernos de verdad. Nos lo pasamos muy bien juntas. ¡Ejerzo muy mala influencia sobre ella en lo que se refiere a salir de compras! Además, me enamoré de Austin por su música. Me encantaba poder salir a cenar o pasear por la calle y que siempre hubiera algún grupo tocando en vivo. Resultó un cambio agradable y muy relajante. Todo el mundo se tomaba las cosas con calma”.

  Para encarnar a la chica popular del instituto, Charlotte Banks, se eligió a la cantante de pop y actriz Aly Michalka (miembro del dúo de pop Aly & AJ). A Michalka, que es una brillante compositora y música en la vida real, le atrajo la combinación de humor y dramatismo del guión.

  “Es un guión muy divertido e ingenioso”, comenta. “Pero, al mismo tiempo, no es tan ligero y gracioso que no pudiera ser real. Hay desengaños y luchas. Es un tipo de película que rara vez se ve y de la que quería formar parte. Nunca pensé que haría una película que incluyera música, porque normalmente mantengo mi música y mi interpretación aparte, pero tenía que hacer ésta porque es muy diferente y respetaba mucho la visión que tenía Todd de la misma.

  A la cantante y actriz le atraía además el papel de Charlotte. “Es un personaje genial. Es sin duda una chica dura que lidera un grupo musical, pero tiene un lado sensible y puedes ver la evolución del personaje a lo largo de la película, lo que es fantástico. Es muy divertida e ingeniosa, siempre está alerta y tiene algo que decir”.

  Michalka explica que se identifica con el personaje en varios aspectos: “Es definitivamente testaruda, como yo. También está muy segura en sí misma, aunque a veces pueda tener dudas”.

  Goldsmith-Thomas ve a Michalka como la elección perfecta para el papel de Charlotte. “Aly es preciosa, fuerte, simpática y graciosa. Es guapa como Brigitte Bardot en los 60. Aly es la mujer que todo hombre quiere conocer”.

  Michalka se mostró encantada de formar parte de un grupo tan amplio de jóvenes actores que tenían tanto en común. “Creo que la razón por la que congeniamos tan bien como reparto es que pasamos todo el tiempo juntos, dentro y fuera del plató. Salíamos a ver tocar a un grupo, a cenar juntos, o pasábamos el rato jugando a Rock Band en el camerino. Eramos como una familia. Es difícil encontrar gente con la que puedas conectar de verdad. Nos entendemos todos muy bien. Somos distintos y extravagantes cada uno a su modo, pero somos todos músicos y resulta muy divertido. Hacemos el ganso y componemos música juntos. Es auténtico, se trata de algo muy sincero y creo que eso puede apreciarse en la pantalla”.

  School Rockband no es un auténtico musical en el sentido de que los personajes no se ponen de repente a cantar en mitad de una escena dramática. En vez de eso, la música surge de forma más natural, en el marco de una serie de grupos musicales que se preparan para una competición. “Lo que me resulta realmente interesante es que Todd lograra incorporar la música en torno a la historia”, comenta Michalka. “Si se eliminara la música, todo seguiría teniendo sentido, pero la música habla por sí misma”.

  Gaelan Connell interpreta a Will Burton, un genio de la música que se traslada al empezar su tercer año de instituto a un instituto de Nueva Jersey donde los estudiantes están obsesionados con una competición local triestatal entre grupos musicales llamada Bandslam. Acostumbrado a no encajar, Will se siente encantado de descubrir que, por primera vez en su vida, no sólo es perfecto para participar en algo, sino que también puede marcar verdaderamente la diferencia.

  “Will es un adolescente un tanto torpe que, aunque no sabe realmente tocar ningún instrumento musical, sabe mucho de música”, explica Connell. “Tiene un conocimiento enciclopédico de todos los clásicos, de lo que hace que una canción sea genial y por eso convierte en su misión formar ese grupo de rock en su nuevo instituto”.

  Graff ofrece como director su propia descripción del personaje de Connell: “Al empezar la película, Will está completamente encerrado en su propio mundo. Se pasa el día metido en su cuarto, obsesionado con la música. Ni siquiera trata con ella en modo alguno en el mundo real, no va a clubes ni acude a actuaciones, no se une a ningún grupo, no toca ningún instrumento. Para él, la música no es cuestión de contacto y comunidad. Es cuestión de evasión y consuelo. Sin embargo, a lo largo de la película se ve forzado, a rastras, por Charlotte, a interactuar con otras personas. Al hacerse cargo del grupo para convertirlo en la visión que tiene en mente del mismo, aprende a conectar con los demás”.

  Los cineastas se sintieron muy afortunados de dar con un joven actor de tanto talento, que se identificaba con el papel tanto a nivel emocional como musical. “El material le llamaba de una forma única y su talento aportó dimensión al papel”, dice Goldsmith-Thomas. “En cierto modo, todos somos Will. Queremos escondernos cuando nos sentimos avergonzados. También se trata de un chico que soporta la carga de los pecados de su padre”.

  Graff se sintió sumamente impresionado por la capacidad de Connell para interpretar al introvertido e incómodo Will. “Resulta complicado interpretar a un personaje para el que lo fundamental es su propia protección y que no quiere más que desaparecer, sobre todo para un actor joven, porque los chicos suelen llevar sus emociones a flor de piel. Pero, con el gran corazón que tiene Gaelan como persona y como actor, logró representar a ese alguien que trata, aunque sin mucho éxito, de ocultar lo que siente. Era un matiz muy importante para el personaje”.

  Aunque los temperamentos de Connell y Will son como el día y la noche, sus intereses musicales se solapan en buena medida. “A Will le encanta la escena musical independiente y somos bastante similares en gustos musicales”, explica el actor. “En la película hay varios grupos, como Clap Your Hands Say Yeah, que ya escuchaba antes siquiera de empezar a leer el guión. Es genial decir los diálogos sobre grupos que de todos modos ya escuchas en casa. Digamos simplemente que Will tiene un gusto excelente en lo referente a música”.

  Aunque Connell es un músico consumado que toca el chelo y la guitarra y canta en un grupo, Graff decidió encargarse de ampliar los conocimientos musicales del actor. “En mi primer día en Austin me encontré cinco libros sobre rock‘n’roll en mi cuarto”, recuerda Connell. “Y no hablo de libros delgaditos, sino de tomos de 500 páginas con todo lo que se necesita saber acerca de rock‘n’roll”.

  Como explica Graff, “se supone que Will está obsesionado con la música, no sólo porque se suponga que es un rasgo especial de su personalidad, sino porque constituye básicamente toda su persona. Tiene que dedicarse total, absoluta y emocionalmente a lo que la música representa para él. No sé realmente cómo hacerlo como actor a menos que te documentes bien, investigues el tema y conectes de algún modo con él. Dado que Gaelan es músico, pudo conectar sin problema”.

  La educación musical acabó convirtiéndose en una calle de doble sentido, en palabras del propio Graff: “Gaelan me preparó una lista de reproducción de cosas que yo no tenía. Disfrutaba acercándose a mí y diciéndome: ‘¿Has oído hablar de bla, bla, bla?’ Y, si no lo conocía, le alegraba el día”.

  Connell encarnaba además a la perfección la inocencia del personaje de Will, según su compañera de reparto, Vanessa Hudgens: “Gaelan Connell es una especie de recién llegado en esta industria; éste es su primer papel importante. También ha llegado más tarde que todos los demás, aunque la verdad es que se ha metido de lleno. Se podía ver que estaba nervioso. Tiene mucha gracia, porque no dejaba de repetir todo el rato: ‘me siento muy incómodo’. Y yo estaba: ‘Vale, bien. Sigue así’”, comenta riendo.

  De hecho, Connell tuvo que empezar en su primer día de ensayos preparando no sólo una, sino dos escenas de beso, una con cada una de sus actrices protagonistas.

  “¡Las acababa de conocer ese mismo día! Tener ocasión de trabajar con estas dos chicas maravillosas y tener que besarlas a las dos me tenía totalmente de los nervios. Así que lo que puede verse en la pantalla es, lo creas o no, auténtica y verdadera emoción”, explica Connell entre risas. “Todd quería algo de verdad cuando eligió el reparto de su película y yo estaba aterrado de verdad”.

  A Connell le tocaba besar a Michalka en la escena en la que, como parte de los intentos de Charlotte de hacer salir a Will de su caparazón, le ayuda a preparar una cita con Sa5m. “Es una escena muy tierna en la que tengo que enseñar a Will a besar”, explica Michalka. “Yo le voy indicando: ‘pon la mano derecha aquí, junto a mi cara, despacio, vale, quédate ahí, ahora cierra los ojos’… tiene mucha gracia. Está nervioso y temblando y es una escena muy dulce. Es el mejor primer beso que se podría desear. Entonces va y se cae del coche y resulta absolutamente desternillante”.

  Pero es en Sa5m donde el solitario Will, para su gran alegría, descubre a su auténtica alma gemela, según explica Graff: “La relación de Will con Sa5m le resulta emocionante en el sentido de que nunca pensó que hubiera otra persona en el mundo que fuera como él. Esta chica entiende que hay otra forma de ver el mundo más allá de la mentalidad de borrego, de tener que estar metido en el grupito adecuado, de tener que escuchar música de tal tipo o llevar ropa de tal otro. La idea de que no está solo en el mundo le resulta embriagadora y muy emocionante y reconfortante.

  “Will ve a Charlotte, por otro lado, como si fuera algo que se estuviera cultivando en una muestra de laboratorio”, explica Graff riendo. “No tiene ni la más remota idea de cómo es una persona así, y sin embargo no hay manera de que ella lo deje en paz. Ella no le permite que se quede estancado. No le permite que se quede al margen de la vida. Toma a Will a su cargo por sus propios motivos personales, pero en el fondo de su corazón es una buena persona. Cuando Will tiene que afrontar el hecho de que Charlotte y Sa5m no se llevan bien, se hace duro porque cada una de ellas le aporta algo esencial y nuevo y desconcertante y él intenta aguantar a flote lo mejor que puede”.

  Graff vio trabajar al actor Scott Porter en los escenarios del off-Broadway unos años antes de que comenzara la producción de la película y lo mantuvo en mente para interpretar al ex novio de Charlotte, Ben Wheatley, líder del grupo favorito de Bandslam, Ben Wheatley and The Glory Dogs.

  Porter comenta que le interesaba el proyecto por una serie de razones, entre las que se incluía la sensibilidad del director, el inteligente guión, los originales personajes y la oportunidad de interpretar música en la pantalla.

  “Lo que distingue a Todd es su atención al detalle”, explica Porter. “Se asegura de que ensayemos, para que sepamos exactamente de dónde viene cada uno antes de que empecemos a rodar. Pero entonces, cuando ya estamos rodando, es capaz de relajarse y dejarnos a nuestro aire para ver qué pasa. Hagámoslo más natural y vayamos a por todas. Se aseguraba de que no hubiera ni una pizca de cursilería ni nada. Quería que todo resultara muy auténtico. Una vez que haces todo lo más real posible, entonces es cuando realmente me interesa, y eso es lo que Todd pretende por encima de todo”.

  Porter cree que los adolescentes están ávidos de historias inteligentes y humanas. “Esta película supone un gran avance, un enfoque novedoso. Estos personajes tienen muchas facetas y Todd desarrolló mucho el personaje de Ben en las sucesivas revisiones del guión. Podría haberse rodado fácilmente como el típico ex novio cretino y sin gracia alguna. Pero cuando ahondamos en serio, nos dimos cuenta de que simplemente estaba algo confuso. Es un chico y quiere ganar. Se ha quedado muy cerca muchísimas veces pero no es una persona llena de odio, ni tampoco una persona celosa. Todos, incluso Ben, se preguntan por qué lo dejó Charlotte. ¿Qué fue lo que hice? Era un novio estupendo. Era bueno contigo. Soy una estrella del rock‘n’roll. ¿Qué más se puede pedir? Está muy confundido y realmente loco por Charlotte”.

  En el instituto de Nueva Jersey al que asisten Will, Sa5m, Charlotte y Ben, la música es el centro de atención en lugar de los deportes, comenta Porter: “Igual que en Texas el fútbol americano de instituto lo es todo, en Jersey, la música lo es todo. Bandslam es como las finales de fútbol americano de instituto. Ben Wheatley ha sido el líder del grupo que su instituto ha enviado a la competición tres años seguidos. Tras quedar dos veces en segundo lugar, recluta a unos músicos megamonstruosos, futuros integrantes del salón de la fama del rock‘n’roll, unos auténticos prodigios y reemplaza con ellos a algunos de sus amigos. Ben no es mal tipo. Es un buen tipo de gran corazón, pero es sumamente competitivo. Es lo más parecido a una estrella de rock que puede haber en ese instituto. Es un incomprendido durante buena parte de la película”.

  Lisa Kudrow, actriz ganadora del premio Emmy®, aporta sus fantásticas dotes cómicas al papel de Karen Burton, la protectora madre de Will, cuyo nuevo trabajo les obliga a trasladarse a Nueva Jersey. Además, el batería del grupo de su hijo se cuela totalmente por ella.

  “Lisa interpreta a su personaje con mucho humor y emoción”, afirma la productora, Goldsmith-Thomas. “Crees que es una gran madre, crees que se siente culpable y crees que está haciendo lo que buenamente puede por su hijo”.

  “Lo que me encantó de esta historia y del personaje de Will es que, con el maltrato que está sufriendo, goza de madurez y una cierta fuerza interior para comprender que se trata de algo temporal y que tendrá que pasar por ello”, explica Kudrow. “El instituto no es la época más feliz para la mayoría de la gente, pero no dura más que cuatro años. Tan sólo hay que ser consciente de que en algún momento se acabará”.

  Según Kudrow, las pasadas experiencias de su personaje la han llevado a desconfiar del mundo y mostrarse sobreprotectora con su hijo. “No se fía de nada y desde luego no se fía de Charlotte. Una preciosa ex animadora se interesa por mi hijo... O sea, algo no encaja aquí. Sé que él es estupendo, pero no creo que Charlotte sea lo bastante lista para darse cuenta”.

  Kudrow disfrutó especialmente con la exuberancia juvenil del recién llegado Connell. “Se muestra tan emocionado de estar aquí y está: ‘¡Soy protagonista de una película!’ El primer día dijo: ‘No dejan de llamar al primer equipo. ¿Somos nosotros?’ Le respondí: ‘Sí, nosotros somos el primer equipo’. Lo hace todo un poco más emocionante. Te hace recordar lo emocionante que resultaba todo cuando empezabas”.

  Para asegurar la autenticidad de las actuaciones de los grupos musicales, Graff insistió en que todos los miembros del joven reparto, tanto principal como secundario, tuvieran que pasar una prueba musical antes de llegar a la prueba de interpretación. “Si la música no sonaba creíble, sabía que la base de la película no aguantaría”, explica Graff. “Mis padres son los dos músicos. Yo soy músico y he tocado toda mi vida en grupos. Es un mundo que considero que conozco y no quería mostrarlo incorrectamente”.

  Así que Graff eligió a chicos que supieran tocar instrumentos, o estuvieran dispuestos a aprender y fueran capaces de hacerlo. “Así no tenía que preocuparme de enfocar a alguien y ver que su digitación no coincidía. También son muy buenos actores y tenían que ser adecuados para los papeles y tener una química excelente. Pero musicalmente tenían que ser realmente fenomenales, y lo son”.

  Graff describe el grupo de Charlotte, I Can’t Go On, I’ll Go On, como “un trío de rock de garaje lleno de energía que se convierte, bajo la tutela de Will, en un grupo de nueve, al estilo de Arcade Fire, con chelo, teclados y viento, que también abraza el ska y el reggae”.

  Los restantes miembros de I Can’t Go On incluyen a Charlie Saxton (The Lovely Bones, El incidente (The Happening)), originario de Pennsylvania, en el papel de Bug, el bajista resentido; Timothy Jo, recién llegado criado en Texas, como Omar, el guitarrista de Nueva Jersey que ha desarrollado de algún modo acento inglés; y Ryan Donowho (“The O.C.”, Cook County), nacido en Houston pero residente en Brooklyn, como Basher, el batería de talento que marca el ritmo del incipiente grupo. Elvy Yost es Irene, la chelista, y Lisa Chung es Kim la teclista. Benjamin Kessler, Andrew Glen Rector y Juan López tocan el saxo, el trombón y la trompeta, respectivamente.

  Los archirrivales de I Can’t Go On son el grupo ficticio Ben Wheatley and The Glory Dogs, un grupo de rock obrero de Nueva Jersey fuertemente influenciado por auténticos puntales como Bruce Springsteen y Bon Jovi. Además de Porter como vocalista principal y guitarrista, los Glory Dogs están formados por miembros de Joker, un trío real de Austin: J. W. Wright como Dylan Dyer en la guitarra principal, Kai Roach como Eddie Álvarez en el bajo y el batería Chris Copeland, a los que hay que sumar el saxofonista James Hairston.

  Además de Joker, se eligieron a otros cuatro excelentes grupos de Texas sin contrato discográfico, integrantes de la floreciente escena musical de Austin, para que figuraran como competidores en la competición de grupos que conforma el clímax de la película: The Burning Hotels, grupo de rock alternativo de Fort Worth, Straightfork, grupo de arena rock, The Daze grupo de rock de garaje con influencias del blues y el grupo de hip hop Zeale & Phranchyze, con la participación de Candice Jackson.

  “Me encanta contar con todos estos grupos geniales de Austin en nuestra película”, afirma Graff, que escuchó a docenas de formaciones antes de decidirse por las cinco que aparecen finalmente en el filme. “También me parece genial que tengamos a dos actrices, Vanessa y Aly, conocidas por su trabajo en Disney Channel, metidas en una película con David Bowie, temas de rock producidos por el tipo que grabó al grupo Clap your Hands Say Yeah y filmadas por el director de fotografía que hizo Juno. El material dista mucho de lo que la mayoría de nuestro reparto había hecho hasta el momento, lo que en cierto modo subvierte las expectativas de todo el mundo”.

  El rodaje de School Rockband comenzó el 9 de febrero de 2008 en Austin. Después de invertir un año en la elaboración del guión, la propia producción pasó de recibir luz verde a celebrar la fiesta de fin de rodaje en unas vertiginosas 14 semanas.

  Aunque la película está ambientada en Nueva Jersey, Graff estaba convencido de la importancia de rodar en un lugar con una amplia variedad de excelente música en vivo entre la que poder elegir. “Soy un gran partidario de las escenas locales”, afirma. “Creo que son el alma de la música. Austin es una ciudad conocida por su música y con toda la razón. Tienen una enorme cantidad de grupos estupendos que intentan dar a conocer su música. Así que fue fenomenal tener la oportunidad de usar a varios grupos locales de Texas sin contrato discográfico”.

  Como cabría esperar, la película cuenta con material original, como “Pretend”, “Someone to Fall Back On” y “Phil’s Song”, así como versiones modernas de clásicos del rock como “I Want You To Want Me”, de Cheap Trick, “Amphetamine”, de Steve Wynn, y una animada versión ska/reggae de “Everything I Own”, grabada originalmente por David Gates, de Bread.

  “School Rockband es una inspiradora historia sobre apreciación musical para una generación de fans que es más probable que descubran ‘su’ música a través de Internet que de la radio”, explica la productora Elaine Goldsmith-Thomas. “Trata de un momento de la vida en el que te encuentras entre quién eres y quién vas a ser. La película celebra la música como inspiración para el cambio, el catalizador para que los personajes maduren y den el siguiente paso en sus vidas”.

  Para ayudar a Graff a llenar la película de música significativa y potente y ayudarle a trabajar musicalmente con el reparto, los cineastas reunieron a un equipo musical de talento que incluía al veterano supervisor musical Lindsay Fellows, la supervisora musical Linda Cohen, el conocido productor musical independiente Adam Lasus y el compositor Tom Holkenborg, alias Junkie XL.

  El hecho de que varias de las canciones de la película fueran originales en lugar de simples versiones supuso que el reparto tuvo que esforzarse mucho más para aprender la parte que le correspondía a cada uno durante los ensayos. “‘Someone to Fall Back On’ no era algo que pudieran decir: ‘oh, esto suena como tal o cual’”, explica Fellows. “Todd estuvo muy listo y les dijo: ‘esto tiene que sonar un poco como ‘One’, de U2, necesita esa clase de emoción. Necesita ir en aumento’. En cuanto ofrecimos a los chicos ese punto de referencia, les resultó sencillo agarrarse a él”.

  “Hay que quitarse el sombrero ante la visión de Todd de hacer estos números en vivo”, comenta Fellows, supervisor musical. “No suele hacerse así en el cine porque es mucho más sencillo pasar antes por el estudio, donde tienes total libertad y flexibilidad para editarlo más tarde. Pero no tiene la misma autenticidad. Esos momentos en vivo van a servir de motor de la película”.

  La competición culminante entre grupos se rodó a lo largo de cuatro días y cubría a seis grupos diferentes ante un público de hasta 1.200 extras en el Auditorio Hogg de la Universidad de Texas. Durante la preproducción, Adam Lasus, el director musical, produjo a los grupos competidores, grabó sus temas en el Estudio de Grabación Bismeaux, propiedad del famoso grupo de swing western de Austin, Asleep At The Wheel.

  Lasus también estuvo presente en el rodaje de las escenas importantes de actuaciones con público. “Parecían conciertos reales y parte de mi trabajo consistía en hacer que pareciera un concierto real. Los chicos estaban en el escenario, tocando y a lo suyo. Todo el mundo sentía las vibraciones y tocaron las canciones muchas veces, pero seguían conservando el entusiasmo. Los grupos hablaban incluso de quién debía ganar. Me recuerda a cuando estaba en el instituto y tuve ocasión de ir a mi primer par de competiciones de este tipo”.

  Vanessa Hudgens se dejó llevar enseguida por la energía de esa gran escena. “La verdad, estaba muy nerviosa porque normalmente hago música pop y R&B. No soy la chica rockera que toca la guitarra, así que estaba: ‘voy a quedar como una completa idiota’. Y Adam y los demás decían: ‘Créeme. Si se te ve ridícula, te avisaremos”’. Así que subí allí, con los extras y todo y me dejé llevar. Me sentí como una estrella de rock”.

  Schmidt comenta que supo que las cosas iban musicalmente por buen camino cuando vio a los miembros del equipo de rodaje disfrutar de la música junto con los grupos. “Creo que la música eleva nuestra película a un nuevo nivel. No es simple material de relleno, ni una agradable banda sonora. Es importante para la historia y ayuda a que la película avance. Todd puso claramente de manifiesto que quería asegurarse de que no pudieran etiquetar al filme como otra agradable películita de instituto. Quiere que esté ambientada en el mundo real, con los problemas reales de adolescentes reales”.

  Hasta llegar a la competición de Bandslam, Graff lleva a los espectadores y a los actores por una divertida educación musical. Todo, desde los diálogos a los decorados, está lleno de referencias musicales, algunas más conocidas y otras más oscuras. “Me gusta la idea de que los fans de Aly & AJ vayan a venir a la película y oigan hablar a la gente de Sonic Youth y tocar canciones de Steve Wynn. Hasta cierto punto, es una locura que uno de los puntos culminantes emocionalmente de la película es cuando los personajes de Vanessa Hudgens y Gaelan Connell van en peregrinación a CBGB y hablan sobre Bad Brains”.

  CBGB, el club nocturno ya desaparecido del East Village sinónimo de la escena musical underground de Nueva York durante 35 años, es un momento importante de la historia y lugar de filmación de la película. “Todd pensó que era muy importante usar ese club y no cualquier club”, explica Schmidt. “Se crió allí, así que quería corresponder un poco y mostrar parte de la historia de la escena musical de Nueva York”.

  “Había una vez, hace muchos años, algo llamado punk rock y la cuna del punk, al contrario de lo que comúnmente se cree, no fue Londres y no empezó con los ‘Sex Pistols’. En realidad empezó en Nueva York, en una serie de clubes, el más famoso y probablemente más importante de todos era uno llamado CBGB & OMFUG”, explica Graff, que tocó en ese pequeño local hace muchos años con su grupo The Pedantics. “Lo verdaderamente importante de CB es que generó una escena que cambió la cultura”.

  “CBGB era un hogar para gente que no tenía hogar”, agrega Fellows. “Ofrecía esa clase de ambiente. De allí salían formaciones como The Pretenders y Talking Heads o Iggy Pop. Esos grupos no se oían nunca en la radio por aquel entonces. Era algo completamente underground. Los Ramones y Patti Smith, todos los grupos de ese tipo, aunque ahora se consideran aptos para el gran público, fueron, en su momento, revolucionarios. El objetivo de la película siempre ha sido dirigirse a los marginados y cómo los chicos de instituto siempre se sienten al margen. Estos grupos eran todos marginados en su propia época, eran completamente alternativos. Eso demuestra que puedes ser independiente, ser diferente y aun así conseguir triunfar y perseverar”.

  Como el legendario club ya no funciona como local de actuaciones, se recreó el exterior y el interior de CBGB en un plató y en un escenario de Austin. Jeff Knipp, responsable del diseño de producción, y su equipo pasaron varias semanas recreando el interior cubierto de graffitis, pósters y pegatinas, hasta la ubicación de la barra y el escenario y el enorme sistema de megafonía.

  “CBGB tiene una gran historia, hay libros y referencias, así que nuestro departamento artístico lo recreó fundamentalmente a través de fotos”, explica Schmidt. “Todd, que básicamente vivía allí, nos dio un montón de detalles. Es importante para Todd recrear el ambiente de Nueva York y CBGB es el icono del mismo”.

  La producción se desplazó a Nueva York para un intenso día de rodaje, que incluía exteriores como la propia fachada donde se encontraba antaño CBGB (ahora una tienda de ropa John Varvatos), y otros lugares de filmación en Greenwich Village, como un café donde rodar la escena con la estrella especial invitada, el legendario artista David Bowie. En la película, Will escribe innumerables cartas a Bowie, su ídolo musical, sobre todo tipo de cosas, desde sus problemas en el instituto a su confusa y embarazosa vida amorosa.

  Rodar en Nueva York con Bowie resultó emocionante para todo el equipo de la película. “Fue una experiencia extracorporal. Perdí todo mi aplomo en ese momento”, admite Graff. “Fue increíblemente amable y simpático y alucinante y generoso y divertido e irónico y auténtico y estaba encantado de formar parte de la película, lo que resultó increíble y emotivo. Casi me da algo.

  “Para mí y muchas otras personas, David Bowie es un icono y un héroe”, prosigue Graff. “Es un tipo que nunca comprometió su arte ni su visión para alcanzar el éxito. La idea de lograr que aceptara aparecer en la película me resultaba algo surrealista”.


Imágenes y notas de cómo se hizo "School rock band" - Copyright © 2009 Summit Entertainment, Goldsmith-Thomas Productions y Walden Media. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Página principal de "School rock band"
Añade "School rock band" a tus películas favoritas
Recomienda "School rock band" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

17 otra vez     El mundo de los perdidos     Noche en el museo 2     Un chihuahua en Beverly Hills     La Pantera Rosa 2


::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2009 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | críticas | cartelera | preestrenos | top10 | noticias | opinión | DVD
sorteos | videojuegos | BSO | clásicos | archivo | suscripción
quiénes somos | contacto | publicidad