La Butaca
Revista de Cine
 

   
    INSERTA TU MAIL

Más películas

E.T. El extraterrestre
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Fuera del mundo
Gosford Park
Mothman, la última profecía
Mulholland Drive
Rollerball
Sexy beast
Atando cabos
Desde el infierno
En la ciudad sin límites
Última sospecha
Yo soy Sam

 

EN LA PUTA VIDA


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Beatriz Flores Silva.
Países:
Uruguay, Argentina, Cuba, España, Bélgica.
Año: 2001.
Duración: 100 min.
Interpretación: Mariana Santangelo (Elisa), Silvestre (Plácido el Cara), Josep Linuesa (Marcelo), Andrea Fantoni (Lulú), Rodrigo Speranza (Marcos), Agustín Abreu (Nicolas), Fermi Herrero (El Gigante), Augusto Mazzarelli (García), Graciela Gelos (Teresa), Graciela Escuder (Doña Sara).
Guión: Beatriz Flores Silva y Janos J. Kovacsi; basado en el libro "El huevo de la serpiente" de Maria Urruzola.
Producción: Hubert Toint, Beatriz Flores Silva y Stefan Schmitz.
Música: Carlos da Silveira.
Fotografía:
Francisco Gozón.
Montaje: Marie-Hélène Dozo.
Vestuario: Solange Guillemette.
Decorados: Mateo Tikas.

 

CRÍTICA

Leandro Marques
Argentina

Una vez en la vida

Explotación, marginación, sueños rotos. Nunca más. Quizás En la puta vida sea la expresión que mejor se adecúe a hechos bañados de injusticia, que no pueden explicarse con palabras y que, pese a todo, continúan sucediendo. Pero que deben acabar alguna vez. La directora uruguaya Beatriz Flores Silva logra graficar, en este largometraje, justamente de nombre En la puta vida, su mirada cruda y de denuncia sobre un acontecimiento social no poco relevante: el de los cientos de mujeres de Sudamérica (en este caso uruguayas) que desesperadas exilian a Europa (en este caso España) para tratar de encontrar, sin importar el modo de hacerlo, la manera de salvarse de la angustia económica que padecen.

El cine uruguayo ofrece a través del filme de Flores Silva un retrato simple y sin sutilezas, pero no por eso envuelto únicamente en lo trágico, de la historia de una chica como muchas otras, Elisa, dos hijos pequeños, sin trabajo fijo, y la instalacion de una peluquería como gran sueño, a quien su situación en un momento determinado la lleva a un punto límite. Nada parece salirle bien, y su proyecto añorado está cada vez más lejos, cuando conoce a un verdadero hombre de negocios, Plácido, y su vida parece renacer.

Plácido es recio, decidido, seductor. Todo un hombre, para Elisa. Rápidamente la trama de la película muestra plasmada en la realidad la atracción mutua entre los dos personajes. Y de la misma manera, sin vueltas, Elisa decide partir junto a su hombre a Barcelona, futuro marido, para hacer bajo su cuidado la que no hacía mucho tiempo era su nueva profesión, conocida por ser la más antigua del mundo. Sus amados hijos la esperaran en Montevideo no mucho tiempo, y a su regreso con plata y marido, todos podrán disfrutar de los beneficios de aquella soñada peluquería ubicada en una importante avenida frente al río.

Flores Silva no intenta en su película dar un cuidado especial a la construcción estética cuadro por cuadro. Su cámara no busca ángulos revolucionarios, ni siquiera originales, sólo trata de ubicarse en el lugar más apto para el registro de lo que sucede. Sin vueltas, sin titubeos, ésa es la marca que la directora busca imprimir en su relato que, vale la pena mencionar, está basado en un hecho real.

Las cosas no salen como Elisa lo esperaba: en Barcelona el mercado de la prostitución es peligroso, hay mucha competencia. Y pronto todo se convierte para ella en un nuevo estado de desesperación: por sobrevivir, por desenmascarar a su ya no tan querido Plácido, por regresar a Uruguay. Entonces toma conciencia. El mundo que le prometieron, que ella misma y su ingenuidad se metieron en la cabeza, por el que dejó todo de lado, ahora se le está viniendo encima.

Pese al intenso peso específico en la historia, ésta se va desarrollando sin exagerar el tono dramático, que va aumentando a medida que avanza la trama. Hay varios pasajes bien logrados de humor, más algunos guiños románticos, que sirven para equilibrar el eje narrativo del filme. Por otra parte, la esencia de En la puta vida es optimista a la vez que firme: hace hincapié en la lucha de una mujer contra todas las barreras que se le presentan, por un sueño, por amor a sus hijos, por convicciones íntimas, sin dejar de lado nunca la denuncia a un sistema social que, como siempre, perjudica a los mas débiles, que son los que menos tienen. Vale la pena intentarlo, aunque sea una vez en la ... vida.


Imágenes de En la puta vida - Copyright © 2001 BFS Producciones, Saga Film y Avalon Productions. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras | reportaje
especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | reseñas de un butaquero
quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600