LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

 

EN TU CAMA O EN LA NUESTRA
(Whipped)


cartel Dirección, guión y producción: Peter M. Cohen.
País:
USA.
Año: 2000.
Duración: 82 min.
Interpretación: Amanda Peet (Mia), Brian Van Holt (Brad), Judah Domke (Eric), Zorie Barber (Zeke), Jonathan Abrahams (Jonathan), Callie Thorne (Liz).
Coproducción: Zorie Barber y Andrew R. Shakman.
Música: Michael Montes.
Fotografía:
Peter B. Kowalski.
Montaje: Tom McArdle.
Diseño de producción: Katherine M. Szilagyi.
Dirección artística: Svetlana Rabey.
Vestuario: Karen Kozlowski.

 

SOBRE LA PRODUCCIÓN
© Filmax

La autenticidad es extremadamente importante para el escritor/ director Peter M. Cohen. El sabía que si íbamos a captar las vistas, los sonidos, los olores del panorama de ligoteo de Nueva York en una película, tendría que hacer sus deberes. Ahora, para la mayoría de los escritores, investigación es una palabra sucia. Pero Cohen no es como la mayoría de los escritores. Se sumergió personalmente en este tema y, sin tener en cuenta su propia salud física o autoestima, pasó innumerables horas en bares y tugurios, hablando con sus amigos sobre sexo. Era justo lo que estaría haciendo normalmente .... solo que ahora era deducible de impuestos. Todo ello proporcionó la amplia investigación necesaria para EN TU CAMA O EN LA NUESTRA. Desde aquí, la historia semiautobiográfica de amigotes evolucionó convirtiéndose en un entretenido examen de la siempre vigente guerra de los sexos.

A diferencia de las generaciones anteriores, esta época presenta un escenario totalmente nuevo para el mundo del ligue. Ha pasado ya mucho tiempo desde la época en que las mujeres se esperaba que fueran recatadas y agradables, creando actualmente una serie de reglas de cortejo totalmente diferentes. "Es aproximadamente lo que ocurre normalmente en las vidas de los solteros" explica Cohen, que recreó el diálogo del tiempo pasado con amigos, mujeres y hombres, siendo los de las mujeres los que con frecuencia más le impactaron. "Todos los tipos saben que hablan de este modo y la mayoría no se dan cuenta de que las mujeres hablan también igual. Yo pensaría "gracias a Dios que no hablan sobre mi" pero quizá algunas mujeres lo están haciendo". Por lo tanto, Cohen ha creado una película que ideó en dos niveles: uno que puede disfrutarse por su humor o puede profundizar en el mensaje de que las mujeres no son muy diferentes del sexo opuesto.

"Las chicas también pueden ser ligonas" manifiesta de total acuerdo Amanda Peet, que interpreta a Mia, la femme fatale en la onda, "creo que las mujeres probablemente son más inteligentes y menos evidentes en su manipulación y tácticas .... ¿No es por ello por lo que normalmente nos imponemos?". Cohen conoció a Peet por medio de un amigo mutuo y a pesar de que la actriz había jurado no hacer más películas independientes, aceptó el desafío de interpretar a Mia. El papel necesitaba a alguien con belleza y coraje, dos cosas que no le faltan a Peet. "Me atrajo el papel porque era una mujer formidable que podía jugar al mismo juego que los hombres y mantener su dignidad mientras ellos pierden su compostura", afirma. "Mia es una chica moderna y juega sus cartas deliciosamente bien con una gran cara de póquer".

En lo que se refiere a sus extravagantes hombres, Cohen admite: "hay un poco de mí en todos estos personajes, todos mis amigos son como ellos y viven en Nueva York, todo el mundo conoce a alguien como Brad; quería personas que se identificasen con ellos y dijeran "sí, yo conozco un tipo como ese". No es coincidencia que los papeles protagonistas masculinos, Brad, Zeke y Jonathan estén basados en tres amigos íntimos de Cohen, que realmente se reflejan en la película.

Zorie Barber, que interpreta a Zeke, conoce a Cohen desde séptimo en la escuela y desde entonces han sido muy buenos amigos. "EN TU CAMA O EN LA NUESTRA es una especie de documental sobre la vida salvaje, como la llamada para el apareamiento o la danza nativa del macho urbano" ríe Barber. "Al igual que los diferentes pájaros tienen diferente plumaje, también lo hacen los tres personajes. Lo único que tienen en común es la fidelidad a sus impulsos animales" añade. "La película es divertida y rápida y creo que tiene algo que es bastante revelador acerca de nuestra cultura".

Brad, el "rey de los ligones" que interpreta el actor Brian Van Holt es un personaje similar a muchos de los amigos mutuos de Cohen y de él. "La gente habla de este modo y gran parte de este humor se basa en hechos reales" afirma, "existen tipos que elaboran teorías como la de "apartar la mirada" y lo mismo ocurre con las chicas sobre este asunto". Habiéndose conocido en Los Angeles, Van Holt y Cohen se reencontraron por casualidad en un vuelo a Nueva York. Durante su viaje hacia la Costa Este, el aspirante a creador cinematográfico informó a Van Holt que iba a escribir un guión y tenía el papel ideal para él.

Cohen, en realidad volvía a Nueva York después de haber finalizado la carrera de cinematografía en la USC. Con un nuevo y exigente empleo como productor comercial para J. Walter Thomson, escribió diligentemente por las noches y durante los fines de semana. Cuando acabó, Cohen se desilusionó al ver que era casi imposible conseguir que alguien de la industria leyese su guión. Pronto estuvo claro que necesitaba hacer la película por sí mismo, en especial si quería hacerla bien.

"Se trata de una sátira sobre el ligue" explica Cohen, "quería captar lo que experimentan muchas personas y acerca de lo que hablan". Siendo una de estas personas, Cohen pudo ver exactamente cómo quería trasladarlo a la película. Hay mujeres como Mia que ligan igual que lo hacen los hombres y no es necesario tener un doble estándar". Escrita antes de que la enormemente popular "Sex and the City" de la HBO tuviese un gran impacto, EN TU CAMA O EN LA NUESTRA "refleja de modo similar las verdades ocultas sobre el sexo y las relaciones contemporáneas", observa Cohen. "Mientras que las mujeres de este espectáculo pueden sufrir humillaciones cómicas a manos de los hombres, normalmente devuelven el golpe, y todo esto es totalmente cierto". Para su complacencia, considera que el espectáculo tendrá "allanado el camino" para esta película.

EN TU CAMA O EN LA NUESTRA ha sido "empujada a un nivel por encima del límite" revela el director. Esto se pone humorísticamente de manifiesto en Eric, el "tipo casado" que una vez más reproduce el modelo de otro amigo. El personaje es dolorosamente patético, no siendo objeto por parte del director de una yuxtaposición de actitudes de solteros. "Estos tipos creen que son un regalo divino y quieren acostarse con mujeres. Están desconectados de su otro yo casado", comenta Cohen. Irónicamente, cuando Mia entra en escena, es la "mujer perfecta" que hace realmente a los hombres pensar sobre una relación. Ella les baja los humos y les hace añorar un cambio.

"Empiezan a darse cuenta que puede existir algo más para la criatura femenina", dice Judah Donke, el tipo casado de EN TU CAMA O EN LA NUESTRA. "Y creo que es como un rito de iniciación para todos los hombres cuando llegan a una cierta edad y encuentran a alguien especial. En ese momento pasas de ser un muchacho a convertirte en un hombre". Ciertamente, los tres ligones de la película lo pasan mal cuando les llega ese momento, especialmente cuando Mia fuerza la situación.

Brad, Zeke y Jonathan ven también desmoronarse su amistad junto con sus egos. Donde antes compartían un fuerte vínculo masculino existen ahora amenazas y competición. Su lema juvenil: "Bros before 'hos, pals before gals" ha llegado a su fin. "Su fidelidad nunca alcanzó más allá de los tres y ciertamente no superó los límites de su género", afirma Barber, "así, cuando las cosas empiezan a evolucionar después de conocer a Mia, es un momento de definición". Ya han pasado los días de discutir "El Plan" ; en lugar de ello puede verse al volátil Zeke en sus momentos irascibles.

A pesar del hecho de que tenía que partir de cero y que todo el mundo le advertía que no había ninguna forma de que pudiera hacerlo por sí solo, Cohen estaba decidido a realizar su película. Empezó a obtener dinero después de preparar un impresionante paquete de inversión con alguna ayuda legal. Entonces recurrió a los miembros de su familia y a todos los amigos de la universidad - todos los que eran inversores de Wall Street y que crucificaba en su guión se convirtieron en sus inversores. Unos pocos meses más tarde, con la cantidad mínima obtenida y el reparto y su equipo sobre el terreno, Cohen empezó a rodar.

"De ningún modo podríamos haber finalizado esta película en tan poco tiempo como lo hicimos si Peter no fuese tan inteligente y estuviera tan motivado", afirma Peet, "realmente tenía una visión muy clara de lo que quería". Esta poderosa energía hizo que la película se finalizase en tan solo 15 días, con tres días adicionales para seleccionar las tomas. Estos resultados tan rápidos se lograron gracias a un equipo de gran talento y a una programación bastante innovadora.

"Recortar gastos era esencial, por lo que tuve la idea de alquilar un loft vacío en el SoHo durante un mes y filmar allí todos los interiores de apartamentos", afirma Cohen. Por $2.500 la producción tuvo un espacio para construir y filmar cinco habitaciones diferentes. Mientras preparaban el loft, Cohen llevó a cabo tomas en lugares específicos durante la primera semana y después filmó en el loft durante la segunda semana. Con seis paredes móviles, podían filmar una escena en el dormitorio mientras construían y pintaban el dormitorio siguiente. "Fuimos de una habitación a otra utilizando la misma cama cada vez" afirma, "después filmamos en el restaurante durante la tercera semana, tiempo que aprovecharon los demás para limpiar el espacio del loft".

Mientras que por una parte este tipo de planificación creativa hizo que funcionase la producción, por otra parte también requería un alto grado de flexibilidad por parte de todos. El primer día habían completado una toma maestra dentro de Madison Park, cuando se dieron cuenta de que su permiso era exclusivamente para el exterior del parque. Se trató de un obstáculo que Cohen habría preferido evitar, especialmente el primer día. Pero así es la naturaleza de la bestia independiente. Tuvieron que rodar todas las escenas restantes en el Battery Park. De modo similar, después de asegurarse la filmación en una librería, el comerciante se echó atrás en el último momento obligando a Cohen a espabilarse, a hacer cambios y utilizar una tienda de revistas de su vecindario. "Con frecuencia, veíamos lo que podía hacerse cuando estábamos allí", explica, "filmamos una escena en la entrada de la casa de Amanda mientras la maquillaban dentro, simplemente porque ese día no podíamos rodar en Washington Square Park. Tuvimos que rescribir y filmar de diferentes formas".

Uno de los mayores desafíos para el director fue producir y encargarse de todos estos detalles. Mientras dirigía, su mente tenía puesto también el chip de productor, preguntándose cuánto costaría filmar ese día y pagar a su equipo. "Estar en el plató y saber que solamente podíamos estar allí durante seis horas a riesgo de pagar otros $1.000 no era algo de lo que deseara tener que preocuparme. Como director, sabía que tenía que filmar todas esas páginas, pero como productor estaba también preocupado de que este actor no había actuado nunca anteriormente, por lo tanto, cómo podría llevarlo a cabo realmente en tan solo seis horas. Tenía que ir recorriendo la lista de filmación recortando material para ahorrar tiempo".

Como ejemplo, el tema del recorte le afectó a él mismo. La escena del brunch de las mujeres en un café del centro se mostró bastante problemática cuando su propietario decidió recortar el tiempo de filmación a la mitad si no le daban más dinero del acordado originalmente. Cohen tuvo que filmar a toda prisa dicha escena, algo que nunca se sabría. No sólo hizo que pareciese un establecimiento de moda de la zona alta sino que las mujeres lo hicieron estupendamente en una parte del tiempo que tenían asignado.

Un área en la que Cohen no recortó costes fue en pagar a su equipo. Aparte de darse cuenta de que actualmente es difícil conseguir que gente trabaje gratis, también quería un trabajo de calidad. La economía se materializó de otras formas hábiles. Su cinematógrafo, Peter Kowalski, a quien Cohen conoció y con el que trabajó durante sus días en la USC, fue capaz de obtener un conjunto de cámaras gratis de Panavisión. "Me costó aproximadamente un año conseguirlo" afirma Cohen, que acabó aplazando su programa de filmación para adaptarse a Kowalski y al donativo esencial. También contrató a su hermana como supervisora del guión, a pesar de que era su primera experiencia en este puesto. "Creo que mi hermana estaba preocupada pero era la única persona que me podía ofrecer una opinión honesta", afirma "y era la única persona a la que le podía gritar".

Su directora de guardarropa, una estilista de imágenes fijas con grandes cantidades de ropa, afortunadamente tenía la misma talla que Amanda. Todo el mundo logró la ayuda de amigos con recursos que trabajaban para diseñadores como Prada y Kenneth Cole para que donasen accesorios y algunos vestidos. Todas las personas de la vida de Cohen: desde su madre hasta sus amigos, se convirtieron en extras de la película. "No podía pagar extras reales y además sabía que podía confiar en los amigos para ello. Le llegaron regalos adicionales de sus contactos de producción comerciales en instalaciones de postproducción y laboratorios.

El restaurante donde se desarrollaba la comida, el núcleo de las conversaciones centrales de EN TU CAMA O EN LA NUESTRA, fue un auténtico hallazgo de Cohen en Williamsburg, Brooklyn, un establecimiento que había estado cerrado durante diez años. Después de limpiarlo y con la mayoría de aparatos todavía intactos, la producción se rodó allí durante cinco días. Otras tomas incluyeron locales de moda como el club Vanity, el Mere Bar y el Belle Cafe, cuyos propietarios o directores interpretaron diligentemente pequeños papeles en la película. A pesar de que la producción empezó con un guión sólido, hubo mucha colaboración con los actores. "Gran parte del diálogo y de los términos se generaron en los ensayos; los probábamos en el guión o de modo diferente", "explica Cohen que realmente llenó seis páginas con terminología de los ligones". "No queríamos utilizar términos anticuados .... "picadero" por ejemplo había empezado como "nido de amor" y descubrimos divertidas conjeturas como la "cita del tipo perfecto".

Cohen filmó su película y efectuó una copia en vídeo con su presupuesto, pero todavía no tenía una copia finalizada. Ansioso por acabar EN TU CAMA O EN LA NUESTRA, rompió la primera regla que se aprende en la escuela de cinematografía: no invertir nunca tu propio dinero. "Sabía que obtener la copia final era esencial" afirma, "resultaría costoso, pero pensaba que era una oportunidad única en la vida. Todavía soy joven; siempre puedo seguir produciendo anuncios". Con esta decisión, invirtió todos sus ahorros, vendió sus acciones y trabajó muy, muy duro. "Estos cuatro meses de tener que manejar dinero y acabar la película fueron lo peor, lo más estresante de mi vida", declara Cohen. Finalmente, incluso acabó dejando su trabajo para involucrarse él mismo en el proyecto.

Destination Films recibió EN TU CAMA O EN LA NUESTRA unos pocos meses después de su finalización. Cohen estaba muy satisfecho de contar con un distribuidor que "tenía" la sensibilidad de la película. Desde el principio, Cohen, un fan de películas como "The Brothers McMullen" y "Chasing Amy", que admiraba por su cruda narración, esperaba que posibles compradores viesen en su película el humor de la vida real. "Me divirtió empujar a estos personajes hasta sus límites", explica Cohen, "cuando las personas buscan un pequeño romance, pueden ocurrir algunas cosas ridículas y pueden decirse estupideces. No todo el mundo experimenta esto, pero la mayoría de las personas pueden compartir alguna batallita".

Por descontado, si existe algún tipo de ironía, es que el tío chulo de esta historia se lleva su merecido. "Creo que es fantástico cómo Peter refleja estos personajes, la locura del mundo del ligoteo y cómo la película proporciona a las mujeres un equilibrio igual y único", afirma Peet, "este adagio acerca de "la jungla que hay ahí fuera" es cierto, puede ser bastante absurdo. Pero entonces, ¿la guerra de los sexos no ha sido la más larga de la historia?".


Fuente:
Filmax


Imágenes y notas de producción de En tu cama o en la nuestra - Copyright © 2000 Hi-Rez Films y Filmax. Todos los derechos reservados.

estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras
especiales | reportajes | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | contacto

La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600