LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

 

ESTAFADORES
(The prime gig)


Dirección: Gregory Mosher.
País:
USA.
Año: 2000.
Duración: 97 min.
Interpretación: Vince Vaughn (Pendelton 'Penny' Wise), Julia Ormond (Caitlin Carlson), Ed Harris (Kelly Grant), Rory Cochrane (Joel), Wallace Shawn (Gene), George Wendt (Archie Keltz), Stephen Tobolowsky (Mick), Romany Malco (Zeke), Brian George (Nasser).
Guión: William Wheeler.
Producción: Cary Woods, Gina Mingacci y Elliot Lewis Rosenblatt.
Música: David Robins.
Fotografía:
John A. Alonzo.
Montaje: James Kwei.
Diseño de producción: Richard Hoover.
Vestuario: Shay Cunliffe.

 

CRÍTICA

Manuel Márquez

Si hay una sección que, entre las bien nutridas estanterías de los grandes almacenes "Cine de intriga made in U.S.A.", destaca por su pujanza y vitalidad, ésa es la sección "Timos varios y estafas diversas", filón inagotable dentro del género de suspense, cuya enumeración de títulos se nos haría interminable. Hasta tal punto ello es así, que no es infrecuente que lleguen a coincidir en la cartelera varias películas pertenecientes a dicho rubro, como está sucediendo actualmente con dos films como Ocean’s eleven, de Steven Soderbergh, y ésta, objeto de la presente reseña crítica, The prime gig (Estafadores), de Greg Mosher (U.S.A., 2001), ambas proyectándose de forma simultánea en nuestra pantallas comerciales.

No obstante lo antes indicado, escasas similitudes, más allá de la coincidencia de género y temática, nos plantean ambas películas, y quizá la más reseñable de sus diferencias (porque es la que determina el abismo que las separa) sea la que atañe a sus pretensiones. Mientras la película de Soderbergh es una apuesta industrial fuerte, destinada a reventar taquillas -y para ello, despliega su "armamento" en todos los "frentes": reparto, presupuesto, promoción, etc...-, The prime gig si por algo destaca, es por su sencillez, su clara vocación de film menor, hasta el punto de que llega a resultar sorprendente que alcance un estreno de amplitud bastante respetable por las salas de nuestro país.

Y no carece de sus bazas para colocar sobre el tapete: sobre todo -y suponemos que con ese aval, básicamente, habrá conseguido el "asalto a las carteleras"-, cuenta con un plantel de intérpretes más que estimable, encabezado por un Ed Harris muy consolidado (y que cumple las expectativas, con su solvencia habitual, de manera muy sobrada), al que acompañan dos aspirantes a estrellas que andan bastante desubicados en estos últimos tiempos, como son Vince Vaughn y Julia Ormond -aunque, en honor a la verdad, no parece que vaya a ser su interpretación en esta película la que los vaya a resituar en "órbita estelar", especialmente al primero, un trasunto del peor de los "Mickey Rourkes" que uno pueda recordar...-, y, además, un pelotón de secundarios de auténtico lujo, entre los que destacan Wallace Shawn y Stephen Tobolowski (a estas alturas, dos auténticos clásicos...), y de los que lo único que cabe lamentar es que su actuación no pase de ser casi episódica, en la medida en que se ciñe a la fase inicial de la película, aquélla que sirve para presentarnos e introducir en la trama al personaje principal.

El problema es que hay poco más... El director, Gregory Mosher, sin excesiva experiencia previa, procede del medio televisivo, y no deja de notársele el oficio: la película no chirría en ningún momento, y se desenvuelve con claridad en el desarrollo de su trama (algo siempre de agradecer: no vayan a creer que en toda película de enredo, sea de la modalidad que sea, esa cualidad se presenta de manera automática...), pero transmite en todo momento una sensación de "déjà vu", y es tan predecible, que no llega nunca a entusiasmar -es decir, a intrigar un mínimo-.

Esa proliferación a la que se aludía al principio hace cada vez más complicado el pergeñar argumentos originales, y tampoco tendría mucha lógica esperar el estreno de una obra maestra del suspense cada dos meses, pero también es evidente que, si no en los aspectos centrales de la trama, siempre es factible el explotar nuevos elementos en los aspectos accesorios, o laterales, y en esta película falla esa voluntad transgresora, no habiendo salida alguna de los caminos más trillados, con lo cual, más allá de gustar o no gustar, termina resultando víctima de la más terrible de las catástrofes: cuando aún no has terminado de verla, ya te estás olvidando de que la viste; y el olvido, ay, esa condena, no tiene redención...


Imágenes de Estafadores - Copyright © 2000 Araba Films. Todos los derechos reservados.

estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras
especiales | reportajes | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | contacto

La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600