LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
   APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 



Compras online
Mothman
 

FNAC

DVD
 

DVDGO

DVD



 

 

MOTHMAN, LA ÚLTIMA PROFECÍA
(The Mothman prophecies)


cartel
Ampliar cartel

Película disponible en DVD

Dirección: Mark Pellington.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 119 min.
Interpretación: Richard Gere (John Klein), Laura Linney (Connie Parker), Will Patton (Gordon Smallwood), Debra Messing (Mary Klein), Lucinda Jenney (Denise Smallwood), Alan Bates (Alexander Leek).
Guión: Richard Hatem; basado en el libro de John A. Keel.
Producción: Tom Rosenberg, Gary Lucchesi y Gary Goldstein.
Música: Tomandandy.
Fotografía:
Fred Murphy.
Montaje: Brian Berdan.
Diseño de producción: Richard Hoover.
Dirección artística: Troy Sizemore.
Vestuario: Susan Lyall.
Decorados: Diana Stoughton.

 

CRÍTICA por
José Luis Santos

Si hacemos una generalización quizás en exceso facilona e incompleta podemos llegar a la conclusión de que el cine de terror-suspense nos presenta en los últimos tiempos una triple vertiente (dejando por supuesto al margen al insoportable gore): en primer lugar está la escuela más clásica, con una fotografía cuidada, ambientes estáticos y asfixiantes y bandas sonoras inquietantes y tormentosas, cuyos ejemplos recientes más claros y elegantes son sin duda la casi impecable "Los otros" de Alejandro Amenábar y la desasosegante "El sexto sentido" de M. Night Shyamalan. En segundo lugar nos encontramos con lo que podríamos denominar la escuela del "terror adolescente", desde luego la menos interesante y la más prescindible, con los consabidos ejemplos de pseudo-filmes como "Scream" (lástima que no se quedó en un corto con sus espléndidos primeros 10 minutos, lo único aprovechable) o "Sé lo que hicisteis el último verano". Por último, y como la más reciente, nos encontramos entre ambas con una tercera tendencia pretendidamente más sofisticada, con realizaciones apoyadas claramente en una estética cercana al vídeoclip, movimientos de cámara acusados y rápidos, efectos que a menudo tratan de enmendar unos pobres contenidos (véase "Poseídos"), y el apoyo en ocasiones de bandas sonoras de corte tecno (véase "The hole") que en combinación con el juego de imágenes buscan realzar el ritmo. Y es en este tercer grupo donde encaja el segundo trabajo para la gran pantalla de Mark Pellington tras la estimable "Arlington Road".

Con una temática paranormal-fantasmagórico-semialienígena, al más puro estilo de "Expediente X", "Mothman, la última profecía" evidencia claramente el origen de su realizador como director de vídeos musicales en la archiconocida MTV y de grandes espectáculos audiovisuales (como el "Zoo TV" de U2), mostrando ese ambiente de vídeoclip al que hacíamos referencia, que fuerza al máximo con multitud de recursos efectistas para tratar de realzar el pulso narrativo, consiguiendo un ritmo más que aceptable en su primera mitad, si bien a partir del ecuador de la cinta se empieza a evidenciar un cierto cansancio ante los continuos artificios que la cámara asume, y que conforme se van repitiendo van perdiendo efectividad en su intento de mantener una intensidad máxima de forma continuada a lo largo de toda la historia, que además muestra una sensible decadencia en su parte final. Una historia basada en la novela homónima del periodista John Keel que supuestamente se basa a su vez en los hechos reales acontecidos en el pueblo de Point Pleasant en 1967, desarrollando un guión que si bien no inventa nada que no hayamos visto ya, sí mantiene durante gran parte de la filmación un cierto interés y una aceptable dignidad, consiguiendo captar la atención del espectador y mantenerlo relativamente fiel, a pesar de que conforme se va acercando el desenlace van incrementándose los cabos sueltos y los tópicos hacen que el conjunto se vaya resintiendo para quedar reducido a un producto de mero entretenimiento que llega muy justito de fuerzas al final de un metraje tal vez excesivo para no contar nada nuevo.

La gran virtud del film de Pellington es sin lugar a dudas el mantener oculta la amenaza, integrándola en el ambiente y no tangibilizándola más allá de los dibujos atormentados de quienes dicen haber visto a Mothman, consiguiendo así un efecto más envolvente que prolonga el misterio más allá de un insípido monstruo chisporroteante, babeante o sanguinolento que difícilmente a estas alturas hubiera podido sorprender los excesivamente martilleados ojos del espectador, redondeándose el efecto con la utilización continua de primeros planos muy cerrados que catalizan la sensación de desazón ante lo que puede sobrevenir ante la cámara en cualquier momento. Esto hace que a pesar de no innovar en nada ni aportar una visión del tema especialmente interesante (la idea de las premoniciones catastróficas la hemos visto más veces tanto en el cine como en la literatura, una de las más recientes en la novela "Fuego frío" del habitual del terror Dean R. Koontz) la película no aburre y se deja ver, denotando un esfuerzo por encajar en su guión algunas piezas que a pesar de lo atropellado y excesivamente recurrente de la parte final al menos la colocan algo por encima en ambición de otros frutos hollywoodienses recientes de su género como la plana "Poseídos", la por momentos ridícula "La bendición", o la irregular "Premonición".

Respecto al reparto, un Richard Gere ("Pretty Woman", "El primer caballero", "Sommersby") que tendrá que aportar algo más para hacerse perdonar bodrios como "Laberinto rojo" disfruta como un enano (budista, por supuesto) con un papel tan pretendidamente espiritual (qué más quiere un ciego que ver, suele decirse...) con el que se puede afirmar que cumple, si bien su personaje, si hubiera estado escrito de forma más exhaustiva, hubiera podido dar para emociones y contradicciones más jugosas, y hubiera exigido una colección gesticular más compleja y profunda, pero tampoco se le puede pedir que vaya más allá de las carencias del guión. Mientras, Laura Linney ("El show de Truman"), que ya compartió pantalla con Gere en "Las dos caras de la verdad", trata como puede de sacar adelante un personaje dibujado por el guión con trazo torpe, sobretodo en su relación con el protagonista, introducida en mi opinión de forma insuficiente. Destacar entre los secundarios a un eficaz Will Patton ("Armageddon", "60 segundos") que ayuda a dar consistencia a la historia convirtiéndose posiblemente en lo más creíble de la misma.

En fin, si son ustedes propensos a creer en historias paranormales tal vez disfruten con "Mothman, la última profecía", y puede que incluso lleguen a aceptar la aparición de tan misteriosa criatura precediendo a las grandes desgracias allí donde éstas están a punto de acontecer. Yo, personalmente, me temo que por hechos empíricos no voy a poder aceptar su existencia: cuando fui a ver "Moulin Rouge" el amigo Mothman ni tan siquiera tuvo la consideración de asomar la nariz para intentar avisarme de lo que se me venía encima... Créanme, jamás se lo perdonaré, porque aquéllo sí que fue una catástrofe...


Imágenes de Mothman, la última profecía - Copyright © 2002 Lakeshore Entertainment y Filmax. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras | reportaje
especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | reseñas de un butaquero
quiénes somos | contacto

La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos