LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

 

NO ES OTRA ESTÚPIDA PELÍCULA AMERICANA
(Not another teen movie)


cartel

Comprar esta película en DVD

Dirección: Joel Gallen.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 89 min.
Interpretación: Chyler Leigh (Janey Briggs, la chica fea que es bonita), Heidi Androl (Molly), Jaime Pressly (Priscilla, la malévola cheerleader), Chris Evans (Jake Wyler, el atleta popular), Mia Kirshner (Catherine Wyler, la villana), Eric Christian Olsen (Austin, el rubio presumido), Cody McMains (Mitch Briggs, un vírgen desesperado), Deon Richmond (Malik, el típico chico negro), Eric Jungmann (Ricky, el mejor amigo obsesionado), Ron Lester (Reggie Ray, el gordito tonto), Samm Levine (Bruce, un vírgen desesperado), Lacey Chabert (Amanda Becker, la chica perfecta), Sam Huntington (Ox, un vírgen desesperado), Joanna Garcia (Sandy Sue, la cheerleader de los 50), Cerina Vincent (Areola, la estudiante extranjera) Riley Smith (Les, el hermoso chico raro), Randy Quaid (Mr. Briggs, el padre desempleado).
Guión: Michael G. Bender & Adam Jay Epstein & Andrew Jacobson y Phil Beauman & Buddy Johnson.
Producción: Neal H. Moritz.
Música: Theodore Shapiro.
Fotografía:
Reynaldo Villalobos.
Montaje: Steven Welch.
Diseño de producción: Joseph T. Garrity.
Dirección artística: Jay Pelissier.
Vestuario: Florence-Isabelle Megginson.
Decorados: Melissa M. Levander.

 

CRÍTICA

Joaquín R. Fernández

Puntuación: 1 /10
Banda Sonora:
*****

¿Qué harían ustedes si tuviesen entre sus manos una invitación para ir al cine? ¿Qué sucedería si sólo les quedasen unos días para poder utilizarla? Pero... ¿y si la única novedad semanal que emitiera el complejo cinematográfico en cuestión fuera "No Es Otra Estúpida Película Americana"? Supongo que se preguntarán el porqué de tanta excusa, pero es que no tienen ni idea de lo que he sufrido aguantando semejante tostón. Háganme caso, revisen cualquier otro filme que ya hayan visto y aún permanezca en la cartelera; ni se les ocurra meterse en una sala en la que se emita este detestable engendro (a no ser que sean adolescentes en celo y sin cerebro, capaces incluso de tragarse este tipo de bodrios).

No busquen un argumento en este sinsentido (si acaso, el típico de "patito feo se transforma en cisne"), sino un cúmulo de groserías, tacos y perogrulladas sin fin que parecen sacadas directamente de un vertedero de basura. Ya desde los primeros minutos de la cinta, en los que una jovencita se masturba ante los incómodos ojos de su padre, su hermano e incluso del cura del pueblo, uno se da cuenta de por dónde van los tiros. La inteligencia brilla por su ausencia (esto no es "Election"), produciéndose una soez competición por ver qué producirá mayor asco en el espectador.

Déjenme darles unos ejemplos de la "elegancia" del filme: lesbianas con una diferencia de edad de cincuenta años que se besuquean entre babas; jovencitas que desean compulsivamente acostarse con su hermano; secuencias escatológicas en las que los protagonistas terminan embadurnados de heces y orina... ¿Quieren que siga? Ahora llega la pregunta: ¿cómo es posible que un producto de estas características logre recaudar en los Estados Unidos casi cuarenta millones de dólares? ¿Es que su sociedad está completamente "idiotizada"? Porque, no nos engañemos, esto no es una sátira del cine de adolescentes; esa premisa con la que se anuncia el filme es tan sólo una excusa para hacer creer a algunos incautos que, en realidad, nos hallamos ante una demoledora crítica del "estilo de vida americano". Dios mío, espero que nadie se lo trague, pues gags inteligentes sólo hay dos. Uno, la parodia que se hace del cine musical; dos, la ironía racial que se produce cuando aparece un personaje negro (como todos sabemos, son simples comparsas en las producciones juveniles). El resto, un auténtico desperdicio que, desgraciadamente, seguiremos contemplando en los múltiples e idénticos despropósitos que se están gestando en los estudios de Hollywood. Y luego algunos se escandalizan si en la pantalla se ve una gota de sangre... ¡Cuánta hipocresía!

La banda sonora, inaguantable cuando los ritmos y las canciones relegan a un lado la partitura instrumental, hará las delicias de los que disfrutan con el ruido. La música de Theodore Shapiro posee, sin embargo, cierta inteligencia, pues se vuelve exagerada y efectista en los momentos oportunos, aliviándonos al comprobar que al menos hay profesionales que se toman en serio su trabajo; lástima la inclusión de piezas machaconas y redundantes, alguna concesión se tenía que hacer. Atención a la parodia musical de "American Beauty" y a la utilización del tema central de "El Equipo A" cuando se produce el cameo de Mr. T.


Imágenes No es otra estúpida película americana - Copyright © 2001 Columbia TriStar. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras | reportaje
especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | reseñas de un butaquero
quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600