LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Recibirás cada semana
en tu buzón los estrenos
y las novedades de cine

Más películas

Ajuste de cuentas
Aventuras en Alaska
Blade II
Showtime
El embrujo de Shanghai
La habitación del pánico
Los Tenenbaums
Un padre de cuidado
Vete a saber
Crossroads
Falsa identidad
La playa de los galgos
La spagnola
Monster's Ball
The Majestic
E.T. El extraterrestre
En la puta vida
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Fuera del mundo
Gosford Park
Mothman, la última profecía
Mulholland Drive
Rollerball
Atando cabos
Desde el infierno
En la ciudad sin límites
Yo soy Sam

 

CHARLOTTE GRAY


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Gillian Armstrong.
Países:
Reino Unido, Australia.
Año: 2001.
Duración: 121 min.
Interpretación: Cate Blanchett (Charlotte Gray), James Fleet (Richard Cannerly), Billy Crudup (Julien Lavade), Michael Gambon (Levarde), Abigail Cruttenden (Daisy), Charlotte McDougall (Sally), Robert Hands (Borowski), Wolf Kahler (Lindermann), John Pierce Jones (Ms. morceau), John Benfield (Loque), Lewis Crutch (Andre Duguay), Anton Lesser (Renech), Rupert Penry-Jones (Peter Gregory), Mathew Plato (Jacob Duguay), Robert Shannon (Bernard).
Guión: Jeremy Brock; basado en la novela de Sebastian Faulks.
Producción: Sarah Curtis y Douglas Rae.
Música: Stephen Warbeck.
Fotografía:
Dion Beebe.
Montaje: Nicholas Beauman.
Diseño de producción: Joseph Bennett.
Dirección artística: David Allday y Su Whitaker.
Vestuario: Janty Yates.
Decorados: Joanne Woollard.

 

CRÍTICA
por José Luis Santos

A pesar de los torpes intentos de los miopes de siempre por convencernos de ello (en cine hay unos cuantos, especialmente en Hollywood), no siempre las cosas son blancas o ne-gras. Es más, yo diría que casi nunca se limitan a esos extremos trillados, y en la realidad nos encontramos con que entre ambos hay toda una gama de grises plagada de claroscuros, lu-ces y sombras que matizan el lienzo hasta ridiculizar cualquier esquema tan simplista. Es por esto que el he-cho de que la coproducción anglo-australiana "Charlotte Gray" plantee abordar estos grises en el inicio de su narración resulta un esfuerzo agradecible, más aún en un escenario tan vocacionalmente mani-queísta como puede ser la 2ª Guerra Mundial. Plantear que en la práctica las cosas son más complejas que el eterno slogan de buenos contra malos ajeno a análisis más profundos enriquece sin duda el prisma, y ello cobra total sentido cuando abordamos la historia de una agente del S.O.E. (el Ejecutivo de Operaciones Especiales para infiltrar agentes británicos por Europa durante la lucha contra los nazis), que el propio Winston Churchill definiera como "el ministerio de la guerra poco honorable", y es que por mucho que las anodinas entregas de 007 o la impeorable "Misión Imposible II" se empeñen en demostrarnos lo contrario, los ser-vicios secretos lo son precisamente por la sencilla razón de que lo que hacen la mayoría de las veces no se puede contar.

La australiana Gillian Armstrong, co-nocida en las pantallas comerciales sobre todo por su remake de "Mujer-citas", nos presenta un nuevo trabajo en el que adapta con guión de Jeremy Brock (con el que ya colaborara en "Mrs. Brown") una novela de Sebas-tian Faulks. Para ello desarrolla una muy buena ambientación en el sur de Francia recreando lo que los france-ses aún denominan "los años oscu-ros" que tantas heridas difíciles de ci-catrizar dejaran en la mal llamada "zona libre" que colaboraba con los nazis bajo el régimen de Vichy, hasta el punto de que la directora señala que durante el rodaje "el impacto visual de los tanques repletos de soldados alemanes avanzando por las estrechas calles fue algo que inquietó de forma visible a los residentes más viejos del lugar". Como complemento a la recreación física, Armstrong hace gala de una reali-zación impecable y academicista, cuidadosa con todos los detalles y que mima cada plano con esmero. Un esmero empleado igualmente en la elección del reparto, prácticamente redondo y que contribuye a darle credibilidad a la historia. Hace años, cuando Cate Blanchett representaba la obra "Plenty" en un teatro londinense, y el proyecto cinematográfico de "Charlotte Gray" ni siquiera existía aún, el propio autor de la novela le entregó al portero del local al final de la función de noche un paquete con un ejemplar de su libro y una nota que decía "Si alguna vez se adapta al cine, usted sería una Charlotte perfecta". Y visto ahora el resultado no cabe duda de que acertó. Blanchett, que comenzara a impresionar a crítica y público de la mano de David Mamet en el teatro, y que ya trabajara con Gillian Armstrong en "Oscar y Lucinda", se confirma como una de esas pocas actrices tocadas por una varita mágica, y a lo largo de este año lo ha demostrado siendo personajes tan variopintos como Annie en "Premonición", Kate en "Bandits", Galadriel en "El señor de los anillos", Petal en "Atando cabos" o ahora Dominique/Charlotte Gray. Porque Cate Blanchet no actúa ni interpreta, simplemente es, y cada pliego de su rostro, destello de su mirada o movimiento de su cuerpo convencen a la cámara de ello y llenan la pantalla por completo, sea cual fuere el nivel e interés de la película. Su recital se convierte en el alma de la cinta, y se complementa bien con un acertado Billy Cudrup ("El secreto de los Abbott", "Casi famosos"), formando una pareja con química que además se ve respaldada por secundarios sólidos como el irlandés Michael Gam-bon (al que hace poco veíamos asesinado doblemente en "Gosford Park"), Ron Cook ("Chocolat") o el televisivo Anton Lesser.

Si recapitulamos hasta aquí, nos en-contramos con una película bien am-bientada, bien dirigida y bien inter-pretada. Sin embargo en mi opinión le falta algo que me deja frío. El guión de Brock no termina de funcionar del todo, mostrándose algo disperso y quedándose sus pretensiones inicia-les de complejidad apenas en una declaración de intenciones. En con-junto con la virtuosa dirección uno echa en falta algo de chispa, de ver-dadero sentimiento, de tripas para transmitir emociones y meter del todo al espectador en medio de la acción (no tengo muy claro que deba rodarse una historia sobre espionaje y guerrillas en la 2ª Guerra Mundial como si fueran "Las normas de la casa de la sidra"), lo cual sólo consigue en algunos momentos, acusándose ciertos altibajos. Se echa de menos una mayor am-bición para trascender definitivamente más allá del melo-drama romántico e implicar a la cámara en el dolor que se pretende transmitir (quien haya visto en "Silencio roto" a Montxo Armendáriz recrear también heridas de guerra entenderá a lo que me refiero), a lo cual no ayuda un final que se rinde en exceso al pastel y pierde en intensidad. Dice su directora que "Charlotte Gray" "es una maravillosa mezcla de historia de amor y de aventuras y describe una emocionante trayectoria humana". Eso es precisamente lo que yo eché de menos, capacidad para transmitir emociones… que no terminé de encontrar... y que podrían haber convertido este producto digno en una gran película.


Imágenes de Charlotte Gray - Copyright © 2001 Warner Bros. y Universal Pictures. Distribuidora en España: UIP. Fotos por Jaap Buitendijk. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Charlotte Gray"
Añade "Charlotte Gray" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600