LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Más películas

La habitación del pánico
Los Tenenbaums
Un padre de cuidado
Vete a saber
Crossroads
Falsa identidad
La playa de los galgos
La spagnola
Monster's Ball
The Majestic
E.T. El extraterrestre
En la puta vida
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Fuera del mundo
Gosford Park
Mothman, la última profecía
Mulholland Drive
Rollerball
Sexy beast
Atando cabos
Desde el infierno
En la ciudad sin límites
Última sospecha
Yo soy Sam

 

EL EMBRUJO DE SHANGHAI


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Fernando Trueba.
País:
España.
Año: 2002.
Duración: 120 min.
Interpretación: Fernando Fernán Gómez (Capitán Blay), Eduard Fernández (Forcat), Aida Folch (Susana), Ariadna Gil (Anita), Antonio Resines (Kim), Jorge Sanz (Denis), Rosa María Sardá (Betibú), Fernando Tielve (Dani), Juan José Ballesta (Finito Chacón).
Guión: Fernando Trueba; basado en la novela de Juan Marsé.
Producción: Andrés Vicente Gómez y Cristina Huete.
Música: Antoine Duhamel.
Fotografía:
José Luis López Linares.
Montaje: Carmen Frías.
Dirección artística: Salvador Parra.
Vestuario: Lala Huete.

 

SOBRE LA PRODUCCIÓN
© 2002 Lolafilms

Realidad, evocación y ficción en la luz

Recrear en la pantalla EL EMBRUJO DE SHANGHAI ha supuesto un doble desafío, según su director de fotografía, José Luis López Linares: "Las películas clásicas de los años treinta y cuarenta han funcionado como marco de referencia para este trabajo, puesto que ocupan la imaginación de nuestros personajes. En lo que a mí respecta,eso ha representado unos problemas específicos. Por ejemplo, el rodaje se llevó a cabo en Barcelona durante los meses de julio y agosto, expuestos a una luz natural extraordinariamente intensa y dura. Los exteriores eran muy numerosos y,por razones obvias, parecía inviable rodarlos en las escasas horas en las que el sol permanece bajo. Sin embargo, era preciso huir de los contrastes fuertes para conseguir un ambiente que remitiera al del cine clásico. El reto ha consistido en lograr que ningún espectador sienta que esos exteriores se han rodado al mediodía en pleno verano."

Si darle luz a la Barcelona de 1948 representaba un reto, recuperar la atmósfera de las películas en blanco y negro para seducir a los dos niños ha representado otra apuesta diferente.

"En la película dentro de la película , rodada en blanco y negro," explica López lInares, "la inspiración clásica ha sido aún más marcada:luces dirigidas,ausencia de justificación naturalista... La iluminación nos la planteamos más en función de los efectos que produce en cada momento que de crear un clima de realidad. Se trataba de acercarse a lo que podía haber sido una película rodada en esa época."

Quizá la apuesta más arriesgada, sin embargo, haya sido reflejar en la película la emoción de experimentar un viaje en el tiempo. "Hemos intentado dar con el color de esa mirada hacia atrás de Marsé. " Señala el director de fotografía."De acuerdo con el director de arte y la diseñadora de vestuario, hemos optado por una gama restringida de colores: todo apagado,tirando a ocres y amarillos en los exteriores día. Dentro de la película rodada en color, sólo la habitación de la niña constituye una luz aparte. Esto se debe a que en ese espacio funcionan claves específicas: la fascinación, la imaginación, el descubrimiento del deseo, que había que tratar de manera diferente." Ese viaje a través de la memoria ha transcurrido por dos vías distintas, aunque el destino fuera el mismo.

"Barcelona y Shanghai suponen no sólo dos espacios, sino dos niveles de la historia. Para marcar expresivamente ese cambio de registro, Barcelona, donde tiene lugar la historia "real ", está rodada en color, mientras que a Shanghai, ámbito de la historia soñada, le corresponde el blanco y negro." Explica José Luis López Linares. "Paradójicamente, en este caso utilizamos el color para contar una historia triste y melancólica y reservamos el blanco y negro para lo que es producto de la fantasía. En la parte de Barcelona se ha llevado a cabo un trabajo minucioso de reconstrucción del barrio de Gracia. La luz es más realista, a veces recurriendo a la penumbra, que es una forma de expresar nuestra posguerra. El espectador puede reconocer el paisaje que le mostramos.Y Shanghai es el territorio de la imaginación. En realidad constituye una excusa o una contraseña. La palabra mágica, "rosebud ". Espacio ficticio, hemos podido construirlo de nueva planta.Y en este punto tengo que referirme al magnífico trabajo de Salvador Parra y de Emilio Ruiz, que han hecho un decorado lleno de relieve,de profundidad y de vida. En mi caso, he buscado una luz poco real que estuviera al servicio de los sueños de la niña enferma.

Iluminar Barcelona y Shanghai ha sido una labor considerable. He tenido que desdoblarme a diario en dos operadores. Quizá el Dr. Jeckill lo hubiera hecho mejor. Pero no lo creo.

Barcelona

Tanto en la novela de Juan Marsé como en la película de Fernando Trueba, dos ciudades se acercan al rango de personaje:Barcelona y Shanghai. Sin embargo, ni en la novela ni en la película aparecen las ciudades del siglo XXI que conocemos con los mismos nombres.

"Era un reto.Teníamos que conseguir combinar la visión de la Barcelona vivida y recordada por Juan Marsé, con la Barcelona imaginada por Fernando, con lo que queda de la Barcelona de 1948. "Explica Salvador Parra, director artístico de la película. "Encontrar las localizaciones ha sido un proceso largo y complicado. Tanto que en algunos casos hemos tenido que construir decorados que se ajustaran al mismo tiempo a las necesidades del rodaje y a la atmósfera buscada por Fernando."

Lo primero fue visitar los lugares reales inmortalizados por Marsé en la novela,y comprobar que comprobar que todo estaba muy transformado. "Barcelona es una ciudad impresionante -confiesaTrueba -. Cuanto más la conoces, más te gusta. Los barrios tienen una personalidad arquitectónica y humana muy especial. Me encanta Gracia. Creo que es uno de los barrios más hermosos del mundo. Es un barrio que me gustaría que se reconstruyera y se respetara. La idea de hacerlo revivir por un momento en la película me llena de felicidad."

Salvador Parra y su equipo pusieron manos a la obra para levantar las dos ciudades. Diez personas fueron contratadas para elaborar la ambientación. A ellas se sumaron un equipo de pintores, siete escultores, dos regidores, y un especialista en coches de época que no sólo se encargaba de suministrarlos, también colaboró en la transformación de los mismos y en mantener el racord automovilístico (evitar que se produzcan incongruencias entre los planos por la falta o el cambio de lugar de un vehículo), y al final se convirtió en lo que en el cine americano se conoce como picture car department. Se necesitaron también tres personas para el departamento gráfico, dedicadas a recuperar la gráfica de la época, desde publicidades a rótulos. Y un dato curioso, cuatro personas formaban el departamento de adoquines. Ni a Fernando Trueba ni al director artístico de la película les convencía la idea de tapar con arena los suelos, una práctica habitual en las películas de época de bajo presupuesto, así que se hicieron también los adoquines.

El escritor Juan Marsé colaboró dando ideas para sustituir los escenarios nombrados en su novela, por localizaciones reales similares distribuidas por gran parte de la geografía catalana.

Un compendio de todas ellas le ha permitido a Fernando Trueba, rodar en el escenario adecuado la aventura iniciática de Dani. "La plaza Rovira, tiene un significado especial en la novela, como lo tiene para Marsé; incluso lo sientes en el propio barrio. "Afirma Fernando Trueba. "Me gustaba la idea de volverla a la vida, que volviera a tener el cine donde estaba el cine, que volviera a pasar el tranvía. Había algo mágico en ese viaje al pasado de Rovira. En otras localizaciones no hemos tenido más remedio que tomarnos la libertad de recrear. Por ejemplo, la torre de Susana es la casa que tenía en la cabeza mientras imaginaba la película a medida que hacia la adaptación de la novela para el guión; es un resumen de miles de casas que vimos mientras localizábamos, adaptada especialmente para la película."

Como explica el director, para algunos decorados como la torre, fue necesario combinar hasta tres localizaciones diferentes. Una para el exterior en Palo Alto en Barcelona, otra para los interiores –en Cardedeu, a media hora de Barcelona–, y una tercera para la galería, que hubo que construir también en plató, en Madrid según referencias de varias casas de la época, y con un gigantesco forillo que representaba la calle construida en Palo Alto. Para dotar de total verosimilitud al decorado, el equipo de Salvador Parra recorrió almonedas y casas de coleccionistas, donde encontraron abundantes muebles y objetos de la época. Y la decisiva colaboración de Juan Marsé se hizo extensiva al conjunto de ambientación y a los detalles de atrezzo.

"Mucho de lo que nos platicó Marsé, el conjunto de sus vivencias y sus evocaciones como escritor, están ahí. Le hablábamos de la secuencia y le mostrábamos la referencia de los decorados, y él nos apuntaba detalles, como que pasara por delante un colchonero cargando con la mercancía." Recuerda el director artísitico.

Shanghai

Si reconstruir el barrio de Gracia en 1948 representó un desafío, recrear el Shanghai de 1948 fue, en palabras del director artístico, un auténtico trabajo de chinos, en el mejor sentido de la expresión. "El atrezzo hubo que traerlo de China en contenedores." Explica Salvador Parra.

Pero gracias a la magia de los decorados, la calle de Shanghai que aparece en la película, y que mide 150 metros de largo se construyó en el matadero de Legazpi de Madrid. También en Madrid se hicieron el fumadero de opio y el interior del Yellow Sky. Los exteriores de este y el puerto de Shanghai se hicieron en el viejo puerto de Barcelona, donde también se ambientaron los interiores del Hotel Cathay en la Estació del Nord. Y toda esa construcción al estilo clásico de Hollywood se completó con antiguas técnicas de retroproyección que contribuyen a recrear una ciudad oriental con el viejo sabor de las películas de Hollywood de los años treinta y cuarenta.

Pero, a la hora de rememorar el tremendo esfuerzo que todo el equipo técnico de la película hizo para recrear esas dos ciudades mágicas, Salvador Parra quiere destacar un aspecto especial del trabajo de decoración, la vuelta al trabajo artesano. Según Parra, España es un país que goza de prestigio internacional por su artesanía, con especialistas en oficios ancestrales que aún se utilizan en la industria cinematográfica de cientos de países. Unos países que no dudan en contratar a nuestros artesanos para que enseñen el oficio a las nuevas generaciones del cine. En especial, el director artístico de EL EMBRUJO DE SHANGHAI, quiere destacar la labor de un maestro español de fama internacional.

"Las maquetas de Emilio Ruiz, que son fantásticas." Asegura."Otro descubrimiento que me ha hecho muy feliz, porque trabaja según una técnica que solo controla él. Creo que debería entrenar a alguien para que no se pierda esa experiencia. Tenemos que ponernos las pilas, porque los técnicos españoles en este tipo de oficios son los más famosos y valorados de todos los tiempos, y eso no se puede perder. He aprendido mucho de la gente mayor en esta película, y ha sido delicioso trabajar con ellos."

Vestuario, maquillaje y peluquería también han doblado sus esfuerzos para EL EMBRUJO DE SHANGHAI. Los figurines de Lala Huete viajaron hasta Inglaterra, Francia, Italia y el Lejano Oriente para completar un guardarropa de época, pero multirreferencial y sofisticado. Y con la dificultad añadida de encontrar vestuario para los cerca de 3000 figurantes que aparecen en diferentes secuencias de la película.

También el trabajo de maquillaje de Gregorio Ros, y la peluquería de Pepito Juez, sufrió una sana esquizofrenia artística, porque tuvieron que diseñar una línea de personajes realista, decadente y hasta doméstica por un lado, mientras que para el cuento chino se dejaron llevar por la espectacular influencia de Hollywood y el lejano oriente.

"Para mi trabajo, por ejemplo, han sido fundamentales el maquillaje, la peluquería, y el vestuario " .Confirma Ariadna Gil. "Ya desde las primeras pruebas que hicimos con pelucas,que no eran las definitivas, todo ese envoltorio me ayudaba a diferenciar los personajes. Porque Anita es una mujer rubia, voluptuosa, muy sensual, bastante curtida por la vida. Y la otra, una china maravillosa, guapa, altiva. Y eso, aparte de lo que una pueda hacer con el propio desarrollo dramático del personaje, que es importante, claro, necesita este tipo de ayuda externa para apoyar la interpretación."

A punto de proyectarse en los cines, el equipo técnico-artístico de EL EMBRUJO DE SHANGHAI recuerda los largos meses de preparación previa al rodaje de la película, y las once semanas de filmación,como una experiencia única. El director artístico lo expresa de la siguiente manera: "Me siento orgulloso de haber trabajado con Fernando. Creo que es un maestro sin darse cuenta. Es un director que sabe de tantas cosas, que en seguida te hace volar, despertar a una manera nueva de hacer las cosas. Basa el trabajo en conversaciones entre amigos. Me alegro de haber sido receptivo a todo esto, y creo que ese entusiasmo común por lo que hemos hecho se refleja en la película."


Imágenes y notas de producción de El embrujo de Shanghai - Copyright © 2002 Lolafilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El embrujo de Shanghai"
Añade "El embrujo de Shanghai" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras | reportaje
especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | reseñas de un butaquero
quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600