LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Más películas

En la puta vida
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Fuera del mundo
Gosford Park
Mothman, la última profecía
Mulholland Drive
Rollerball
Sexy beast
Atando cabos
Desde el infierno
En la ciudad sin límites
Última sospecha
Yo soy Sam

 

E.T. EL EXTRATERRESTRE [20º Aniversario]
(E.T. The extra-terrestrial. 20th Anniversary)


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Steven Spielberg.
País:
USA.
Año reestreno: 2002.
Año cinta original: 1982.
Duración reestreno: 120 min.
Duración cinta original:
115 min.
Interpretación: Henry Thomas (Elliott); Dee Wallace Stone (Mary), Peter Coyote (Keys), Robert MacNaughton (Michael), Drew Barrymore (Gertie), Thomas Howell (Tyler), Sean Frye (Steve), .
Guión: Melissa Mathison.
Producción: Steven Spielberg y Kathleen Kennedy.
Música: John Williams.
Fotografía:
Allen Daviau.
Montaje: Carol Littleton.
Diseño de producción: James D. Bissell.
Decorados: Jackie Carr.
Vestuario: Deborah L. Scott.
Creador de E.T.: Carlo Rambaldi.

 

CRÍTICA

Joaquín R. Fernández

Puntuación: 9.5 /10
Banda Sonora Original:
*****

Dicen que una película es independiente cuando su principal instigador logra imponer su forma de pensar frente a las presiones de un gran estudio. Si esto es así, no hay duda de que E.T. el Extraterrestre es una obra personal, un reflejo de una infancia solitaria que sólo se ve colmada por la aparición de un suceso extraordinario. De hecho, Universal no creía en esta historia (incluso fue rechazada por otras «majors», que preferían que los alienígenas fueran belicosos), y ni siquiera sus creadores sospechaban que les iba a reportar tan altos beneficios.

Tras revisar por enésima vez la obra cumbre de Steven Spielberg, no puedo hacer otra cosa que rendirme nuevamente ante su encanto. Nos encontramos frente a una de las películas más sinceras de la Historia del Cine, un sueño hecho realidad que, a pesar de su trasfondo mágico e infantil, oculta una triste desesperanza: la perdida de los anhelos (por cierto, tema recurrente en la filmografía de Spielberg: Hook. El Capitán Garfio, A.I. -Inteligencia Artificial-, El Imperio del Sol).

Han sido muchas las voces que han acusado al realizador de Salvar al Soldado Ryan de caer en numerosas ocasiones en el sentimentalismo más barato. Sin embargo, soy de los que piensan que sus emociones son sinceras, una cascada de alegrías y padecimientos que logra transmitir de forma adecuada al espectador. Pongamos por caso el comienzo de E.T. el Extraterrestre, donde Spielberg narra la aflicción de un ser de otro mundo que es olvidado por sus compañeros en un planeta desconocido. La complicidad que se origina entre el visitante extraterrestre y el niño que lo recoge es expuesta con una elegancia inusitada, un ejemplo incuestionable de lo que debiera ser la verdadera amistad. No hay, pues, lloriqueos banales, sino un cúmulo de escenas brillantes que describen profusamente la relación de amistad que se va generando entre el niño y E.T. Algo que, por cierto, podemos ver ampliado en esta edición especial del vigésimo aniversario de la obra. Así, hay nuevo metraje en el que observamos con una sonrisa en la boca cómo el protagonista pesa, mide y baña a su nuevo compañero de aventuras.

No hay que olvidar, sin embargo, que E.T. el Extraterrestre también habla de los adultos, de cómo la realidad nos hace olvidar lo que fuimos: niños inocentes eternamente sumergidos en  inagotables fantasías. Al repecto, ver la tierna escena en la que Mary lee a Gertie el cuento de Peter Pan, o el revelador final, justo cuando E.T., tocándole la frente, le dice a Elliot: «Estaré aquí mismo». Ése es el verdadero sentido de la cinta, la frase que resume con exactitud el mensaje que se haya oculto en tan bellas y poderosas imágenes.

No hay palabras, pues, para describir la intensa emoción que genera el visionado de esta ya mítica película. Es una magistral combinación de humor (Gertie viendo a E.T. por primera vez; la aparición de Yoda), drama (el encuentro de Mary con su hijo y E.T., ambos agonizando) y amistad (el hermoso momento final en el que el extraterrestre dice «ven» y el niño «quédate»).

Para rabia de muchos, Spielberg da muestras de su portentoso genio, algo que demuestra especialmente en los minutos iniciales, ya que oculta al público la figura de E.T., buscando con ello nuestra expectación ante la inminente revelación. Además, se aleja del infantilismo más fácil en los soberbios pasajes en los que aparecen los agentes gubernamentales y los científicos que buscan a E.T., otórgandole así una apreciada seriedad al filme. Su entrada en el hogar de Mary y de sus hijos es sobrecogedora, al igual que su posterior visión, acercándose amenazadoramente desde la carretera. Por último, y por muy trivial que parezca, destacar su imaginación a la hora de hacer volar a los niños en bicicletas, en especial cuando Elliot lo hace con la luna de fondo. Una hermosa estampa que permanecerá en el recuerdo de incontables generaciones. Por otra parte, notoria es su magnífica dirección de actores, y en particular lo naturales que resultan los niños que se someten a sus órdenes. Henry Thomas está genial, tanto en los momentos cómicos (los divertidos acontecimientos de la escuela) como en los dramáticos (Elliot y E.T. mostrando sus dedos y gritando «au» para manifestar el dolor que les produce su separación). Incluso la pequeña Drew Barrymore está espléndida, tal y como se puede comprobar en los momentos en los que el extraterrestre se está muriendo.

Finalmente, tengo que reconocer que hay algunas escenas de esta edición especial que no mejoran con el uso del ordenador; al contrario, el E.T. infográfico resulta muy forzado y se parece demasiado a un monigote de cualquier película de animación. No obstante, los resultados son mucho más adecuados cuando sólo se retocan algunos de los rasgos del muñeco original (su boca, su cuello al tragar la bebida). Y el nuevo doblaje, aspecto que muchos temían, no es tan malo como pudiera parecer. Cierto que Elliot tiene una voz que en ocasiones resulta un tanto molesta, y que la de E.T. es verdaderamente desastrosa, pero pronto te acostumbras al resto de los personajes (de hecho, la de Gertie puede que sea la mejor). Que conste, eso sí, que me parece muy exagerado decir que la película es distinta porque tiene unas voces distintas a las que todos pudimos escuchar de pequeños. La magia de E.T. el Extraterrestre permanece inalterable y, en todo caso, ya podremos adquirir en unos meses el DVD y hartarnos de escuchar la versión original. Así que, por favor, dejen los fanatismos a un lado (si Spielberg quiere quitar las pistolas, hágase su voluntad), y disfruten de este espectáculo de magia y emociones.

Precisamente la banda sonora de John Williams es la que más gana con su remasterización y exhibición en cines con sonido digital. Es un ejemplo de cómo una partitura ha de integrarse en unas determinadas imágenes; toda ella merece ser resaltada, sin excepción. Atención, por ejemplo, a la llegada de los extraterrestres, con esa tenue música descriptiva que introduce de lleno al espectador en la historia. Inefable es el trabajo de Williams cuando da alientos a los niños mientras pedalean en sus bicicletas, y trágicas sus notas  cuando desarrolla con ellas la enfermedad de Elliot y E.T. Spielberg tenía razón cuando decía que no era otro sino el compositor el que mantenía a los protagonistas en el aire cuando iban montados en sus bicicletas. Un verdadero portento.


Imágenes de E.T. El extraterrestre - Copyright © 1982 Universal Pictures. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras | reportaje
especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | reseñas de un butaquero
quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600