LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Más películas

Ali
El Rey Escorpión
El sueño de Ibiza
Escalofrío
La marcha verde
Waking life
Ajuste de cuentas
Aventuras en Alaska
Blade II
Charlotte Gray
Showtime
El embrujo de Shanghai
La habitación del pánico
Los Tenenbaums
Un padre de cuidado
Vete a saber
Crossroads
Falsa identidad
La playa de los galgos
La spagnola
Monster's Ball
The Majestic
E.T. El extraterrestre
En la puta vida
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Gosford Park
Mothman, la última profecía
Mulholland Drive
Rollerball
Sexy beast
Atando cabos
Desde el infierno
En la ciudad sin límites
Última sospecha
Yo soy Sam

 

LA GUERRA DE HART
(Hart's war)


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Gregory Hoblit.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 125 min.
Interpretación: Bruce Willis (Coronel William A. McNamara), Colin Farrell (Teniente Thoma W. Hart), Terrece Howard (Teniente Lincoln A. Scott), Cole Hauser (Sargento Vic W. Bedford), Marcel Iures (Coronel Werner Visser), Linus Roache (Capitán Peter A. Ross), Vicellous Shannon (Teniente Lamar T. Archer), Maury Sterling (Dennis A. Gerber), Sam Jaeger (Capitán R.G. Sisk), Rory Cochrane (Sargento Carl S. Webb), Sebastian Tillinger (Soldado Bert D. 'Moose' Codman), Rick Ravanello (Major Joe Clary).
Guión: Billy Ray y Terry George; basado en la novela de John Katzenbach.
Producción: David Foster, David Ladd, Arnold Rifkin y Gregory Hoblit.
Música: Rachel Portman.
Fotografía:
Alar Kivilo.
Montaje: David Rosenbloom.
Diseño de producción: Lilly Kilvert.
Dirección artística: Martin Kurel.
Vestuario: Elisabetta Beraldo.
Decorados: Patrick Cassidy.

 

SOBRE LA PRODUCCIÓN
© 2002 20th Century Fox

1. Levantando el campo

Frío, claustrofóbico y espartano, el campo de prisioneros de guerra en LA GUERRA DE HART es un lugar lúgubre en el que las reglas están sujetas al capricho de un solo hombre: el coronel Visser. Su autoridad es absoluta. En la película, cuando es reprendido por el coronel McNamara por saltarse a la torera la Convención de Ginebra, la respuesta del mando alemán es fría y tajante: “Mire alrededor, coronel. Esto… no es Ginebra”.

Al convertir LA GUERRA DE HART en una película, los realizadores consideraron que el campo era más un personaje que una localización donde rodar. Creado por la diseñadora de producción Lilly Kilvert, Stalag VI es una mezcla de los aproximadamente ciento treinta campos alemanes para prisioneros de guerra que existieron durante la Segunda Guerra Mundial, los cuales eran distintos unos de otros en su aspecto, función y privilegios.

Levantado sobre unas ciento sesenta hectáreas, con docenas de barracones y torres de vigilancia, el campo estuvo cubierto de barro, nieve y hielo durante las seis semanas de rodaje, que fundamentalmente se llevó a cabo de noche. Se construyó en el pequeño pueblo checo de Milovice, a una hora de camino en coche desde Praga y en el antiguo emplazamiento de los últimos barracones de soldados rusos que hubo en el país.“No importa lo contento que estuviera, pero como diez minutos antes de que nuestro coche llegara a Milovice empezaba a sentirme triste”, afirma Bruce Willis. “No estaba seguro de por qué hasta que me di cuenta de que era el campo en sí mismo, inhóspito y miserable, el que me ponía así. Ha sido uno de los papeles más exigentes desde el punto de vista físico que haya interpretado nunca”.

La víspera de que empezara el rodaje en el campo, Willis pasó la noche en uno de los barracones de madera junto con varios de sus compañeros de reparto. Las temperaturas en el exterior bajaron de los diez bajo cero. Hoblit afirma que “empezaron temprano a la mañana siguiente preparando algunas escenas y vi a Bruce bajándose de uno de los camastros de los barracones”.

La cama era una copia idéntica de las que había en los campos alemanes de prisioneros: una tosca estructura de madera cruzada con listones y forrada con paja. Los prisioneros aliados recibían una única manta para protegerse del frío, lo que les obligaba a dormir vestidos y con zapatos.“La experiencia en el campo era intensa, sin exageración”, dice Colin Farrell. “Nos daba, una pequeña sensación, una idea de a lo que los prisioneros tuvieron que enfrentarse. Junto con las obvias penalidades físicas, soportaban una tensión mental extrema. Una vigilancia constante por parte de los guardias, ninguna privacidad, ningún momento para ti mismo. No había sensación de futuro porque no podían ver más allá de mañana”.

Kilvert pasó meses leyendo libros, reuniendo datos de películas y fotos, y estudiando documentación para preparar el diseño de los decorados. Quería saber quiénes eran esos hombres que estaban en los campos, cómo se construían los campos y con qué materiales y herramientas. “Me interesaba lo que usaban los hombres para dormir, lo que comían, cómo lavaban su ropa, con qué frecuencia se afeitaban, cómo se mantenían calientes… todo”, dice Kilvert. “Pero por encima de todo, quería ser veraz. Quería traspasar el estrecho espacio del interior de la alambrada y contrastarlo con el amplio vacío y la soledad que lo rodeaba. Estos hombres estaban verdaderamente en mitad de ninguna parte. También quería mostrar el frío, el constante frío y la nieve, algo de lo que nunca podían librarse”. Aunque estaba limitada a una reducida paleta de marrones y grises, Kilvert dice que la nieve fue no sólo eficaz a la hora de comunicar el duro invierno, sino también a la hora de crear un hermoso fondo para el espantoso gris oliva del uniforme de los prisioneros.

En la primera noche de rodaje, una ventisca creó también una imponente vista para un plano panorámico en el que mil quinientos soldados marchan de noche a través del bosque y a la luz de la luna hacia el horrible campo que permanece iluminado. Se precisaron casi tres mil extras para una escena parecida, la de la entrada en el campo, provocando unos retos logísticos más propios de la guerra en cuanto a transporte, programación y abastecimiento de comidas. En el campo, había una estricta exigencia de búsqueda de la exactitud. Todo, de las ropas llevadas por los extras a las tazas de latón dentro de los barracones, pasando por el alambre de espino que rodeaba el campo, tenía que parecer como si fuera el de 1944.“La norma era, si no parece auténtico, debe haber una razón para que así sea”, dice el decorador escénico Patrick Cassidy. “Una razón, muy, muy buena”.

Una licencia artística que se permitieron en la historia fue la de que los oficiales aliados y los soldados rasos vivieran en los mismos acuartelamientos en vez de estar separados. Normalmente estaban separados en distintos campos, aunque eso cambió también como resultado de la afluencia de prisioneros tras la Batalla de las Ardenas.

Después de todos los preparativos y un duro trabajo, el deseo de los realizadores de conseguir realismo fue dado por bueno con motivo de una visita de John Katzenbach y de su padre, Nicholas, cuyos veintisiete meses pasados en cautividad en Stalag Luft III sirvió de fuente de inspiración para el libro de su hijo. Los dos hombres, acompañados por el hijo de John, se sintieron visiblemente conmovidos en su visita al campamento.

Nicholas Katzenbach dice: “El campamento era una réplica tan fiel que daba miedo. Creo que es importante, si vas a hacer una película sobre cualquier asunto de la Segunda Guerra Mundial, que seas todo lo honesto y realista que puedas. En lo bueno y en lo malo. Estoy muy orgulloso de lo que han hecho aquí”. “Darse una vuelta por el campo trajo a Nicholas vívidos recuerdos, y yo estaba totalmente encantado de que pensara que lo habíamos hecho bien”, dice Hoblit. “Queremos honrar a los veteranos de guerra con esta película. Es importante que la vean y piensen: ‘Sí, estos realizadores han sido respetuosos y veraces con nuestra experiencia’”.

1. Levantando el campo
2. La secuencia del tren de prisioneros de guerra
3.
Captándolo todo en la película
4.
La vida en un campo de prisioneros de guerra


Imágenes y notas de producción de La guerra de Hart - Copyright © 2002 Metro Goldwyn Mayer. Distribuidora en España: 20th Century Fox. Fotos por Murray Close. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La guerra de Hart"
Añade "La guerra de Hart" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600