LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Más películas

Crossroads
Falsa identidad
La spagnola
Monster's Ball
The Majestic
E.T. El extraterrestre
En la puta vida
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Fuera del mundo
Gosford Park
Mothman, la última profecía
Mulholland Drive
Rollerball
Sexy beast
Atando cabos
Desde el infierno
En la ciudad sin límites
Última sospecha
Yo soy Sam

 

LA PLAYA DE LOS GALGOS


cartel
Ampliar cartel
Dirección y guión: Mario Camus.
País:
España.
Año: 2002.
Duración: 135 min.
Interpretación: Carmelo Gómez (Martín Alcorta), Claudia Gerini (Berta), Miguel Ángel Solá (Dubbini), Gustavo Salmerón (Pablo), Ingrid Rubio (Oria).
Producción: Pilar Ruiz.
Música: Sebastián Marin.
Fotografía:
Jaume Peracaula.
Montaje: José María Biurrún.
Dirección artística: Rafael Palmero.

 

CRÍTICA

Julio Rodríguez Chico

Claroscuros en el corazón

Fiel a un cine que indaga sobre la naturaleza humana y las contradicciones en las que cae en situaciones críticas, Mario Camus nos ofrece una película en torno a la violencia y al amor. Lo hace desde el lenguaje realista que le caracteriza, con cierta dosis de lirismo cuando la trama argumental así lo precisa, y siempre presentándonos unos personajes arrastrados en su actuar por un pasado del que no logran desprenderse.

La playa de los galgos comienza como una historia de suspense e intriga, desencadenada por actos de violencia terrorista –el conflicto vasco y la represión argentina de los ochenta sirven de telón de fondo– que a nadie dejan satisfechos. Ésta es la tesis de una película en que se muestran familias rotas y vidas marcadas por el dolor o la enfermedad, donde el individuo deja ver su propia vulnerabilidad ante la ceguera incubada por la violencia o por el deseo de venganza, y donde los vivos parecen correr como galgos sin encontrar las puertas de la libertad y del amor. Asistimos a verdaderos dramas interiores, donde se mezclan amor y odio, perdón y venganza, o bondad e ingenuidad con la mentira y la falsedad.

Camus crea una galería de personajes dibujados con matices que la vida real presenta, con reacciones inteligentes y pasionales. El director cántabro se muestra convencido de que en la vida y en el proceso creativo sólo existe el instinto, y que la única certeza es la propia vida como un discurrir misterioso de tantos sucesos indescifrables. Es la búsqueda de la libertad por la vía de la renuncia a intentar encontrar una explicación y una finalidad a todo, por el camino de la aceptación de la irracionalidad de la conducta humana, planteamiento que le aproxima al polaco Kieslowski.

Pero como se dice al comienzo del tercer capítulo, los que aman no mueren si quieren vivir. Por eso, cerrado el círculo de la trama negra, la película deriva por caminos de melodrama romántico de tintes trágicos, e inevitablemente decae el ritmo narrativo. Lo que Camus busca es desarrollar las historias paralelas, con las paradojas que viven el ingenuo Martín, la enigmática Berta, o el psiquiatra ahora ocupado pacientemente en arreglar relojes (sugestiva imagen de lo que supone poner en marcha la vida que se ha parado en enfermos psíquicos). Por eso, se desvelarán nuevas contradicciones en una búsqueda de amor y sentido a la vida, aunque para eso caiga en la irracionalidad del comportamiento o en propuestas de amor al margen de cualquier moralidad, incluidas escenas explícitas de sexo.

Estructurada en tres partes –la primera rodada entre Cantabria y Madrid, y las otras dos en Dinamarca–, los parajes de bosques, playas o calles de Copenhague dejan ver el lado más poético del film, resaltado a su vez por la expresividad de abundantes primeros planos de rostros y miradas, o por los enjundiosos silencios de los personajes. Las interpretaciones de Carmelo Gómez, Claudia Gerini y Miguel Ángel Solá trasmiten convicción y dramas personales asumidos, con inocencia, perversidad y bondad respectivamente. Menos fuerza y más forzados se nos presentan las actuaciones –que eso parecen más que interpretaciones– de Ingrid Rubio y Gustavo Salmerón.

Estamos, pues, ante una película comprometida y que indaga en el comportamiento del hombre, siempre ligado a la vida y a la muerte. El realismo dramático con que lo trata y la sensibilidad del espectador actual ante la violencia terrorista hacen que se vea con atención e interés, y que se logre fácilmente una empatía con los dramas de sus protagonistas.


Imágenes de La playa de los galgos - Copyright © 2002 Lauren Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La playa de los galgos"
Añade "La playa de los galgos" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras | reportaje
especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | reseñas de un butaquero
quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600