LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Más películas

El embrujo de Shanghai
La habitación del pánico
Los Tenenbaums
Un padre de cuidado
Vete a saber
Crossroads
Falsa identidad
La playa de los galgos
La spagnola
Monster's Ball
The Majestic
E.T. El extraterrestre
En la puta vida
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Fuera del mundo
Gosford Park
Mothman, la última profecía
Mulholland Drive
Rollerball
Sexy beast
Atando cabos
Desde el infierno
En la ciudad sin límites
Última sospecha
Yo soy Sam

 

STRANDED (NÁUFRAGOS)


cartel Dirección: Luna (María Lidón).
País:
España.
Año: 2002.
Duración: 101 min.
Interpretación: Vincent Gallo (Baglioni), Maria de Medeiros (Jenny Johnson), Joaquim de Almeida (Fidel Rodrigo), María Lidón (Susana Sánchez), Dany Lorente (Herbert), José Sancho (Andre Vishniac), Joey Ramone (Robert Lowell).
Guión: Juan Miguel Aguilera.
Producción: Stefan Nicoll.
Música: Javier Navarrete.
Fotografía:
Ricardo Aronovich.
Montaje: Luis de la Madrid.
Dirección artística: Margot Massina.
Vestuario: Astrid Brucker.
Decorados: Manolo Martín.

 

SOBRE LA PRODUCCIÓN
© 2002 Niggeman Indie Films

El guión

¿Por qué explora el hombre? ¿Qué nos impulsa a internarnos en lo desconocido, a buscar nuevos horizontes? En el pasado cruzamos desiertos y océanos y ahora viajamos a través del espacio en naves llenas de tecnología, pero con seres humanos que sienten y viven en su interior. Y esa es la mayor aventura que podamos concebir.

Los viajes fantásticos. El interés por lo desconocido, lo exótico, nos ha acompañado a través de nuestra historia como especie.

Los relatos medievales de viajes comparten una característica con la ciencia ficción: lo real sirve de base, de punto de apoyo, para saltar a lo fantástico. El viaje siempre tiene una parte real, el viaje en sí mismo, y una parte prodigiosa que es la que excita la imaginación del lector. Oriente era un inmenso territorio poblado por fantásticos monstruos y tribus de demonios. Los audaces viajeros que lograran atravesar sus inmensas y desoladas llanuras, encontrarían el Paraíso Terrenal al final de su camino, rodeado de altas montañas, pobladas de dragones, demonios y bestias flamígeras, allí donde comienza el mundo, donde se unen los confines de la tierra y del cielo. La experiencia de viajar en un mundo así era en todo similar a las sensaciones que hoy en día nos provocan los relatos de ciencia ficción que hablan de expediciones a mundos remotos.

De esto quería hablar el guión de “Stranded”, de esa locura y ese sentido de la maravilla. De cinco seres humanos que se enfrentan a la muerte y a un planeta extraño.

Una aventura que puede ser real dentro de pocos años. Pepe Magán, Luna y yo coincidimos inmediatamente en el tono realista y humano que debía tener la película.

Mi guión narra un viaje de exploración a Marte con un estricto realismo científico y unos personajes bastante más cuidados de lo que es común en las producciones americanas. Porque es en eso, precisamente en lo que podemos competir con el cine americano. Se ha rodado en Los Ángeles, en los estudios Panavisión y ha contado con actores de tanto prestigio como Vincent Gallo, Joaquim de Almeida y María Medeiros, pero representa el riesgo de hacer algo por primera vez . Es difícil porque las películas de ciencia ficción realizadas hasta ahora en este país han sido siempre de tono humorístico y sin tomarse demasiado en serio a sí mismas. «Stranded», en cambio, pretende emocionar al espectador con una historia que tiene que resultar creíble y dramática. Una historia de seres humanos en una nueva frontera.

El rodaje

Cuando nos embarcamos en el proyecto de hacer "Stranded", nos parecía mucho más factible la posibilidad de vida alegre en Marte que la de poder llevar a cabo el rodaje de una película española de ciencia ficción realista en Hollywood.

Contábamos con un director de fotografía genial, Ricardo Aronovich respaldado por una larga trayectoria profesional (ganador de un Oscar por Missing). Con una joven y brillante directora, Luna, que ponía el contrapunto con su frescura. Con un reparto fuera de lo común para una producción española: Vincent Gallo, Joaquim de Almeida, María de Medeiros, María Lidón, Danel Aser y Pepe Sancho, y un con muchísimas ganas e ilusión.

Empezamos a rodar en los estudios Panavision de Hollywood. Al principio, las caras de la mayoría reflejaban como mínimo preocupación, exceptuando la de Juan Miguel, el guionista, que irradiaba felicidad absoluta. Poco a poco, fuimos acoplándonos hasta funcionar con cierta normalidad. Entonces aparecieron los actores, no iba a ser todo tan fácil. Para muchos fue una experiencia nueva saber que, por ejemplo, se pueden declarar en huelga porque no tienen sus cereales preferidos, o porque cuando la encuentras el bol en el que se los ofreces no es el adecuado.

En el rodaje se podían escuchar tacos en muchos idiomas, inglés y portugués de los actores, castellano del equipo en general, francés del equipo de cámara y alguno en catalán de los de sonido, pero pocos porque eran muy pacientes.

Se contó con la colaboración de Johnny Ramone, de Los Ramones, a quien Vincent supo sacar la vena interpretativa. Nos encerramos en el estudio un grupo mínimo, sentó al cantante/actor en su puesto de la cabina de mandos y empezaron a leer el texto. La lectura fue desastrosa, así que Vincent decidió pasar del texto, eliminar todos los carteles gigantes escritos y acribillar al actor con una serie de preguntas y ataques personales que acabaron poniéndolo en situación. El resultado fue espectacular y la actuación estupenda. Creo que al final, cualquiera de los que estábamos allí habríamos podido interpretar el papel.

Resultaba difícil creer que pudiéramos estar en Hollywood, en los estudios de Panavision (en sus pasillos puedes cruzarte con David Lynch, tenemos fotos que lo demuestran), rodando con la misma nave en que se hizo Space Cowboys de Clint Eastwood y con los trajes espaciales de Apolo XIII, una réplica exacta de los de la NASA. Cuando digo exacta no exagero. Son unos trajes pesadísimos que nos ocasionaron más de un problema. María de Medeiros, después de trabajar un par de días en Lanzarote con ellos, dijo que no actuaba más, que ella era una actriz y no una mula de carga. Y eso que para las escenas más arriesgadas contábamos con unos dobles estupendos, unos especialistas en escalada que se paseaban con traje espacial y mochila por las laderas de Picón Traidor como si nada.

Después de Los Ángeles, volvimos a Valencia para rodar una semana en los magníficos túneles que creó el taller de Manolo Martí. Fueron unos días muy amenos, en especial el de la invasión de la prensa. Resultaba imposible distinguir a los miembros del equipo entre tanta gente. Por suerte, los actores iban vestidos de astronautas y su localización resultaba más fácil.

Tras hacer coincidir como pudimos (mal) las Navidades con esa semana, nos fuimos a Lanzarote. El lugar no podría ser más adecuado. Las sensaciones que suscita la isla son un mundo aparte. Impacta la carencia de árboles y ríos, si se exceptúan los de lava, el contraste de la tierra oscura, negra en muchos casos, con el cielo intenso y cambiante, y el mar que lo domina todo.

Los últimos tres días fueron muy emocionantes, el buen tiempo nos abandonó y empezamos a tener nubes y claros, con el consiguiente problema de continuidad de luz y lo que es peor, apareció la lluvia que imposibilitaba el rodaje. No pudimos terminar el día previsto. El actor al que le faltaba rodar, Joaquim, en un gesto poco usual para el ramo, se ofreció desinteresadamente a cambiar sus planes y quedarse un día más. Creo que no fui la única que se pasó gran parte de la noche mirando el cielo y sus nubes de tormenta. Amaneció muy cubierto y empezamos a rodar parte de los planos que faltaban. Estaba todo el mundo preparado, agazapado entre las rocas y cubriéndose como podía de los chaparrones para aprovechar los escasos momentos en que paraba de llover. Así fue transcurriendo el día. Sólo nos faltaba un plano muy arriesgado en el que tres dobles tenían que subir a la cima del volcán y andar por el borde del precipicio. Eran ya las cuatro y nos quedaba menos de una hora de luz. Empezaron la ascensión, ellos y los voluntarios que les subían los "ligeros" trajes y mochilas. Abajo nos quedamos el resto cruzando los dedos hasta casi anudarlos. Se levantó un viento fuerte (hasta para los entusiastas) y hubo que desmontar la cámara de la grúa para ponerla en un trípode. El grupo formaba una piña entorno a ella. Los escaladores habían llegado arriba y estaban vistiéndose, la luz se nos escapaba por momentos, pero el vendaval había conseguido despejar las nubes. Teníamos una oportunidad de rodarlo si no se nos volaban los dobles. Se colocaron en posición y se escuchó por los walkies la palabra mágica "acción". Comenzaron su caminata que terminó con el último rayo de sol. "Corten". La alegría nos desbordaba. Habíamos cumplido.

No sé si a lo largo del artículo he conseguido reflejar el buen rollo que había entre el equipo, pero ha sido una de las cosas más significativas del rodaje. Tras el susto inicial, el acoplamiento fue perfecto, y el ambiente de trabajo relajado y muy, muy agradable. Se notaba que era un proyecto común, todos lo sentían como propio y aunaron esfuerzos para que se llevara a cabo. Siempre encontrabas a alguien que, pasando por alto la jerarquía y la diferenciación de tareas que caracterizan al medio, echara una mano con cualquier cosa que hubiera que hacer (mención especial a Roberto, gaffer, cuya entrega fue absoluta). Las reuniones después del rodaje estaban a la orden del día y, en especial, echo de menos una en la playa en la que vimos el eclipse de luna de forma privilegiada.

Fuente: Dolores Pictures


Imágenes y notas de producción de Náufragos - Copyright © 2002 Niggeman Indie Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Stranded (Náufragos)"
Añade "Náufragos" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo | de compras | reportaje
especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine | reseñas de un butaquero
quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600