LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Recibe cada semana
en tu buzón los estrenos
y las novedades de cine

Más películas

La casa de mi vida
Smoking room
40 días y 40 noches
El gran lío
Invicto
Jóvenes salvajes
La última fortaleza
Pirados por la nieve
Rencor
Tardes de Gaudí
Vete a saber
Metrópolis
El ataque de los clones
El quinto hombre
Escape to paradise
Fiel a sí misma
Fumata blanca
Iris
La cautiva
La soledad era esto
No somos nadie
Session 9
Suavemente me mata
Así es el amor
La guerra de Hart
Ali
El Rey Escorpión
El sueño de Ibiza
Escalofrío
La marcha verde
Waking life
Ajuste de cuentas
Aventuras en Alaska
Blade II
Charlotte Gray
Showtime
El embrujo de Shanghai
La habitación del pánico
Los Tenenbaums
Un padre de cuidado
Crossroads
Falsa identidad
La playa de los galgos
La spagnola
Monster's Ball
The Majestic
E.T. El extraterrestre
En la puta vida
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Gosford Park

 

INFIEL
(Unfaithful)


cartel Título en Argentina: Infidelidad.
Dirección: Adrian Lyne.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 124 min.
Interpretación: Richard Gere (Edward Sumner), Diane Lane (Connie Sumner), Olivier Martinez (Paul Martel), Erik Per Sullivan (Charlie), Dominic Chianese (Frank Wilson), Margaret Colin (Sally), Kate Burton (Tracy), Chad Lowe (Bill Stone), Michelle Monaghan (Lindsay), Erich Anderson (Bob Gaylord), Myra Lucretia Taylor (Gloria), Larry Gleason (Tim).
Guión: Alvin Sargent y William Broyles Jr.
Producción: Adrian Lyne y G.Mac Brown.
Música: Jan A. P. Kaczmarek.
Fotografía:
Peter Biziou.
Montaje: Anne V. Coates.
Diseño de producción: Brian Morris.
Dirección artística: John Kasarda.
Vestuario: Ellen Mirojnick.

 

CRÍTICA
por Leandro Marques
Buenos Aires, Argentina

Lo primero es la familia

Parece un comercial de perfumes. La bella mujer avanza por la ciudad, en medio de una insólita tormenta de viento que casi le imposibilita cami-nar, mientras por el otro lado de la ca-lle, el guapo espécimen masculino viene marchando, sin grandes posibi-lidades de visibilidad debido al tempo-ral y a la enorme pila de libros que carga en sus brazos. Un instante después lo inevitable sucede. Chocan, caen al suelo, y así nace el primer roce, la primera mira-da, que son evidentes vaticinios de lo que está por suceder entre ellos. Así de evidente termina siendo, luego de un comienzo pro-metedor, "Infidelidad" (título en Argentina)*, la película de Adrian Lyne protagonizada por Richard Gere y Diane Lane.

Aquella bella mujer es Connie (Lane) y está felizmente casada con Edward (Gere), con quien además tiene un pequeño hijo. Justa-mente este hecho es el que lleva a Lyne ("Nueve semanas y me-dia", "Lolita"), quien ya mostró en su filmografía su interés por explorar temáticas relacionadas a la sexualidad y las relaciones humanas, a contar una historia con varios rasgos interesantes, que tiene como principal mérito la posibilidad de despertar en el espectador cuestiones que van más allá de lo que muestran las imágenes.

Porque el matrimonio en verdad parece llevarse bien, porque el proyecto de familia también marcha sobre ruedas, nada debería haber generado en la protagonista ese ardiente deseo de tener una aventura con aquel buen mozo con quien se cruzó por accidente. Sin embargo, pese a la carga moral que echa sobre sus hombros y el remordimiento que la lleva a dudar y replantearse todo más de una vez –el amor hacia su familia y a su marido–, Connie se deja llevar. No puede contener la decisión que su cuerpo ya había tomado desde la primera vez. Y entonces, aquel acto tan temido por ella finalmente sucede.

A partir de ahí, Lyne se dedica a re-correr con distancia –la necesaria pa-ra no forzar una lectura predetermi-nada en el espectador–, pero también con profundidad, la doble vida que la mujer se ve obligada a seguir. Esos son los mejores momentos de la cinta, los que capturan los proce-sos internos de los personajes, que por otra parte están muy bien interpretados por los actores, principalmente Lane. Ade-más, se destaca un correcto trabajo de cámara, que permite des-cifrar miradas y gestos que hablan por sí mismos. Al principio, Connie se muestra insegura e inhibida, disgustada consigo misma por lo que hace, por tener que mentir, por no poder detenerlo. Pero luego, encuentra en su amante la posibilidad de tener un nuevo espacio para soltarse y liberar esa otra parte que quizás no puede o no quiere mostrar ante Edward. Pese a eso, no puede evitar su permanente sentimiento de culpa, que la sofoca, la abruma, la desestabiliza. Toda estos estados de ánimos pueden percibirse a través del rostro y las expresiones de la actriz.

Lógicamente, la situación que atraviesa Connie repercute en el seno de la vida familiar. Ella luce nerviosa y distante, su marido no tarda en advertirlo y pronto comienza a husmear algo raro. Con la idea de sacarse toda duda sobre las razones de los notorios cambios que afectan a su amada mujer, Edward decide contratar a un detective privado. Es desde ese momento en que el filme pierde agilidad, se hace lento y aburrido: ingresa en un territorio gober-nado por la previsibilidad.

En lugar de explotar a fondo sus mejores elementos narrativos y psicológicos, "Infidelidad" pasa entonces a convertirse en una –mala– película de suspenso salpi-cada por destellos de moral y co-rrección política. Los personajes reaccionan de una manera estereo-tipada a las situaciones que se le presentan. Ella cada vez se siente más culpable. Él se enoja y toma cartas en el asunto. Nunca afrontan la nueva realidad que viven como pareja. Sólo prefieran evitar el problema. Deshacerse de el. Cada uno a su modo. En algo coinciden: la familia, el proyecto en común, la estabilidad económica, el hijo que tienen y aman, toda esta estructura que juntos concibieron, está por encima de todo. El culpable de lo que pasó, los motivos y las consecuencias de eso, mejor buscarlo en otro lado. Quizás la culpa de todo la tenga el joven amante que no hizo más que entrometerse en su felicidad ¿El amor? Para ellos, es una decisión de la cabeza más que una sensación del cuerpo. Al parecer, es preferible verlo así antes que admitir que el cuerpo también toma decisiones, también elige. Bien lo sabe Connie. Pero mejor no echar todo a perder.


* Nota del editor.


Imágenes de "Infiel" - Copyright © 2002 Fox 2000 Picture y Regency Enterprises. Distribuidora en España: Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Infiel"
Añade "Infiel" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600