LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Más películas

40 días y 40 noches
El gran lío
Invicto
Jóvenes salvajes
La última fortaleza
Pirados por la nieve
Rencor
Tardes de Gaudí
Vete a saber
Metrópolis
El ataque de los clones
El quinto hombre
Escape to paradise
Fiel a sí misma
Fumata blanca
Iris
La cautiva
La soledad era esto
No somos nadie
Session 9
Suavemente me mata
Así es el amor
La guerra de Hart
Ali
El Rey Escorpión
El sueño de Ibiza
Escalofrío
La marcha verde
Waking life
Ajuste de cuentas
Aventuras en Alaska
Blade II
Charlotte Gray
Showtime
El embrujo de Shanghai
La habitación del pánico
Los Tenenbaums
Un padre de cuidado
Crossroads
Falsa identidad
La playa de los galgos
La spagnola
Monster's Ball
The Majestic
E.T. El extraterrestre
En la puta vida
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Gosford Park

 

THE BELIEVER (EL CREYENTE)
(The believer)


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Henry Bean.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 98 min.
Interpretación: Ryan Gosling (Danny), Summer Phoenix (Carla), Theresa Russell (Lina), Billy Zane (Curtis), A.D. Miles (Guy Danielsen), Joshua Harto (Kyle), Glenn Fitzgerald (Drake), Garret Dillahunt (Billings), Kris Eivers (Carleton), Elizabeth Reaser (Miriam), Dean Strober (Stuart), Judah Lazarus (Avi).
Guión: Henry Bean; basado en un argumento de Henry Bean & Mark Jacobson.
Producción: Susan Hoffman y Christopher Roberts.
Música: Joel Diamond.
Fotografía:
Jim Denault.
Montaje: Mayin Lo y Lee Percy.
Diseño de producción: Susan Block.
Dirección artística: Lucio Seixas.
Vestuario: Alex Alvarez y Jennifer Newman.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà
Canalcine.net, Barcelona
Valoración:

Una paradoja andante

Paradoja existencial llevada al extre-mo, en su vertiente más ideológica, la que ejemplifica esta historia sobre Danny Balint, muestra de las ironías y contradicciones que constituyen y conviven en el ser humano en cons-tante lucha o resignada asunción. En el circo de lo grotesco, la mujer bar-buda, el hombre pez, y el joven nazi judío, improbable aunque no imposible forma de vida que podría haber sido arrancada de las crónicas de sucesos de una Norteamérica profunda, aun siendo cosmopolita su entorno.

Y en realidad así fue: "The Believer" se basa en la historia real de Daniel Burros, ocurrida durante los años setenta. Un adolescente skinhead, popular militante fascista y de conocidas ideas antisemitas, que escondía sus orígenes judíos a sus compañeros de cruzada. A todo lo polémico del asunto, se vino a añadir la intervención de un periodista que publicó una entrevista con Daniel en el New York Times revelando su verdadera condición, y que precipitó la tragedia.

La carnaza estaba servida, y Henry Bean decidió llevar estos hechos al cine varias décadas después. Sin embargo, "The Believer" no es una película que hurgue en el morbo o tome partido. Si esto es un tanto a su favor, se le puede recriminar en cambio que con semejante material entre las manos deje escapar cualquier posibilidad de análisis más allá de la mera observación de un documentalista ancho de miras y atento al detalle.

Aunque si de paradojas y puntos flo-jos se trata, no resulta menos sor-prendente que Henry Bean, autor de tres novelas y guionista de sobrada experiencia ("Asuntos sucios", "La brigada del sombrero", "Medidas de-sesperadas", "Enemigo público"...) no consiga que este guión –coescrito por Mark Jacobson–, que debía sustentar su propio proyecto como realizador, deje de mostrar tics de novato. El relato de "The Be-liever" tropieza con el tópico y se pierde en lo insubstancial, para acabar desatendiendo a sus personajes, de nebulosos relieves y escasa profundidad, e incluso a su protagonista central, esa encrucijada de polos opuestos que es Danny Balint, el judío antisemita, y al que, por fortuna, Ryan Gosling rescata y saca a la superficie en una interpretación llena de magnetismo, solidez y fuerza, desplegando un amplio y rico abanico de matices y formas convincente y seductor. Gosling dota a Danny Balint de toda la ambigüedad y el carisma necesarios, mostrándose frágil y emo-tivo o frío y despiadado cuando pertoca con la misma verosimilitud, y transmitiendo esa presión psicológica a que se ve autosometido el joven en las situaciones en que debe decantarse por defender una opción u apoyar la otra (el asalto a la sinagoga, por ejemplo).

Si el trabajo de Gosling es, tal vez, lo mejor de esta película, en las antípodas encontramos a Carla Moebius (una poco afortunada Summer Phoenix), la "novia" de Danny, que debiera ejercer un peso en la historia que nunca alcanza. Es éste un personaje mal construido, del que no se desprende mucho ni con demasiado sentido, viéndose reducida a una joven poco menos que dese-quilibrada, a la que el dolor (físico y espiritual), las contradicciones y la tragedia parecen atraer como si de un imán de lo irracional se tratase.

En traspiés no menos reseñables, para el ritmo y la narración, se convierten esos poco acertados flashbacks que aluden a la infancia de Danny en la escuela judía, no exenta de enfrenta-mientos, y esas escenas pseudo-oníricas en blanco y negro, que asaltan al adolescente tras un encuentro con un anciano super-viviente de un campo de concentración, que perdió a su hijo en manos de un soldado alemán.

La estética del film, principalmente la caracterización de sus protagonistas, nos recordará a cintas como "Ameri-can History X": brazos musculosos tatuados con esvásticas, cabezas ra-padas, botas militares, pantalones ce-ñidos con tirantes... Pero ahí acaba toda coincidencia en las formas. "The Believer", en último término, ofrece más exposición que ex-plicación, más conducta que análisis, más resolución que conclusión. No despeja dudas, tal vez incluso nos plantee alguna más. El porqué Danny Balint, sin alejarse nunca del todo de su religión, reniega de sus orígenes y se convierte en un feroz anti-semita, militando en las filas de los fascistas de Nueva York y convirtiéndose en un líder, sigue sin encontrar una razón plausible.

Con todo, "The Believer" es una película que se deja ver con agrado, intensa o irrelevante por momentos, pero siempre entretenida y hasta recomendable; diferente dentro de su temática, pero nunca merecedora de ese Gran Premio del Jurado como Mejor Película que se llevó en el Festival de Sundance del 2001.


CANAL #CINE - Revista de Cine colaboradora


Imágenes de "The believer" - Copyright © 2001 Fuller Films, Fireworks Pictures y Peter Hoffman. Distribuidora en España: Manga Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "The believer"
Añade "The believer (El creyente)" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600