LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Más películas

El forastero
El gran lío
Invicto
Jóvenes salvajes
La última fortaleza
Pirados por la nieve
Rencor
Tardes de Gaudí
Vete a saber
Metrópolis
El ataque de los clones
El quinto hombre
Escape to paradise
Fiel a sí misma
Fumata blanca
Iris
La cautiva
La soledad era esto
No somos nadie
Session 9
Suavemente me mata
Así es el amor
La guerra de Hart
Ali
El Rey Escorpión
El sueño de Ibiza
Escalofrío
La marcha verde
Waking life
Ajuste de cuentas
Aventuras en Alaska
Blade II
Charlotte Gray
Showtime
El embrujo de Shanghai
La habitación del pánico
Los Tenenbaums
Un padre de cuidado
Crossroads
Falsa identidad
La playa de los galgos
La spagnola
Monster's Ball
The Majestic
E.T. El extraterrestre
En la puta vida
El florido pensil
Guerreros
John Q.
La máquina del tiempo
Elling
En la habitación
Hable con ella
Little Senegal
Bones
Gosford Park

 

UN MAL DÍA LO TIENE CUALQUIERA
(Grégoire Moulin contre l'humanité)


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Artus de Penguern.
País:
Francia.
Año: 2001.
Duración: 90 min.
Interpretación: Artus de Penguern (Grégoire Moulin), Pascale Arbillot (Odile / Emma Bovary), Didier Bénureau (Jean-François), Marie-Armelle Deguy (Solange), Antoine Duléry (Emmanuel Lacarrière), Élisabeth Vitali (Hélène), Clovis Cornillac (Jacky), Philippe Magnan (Jérôme).
Guión: Artus de Penguern y Jérôme L'Hotsky.
Producción: Cyril Colbeau-Justin, Yves Rolland y Jean-Baptiste Dupont.
Música: Benoît Pimont.
Fotografía:
Vincent Mathias.
Montaje: Corinne Cahour, Claude-France Husson y Christophe Marthoud.
Decorados: Sylvie Olive.
Vestuario: Marie-Laure Lasson.

 

CRÍTICA
por Rubén Corral
Valoración:

Maldita gracia

Cita con insolencia el director, guio-nista y actor Artus de Penguern en una entrevista, concedida en tele-visión, a Woody Allen y a Jacques Tati –entre otros autores– como refe-rentes para el cine presuntamente có-mico que despliega en su último tra-bajo, bautizado en España como "Un mal día lo tiene cualquiera" (Grégoire Moulin contre l’humanité, 2001) cuando más bien poco queda de ambos directores, de no ser por la –grotesca– coreografía en un baile de disfraces con que concluye el film (y que hace anhelar el baile de Grouchos Marx en un hotel a orillas del Sena de "Todos dicen I love you" [Everyone says I love you, 1996], con Woody Allen y Goldie Hawn) o por el hecho de que el maltrecho protagonista de la película coleccione accidentes y golpes en todo tipo de medios de locomoción (de camiones de reparto de carnicería a furgonetas de policía pasando por turismos más "convencionales" o ciclomotores de repartidor de pizzas) como cierto cartero era víctima de mil y una perrerías en un pueblo de Francia en la obra maestra "Día de fiesta" (Jour de fête, 1948), del recientemente homenajeado en Cannes Jacques Tati. Pero evita citar el lugar del plagio sustancial: la negrísima y –tanto más que esta– sutil comedia neoyorkina "Jo, que noche" (After hours, 1985), con la que, además de la idea motora, comparte –a su pesar– el mal gusto del traductor de su título.

Este Penguern, que aparecía como actor en la tan estimada "Amélie" (Le fabuleux destin d’Amélie Poulain, Jean-Pierre Jeunet, 2001), toma como partida los fuegos artificiales que pue-blan con tanta desfachatez el endeble guión de la película de Jeunet y se sirve, con la misma facilidad que lo hacía aquél (o Santiago Segura para cualquiera de las dos partes de "Torrente"), de los chascarrillos como seña de identidad. Para la trama, se dedica a copiar la película de Scorsese, tomando como "hecho diferencial" el supuesto embrutecimiento que la desmedida afición al fútbol provoca entre sus compatriotas. Así, mientras Griffin Dunne en "Jo, que noche" tenía toda una eterna noche para meterse en una bola de nieve de conflictos que lo devolviera a su estado inicial –el aislamiento laboral y social–, el propio Penguern sólo necesita los 105 minutos que dura un partido de fútbol para encontrarse con una humanidad canibal que sólo parece incubar violencia gratuita. Si su propósito puede ser criticarla, su efectividad es nula: no sólo por incluir en esa pretendida parábola ingredientes descaradamente tópicos e incluso homófobos, sino también por ser gregario de una estética como director que en poco puede afiliarse a los grandes directores que menciona en las entrevistas y en mucho a un cine para-publicitario al estilo de Jean-Pierre Jeunet o Javier Fesser, sólo que sin la consciencia de saber lo que está haciendo o por qué.

Al final, la desagradable sensación que ofrece "Un mal día lo tiene cual-quiera" (y sobre todo tras su patético desenlace) es que la comedia popular francesa que triunfa en estos últimos años al norte de los Pirineos habla muy en contra de sus productores y espectadores (no puede hablar bien de nada bazofias como la comedia parafascista "Tanguy" [id., Étienne Chatilliez, 2001] o la tradición de estupideces localistas que acaparan algunas pantallas españolas, caso de la inefable obra del desvergonzado director Jean-Marie Poiré o de las desgraciadas tropelías que cometen con el nombre de Astérix) y se restriega en el mismo mal gusto que la norteamericana o la española, tiene la misma inexistente gracia y provoca el mismo hastío.

Si vale como definición, esta película parece la violación de "Jo, que noche" a cargo de un Santiago Segura francés con mucha me-nos idea de lo que es dirigir una película. Y si a esto le añadimos su petulancia y alargamiento, nos encontramos con uno de esos títulos de los que huir como de un programa de José Luis More-no, que provoca mucha risa a los que la hacen pero que sumerge en la náusea a los que la tenemos que sufrir, una comedia de gra-ciosillos sin maldita gracia de la que sólo podrán decir algo en su defensa los que no disfruten, en estos tiempos de fútbol, del balom-pié. Y, personalmente, dudo mucho de que hasta esas personas lo digan realmente convencidas. Tal es la calaña de "Un mal día lo tiene cualquiera".


Imágenes de "Un mal día lo tiene cualquiera" - Copyright © 2001 LGM, MG Films, Litswa, Rhône-Alpes Cinéma, SFP Cinéma y Sparkling. Distribuidoras en España: Yedra Films y Festival Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Un mal día lo tiene cualquiera"
Añade "Un mal día lo tiene cualquiera" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer
800x600