LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

ASFALTO


  Dirección: Daniel Calparsoro.
País: España.
Año: 2000.
Duración: 90 min.
Intérpretes: Najwa Nimri (Lucía), Juan Diego Botto (Charly), Gustavo Salmerón (Chino), Alfredo Villa (Antonio), Antonia San Juan (madre de Lucía).
Producción: José María Lara.
Guión: Daniel Calparsosro, Santiago Tabernero y Frank Palacios.
Fotografía: Josep María Civit.
Montaje: Julia Juániz.
Música: Nacho Mastretta.
Dirección artística: Puert Collado.

 

CRÍTICA
por Ismael Alonso:

"Y van cuatro"

Sin duda soy afortunado. ¿Por qué digo esto? Tengo suerte porque no conozco personalmente a los responsables de esta película, no me une a ellos ningún lazo ni relación. Si no fuera así, si fuera amigo del director, o los actores fueran colegas o le debiera algún favor al productor, me las vería negras para poder escribir un comentario mínimamente caritativo sobre "Asfalto".  No se lo tomen muy en serio si quieren pero mi labor en esta ocasión es casi de índole social: es mi deber advertir al publico del peligro que corren si van a ver esta película.

El espectador inocente que pretenda apoyar con el dinero de su entrada a ese bonito 15% de cuota que ostenta el cine español mejor haría en alquilar en el videoclub de la esquina las obras completas de los hermanos Ozores. Para caso es lo mismo, prácticamente verán cine de la misma calidad y además se ahorrarán el estomagante estilo pretencioso de su director (que en un alarde de narcisismo incontrolado firma su película como Calparsoro; se quita el nombre y también la vergüenza, a juzgar por lo visto).

Daniel Calparsoro, cineasta (?) perpetrador de ejercicios tan huecos y petulantes como "Salto al vacío" o "Pasajes" nos brinda en esta ocasión una nueva oportunidad para pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, y no porque añore su anterior filmografía sino porque recuerdo con agrado cuando ni siquiera rodaba. "Asfalto" es una mala mezcla de lo peor del cine chungo de principios de los 80 (aquel de "Perros callejeros" o "Deprisa, deprisa") y de imitación de tragedia griega con aroma a folletín excesivo.

Juan Diego Botto, Gustavo Salmerón y Najwa Nimri (que continúa con su exasperante dicción susurrante habitual) se emplean a fondo en perfeccionar un estilo de interpretación minimalista basado en pegarse gritos y golpear cosas. Los protagonistas, mirando constantemente con cara patibularia y sentenciando en lugar de hablar, consiguen dar una imagen de rebelde de esteticiéne, de macarra de diseño, de chulo de colegio de pago que estaría muy bien si no fuera porque las intenciones son otras. Es imposible creerse los personajes, la acción, la trama, el conflicto... todo está dejado de la mano de Dios en un guión que hace aguas en todas y cada una de sus páginas. Cualquier parecido con la realidad no es que sea pura coincidencia es que es un milagro.

Cree el director de esta cosa que poniendo unos decorados supuestamente realistas que atufan a diseño artístico, que rodando unos cuantos planos en un Madrid artificialmente cortado al tráfico y que pegando unos cuantos tiros la cosa va a pasar por un drama urbano. Pero no sólo eso, porque también pretende que nos creamos que el trío protagonista se agita en un torbellino donde arrecian el amor, la amistad y la pasión por el simple hecho de ponerse todos juntitos en el mismo catre y abrazarse cada dos por tres.

Parece mentira que ésta sea la cuarta película del director y que siga cometiendo los mismos errores de sus inicios. Esa mirada airada a la sociedad, ese arraigo por lo marginal, ese gusto por las relaciones familiares problemáticas en realidad parecen más una pose que una postura comprometida. Calparsoro no concede a sus personajes un ápice de humor así que el público debe ponerlo por él de forma que cuanto más dramática pretende tornar su película, más risas se oyen en el patio de butacas. Los resultados, pues, no rozan el ridículo sino que lo sobrepasan a toda velocidad llegando al paroxismo de la incompetencia en el supuesto clímax final.

Pero ¿No hay nada bueno en "Asfalto"?. Si, lo hay. La banda sonora compuesta por Najwajean y Mastretta es magnífica. De hecho, si ya es inevitable que acudan al cine a ver esta película siempre les queda el recurso de cerrar los ojos y escuchar la música.

ISMAEL ALONSO


Imágenes de - Copyright © . Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos