LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

DEEP BLUE SEA


cartel Dirección: Renny Harlin.
País:
USA.
Año: 1999.
Duración: 105 min.
Intérpretes: Thomas Jane (Carter Blake), Saffron Burrows (Dra. Susan McAlester), Samuel L. Jackson (Russell Franklin), Michael Rapaport (Tom Scoggins), Jacqueline McKenzie (Janice Higgins), Stellan Skarsgard (Jim Whitlock).
Producción: Akiva Goldsman, Tony Ludwig y Alan Riche.
Guión: Duncan Kennedy, Wayne Powers y Donna Powers.
Fotografía:
Stephen F. Windon.
Montaje: Derek Brechin, Dallas Puett y Frank J. Urioste.
Música: Trevor Rabin.
Diseño de producción: William Sandell.

 

CRÍTICA
por Darth Sidious

Puntuación: 5.75
BSO:
* * * * *

Tenía curiosidad por ver el regreso de Renny Harlin a la gran pantalla, sobre todo después de aquellas dos aburridas películas que hizo con Geena Davis. Es cierto que Deep Blue Sea era una apuesta casi segura (vamos, un típico «blockbuster»), pero todos sabemos que los gustos del público son impredecibles (tan pronto hacen que producciones como Austin Powers revienten la taquilla como que otras, en principio mucho más apetecibles, se caigan en el abismo de las pérdidas económicas), por lo que la Warner temía el desastre en este filme que, desde luego, no aporta absolutamente nada al mundo cinematográfico, pero que, al menos, sirve para que el espectador pase cien minutos distraído, sin más. Porque, si hay algo que criticar de Deep Blue Sea, es su falta de novedades, el hecho de que pensemos que ya la hemos visto, que es una mezcolanza, bien servida, eso sí, de otras películas como Tiburón, Alien o incluso Titanic.

En mi opinión, la película no asusta, aunque tal vez ése no sea su objetivo. Sí pueden angustiar determinadas escenas claustrofóbicas, pero, repito, no aportan nada que no hayamos visto ya (por ejemplo, en la fallida Alien. Resurrección). Los aciertos tenemos que encontrarlos en la explicación del experimento científico que se está realizando en la base y, sobre todo, en los actores que tienen que hacer creíble la historia. No importa que sean absolutamente desconocidos (salvo Samuel L. Jackson), el hecho es que los protagonistas, Thomas Jane y Saffron Burrows, destilan un carisma que algunas veces no encontramos en algunas estrellas de Hollywood. El primero, sin duda, puede ser un actor a tener muy en cuenta en cualquier cinta de acción; la segunda, por los comentarios que ha hecho, me parece que no está muy por la labor. En fin, en todo caso conviene apuntar su nombre, aunque sólo se dedique a trabajar en cintas más minoritarias. Eso sí, el personaje interpretado por LL Cool J es insoportable, uno desea que se lo coman enseguida, sus reacciones no son las que tendría una persona que se encuentra en una situación tan extrema.

Por otra parte, también considero un acierto la realización de Harlin que, sin ser una maravilla, permite que el espectador se entere de todo lo que está sucediendo en la pantalla, y las escenas en las que los tiburones se comen a sus víctimas, sobre todo cuando secciona un brazo a uno de los científicos. No obstante, pienso que el director desaprovecha bastante a los escualos, lo digo porque sus ataques son directos y contundentes, cuando, a lo mejor, se podía conseguir una mayor angustia si todo sucediera con menos frenesí. Además, los tiburones, cuando están hechos por ordenador, tienen unos movimientos bastante flojos, no convencen, cosa que no ocurre con sus equivalentes animatrónicos, realmente logrados.

Trevor Rabin, a quien le tocó la lotería cuando Jerry Bruckheimer le llamó para que compusiera la banda sonora de Armageddon, realiza un trabajo correcto, mucho más sólido en su primera media hora. A destacar, sobre todo, la música que se escucha cuando los personajes consiguen alcanzar algunos de sus objetivos, y aquéllas que ambientan las secuencias de acción. No obstante, Rabin aún tiene que mejorar mucho para lograr alcanzar el nivel de calidad que consiguen Hans Zimmer o Mark Mancina. De hecho, su música no queda bien cuando los personajes hablan, no sabe aportarle a una escena el tono dramático que tal vez requiere, e incluso, en algunas ocasiones, y hasta en momentos moviditos, las notas que de su mente surgen se escabullen por terrenos que nada tienen que ver con lo que estamos viendo. También intenta imitar a Williams creando unas escasas notas para los tiburones, pero, desde luego, ni por asomo consigue la contundencia del maestro. En definitiva, agradable, no chirría, pero muy lejos de ser una música magistral.

< Principal de Deep Blue Sea


Imágenes de - Copyright © . Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos