LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

SCREAM 3


Scream 3 Dirección: Wes Craven.
País: USA.
Año: 2000.
Duración: 118 min.
Intérpretes: Neve Campbell (Sidney Prescott), Courteney Cox Arquette (Gale Weathers), David Arquette (Dewey Riley), Liev Schreiber (Cotton Weary), Patrick Dempsey (detective Kincaid), Scott Foley (Roman Bridger), Lance Henriksen (John Milton) Jenny McCarthy (Sarah Darling), Heather Matarazzo (Martha Meeks).
Producción: Cathy Conrad, Kevin Williamson y Marianne Maddalena.
Guión: Ehren Kruger.
Fotografía:
Peter Deming.
Montaje: Patrick Lussier.
Música: Marco Beltrami.
Diseño de producción: Bruce Alan Miller.

 

CRÍTICA
por Ismael Alonso:

El último grito

Si bien es cierto que aquello de "segundas partes nunca fueron buenas" es un dicho que tiene sus excepciones, tentar a la suerte con una tercera parte resulta tan temerario como absurdo. Coppola lo intentó y le salió un mendruguete como "El Padrino III" y Lucas llenó el final de su trilogía de insufribles peluches. Como no podía ser de otra forma Wes Craven, lejos de mantenerse al nivel que había conseguido en "Scream 2", desciende con paso apresurado al infierno de los tópicos de los que presuntamente quería huir. En esta tercera entrega de la saga del asesino de la máscara fantasmagórica tanto él como su guionista Ehren Kruger (una vez que el creador original Kevin Williamson haya abandonado la nave como las ratas cuando ven que ésta está presta a hundirse) han pasado de reelaborar les claves del cine de terror adolescente para copiar directamente y lanzarse al abismo que acabó con el subgénero "slasher" allá por los últimos 80.

Las películas de hachazo y tentetieso, de griterío imberbe y de asesino en serie que nacieron en tiempos de John Carpenter, fueron concebidas bajo los auspicios del terror italiano, padecieron bajo el poder de secuelas infumables y fueron crucificadas, muertas y sepultadas por multitud de subproductos, copias e imitaciones carentes de imaginación tuvieron en Scream su justa y efímera resurrección. Pero, a partir de esta primera parte, el proceso de corrupción por repetición, que ya agotase la formula "Viernes 13" o "Pesadilla en Elm Street" en su momento, se aceleró hasta limites indecibles y en cuestión de tres o cuatro años ha vuelto a convertirse en un género aburrido, pobre y estúpido (y ahí tenemos ejemplos como "Sé lo que hicisteis el ultimo verano" o "Leyenda urbana"). "Scream 3" viene a ser el triste canto de cisne de esta segunda y pronto agotada juventud.

La lástima es que el público mayoritario de las salas siga acudiendo en masa a estos pobres ejemplos del mal llamado cine de terror cuando no es más que cine de sustos. "Scream 3" complacerá a las hordas de quinceañeros pero difícilmente satisfará a cualquier aficionado mínimamente exigente. En lugar de experimentar, de dar un paso hacia adelante en la construcción de un mito "Scream 3" se dedica a banalizar lo que tan merecidamente se había elogiado de la película original. Los personajes desaparecen, sus diálogos aburren, sus diatribas no interesan y dejan de aparecer como víctimas potenciales con un cierto grado de empatía con el espectador para ser, directamente, ganado sacrificable por el asesino. Los golpes de efecto y los giros argumentales se mantienen pero la historia desaparece a favor de una estructura lineal y un argumento traído por los pelos que concluye con un final casi bochornoso de puro explicativo. Los interpretes clásicos de la saga decepcionan (Courtney Cox aparece con un aspecto francamente deplorable y Neve Campbell sigue tan sosa como el primer día) y de las nuevas incorporaciones sólo Parker Posey merece una discreta atención. Los guiños cinéfilos son agradables aunque insustanciales y los diversos cameos (Roger Corman, Carrie Fisher o Kevin Smith y Jason Mewes dando vida a sus alter ego Silent Bob y Jay) al menos aligeran el sopor que la trama produce cuando no hay acción por medio.

Si bien es cierto que Scream se planeó como una trilogía desde el principio lo cierto es que esta tercera parte ha sido un triste colofón tan innecesario como decepcionante. Lo malo es que los imitadores la harán buena y es que ya se sabe que "en el país de los ciegos el tuerto es el rey".

ISMAEL ALONSO


Imágenes de - Copyright © . Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos