LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

VELVET GOLDMINE


Velvet Goldmine Dirección y guión: Todd Haynes.
País: USA.
Año: 1998.
Duración: 123 min.
Intérpretes: Jonathan RhysMeyers (Brian Slade), Ewan McGregor (Curt Wild), Christian Bale (Arthur Stuart), Toni Collette (Mandy Slade), Eddie Izzard (Jerry Devine), Emily Woof (Shannon), Michael Feast (Cecil).
Producción: Christine Vachon.
Fotografía: Maryse Alberti.
Montaje: James Lyons.
Música: Carter Burwell.
Diseño de producción: Christopher Hobbs.

 

CRÍTICA
por Arkadin:

En Velvet Goldmine hay un derroche de ideas admirables, una intención exquisita de redondear en 123 minutos la espuria genealogía de los "corsarios de guantes amarillos". La riqueza de este pastiche, y su desmesura, anula parte del sentido crítico de este cronista: uno, en sus obvias debilidades de cultureta postmoderno se ha quedado enganchado desde el perfecto diseño de los primeros créditos hasta el apoteósico concierto Kitch-Siniestro del final.

La película, como bio-pic reciclado de todos los poperos que en los setenta han sido, tiene su morbo y su "inasequible al desaliento" club de fans; pero Haynes, riza el rizo y rellena la galería con una overdose de juegos literarios, plásticos y humorísticos a los que no se puede ser inmune: se empieza como en La Noche del Cazador con un cuento de hadas, los avatares de una joya cambiando de manos –del Dandy Oscar Wilde a un periodista de los noventa- da el inconsútil pretexto argumental; Ciudadano Kane o el falso documento, lo completan.

Haynes, en este largometraje con voluntad de culto, nos habla de sucesos reales, de historia inmediata, pero no hace arqueología. Reinventa la historia del dandismo-glam y lo transforma en ópera, teatro, vídeo-clip. Hay amor a la luz y a las lentejuelas, a la coreografía y a la ¡Música!: la fantástica B.S.O. está re-creada a la medida del film. El logrado casting buscando actores que canten, autentifica los playback; los compositores son lo mejor de cada casa de los setenta y los noventa, y la puesta en escena, el irreal y perfecto vestuario, los decorados de lujo, completan la impecable factura del metraje.

¿Los defectos?: pues, tantos como sus virtudes. Aun teniendo un soberbio montaje y secuencias de una excelente planificación, se echa en falta auténtica estructura cinematográfica. La ópera, el teatro, las performances, no son cine. La película se lastra de distanciamiento brechtiano, de contínuos cambios de registro, de excesiva erudición cinéfila, recursos gratos al corazón, la cabeza y el ojo, pero ineficaces por sí solos para dar esqueleto a una "Película": Estructurar el caos es jodidamente difícil si no se es un genio.

A Velvet Goldmine le falta ese punto de divinidad que separa la gloria de lo simplemente correcto: siempre nos quedará Buñuel y el Año pasado en Marienbad.

ARKADIN


Imágenes de - Copyright © . Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos