Las mejores películas de Andrew Niccol

Escrito por el 23.03.13 a las 13:44
Archivado en: Directores

Realizador, productor y guionista de esos que llaman de raza, Andrew Niccol (Paraparaumu, Nueva Zelanda, 1964) se ha granjeado un buen número de seguidores ─posiblemente equivalente al de sus detractores─ con tan sólo un puñado de películas. Tras una década dirigiendo anuncios y campañas publicitarias, saltó al mundo del cine para proponer un estilo personal, plagado de referencias pero atractivo desde su invitación a recorrer futuros inmediatos, perfectamente reconocibles y distantes a un tiempo. Se trata de un autor que juega con realidades artificiales y entornos (re)creados por una raza tendente a lo aséptico, lo frío y lo desencantadoramente impersonal, resultando tremendamente atractivo en su manera de plantear un trabajo estético y mimoso en su puesta en escena. Repasamos aquí lo más destacado de una filmografía que baila entre el hoy y el mañana con una fluidez, de momento, incuestionable.

Gattaca

“Gattaca” (1997). Considerado por muchos como un título de culto imprescindible en el terreno de la ciencia-ficción moderna, la película, dirigida y firmada por Niccol, le colocó en el punto de mira de la industria de modo contundente y definitivo, como suele pasar con tantas y tantas óperas primas. En un futuro distópico, amigo de las propuestas de Huxley, Ethan Hawke es Vincent, uno de los últimos niños nacidos naturalmente; para cumplir su sueño de viajar al espacio suplantará la personalidad de Jerome (Jude Law), deportista atado a una silla de ruedas. Una carta de presentación elegante, muy cuidada en lo visual ─enormes trabajos de fotografía de Slawomir Idziak y de dirección artística de Jan Roelfs y Nancy Nye, estos últimos nominados al Oscar®─, con un ritmo hipnótico potenciado por la música de Michael Nyman y un buen trabajo del actor principal, apoyado en las presencias secundarias de Uma Thurman, Ernest Borgnine, Elias Koteas, Xander Berkeley, Alan Arkin, Tony Shalhoub e, incluso, Gore Vidal. Estupendo.

El show de Truman

“El show de Truman” (Peter Weir, 1998). El mundo se quedó con la boca abierta con esta película que en principio iba a dirigir el propio Niccol y que se hizo con tres nominaciones al Oscar® en las categorías de Mejor Director, Mejor Guión y Mejor Actor Secundario (Ed Harris). Comedia dramática fascinante, parábola de la caverna platónica, análisis de la espectacularización que la sociedad moderna hace de la vida propia y ajena, presentaba la odisea de Truman Burbank (Jim Carrey, Globo de Oro al Mejor Actor en su primera aventura alejado del histrionismo que ha caracterizado parte de su carrera; se haría con otro el año siguiente con “Man on the Moon”, a las órdenes de Milos Forman), estrella ignorante del mayor programa de televisión de la historia, orquestado por el mesiánico Christof (Harris). Realizada de un modo que aúna espectáculo con intimidad, infestada de alegorías y endiabladamente divertida, es un clásico moderno, un título obligado. Sin más.

El señor de la guerra

“El señor de la guerra” (2005). Una tremebunda secuencia inicial que seguía la vida útil de una bala desde su nacimiento hasta su terrible uso final presentaba esta suerte de comedia oscura en la que Nicolas Cage ─en uno de sus mejores proyectos recientes─ se metía en la piel de Yuri Orlov, traficante de armas en constante movimiento a la caza de compradores mientras es perseguido implacablemente por el agente Jack Valentine (Ethan Hawke). Es cierto que su propio armatoste estético puede diluir en cierto modo el trasfondo de la película, pero es innegable que al conjunto le sobra capacidad para lanzar un mensaje contundente y desolador a un público más amplio que el natural para este tipo de contenidos; para ponerse a pensar, aunque no se quiera. Y es que da miedo, hace reír, y sorprende desde escenas como el desmontaje del avión o sus mismas conclusiones finales, uniendo furia y autocrítica de un modo realmente sorprendente, casi nihilista. No es un remake del clásico homónimo dirigido por Franklin J. Schaffner en 1965, ojo.

La terminal

“La terminal” (Steven Spielberg, 2004). Niccol, en colaboración con Sacha Gervasi ─responsable del espléndido documental “Anvil: El sueño de una banda de rock”  (2008)─, se sacó de la manga la historia de Viktor Navorski (extraordinario Tom Hanks), ciudadano de Krakozhia atrapado en el aeropuerto JFK cuando su pequeño país desaparece literalmente del mapa por cuestiones políticas. Perdido en un mundo que parece colosal y en el que (forzosamente) pulula a sus anchas bajo la atenta y pasmada mirada de Frank Dixon (Stanley Tucci), máximo responsable de la instalación, el protagonista vivirá una evolución personal fascinante y retorcida ─especialmente durante la magnífica primera mitad de la película─, dirigida con mano excepcional por un Spielberg que se rinde progresivamente a las delicias de un producto de tintes cien por cien caprianos en su tramo final. Una fantástica comedia dramática que hace disfrutar con verdadera emoción durante su desarrollo.

Simone

Y además… “Simone” (2002). Probablemente, la propuesta más arriesgada de Niccol y la que una mayor polarización provoca entre sus defensores y sus detractores; y entronca perfectamente con su filmografía, de eso no hay duda. Pero la increíble historia de Viktor Taransky (Al Pacino, en un papel inspirado en Raymond Kurzweil), fabricante (literalmente) de la mayor estrella mediática del mundo, Simone (Rachel Roberts, con la que Niccol contraería matrimonio posteriormente), mantiene un desarrollo irregular. Demasiada filigrana para una película que choca desde el principio, atrapa durante su cuerpo central y se termina desmoronando, tal vez inevitablemente, en su parte final y conclusiva. Con todo, se agradece el vértigo industrial que supone una apuesta cinematográfica de estas dimensiones, y la dirección y la puesta en escena técnica y humana son notables. Un reflejo deformado de lo que podemos llegar a admirar… y el precio moral y material que estamos dispuestos a pagar. 

En las imágenes: “Gattaca” © 1997 Columbia Pictures Corporation y Jersey Films. “El show de Truman” © 1998 Paramount Pictures y Scott Rudin Prods. Todos los derechos reservados. “El señor de la guerra” © 2005 Entertainment Manufacturing Company, VIP Medienfonds 3, Ascendant Pictures, Saturn Films, Rising Star, Copag V y EndGame Entertainment. “La terminal” © 2004 DreamWorks, Amblin Entertainment y Parkes/MacDonald Productions. “Simone” © 2002 New Line Cinema, Niccol Films y Jersey Films. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

Cincuenta sombras más oscuras
Rings
Batman: La Lego película
Jackie
La gran muralla
El fundador
T2: Trainspotting
Logan
El guardián invisible
Kong: La Isla Calavera
El bar
La bella y la bestia
Los Pitufos: La aldea escondida
Ghost in the shell
Fast & furious 8
Alien: Covenant

 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacados:  Estrenos 17 de noviembre | Seminci de Valladolid | Festival de Sitges | Festival de San Sebastián

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.