Inicio > Las mejores películas > Las mejores películas argentinas

Las mejores películas argentinas

Escrito por el 21.06.12 a las 17:19
Archivado en: Países

Se ha cobrado multitud de fanáticos entre el público español desde hace unos cuantos años, y no sin razón. El cine argentino es un fenómeno reciente en nuestro país, pero, como toda filmografía que remonta su primera andadura a los tiempos del mudo, de consolidada trayectoria, sujeta a los muchos cambios sociopolíticos de la Historia de Argentina en el siglo XX. Dicha cinematografía puede enorgullecerse de un origen raudo y precoz, que se aventuró de inmediato, tras la propuesta parisina de los Lumière, con “La bandera argentina”, una breve pieza documental estrenada por Eugene Py en 1897. Después vendría el primer gran éxito de ficción, “Nobleza gaucha” (Humberto Cairo, 1915) —que parece trazar vínculos fraternales con nuestra industria y “Nobleza baturra” (Florián Rey, 1935)—, y nombres que poco a poco fueron elevando el arte cinematográfico argentino hacia nuevos territorios narrativos, formatos y géneros, como Federico Valle para la animación o José A. Ferreyra en el melodrama con estructura de tango.

Luis Moglia Barth con la primera cinta sonora, y Luis Saslavsky, Mario Soffici y Lucas Demare como cineastas de ficción determinados a luchar contra los impedimentos y censuras del régimen peronista compondrían la siguiente ola. La nueva generación traería consigo a jóvenes apurados por igualar el ritmo del continente europeo y en especial de la nouvelle vague francesa, como Leopoldo Torre Nilsson, Leonardo Flavio y Rodolfo Kuhn. La nueva dictadura de Pinochet en Chile conllevó un descenso de producción generalizado en la zona que afectó a Argentina, pero afortunadamente pudo recuperarse del todo en la década de los ochenta. Sin olvidar las coproducciones y las migraciones de cineastas españoles a tierras gauchas, huyendo de los reglamentos franquistas. Una larguísima historia que aquí resumimos en sus últimas décadas, destacando las mejores películas del cine argentino, una cinematografía lejana pero cercana, que vive una de sus épocas de mayor florecimiento.

“La historia oficial” (Luis Puenzo, 1985): El pódium de oro: Oscar® a la Mejor película de habla no inglesa, Globo de oro a la Mejor película extranjera y galardones varios en los festivales de Cannes, Berlín y Toronto. Y un tema de rabiosa actualidad en su momento de estreno, que Puenzo supo trenzar entre denuncias directas y sutilezas. Una profesora de historia, acomodada en la inopia, la ignorancia y el bienestar de su clase social, empieza a cuestionarse cuáles han sido las verdaderas implicaciones del régimen reciente y de qué modo, sin que lo supiera, la han afectado a ella y a sus familiares más cercanos. Revelaciones negras y dudas que crispan y rompen los cimientos morales de aquellos que apoyaron la dictadura por conveniencia o puro desconocimiento de causa. Norma Aleandro y Héctor Alterio, dos rostros de sobra conocidos por el espectador contemporáneo, otorgaban verosimilitud a ese matrimonio que necesariamente se va viniendo abajo.

“Un lugar en el mundo” (Adolfo Aristarain, 1992): Aristarain, uno de los máximos exponentes de la cinematografía argentina de las últimas décadas, consiguió rozar el Oscar® con una nominación por este relato de regreso a las raíces y resurgimiento de la voz rural. Un hombre que vuelve a su pueblo, en lo profundo de los valles de Argentina, para compaginar evocaciones de juventud y nuevas luchas por un terreno en continua amenaza. La defensa del pueblo frente a los buscadores de petróleo representa el ahínco del protagonista por salvaguardar del olvido y de muchos años de distancia aquellos brillos infantiles que lo han convertido en un hombre adulto. Federico Luppi, otro nombre indisoluble de los grandes éxitos porteños, encabezaba esta acción emotiva que devuelve la fe a los lugares anónimos y a los derrotados que los habitan.

“El secreto de sus ojos” (Juan José Campanella, 2009): Otro Oscar® a Mejor Película de Habla no Inglesa para un país cada vez más prestigioso en estos premios, aunque el filme llevaba de antemano —y continuaría— una intensa trayectoria de triunfos y buenos recibimientos allá donde se estrenara. Basada en la novela de Eduardo Sacheri, “El secreto de sus ojos” pasó instantáneamente a las listas de favoritos de muchos críticos y de un generoso segmento de público gracias a su medida composición de thriller y romance. Ricardo Darín, el actor más ubicuo e internacional de Argentina, se transmutaba en Benjamín Espósito, un agente al filo del retiro y aún obsesionado con el caso de un psicópata y con una compañera de trabajo, de la que vive enamorado en secreto. Campanella se salía de su registro más popular para vertebrar el guion entre la solidez de los momentos de tensión y agilidad —la ya famosa secuencia en el estadio de fútbol—, y las pausas dramáticas y nostálgicas, con sabor a añejo y a familiar, como todo en esta película que confía plenamente en su clasicismo para salir victoriosa.

“Leonera” (Pablo Trapero, 2008): Se dio a conocer con “Mundo grúa” (1999) y coqueteó con el Oscar® a través de “Carancho” (2010), pero entremedias la poderosa voz de Trapero sobresalió con este retrato de las cárceles para mujeres, adonde va a parar una joven embarazada que debe empezar a criar a su hijo en un clima de dudoso ejemplo. Martina Gusman interpretaba con nervio y contención a esa madre, cuyo grado de culpa en el crimen del que se la acusa no está claro, aportando el grado de humanidad sobre un trasfondo dolorosamente realista y cruel. Trapero prescinde de concesiones, tanto al alivio como al drama, en esa degradación de una persona que pasa de los círculos universitarios a vivir entre rejas, proceso que el cineasta capta mediante un rico arsenal de técnicas narrativas y elegancia visual, dentro de los límites permitidos por tan espinoso tema.

“El hijo de la novia” (Juan José Campanella, 2001): El Campanella más enfático y optimista, el que admira a sus personajes sin cuestionarse su bondad y sus excelentes intenciones, se mostró tal cual era, melancólico y risueño, con este bombazo de taquilla. Por una parte sobresalía el hijo, ese fiel Darín como workaholic que vive encadenado a su restaurante de recetas caseras; por otra parte el protagonismo real correspondía a su madre, una delicada Norma Aleandro que interpreta sin histrionismos ni ñoñerías a una enferma de Alzheimer. Ella y Héctor Alteiro volvían a ser pareja cinematográfica y regalaban un recital de amor veterano y de sobrio contrapunto al frenesí de los jóvenes. Aparte de Darín, el clown Eduardo Blanco y la alternativa romántica que representa Natalia Verbeke completaban la defensa de un ritmo de vida pausado y que celebra día a día el humor, la familia y la conquista de los sueños.

“La tregua” (Sergio Renán, 1974): Martín Santomé (Héctor Alteiro) vive medio muerto de asco y rutina hasta que una joven irrumpe en su vida y, contra todo pronóstico, se muestra dispuesta a una relación amorosa. La tregua es, por tanto, el pacto que Martín firma con una vida abocada a lo predecible y a las reglas de lo bien visto; una segunda oportunidad en la viudez, como se ha contado en tantas otras ocasiones. Sin embargo, esta vez valió la primera nominación al Oscar® para una película argentina, a pesar de que provocara el rechazo del autor de la novela original, Mario Benedetti. Quizá una historia de este calibre no parecía lo más maduro y adecuado en una época de convulsiones sociales; quizá la suma de actores excelentes y trama sin demasiados aspavientos constituía un descaro frente a propuestas más arriesgadas. En todo caso, el cine de allá también se ha basado en filmes bien construidos e inofensivos como éste, aunque su recuerdo termine siendo tan débil como la contundencia de su romance.

“Nueve reinas” (Fabián Bielinsky, 2000): Éste es uno de esos sleepers a los que el tiempo no favorece tanto como a otros fenómenos, aunque a Ricardo Darín le sirvió para consolidar su popularidad a ambos lados del charco. En su contra se halla, principalmente, un guion con trampa que asegura vuelcos de corazón para espectadores primerizos y menos intensidad en sucesivos visionados. Pero la carrera a contrarreloj de dos ladronzuelos que se topan con una atractiva mujer como obstáculo o aliada aseguraba dos horas de adrenalina y máximo entretenimiento. Cualidades olisqueadas por Hollywood para un remake poco afortunado, que tuvo por protagonistas a John C. Reilly, Diego Luna y Maggie Gyllenhaal.

“El lado oscuro del corazón” (Eliseo Subiela, 1992): Pseudosurrealismo con tintes líricos plasmados en imágenes para el viaje de un poeta bonaerense en busca del amor perfecto. La película suscitó un encendido debate entre quienes comulgaron con su atrevida estética y quienes sólo vieron en ella una maniobra hueca, limitada a la repetición de versos de Benedetti y metáforas insondables. Seguramente tuviese un poco de todo ello, bajo el ritmo imprevisible del siempre chocante Subiela. En cualquier caso, el director no se amedrentó y volvió al tema con una secuela, “El lado oscuro del corazón 2” (2001), en la que el poeta de marras seguía persiguiendo un ideal de mujer entre arrebato y arrebato de realismo mágico y onírico.

“El exilio de Gardel (Tangos)” (Fernando Solanas, 1985): Mathieu Amalric contó recientemente en la soberbia “Tournée” (2011) cómo la nostalgia podía afectar a una banda de expatriados y redimidos por amor al arte. Antes de esa troupe de burlesque, Solanas reunió a un puñado de argentinos que organizan espectáculos de tango en París para sobrellevar la morriña de su país. La huida de la dictadura militar conlleva dolorosas renuncias, a pesar de la familia y los lazos afectivos que se llevan consigo a tierras extranjeras. Articulada en torno a lo musical y lo dramático, la película se dividía en capítulos para facilitar el trasvase entre ese presente de aparente jolgorio y buenaventura francesa, y el pasado en una Argentina asediada por las sospechas y las persecuciones. Un equilibrio precario que supuso, no obstante, un ejemplo distinto dentro de la industria gaucha.

Imágenes de “”Lugares comunes” © 2002 Tornasol Films, Adolfo Aristaráin, Shazam y Pablo Larguia Producciones. “La historia oficial”  © 1985 Historias Cinematográfica y Progress Communications. “Un lugar en el mundo” © 1992 Adolfo Aristarain, Isidro Miguel y Osvaldo Papaleo. “El secreto de sus ojos” © 2009 Tornasol Films, Haddock Films y 100 Bares Producciones. “Leonera” © 2008 Matanza Cine, Cineclick Asia y Patagonik. “El hijo de la novia” © 2001 Pol-Ka Producciones, Patagonik Film Group, Jempsa y Tornasol Films. “La tregua”  © 1974 Tamames-Zemborain. “Nueve reinas” © 2000 Alta Films. “El lado oscuro del corazón”  © 1992 CO 3 y Transeuropa. “El exilio de Gardel (Tangos)”  © 1985 Tercine. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - German - 22:20 - 26.07.13

Excelente resumen. Un palícula que con el tiempo se ha convertido “de culto” es la costumbrista “Esperando la carroza”, que a mi juicio no debería faltar en ninguna lista de buenas películas argentinas.




   Las mejores películas de Sandra Bullock
   Las mejores películas de Jodie Foster
   Las mejores películas de Leonardo DiCaprio
   Las mejores películas de Park Chan-wook
   Las mejores películas de Robert Downey Jr.
   Las mejores películas de Gus Van Sant
   Las mejores películas de zombies
   Las mejores películas de Steven Soderbergh
   Las mejores películas de Andrew Niccol
   Las mejores películas de Bryan Singer
   Las mejores películas de Keira Knightley
   Las mejores películas de Sam Raimi
   Las mejores películas de Zhang Yimou

Reportajes más leídos 

   Las mejores películas románticas
   Las mejores películas de ciencia-ficción
   Las mejores comedias
   Las mejores películas de animación
   Las mejores películas de viajes en el tiempo
   Las mejores películas del 2012
   Las mejores películas de género carcelario
   Las mejores películas de fantasía
   Las mejores películas de acción
   Las mejores películas de superhéroes
   Las mejores películas de cine bélico moderno
   Las mejores películas de terror
   Las mejores películas apocalípticas
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  el niño | en el ojo de la tormenta | lucy | guardianes de la galaxia | infiltrados en la universidad | los mercenarios 3 | como entrenar a tu dragon 2

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.